Este blog se visualiza mejor con... Chrome (V.20.0)

CSS3 Properties

jueves, 19 de enero de 2017

ENTREVISTA a SANDRA BARNEDA (Hablarán de nosotras).

Autora


Sandra Barneda nació un 4 de octubre en Barcelona, donde más tarde se licenció en periodismo por la Universitat Autónoma de Barcelona. Ha vivido en Los Ángeles y en Nueva York. Desde pequeña quiso inventar, explorar e investigar. Empezó en el periodismo con apenas la mayoría de edad, en una emisora de radio a la que convenció diciéndoles que ella sabía hacer eso, apoyándose en las prácticas que había llevado a cabo en casa con un radiocasete y una grabadora. Desde hace nueve años es uno de los rostros de Mediaset presentando en Telecinco todo tipo de programas, desde actualidad política hasta entretenimiento, como los realities Supervivientes o Gran Hermano VIP. Desde su productora ha realizado documentales, publicidad y cortometrajes. Ha trabajado en Catalunya Ràdio, Antena 3, Telemadrid, 8tv, TV3, TV2. Y ha colaborado con artículos en Smoda de El País, El Periódico de Catalunya, Elle y Zero. Viajera incondicional, en cuanto puede coge la maleta y corre a vivir otras realidades y a aprender de ellas para poder contarlas. Reír al viento, su primera novela, fue un fenómeno editorial con más de 100.000 ejemplares vendidos y fue muy bien acogida por la crítica y los lectores. Con su segunda novela, La tierra de las mujeres, Sandra Barneda afianzó el éxito de su trayectoria literaria. Hablarán de nosotras es su debut en la no ficción.


Sinopsis

Políticas, cantantes, diosas, aristócratas, concubinas, estrategas, caprichosas, reinas, presentadoras, actrices, seductoras... ¿Has oído hablar de nosotras?

Desde los albores de la humanidad, las mujeres hemos estado siempre vinculadas al pecado. Mujeres pecadoras, lascivas, fornicadoras, ¿por qué no virtuosas, inteligentes, ambiciosas? ¿Utilizar nuestras virtudes en un mundo dominado culturalmente por hombres es pecado? ¿Puede la historia o la opinión pública condenarnos por buscar las vías para ser libres?, ¿para pensar por nosotras mismas, para dejar de ser objetos de posesión, de belleza, de maternidad y decidir cómo queréis que sea nuestra vida? Por ellas, por nosotras, para nosotras es este libro.

Marcadas por la avaricia, la soberbia, la gula, la lujuria, la ira, la pereza o la envidia, las mujeres de las que hablo -Maria Antonieta, Bette Davies, Hillary Clinton, Maria Callas, Janis Joplin, Madonna, entre otras- son mucho más que unos pecados capitales, son poderosas, valientes, visionarias, decididas y las dueñas absolutas de sus destinos.


[Biografía y sinopsis tomadas directamente del ejemplar] 

************************************
Hoy os traigo la última entrevista que realicé en el 2016. Ya sabéis que se me quedaron un par de ellas atrás por diversas cuestiones que me mantuvieron apartada del blog durante el mes de diciembre pero por suerte, con esta entrevista, me pongo al día. 

Tenía mucho interés en conocer a Sandra Barneda. Es un rostro mediático y, no nos engañemos, a todos nos gusta poder charlar con las personas que salen en televisión. Además, su última publicación, Hablarán de nosotras, me resultaba un libro muy curioso, de esos que gusta leer porque te permite aprender y conocer, en este caso, de un grupo de mujeres muy conocidas, entre las que figuran Madonna, Marlene Dietrich, Virginia Woolf, Bette Davis. 

Pues bien, esto es lo que Sandra Barneda nos contó.


Marisa G.- Sandra, es la primera vez que nos sentamos a hablar. Eres una periodista que ya llevas publicados dos o tres libros, ¿qué te impulsa a adentrarte en la literatura?

Sandra B.- Para mí la escritura siempre ha sido una manera de comunicarme conmigo misma, de interpretar lo que veo o mi laberinto emocional, tanto el interno como el externo, para tratar de juntarlos, de colocarlos en armonía. Me impulsa la necesidad de volar, de salir de este mundo y crear un mundo que me gusta más. Con la escritura, también pretendo alcanzar un equilibrio entre el mundo de la televisión y buscar un momento para mí, equilibrar el personaje con la persona. En definitiva, es una manera de conseguir el equilibrio y encontrar la paz.

M.G.- Ya probaste con la ficción, ahora te pasas a la no ficción. Entiendo que a la hora de escribir este libro habrás tenido que cambiar el enfoque.

S.B.- En realidad, un libro de no ficción está mucho más cercano al periodismo, aunque más ampliado. He hecho un parón justo en el ecuador de esa tetralogía que estoy escribiendo porque es necesario parar, tomar distancia, para volver a escribir. Se hace necesario vivir, experimentar, cambiar, mutar para meterte en otra personalidad con el objeto de que no todo tenga el mismo sabor. 

M.G.- En Hablarán de nosotras haces un recorrido por los pecados capitales a través de la vida de diecisiete mujeres. ¿Cómo se te ocurre meterte en esta historia?

S.B.- Fíjate, a mí siempre me han obsesionado los pecados capitales porque en realidad no son más que imprimación del carácter, forman parte de nuestra paleta de emociones pero claro llega la Iglesia y los convierte en pecados. Lo que hago en el libro es darle la vuelta porque todo, en su equilibrio, puede ser bueno. He querido exonerar la culpa que todavía arrastramos, sobre todo la mujer, a la que tanto se ha vetado y castigado, y aunque ahora las cosas han cambiado es cierto que llevamos muy poco tiempo de permisividad. 

Creo mucho en el ADN histórico y la mujer lleva mucha culpa acumulada. Así que me planteé hablar de pecados, invitar a pecar y quiero hablar de mujeres que han sido incomprendidas a lo largo de la historia pero que, a la vez, han sido grandes virtuosas a pesar de ser consideradas pecadoras. Estas mujeres han transgredido los límites, tanto los suyos como los sociales. 

En realidad esta idea ya me surgió antes de la dos novelas anteriores pero implicaba mucha documentación.

M.G.- Me llama la atención que en las dos novelas anteriores hablas del universo femenino, en este libro también, ¿aporta poco el universo masculino?

S.B.- No, sí que aporta pero, para soltarse y al ser mujer, es lógico que me decante por el universo femenino puesto que es el mejor que conozco y está en mi ADN. Para construir un personaje protagonista masculino necesito un poco más de tiempo.

El otro día me preguntaban si me consideraba una autora de mujeres o feminista y le respondí que a Arthur Conan Doyle nunca le preguntaron si era un autor de hombres cuando creó Sherlock Holmes o  a Umberto Eco con El nombre de la rosa, con todos esos monjes,... ¿Por qué con la mujer hay que hacer diferencias? Incluso a Gala no le dicen que es un autor de mujeres o feminista cuando la mayoría de sus protagonistas son todas mujeres. En cambio, una mujer que escribe sobre mujeres, ¿es feminista? Ahí es donde tenemos que avanzar todavía mucho.

M.G.- Son etiquetas que llevamos puestas desde los tiempos de Adán.

S.B.- Pues sí, desde los tiempos de Adán, pero este es un libro que, aunque las protagonistas son mujeres, lo pueden también leer los hombres. En la tetralogía sí que hablo de protagonistas mujeres y de viajes interiores.

M.G.- ¿Y por qué diecisiete mujeres? Es muy curioso que son siete pecados capitales y diecisiete mujeres. Me hace pensar que el siete puede ser un número cabalístico en tu vida.

S.B.- Y la novela se presentó y salió a la venta el diecisiete de noviembre. Yo quería jugar con el número cabalístico del siete porque cuando planteé el proyecto pensé en siete mujeres por pecado y claro eso suponía hablar de cuarenta y nueve mujeres. La editorial me dijo que con ese volumen más que un libro iba a escribir una enciclopedia. Tuve que reducir el número y opté por diecisiete porque me gusta el número siete. La selección fue muy natural aunque también me costó mucho elegirlas. Al final decidí descartar a las españolas porque pensé que no podía meter solo a dos o tres. Las he reservado para el próximo Hablarán de nosotras.

M.G.- ¿Pero contemporáneas?

S.B.- Contemporáneas e históricas. Ya tengo la lista hecha.

M.G.- Pues ya tienes trabajo adelantado. 

S.B.- Sí, pero primero tengo que seguir con la tetralogía. De todos modos, creo que puede ser muy bonito el Hablarán de nosotras españolas.

M.G.- Y Sandra, a tu juicio, ¿los siete pecados capitales son los pecados por excelencia o, al margen de esos sietes, hay algún otro que tú creas que es más significativo?

S.B.- El pecado que me cuesta mucho es la envidia. Me refiero a que me cuesta mucho envidiar. La envidia es un pecado que siempre tiene la mirada ladeada y me parece un pecado muy triste porque no estar nunca satisfecho con lo que se tiene debe ser muy agobiante, muy asfixiante. Nunca tienes suficiente. El avaricioso, aunque siempre quiere más, por lo menos disfruta lo que tiene, lo valora. Sin embargo, el envidioso no. Al minuto de conseguir algo está deseando tener otra cosa.

M.G.- Cuando lo mismo lo que tiene es mejor que lo que desea.

S.B.- Eso es, como no lo valora. Pero bueno también la envidia ha sido el motor de grandes gestas.

M.G.- Estas diecisiete mujeres consiguieron llegar a donde llegaron por pecar, porque se atrevieron a romper con lo establecido y a buscar su libertad. Pero también sufrieron mucho. Aquí cuentas cosas tremendas.

S.B.- Cuando lees sobre estas mujeres te das cuenta que mientras más alto es el cielo más profundo es el infierno. Pero igualmente me quedo con una frase de Janis Joplin que dice «La libertad es una palabra que significa nada que  perder». Yo me planteo si alguna de ellas hubieran preferido no sufrir aunque no llegaran donde querían, aunque no rompieran sus techos de cristal. Creo que no, creo que volverían hacer lo mismo.

M.G.- Yo, por mi parte, me preguntaba si estas mujeres hubieran cambiado su fama y éxito por el anonimato o por una vida familiar y doméstica.



S.B.- Muchas lo intentaron. La hija de Marlene Dietrich contaba que su madre intentaba ser una ama de casa pero la intención le duraba poco porque en realidad no quería esa vida. Nacer y tener una actitudes o inquietudes que rompen esquemas es algo que no tiene que ser fácil de sobrellevar.

M.G.- ¿Y cuentas en libro algo que te haya sorprendido, que no se conozca habitualmente?

S.B.- Sí, gracias al trabajo de documentación, de cada una de ellas, he encontrado detalles que me han sorprendido y que son desconocidos. Algo que me sorprendió mucho fue saber que Jaqueline Kennedy fumaba dos paquetes de tabaco diario. Pero hay otras muchas curiosidades.

M.G.- Abres el libro hablando de Hilary Clinton, muy interesante después del resultado de las elecciones americanas. ¿Todo lo que se cuenta de Hilary en el libro sigue teniendo sentido incluso tras haber perdido las elecciones?

S.B.- Sí, claro. Hilary es el personaje que más modifiqué y de la que tuve que idear un plan B, que queda plasmado en el libro. Si hubiera resultado ganadora pasaría esto y si no, pues ha sido igualmente transgresora. Me hubiera encantado que la versión A fuera la real pero hay que esperar a ver cuál será el siguiente paso de Hilary Clinton. No creo que se quede a la sombra aunque tampoco pienso que se vaya a volver a presentar.

M.G.- Algo que me ha sorprendido mucho en el libro es la vinculación que estableces entre Virginia Woolf y el pecado de la pereza. ¿Por qué?

S.B.- Con la pereza quería meter a Virginia Woolf porque ella misma se definía como perezosa sexual. Ella renunció a su propia sexualidad e incluso escribió en uno de sus diarios que no entendía por qué le daban tanta importancia al sexo. Y luego también porque, según el cristianismo, la pereza se desglosa en otros pecados como el suicidio.

M.G.- Ah, bien.

S.B.- Ya sabes que ella lamentablemente acabó suicidándose.

M.G.- Ya, ya... Y a Marilyn Monroe la vinculas con la envidia porque era una mujer envidiada y luego enfocas la gula no solo desde el punto de vista de la alimentación sino desde otros ángulos. En relación a este pecado hablas de Oprah Winfrey con esos episodios de engordar y adelgazar.

S.B.- Sí. De Oprah se habla en una autobiografía no autorizada que estuvo en una asociación de comedores compulsivos. Pero cuando la vinculo con la gula es también porque es un animal tan colosal que con su presencia se lo come todo.

miércoles, 18 de enero de 2017

TARDE PARA LA IRA (THRILLER - 2016).



Año: 2016.

Nacionalidad: Española.

Director: Raúl Arévalo.

Reparto: Antonio de la Torre, Luis Callejo, Ruth Díaz, Manolo Solo, Alicia Rubio, Raúl Jiménez, Font García.

Género: Thriller.

Sinopsis: Madrid, agosto de 2007. Curro entra en prisión tras participar en el atraco a una joyería. Ocho años después sale de la cárcel con ganas de emprender una nueva vida junto a su novia Ana y su hijo, pero se encontrará con una situación inesperada y a un desconocido, José.
 
[Información facilitada por Filmaffinity]



************************************

Raúl Arévalo, el actor al que hemos visto ya en diferentes registros, debuta ahora como director de largometraje, tras dirigir un par de cortometrajes, y lo hace con un thriller que ha obtenido muy buena crítica y numerosas nominaciones para los premios Goya que se celebrarán el 4 de febrero. En total opta a once galardones, ahí es nada, entre las que figuran Mejor Película, Mejor Director Novel, Mejor Guión o Mejor Actor Protagonista (Antonio de la Torre y Luis Callejo).

Con Tarde para la ira me he encontrado un largometraje español, sí español, pero muy digno, por no decir magnífico. Ya hemos visto cómo otros actores jóvenes se han atrevido a ponerse detrás de la cámara. A bote pronto me viene a la mente el cine del año pasado con la película A cambio de nada, dirigida por Daniel Guzmán y que le valió también el Goya a la Mejor Dirección Novel. Sin embargo, aquella película no me impresionó tanto como la de Arévalo. Tarde para la ira me parece una cinta en la que no se da puntada sin hilo.

La película cuenta con dos planos temporales. Unas breves e introductorias escenas iniciales nos colocarán como testigos de un robo que sale mal parado. Como consecuencia, Curro acabará entre rejas donde pasará ocho años. Poco antes de obtener la libertad conoceremos a Jose, un tipo solitario, introvertido, callado y serio que acostumbra a echar sus ratos de ocio en el bar de un humilde barrio madrileño. El establecimiento está regentado por Juanjo, de quien es muy amigo, y su hermana Ana, de quien está enamorado en secreto, pero Ana tiene novio que no es otro que Curro, el que está a punto de salir de la cárcel. A su vez, veremos cómo Jose pasa algunas tardes en el hospital, acompañando a un hombre que parece encontrarse en coma.


¿Qué relación hay entre todos estos personajes? ¿A qué se dedica Jose? ¿Quién es el hombre en coma? Las respuestas llegarán en el momento apropiado y serán como una bofetada en toda la cara. Entenderemos cuales son las verdaderas intenciones de Jose, no nos sorprenderá pero si hará que nos removamos inquietos en nuestros asientos, a la espera de que se desate la tragedia, algo que ocurrirá en el último cuarto de la película, cuando Jose desarrolle el plan que parece ha ideado hace tiempo. 

Tarde para la ira cuenta con diversos saltos de escena a escena, especialmente en los primeros compases, que ayudan al espectador a tener una idea general del planteamiento de la película y que son suficientes para ponernos en situación. A partir de ahí se estructura en cuatro partes claramente diferenciadas y que el director ha decidido denominar  El bar, La familia, Curro y La ira, figurando, en esta última parte, un giro de 180º en el argumento y que lo cambia absolutamente todo. Y así llegaremos a un desenlace de esos que gustan a algunos y que otros aborrecen. No es un final abierto propiamente dicho porque los conflictos planteados se resuelven prácticamente en toda su totalidad. Queda únicamente un fleco suelto,  una pregunta que surgen en la mente del espectador y que tiene varias respuestas posibles, todas ellas muy válidas, todas ellas aptas. ¿Por qué Jose actúa en los últimos minutos como lo hace? ¿Qué le mueve a ello? Mientras ves pasar los créditos finales se colarán en tu mente diversas hipótesis y, en el caso de haberla visionado en compañía, surgirá un diálogo entre vosotros de lo más interesante.

Hay escenas especialmente bien rodadas, como un accidente de coche filmada desde el interior del vehículo, u otra de carácter violento pero muy realista a la par que muy bien interpretada. El uso de la cámara es todo un acierto y los planos secuencia o mejor aún, los primeros planos, nos colocan mirándonos frente a frente con los personajes. Tengo la sensación de que, en este largometraje, el director no ha dejado nada al azar, ni los diálogos entre Jose y Curro, en los que a veces se cuela alguna charla o pregunta, poco transcendental pero que no desentona, como la banda sonora que se mueve entre el flamenco y las composiciones cargadas de tensión, destacando una canción de José Manuel Soto que no puede venir más al pelo. 

martes, 17 de enero de 2017

ENTREVISTA a JOSÉ MANUEL SÁNCHEZ-SEVILLA (El tesoro del Alcázar).

Autor

Manuel Sánchez-Sevilla (Sevilla, 1974) es un escritor que se caracteriza por narraciones sencillas y que nos transporta en el tiempo con sus novelas. Su debut literario, Como la vida misma, fue un compendio de relatos cortos donde la humanidad caracterizaba cada historia. Gaia Augusta (2011) fue su primera novela histórica y con la que ha cosechado éxitos de críticas tanto en España como en Sudamérica. En El Enigma de las Seis Copas (2013) nos traslada a la Al-Andalus profunda, donde misterio y ciencia se dan la mano.

Sinopsis

Sevilla, 1809. Las tropas de Napoleón han entrado en España y por todas partes resuenan noticias de saqueos y pillajes. Los representantes de las principales familias de la ciudad, reunidas en la iglesia de San Francisco, deciden ocultar las riquezas al invasor; maese Rodrigo de Vega, notario de la ciudad, será el único que conozca el destino de tan fabuloso tesoro. 

En los meses siguientes sólo Cádiz logrará resistir el empuje del ejército francés. La ciudad de Sevilla es ocupada y José Bonaparte, hermano de Napoleón y rey de España, quiere dar normalidad a su gobierno, por lo que decide celebrar un baile en el Alcázar de Sevilla.

En esos mismos días, el capitán Guillot ya está sobre la pista del tesoro y dispuesto a hacerse con él. Pero la muerte de maese Rodrigo cuando los soldados franceses entran en su casa puede sepultar para siempre el paradero de las riquezas... a no ser que una muchacha que fue vista por allí poco tiempo antes sepa algo. Esa mujer será a partir de entonces el objetivo de todas las tropas francesas acantonadas en la ciudad.


[Biografía y sinopsis tomadas directamente del ejemplar] 

************************************

Antes de terminar el año 2016 pudimos sentarnos con Manuel Sánchez-Sevilla, seudónimo de este autor sevillano, para hablar de Sevilla, el Alcázar y su última novela, publicada bajo el sello de Algaida y titulada El tesoro del Alcázar, una novela que ya fue reseñada en este blog y que puedes leer . Fue un encuentro que tuvo lugar lindando el mes de diciembre pero debido a que mi último mes del año fue tortuoso y además se cruzaron las fiestas navideñas, la publicación de la entrevista quedó un tanto relegada hasta el día de hoy, en el que ve la luz.

Mis impresiones sobre El tesoro del Alcázar podéis conocerlas en la reseña que publiqué en su día (puedes leerla aquí). Sin duda leer sobre tu ciudad conlleva un interés adicional que a todo lector nos gusta encontrar. Si a ello se une que se trata de una novela en la que asoma el misterio, con un tesoro escondido, y que además retrata una época, creo que el disfrute está servido. Pues bien, aquí os dejo la conversación que mantuvimos con Manuel Sánchez-Sevilla. En realidad las preguntas las formuló mi colaborador ocasional, Juan S, al que doy las gracias por su labor. Esto es lo que nos contó.


Juan S.- Manuel, ¿es cierto que tu novela está basada en hechos reales?


M. Sánchez.- Sí, es cierto. Al menos, la génesis del libro sí es real, con la llegada de los franceses y las familias acomodadas que escondieron sus objetos de valor para evitar que se los arrebataran. A partir de ahí, ya surgió la idea del tesoro en el Alcázar.

J.S.- Tras leer tu novela, si uno sustituye el Alcázar por una isla, nos encontramos con una auténtica novela de aventuras, casi que hasta con sus piratas  que engancha desde las primeras páginas. ¿Esto va surgiendo poco a poco o está premeditado?

M.S.- Para mí, enganchar al lector desde el principio es una obsesión. Mis anteriores novelas tienen el mismo corte. Para mí el mejor premio que puedo recibir es saber que cuando un lector se termina de leer mi libro se lo ha pasado de escándalo y, además, como son novelas históricas, me parece fundamental  que también conozcan algo más de nuestro pasado, como en este caso, que el lector aprenda sobre Sevilla en el siglo XIX. Eso es lo que a mí me interesa, que los lectores tengan ganas de que publique la siguiente novela porque saben que van a pasar un buen rato de lectura. Por eso intento que mis historias sean trepidantes desde la primera página.

J.S.- No está tan lejana esta novela de aquellas otras que cuentan historias de piratas porque en El tesoro del Alcázar también vemos expolios y robos, en este caso, de obras de arte, como por ejemplo la Inmaculada de Murillo.

M.S.- Efectivamente. Fue tan famoso aquel robo que dejó de llamarse la Inmaculada de Murillo para llamarse la Inmaculada de Soult y acabó en el Louvre.

J.S.- Algo curioso que he detectado en tu novela es que la población no veía con tan malos ojos a los franceses. La economía iba bien, había trabajo,... ¿Podemos pensar que había más afrancesados de lo que se suponía?

M.S.- Sí, sí,... Lo que pasa es que ganamos la guerra y cuando eso ocurre, la gente que ha abrazado al que ha venido de fuera deja de estar bien vista y por eso desapareció mucha documentación que podía, en un momento dado, comprometer a muchos. La ciudadanía se llevaba bien con los franceses porque no tenían para comer y cuando ellos llegaron resurgió la economía y a todos les fue mejor. 

En los años que los franceses estuvieron aquí se celebraba el Día del Emperador en la ribera del Guadalquivir, una fiesta total... Y afrancesados eran también los que hicieron La Pepa porque muchas de las ideas que se recogen son ideas francesas. La Pepa es tan afrancesada que cuando llegó Fernando VII la abolió porque lo dejaba sin poderes.

J.S.- ¿Qué hubiera pasado si no echamos a los franceses de aquí?

M.S.- Pues que estaríamos mucho mejor de lo que estamos. No me cabe la menor duda. Es verdad que tenemos una idiosincrasia diferente a los franceses en muchos sentidos pero hubiéramos asimilado muchas de sus ideas, la revolución industrial hubiera llegado antes de lo que llegó, más cultura,... Estaríamos mucho mejor de lo que estamos ahora pero bueno esta es nuestra Historia, es lo que hemos vivido y tampoco podemos renegar de ella. No solo hay cosas malas en nuestra Historia.

J.S.- Manuel, a través de tu novela se advierte que tienes un dominio del Alcázar absolutamente bestial, no solamente en relación a su historia sino también en lo que se refiere a las estancias. ¿Cómo te has documentado?

M.S.- El Alcázar siempre me ha llamado la atención. Es un edificio impresionante que atrae a todo el mundo. Fíjate que hasta los de Juego de Tronos han rodado en su interior. En relación a la distribución de las estancias no es algo difícil. En muchas guías encuentras información pero sí que es verdad que me adentré un poco más profundamente en la historia de cada una de las salas y descubres datos tan curiosos como la sala donde los Reyes Católicos dan la autorización para ir a las Américas, conoces un poco más sobre el Patio de las Doncellas o sobre los jardines exteriores, quizá lo que menos se conoce... Pero escarbando un poco más te enteras que debajo del Alcázar hay otro, o que hay pasadizos y demás donde se podría haber guardado un tesoro, ¿por qué no? 

De todos modos te cuento que sí me he permitido alguna licencia. Por ejemplo, yo soy un enamorado de la pastelería Ocho en La Campana y tenía que salir en mi novela, aunque no cuadraran las fechas. De todos modos, la sociedad sevillana de la época está retratada como era, la animadversión y a la vez el agradecimiento a los franceses estaba en el ambiente, las traiciones,... Todo eso, que es verdad, queda plasmado en el libro más allá de las licencias.

J.S. ¿Y no te parece que el Alcázar está eclipsado a nivel turístico en Sevilla? ¿Queda oculto detrás de otros monumentos? Te lo comento porque creo que fuera de Sevilla, no tiene tanto renombre.

M.S.- En Sevilla tenemos un problema. Tenemos tantas cosas y todas tan bonitas o especiales, que resulta muy difícil que todo tenga la misma consideración. De todos modos, el hecho de que se haya rodado Juego de Tronos en el interior del Alcázar le va a dar un repunte tremendo. El Alcázar es una de nuestras joyas y tiene que ser explotada al máximo. A mí me parece un acierto todas las actividades culturales que se hagan a su alrededor como las visitas nocturnas y otras tantas.

J.S.- Bueno, tú has puesto tu granito de arena con tu novela, ¿no?

M.S.- Pues mira, si alguien de fuera se lee la novela y a raíz de eso le apetece viajar a Sevilla y visitar el Alcázar se va a alegrar y yo más todavía. Los mejores embajadores no son los anuncios publicitarios sino somos los propios sevillanos.




lunes, 16 de enero de 2017

CUANDO LLEGA LA LUZ de Clara Sánchez.

Resultado de imagen de cuando llega la luz de clara sanchez

Editorial: Destina.
Fecha publicación: diciembre, 2016
Precio: 20,90 €
Género: Novela.
Nª Páginas: 448
Edición: Tapa dura con sobrecubiertas.
ISBN: 978-84-233-5137-4
[Disponible en ebook;
puedes empezar a leer aquí]

Autora

Clara Sánchez nació en Guadalajara, pasó su infancia en Valencia y acabó estableciéndose en Madrid. Estudió Filología Hispánica y durante muchos años enseñó en la universidad. Ha colaborado regularmente en televisión y en prensa escrita. En 1989  publicó la novela Piedras preciosas, a la que siguieron No es distinta la noche (1990), El palacio varado (1993), Desde el mirador (1996), El misterio de todos los días (1999), Últimas noticias del paraíso (Premio Alfaguara de Novela 2000), Un millón de luces (2004), Presentimientos (2008),Lo que esconde tu nombre (Premio Nadal de Novela 2010), Entra en mi vida (2012) y El cielo ha vuelto (Premio Planeta 20013). También ha recibido en Italia el premio Roma y el premio Baccante. Su obra, traducida a más de veinte idiomas, la ha convertido en una de las autoras españolas más reconocidas, con ventas que superan el millón y medio de ejemplares.

Sinopsis

En el último año y medio la vida de Sandra ha dado todo un vuelco. Tras escapar de las engañosas redes de un grupo de ancianos nada inocentes instalados en el tranquilo pueblo de Dianium, se traslada a Madrid, donde da a luz a su hijo, Janín. Alejada del pasado, su nueva vida parece felizmente encauzada, pero un día, al recoger a Janín de la guardería, encuentra una nota anónima en su mochila: «¿Dónde está tu amigo Julián? Volverás a saber de nosotros». Después de mucho tiempo sin saber de él, Sandra tendrá que localizarlo y ponerlo sobre aviso: alguien anda sobre su pista y no se detendrá ante nada hasta encontrarlo.

Mientras tanto, Julián pasa sus días en la residencia Los Tres Olivos. Desde que Sandra y él pusieron al descubierto el paradero de varios miembros de la Hermandad, él ha seguido empeñado en sacar a la luz la cara oculta de antiguos nazis instalados en la costa levantina. Ahora algunos, ya octogenarios, comparten residencia con el viejo Julián, quien deberá convivir con ellos en el más estricto anonimato para no ser descubiertos.

[Biografía y sinopsis tomadas directamente del ejemplar] 

************************************
Así empieza Cuando llega la luz:


[Lectura del Prólogo de la novela;
Audio: Balbuceo bebé]

Me gusta acercarme a las novelas de Clara Sánchez aunque no todas me hayan satisfecho por igual. Si bien es cierto que El cielo ha vuelto, novela con la que ganó el Premio Planeta en 2013, no me llegó a conquistar (puedes leer la reseña aquí), la realidad es que disfruté mucho de Lo que esconde tu nombre y de Entra en mi vida, esta última también reseñada en el blog aquí. Sendas novelas tenían una temática que me interesaban muchísimo -los nazis ocultos y los bebés robados- y eso contribuyó a que disfrutara de la lectura. Por eso, cuando se anunció que Clara Sánchez publicaría una segunda aventura de Sandra y Julián, protagonistas de Lo que esconde tu nombre, me alegré mucho. Aproveché que la autora venía a Sevilla para hacerme con un ejemplar de Cuando llega la luz y ha sido durante estas navidades cuando he podido leerla. Sobre el resultado de la lectura os doy detalles a continuación.

Para los que no se leyeron la primera entrega os contaré que Sandra es una joven que pasó un tiempo en una localidad llamada Dianium, que no es otra que Denia. Embarazada y sin saber qué hacer con su vida, se traslada a este municipio en busca de tranquilidad pero allí conocerá a unos ancianos que no son lo que dicen ser. Envuelta en una aventura llena de suspense e intriga, destapará un red de nazis ocultos en España y lo hará junto a Julián, un octogenario que la ayuda en los momentos críticos y que fue un superviviente del Holocausto. 

Con un argumento como el que os acabo de exponer, os podéis imaginar las ganas que tenía de leer Cuando llega la luz, una segunda entrega en la que veremos a Sandra residiendo en Madrid, con una vida tranquila, dedicada a su hijo y ayudando a su hermana con la gestión de una tienda. Atrás quedaron los viejos nazis que pusieron su vida en peligro y el viejo Julián a quien recuerda con mucho cariño. No obstante, una nota anónima encontrada entre las pertenencias del bebé al recogerlo en la guardería reactiva todo el pasado.




«¿Dónde está tu amigo Julián? Volverás a saber de nosotros».

Sandra sospecha que vuelve a ser el blanco de aquellos nazis que escaparon de las autoridades en la novela anterior y lo peor de todo, teme por la vida de su hijo. Necesita contactar de nuevo con Julián, el caza nazis, del que no sabe absolutamente nada desde la última vez que se vieron hace ahora un año. Así que, acompañada de Santi y llevando a Janín consigo, regresa a Dianium para vivir una nueva aventura en la que ocurrirán hechos muy trágicos y muy importantes en su vida.

Por su parte, el lector sabrá que Julián pasa sus días en la residencia de ancianos Los Tres Olivos ubicada en Dianium. Su estancia allí no se debe a que sea un anciano. A pesar de su edad es un hombre que aún se vale por mismo y tiene bastante autonomía y dependencia. Lo que lo retiene allí es la presencia del carnicero de Mauthausen, un nazi al que conoció durante el periodo que pasó en un campo de concentración y al que intenta amargarle la vida.

Sandra y Julián volverán a reencontrarse y juntos correrán nuevas aventuras, enfrentándose a los nazis que aún quedan por la zona, poniendo en peligro sus vidas y resolviendo todos los conflictos sin la ayuda de la policía.

La lectura de Cuando llega la luz ha tenido algún escollo. Inicialmente me costó un poco ubicarme dentro de los acontecimientos pasados que se mencionan. Tanto Sandra como Julián hacen suficientes referencias a los hechos que ocurrieron tiempo atrás, a cómo y por qué llegaron a Dianium, cómo se conocieron y los sucesos que les tocó vivir,  pero para mí estas referencias no siempre han sido lo suficientemente efectivas como para hacerme recordar todo lo que ocurrió en la novela anterior. Hay que tener en cuenta que aquella novela se publicó en 2010. Han pasado 6 años desde que la leí y resulta lógico que haya olvidado algunos detalles, en algunos casos, especialmente importantes. Por ejemplo, inicialmente no recordaba que Sandra llegara a Dianium embarazada y también me costó precisar que Santi fuera el padre el hijo que ella estaba esperando. Sin embargo, estos son detalles que poco a poco fueron saliendo a la luz. No obstante, y por más que me lo haya propuesto, he olvidado por completo la trascendencia que tuvo Alberto, un supuesto amigo de los nazis, en la vida de la protagonista. De todos modos, la autora se encarga de ir dando detalles para que, como en mi caso, seamos incapaces de recordar lo que ocurrió con precisión sí consigamos hacernos un bosquejo de aquella relación.

Por otro lado, hay algunos hechos en los que juega la casualidad de manera un tanto forzada. Las probabilidades de que dos amigos ocupen la misma habitación dentro de la residencia de ancianos y en franjas temporales distintas, me resulta demasiado casual y fuera de control como para un personaje actúe pensando que su amigo será alojado en esa misma habitación en el futuro. A su vez, la relación de Julián con Pilar, la gerente de la residencia, me ha resultado muy atípica pero, ¡ojo!, que esto es una apreciación muy particular y subjetiva

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...