Este blog se visualiza mejor con... Chrome (V.20.0)

CSS3 Properties

viernes, 24 de octubre de 2014

PRIMERA CLASE de Miguel Ángel Furones.

Portada de Primera Clase

Editorial: Suma de Letras.
Fecha publicación:  septiembre, 2014.
Nº Páginas: 140.
Precio: 14,50 €
Género: Novela. 
Edición: Rústica.
ISBN: 9788483656143

Autor

Miguel Ángel Furones es el publicitario que ha ocupado el puesto más alto en la historia de la creatividad española: director creativo mundial de la multinacional Leo Burnett, con responsabilidad sobre 96 agencias de 94 países. Pero su pasión fue siempre escribir. Ha publicado cuentos en Quince historias que vienen a cuento, un ensayo sobre publicidad, El mundo de la publicidad, el libro de poemas El color de las palabras e incluso un ensayo sobre internet llamado Tres mil años de Internet. Ahora, retirado ya de su trabajo internacional, al tiempo que continúa con su labor publicitaria como presidente de Publicis España, se ha centrado en el ejercicio de la labor literaria. Primera clase es su segunda novela después de El escritor de anuncios (Suma, 2013).

Sinopsis

Aunque la música todavía suene, la última nota ya está escrita.

Alberto, el director de la Sinfónica de Chicago, decide abandonarlo todo y regresar a España. En el avión conoce a David, hijo de una alta ejecutiva de IBM que en esos momentos está volando de Londres a Bangkok para reunirse con su amante.

Belén y Alicia pasan la tarde juntas. Por los altavoces del salón de su casa se escucha la voz de Marco, aferrado a un re menor furioso, sin concesiones.

Es El Mesías de Haendel. 

Hilary, la soprano, Janet, la mezzo. Todos los personajes se irán sumando de forma inexorable, aprisionados por esa grabación del Oratorio que Alberto dirigiera algunos años atrás.

Primera Clase es una novela narrada sobre una partitura. Las notas no pueden cambiarse. Alguien toma una decisión: volar a Madrid. Pero una vez que despega el avión, una vez que te ofrecen la primera copa de champán, ya todo está escrito. Solo puedes aceptarlo.

[Información facilitada por la editorial]



–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—


Hacía mucho tiempo que no me animaba a participar en una lectura conjunta. Las obligaciones laborales y personales, unido a la cantidad de libros por leer y los compromisos ya contraídos, me imposibilitan participar en este tipo de apetecibles iniciativas más de lo que lo hago. Sin embargo, cuando Laky, Albanta y Tatty organizaron esta lectura, eché un vistazo al libro y al final me decidí a tomar parte, especialmente, y no me duele en prenda confesarlo, por tratarse de una novela de corta extensión, algo que me permitiría intercalarla entre mis compromisos y me facilitaría muchos las cosas.

A priori, la sinopsis del libro no aporta mucha información. Nos habla fugazmente de unos personajes que van y vienen, de una melodía y de un destino que se intuye pero nada más. Con tan poca información cuesta hacerse una idea de lo que nos vamos a encontrar en su interior y eso, más que provocar rechazo en mí, me alienta y despierta mi curiosidad. 

Primera Clase se articula en torno a tres hilos argumentales. Por un lado conoceremos a Alberto Satrustegui que viaja en primera clase dirección a Madrid. El vuelo IB725 lo aleja de la ciudad de Chicago donde ha ejercido como director de la orquesta sinfónica de la Ciudad del Viento durante los últimos catorce años. Considerado el mejor director de música de su tiempo, Alberto ha tomado la determinación de dar un rumbo nuevo a su vida. Atrás deja un nudo de relaciones conflictivas y una vida de éxito que le ha reportado más dichas que penurias. Se supone que debe ser un hombre confiado, seguro de sí mismo y crecido pero las horas de vuelo nos descubrirán a una persona llena de inseguridades y miedos. Mientras contempla cómo el avión cruza el océano, reflexionará sobre su existencia, lo que ha sido su vida amorosa en los últimos años, cómo se ha desarrollado su trayectoria profesional, lo que deja atrás y lo que espera encontrar. Tiene mucho que pensar y lo que menos se le apetece es tener que conversar con algún compañero de viaje. Lamentablemente o por suerte, a su lado se sentará David, un joven estudiante en el Art Institute de Chicago que regresa a Madrid por vacaciones.

Alicia reside en Madrid con su hija Belén. Es una mujer que se confiesa agnóstica y que vive intentando asimilar el abandono por parte de su marido. Madre e hija pasan una tarde juntas, se sienten muy unidas y aunque cada una está a lo suyo, comparten tiempo y espacio. Son dos mujeres muy diferentes. La hija, una joven de veinte años con toda la vida por delante -algo que despierta cierta envidia en Alicia-, es guapa, culta, se mueve con mucha seguridad en sí misma y no tiene miedo a la soledad. La madre es todo lo contrario. Mientras conversan sobre temas aparentemente banales, podremos ser testigos de los pensamientos que cruzan sus mentes, de lo que piensa la una de la otra.

En última instancia conoceremos a Norah, una mujer de 45 años, directora de marketing a nivel mundial de la multinacional IBM. Se confiesa enamorada de Eduardo, un hombre diez años mayor que ella, con quien contraerá matrimonio en Bangkok por lo que viaja en primera clase hasta ese destino en el vuelo BA009.  En su caso, el viaje le servirá para reflexionar sobre el amor pero no de una manera general sino centrándose en ese que muerde a las personas en su madurez cuando el ser humano busca en el corazón de la otra persona algo más que el desenfreno. 

Aparentemente parecen historias independientes, ramas sueltas que no proceden del mismo tronco pero a medida que avancemos en la lectura, iremos descubriendo los hilos que unen a los distintos personajes construyéndose un tapiz que su autor teje con habilidad.

Lo más curioso de esta novela es que todo gira alrededor de ciertos elementos comunes que comparten y aúnan a los distintos personajes protagonistas: el libro La falsa pista, última novela de Henning Mankel, la melodía El Mesías, versión dirigida por el propio Alberto Satrústegui tres años atrás para despedir el milenio o una copa de vino Marqués de Vargas. El por qué de este recurso lo desconozco pero desde luego considero que su utilización compacta más el argumento. Es como si todos los personajes formaran parte de un grupo con las mismas afinidades sin que ellos mismos tengan constancia de ello. 

Y por encima de todo, la noticia de un accidente aéreo planeará sobre el argumento hasta su eclosión final, factor este que aportará la mayor carga de intriga y suspense pues el lector sabe que tras esta noticia, que parece surgir de manera casual, se esconde algo de mayor transcendencia.

A mi juicio, Primera Clase se trata una novela de personajes pues son ellos los que verdaderamente soportan el peso de la trama. Realmente su argumento no se caracteriza por una trepidante acción pues, salvo algún que otro susto, apenas ocurre gran cosa. Aquí lo que prima son las reflexiones de los personajes, aquellas que nos conducen por los temas más vitales de nuestra existencia: el amor, el paso del tiempo, el desarrollo personal y profesional,... para llegar a un final que me mantuvo dudosa por un tiempo. 

jueves, 23 de octubre de 2014

ENTREVISTA a ALFONSO DOMINGO (La balada de Billy el Niño).


Autor

Alfonso Domingo (Turégano, Segovia, 1955) ha trabajado en prensa escrita, radio y televisión. Periodista especializado en información internacional y reportero de guerra, también es auor de doce series documentales: en total más de cien trabajos de investigación, algunos doblemente galardonados.

Especialista en la Guerra Civil española y la postguerra, ha publicado ensayos de historia oral como El Canto del búho (2003), Retaguardia (2004), Historia de los Españoles en la II Guerra Mundial (2009), así como la novela biográfica El ángel rojo (2009). Es coautor de El vuelo del Cuatro Vientos (2003) y autor del libro La serpiente líquida (2005), sobre mitos, ritos y chamanes del Amazonas.

Su primera novela, La Madre de la Voz en el Oído, se alzó con el premio Feria del Libro de Madrid. La Estrella Solitaria (2003) obtuvo el VII premio de novela Ciudad de Salamanca. Con El espejo negro ganó el Premio Ateneo de Sevilla y con El enigma de Tina el LIX Premio de Novela Ateneo Ciudad de Valladolid. Ahora nos vuelve a apasionar con una historia del viejo Oeste.

Sinopsis

El 14 de julio de 1881, en Fort Sumner (Nuevo México), Pat Garret acabó con la corta vida de Billy el Niño, que nunca cumpliría veinticinco años. Desde entonces su leyenda no ha dejado de crecer, especialmente entre los hispanos de Estados Unidos, que siempre lo protegieron y ayudaron; no en vano, el Chavito hablaba el español arcaico de Nuevo México.

Enmarcada en una naturaleza dura y grandiosa, los paisajes de Nuevo México y Arizona, La balada del Billy el Niño narra uno de los últimos episodios de un salvaje oeste que agonizaba a finales del siglo XIX, pero que no deja de ser un relato sobre las constantes de la condición humana: el amor, la libertad, la dignidad, la amistad, la traición, la muerte.

Además, Alfonso Domingo ha incorporado a la narración una serie de documentos inéditos que ofrecen una nueva luz sobre la gran escapada, los últimos días de Billy el Niño y los motivos de su asesinato.

[Información facilitada por la editorial]



–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—


El lunes pasado publiqué mi opinión sobre la nueva novela de Alfonso Domingo, La balada de Billy el Niño, que puedes leer aquí. Os comenté que la lectura de esta novela había sido reveladora porque ha cambiado por completo, y para bien, la imagen que yo tenía sobre este personaje del lejano Oeste.

Muchos, o mejor dicho, muchas sois las que habéis dejado vuestros comentarios en esa entrada y casi todas coincidís en que no es una temática que os atraiga especialmente. No me ha sorprendido. Por eso mismo, tenía especial interés en preguntar al autor qué opinaba él al respecto, si cree que su novela está más dirigida a hombres que a mujeres. Os invito a leer la entrevista completa, si os apetece, pero especialmente, la respuesta de Alfonso a mi última pregunta. Creo que deja bastante claro qué puede el lector encontrar en su novela, independientemente de que sea mujer u hombre.

Esta entrevista la realicé en colaboración con Fesaro de Libros en el petate. Sus preguntas las encontraréis en la entrevista que él publicará en su blog. Las mías con su correspondiente respuesta, la encontráis a continuación. Os dejo con lo que Alfonso nos contó:


Marisa G.- Alfonso, te confieso que yo siempre me he imaginado a Billy el Niño como un forajido sin escrúpulos. Sin embargo tu novela nos ofrece otra imagen muy distinta. Me gustaría saber si concibes tu novela como un acto de justicia. ¿Por qué una novela sobre Billy el Niño?




Alfonso D.- No sé si es realmente un acto de justicia. Como Billy había muchos más, lo que ocurre es que Billy destacó en un momento determinado porque era un joven extraordinariamente maduro para su edad. Era huérfano y tenía ese aire que a veces tienen los huérfanos. Ellos tienen que abrirse camino en la vida a muy corta edad. Billy tenía una prodigiosa capacidad de análisis de las situaciones peligrosas, una frialdad en los tiroteos que todo el mundo destacaba, era un hombre que tenía una educación exquisita que le venía de su madre, hablaba español, se relacionaba con los hispanos que es quizás lo que menos se conoce, era un hombre rebelde. Él encarna la imagen de ese héroe que a mí siempre me gusta tocar. Con Billy, no es que tuviera que hacer propiamente justicia porque ya se  hizo en la película Pat Garret y Billy The Kid que refleja el doble carácter del personaje. Él no era un forajido al uso o por lo menos no asaltaba bancos, aunque sí ganado. Era simplemente un joven simpático que el destino lo colocó en ese papel y en ese lugar. 

Yo me empecé a interesar por su figura porque comencé a descubrir cosas de él que no se habían contado, sobre todo en relación con las familias hispanas que le habían protegido durante mucho tiempo y que fueron fundamentales en su fuga y en su muerte. Muy poca gente sabe que Pat Garret estaba casado con una hispana, Apolinaria Gutiérrez, la Negra. Celsa, la hermana de Apolinaria es uno de los amores de Billy, y causa fundamental por la que él estuviera donde estaba la noche que murió. En definitiva, que en diversos archivos que consulté fui encontrado una serie de elementos que me condujeron a escribir esta novela. No sé si le hago justicia o no. No he pretendido presentar a Billy como un dechado de virtudes. Al final fue un hombre muy amargo porque sabe que era el único chivo expiatorio que iba a pagar por la guerra del condado de Lincoln. Además había olvidado muchas cosas por las que se había hecho famoso. Realmente no sé si he hecho un acto de justicia, lo que sí te digo es que La balada de Billy el Niño es la novela que yo podía escribir estando allí y leyendo los archivos que leí.

M.G.- Me gustan los libros que incorporan ese anexo que refleja la labor de documentación que ha realizado un autor como ocurre con tu novela. Me gustaría saber cuánto tiempo te ha llevado documentarte y cómo ha sido ese proceso.

A.D.- Esta es una novela que nace en mi imaginación en 2003 cuando viajo a Nuevo México para hacer otra novela. Cuando llevaba allí varios meses documentándome, encontré mucha información sobre Billy. Eso me llevó a visitar los lugares relacionados con él: su tumba, la cárcel de Lincoln, que además está exactamente igual a como estaba,... y empecé a darle vueltas a la historia. 

Posteriormente vuelvo otra vez a Nuevo México. Recorro toda la ruta de Billy e investigo archivos nuevos. Con toda la documentación, me pongo a escribir como hace siete años atrás o así. Normalmente a mí las novelas me duran unos dos años pero en este caso intercalé El espejo negro y El enigma de Tina. Cuando le ha tocado el turno a esta novela, la he vuelto a reescribir de nuevo y creo que ese compás de espera ha servido para asentar cosas, para situar al personaje y el resto de voces en primera persona. Entonces, ¿cuánto ha durado ese proceso? Pues no sé muy bien pero se podría decir que empezó hace diez años o más.

M.G.- Entonces a la historia de Billy el Niño llegas a través de otra de tus novelas. ¿No ha existido ninguna influencia de una infancia viendo películas del Oeste?

A.D.- Sí, sí,... sí que ha existido esa influencia y por eso voy a Nuevo México pero para hacer un trabajo sobre los navajos, que me fascinaban desde hace muchos años, y en relación con unos padres franciscanos que se traen una tribu a Castilla en el siglo XIX. Pero documentándome sobre aquello me doy cuenta que lo que más me atraía era toda la información que encontraba sobre Billy. 

En 1929, existió una agencia que se llamó WPA, Works Progress Administration, que encargaban a escritores y periodistas que estaban fuera de todos los círculos a ir por los caminos para entrevistar a gente concreta. Pues uno de esos trabajos recogió los testimonios de toda la gente que tuvo algo que ver con Billy. Esto es algo que yo encuentro en los archivos y que no había salido antes. Muchos de esos testimonios eran de hispanos que cuentan muchas cosas, muchas más de las que yo cuento en la novela. En esos escritos descubro una serie de elementos dramáticos o literarios, información que no tenían los anglosajones. Ese tipo de cosas me hicieron meterme en esta historia para descubrir una serie de información que, por dejadez o porque no comprendían el idioma, los historiadores norteamericanos no han desvelado. 

Y como tú mencionas, yo también soy partidario de sacar fotos, especialmente en estas novelas que tienen que ver con la realidad, si las tienes claro, si son inéditas y tienen valor.

De igual modo me apetecía meter música en el libro. La banda sonora la puedes encontrar en Youtube. Son canciones que acompañan el inicio de los capítulos y me hubiera gustado publicar la novela con un disco también. No hay que quedarse únicamente con la palabra escrita si tienes al alcance otros elementos que enriquecen la historia.





M.G.- Antes, a una pregunta de Fernando, has hecho mención a los documentales que has realizado. A mí, tu novela me parece realmente eso, un documental. Utilizas dos voces, un narrador en tercera persona que podría ser una voz en off, y luego intercalas unos pasajes en cursiva en primera persona que bien podrían representar los totales [1] de un documental. 

A.D.- Visto así sí, se podría interpretar de ese modo, pero claro, intento hacerlo desde un punto de vista literario y si fueran totales reales no hablarían así, de un modo tan evocador. Pero bueno, se podría considerar un documental literario si me apuras y en cualquier caso, está bien vista esa interpretación.

En este punto, Fesaro le preguntó qué porcentaje de realidad y de ficción existía en la novela a lo que él contestó que era muy difícil determinar un porcentaje exacto. Leeréis su detallada respuesta en el blog del compañero. En cualquier caso, su pregunta me llevó a realizar la siguiente.

M.G.- Alfonso, ¿todos los personajes que aparecen en la novela son reales o introduces alguno ficticio como apoyo del argumento?

A.D.- Todos son reales. Puedo haber incorporado alguna acción que no esté comprobada que fuera así, pero todos los personajes sí son reales, sí.

M.G.- Y mi última pregunta. Has escrito una novela sobre Billy el Niño, ¿crees que tu novela interesará a la comunidad lectora independientemente del sexo o de la edad? 


A.D.- Tengo mis dudas. En mi imaginario aparece un figura masculina y todos de mi generación. De hecho las primeras impresiones que me llegan son de hombres y de mi edad y todos han terminado entusiasmados por esta historia. Pero claro, hay que tener en cuenta que los lectores, en líneas generales, son mujeres hoy día y el universo de mi novela tiene mucha testosterona. El Oeste es un universo machista en el que la mujer jugó un papel determinante en algunos momentos pero no fue un papel decisivo. Entonces, ¿enganchar a las mujeres con una novela de Billy el Niño? Pues es difícil y  quizás puede haber una especie de rechazo por parte de alguna mujer pero yo creo que es una novela en el Oeste pero, lo que es más importante, que toca elementos de la condición humana que son universales. Y luego también hay que tener en cuenta que el papel de las mujeres en esta novela es fundamental: la influencia de su madre, las amigas que tuvo,  sus amores,... Al final, se puede decir que la muerte de Billy el Niño fue por amor. 

En cualquier caso, uno no escribe ni para mujeres ni para hombres, escribe lo que le sale. Por ejemplo, con la novela de Tina se podía pensar que era más para mujeres pero hubo hombres a los que la novela fascinó. Por lo tanto, uno tiene que escribir lo que cree que tiene escribir y eso es lo que he hecho y no me ha salido una novela machista. El resto lo dirá el tiempo. 

M.G.- Bueno, creo que dejas mi pregunta suficientemente clara. Por mi parte no tengo más preguntas. Te agradezco mucho que hayas compartido con nosotros tu tiempo y suerte con el libro.

A.D.- Gracias a vosotros.

[1] Totales: Testimonios o declaraciones que alguien realiza ante un micrófono en un producto audiovisual. 


Pues hasta aquí la entrevista a Alfonso Domingo. Espero que os haya parecido interesante.



miércoles, 22 de octubre de 2014

ASÍ NOS VA (COMEDIA, 2014).



Año: 2014.

Nacionalidad: EE.UU.

Director: Rob Reiner.

Género: Comedia.

Reparto: Michael Douglas, Diane Keaton, Sterling Jerins, Francse Sternhagen, Paloma Guzmán, Annie Parisse, Austin Lysy, Michael Terra, Sawyer Tanner Simpkins, Maxwell Simkins, Maurice Jones, Yaya DaCosta, Scott Shepherd, Andy Karl, Franke Valli, Luke Robertson.

Sinopsis: Un agente inmobiliario se ve obligado a pedir ayuda a su vecina cuando, de repente, su hijo, al que hacía mucho que no veía, se presenta en su casa para que se haga cargo de su nieta, cuya existencia desconocía.


[Información facilitada por Filmaffinity]



–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—



Confieso que nunca he sido muy devota de Michael Douglas. De su trayectoria profesional hay algunas películas que me gustan más que otras pero no es un actor que me encandile por sus interpretaciones. En las mismas estamos con Diane Keaton, aunque esta actriz, como casi siempre hace papeles del mismo estilo (y no sé si os habréis fijado pero su vestuario es un calco de una película a otra), me transmite una sensación de flower-power total y tan solo por eso me gusta verla. 

Así nos va es una comedia que tiene como eje el tandem que forman Oren Little (Michael Douglas) y Leah (Diane Keaton), un binomio que funciona bien en pantalla. El primero es un agente inmobiliario muy exitoso tiempo atrás pero que ahora solo busca cerrar una única venta para poder retirarse. El inmueble que desea vender es su propio hogar, el que compartió con su mujer Sarah Elisabeth hasta que esta murió. Una casa enorme en la que se siente solo aunque Oren tiene un hijo del que no sabe nada hace muchos años. La venta de la casa no está resultando nada fácil. Entre aquellas paredes hay demasiados recuerdos valiosos y no todo el mundo está dispuesto a pagar el precio de venta: ocho millones seiscientos mil dolares. 

Mientras consigue vendedor, Oren viene en un pequeño apartamento donde tiene amontonadas todas sus pertenencias. Entre sus vecinos estará Leah (Diane Keaton), una señora en el ocaso de su vida que se dedica a amenizar las cenas de un pequeño bar con canciones nostálgicas y melancólicas, actuaciones que acaban generalmente entre lágrimas pues no deja de recordar a su esposo Eugene, ya fallecido.

La convivencia entre Oren y sus vecinos será muy complicada. El agente inmobiliario se obstina en ser una persona desagradable, grosera y egoísta, una actitud que los vecinos a duras penas pueden soportar, elevando quejas a la administradora del edificio sin que parezca que nada cambie. En esas estamos cuando la vida de Oren se trastoca por completo. La aparición de su hijo será toda una sorpresa que a Oren le costará digerir, especialmente porque viene acompañado de una hija de nueve años de la que él no sabía nada. Y lo mejor de todo: tendrá que hacerse cargo de ella. ¿Qué puede hacer un viejo gruñón con esa niña encantadora? Oren buscará la manera de librarse de ella y cuando parece que va a conseguirlo, surge un punto de inflexión que da un giro a toda la película.



De este largometraje no tengo mucho más que contaros. No es una película que sobresalga especialmente ni por un argumento original (una temática que ya hemos visto en otras películas) ni por unas interpretaciones brillantes. El reparto está correcto, sin más. La trama es entretenida y punto. Para ser una comedia no cuenta con demasiados gags y los que aparecen apenas arrancan una sonrisa. Quizás, faltando unos diez minutos para el final, nos topamos con una escena un poco más hilarante pero poco más. 

Así nos va es una comedia simple con algunos leves toques dramáticos, que intenta hacer reír y apenas lo consigue, que intenta emocionar pero que no conmueve. Es un largometraje que hace hincapié en las relaciones familiares, el dolor que nos produce el pasado y el amor maduro. Una película perfecta si lo que buscas es pasar el rato sin muchos quebraderos de cabeza ni tener que poner de tu parte. A mi juicio es una de esos filmes que se olvidan nada más salir del cine pero parece que tampoco había más pretensiones que entretener al público durante un rato. Ahora bien, ¿vale el precio de la entrada? Eso que cada cual lo juzgue por sí mismo. Si queréis mi opinión, diré que no.




Os dejo el trailer que prácticamente muestra las mejores escenas.






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...