Este blog se visualiza mejor con... Chrome (V.20.0)

CSS3 Properties

sábado, 4 de agosto de 2012

LA PERFUMISTA


Autor

Ramón Monegal nace y crece entre los perfumes míticos de Myrurgia, casa fundada en 1916 por su bisabuelo. Imaginativo, intuitivo y de carácter polifacético, desde joven se inclina hacia el conocimiento estético. Finalmente se forma como perfumista con los mejores maestros del momento, como su mentor Anthur J. Pey, en París, Grasse y Ginebra.

En 1979 llega su primer bestseller, Alada, y accede a la dirección perfumística de Myrurgia. Imagina y compone sus perfumes como si de poesías olfativas se tratase e interviene también en el desarrollo narrativo conceptual y en el diseño formal. Crea los perfumes de marcas tan conocidas como Adolfo Domínguez, Don Algodón o Massimo Dutti, entre otras.

En 2009 presenta su proyecto de perfumes de autor RM, la experiencias de componer perfumes a placer y divulgar su mensaje olfativo.

Ésta es su primera novela.

Sinopsis

Laura Nogués parece tenerlo todo: arquitecta de éxito e hija de una importante generación de perfumistas de Barcelona, está felizmente casada con un neurólogo de renombre. A pesar de todo, no es feliz, por lo que abandonará su prometedora carrera y se lo jugará todo para perseguir su sueño: Jazminez, un especialísimo balneario en Grasse, la cuna de los aromas, en el que el perfume será el protagonista absoluto de todo. Sin embargo, la tragedia sobrevuela el sueño de Laura: una misteriosa mano negra intentará acabar con su carrera y con su matrimonio, y un terrible accidente le dejará el olor como único sentido.


–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—


¿Cómo empezar? Me cuesta mucho trabajo hablar de aquellos libros que no me han gustado. Reconozco que el "fabricar" un libro tiene un mérito incalculable. Hay que dibujar una trama, hilvanar las subhistorias, crear personajes, darles vida, vestirlos con un carácter, otorgarles un pasado, un presente y un futuro,... Esto no es fácil y no todo el mundo tiene capacidad para hacerlo. Sin embargo, lo cortés no quita lo valiente. Aunque sea consciente de la dificultad que entraña, no por ello los autores están libres de crítica poco halagüeñas. 


La perfumista me ha dejado vacía. Esperaba bastante más de esta obra, quizás buscaba una evocación de aquel otro perfumista Jean-Baptiste Grenouille de Patrick Süskind, pero no hay parangón posible. En opinión del propio autor y haciendo referencia a El perfume, "la novela negra del escritor alemán Patrick Süskind es un thriller muy bestia, muy bien contado, de una época en la que todo olía mal, mientras que mi novela es un libro blanco que huele bien"[1]. No discuto las palabras del señor Monegal, sin embargo y a pesar de la pestilencia que Jean-Baptiste desprende, lo prefiero antes que a Laura Nogués.

En una historia en la que pasado y presente se entremezclan encontramos a una mujer luchadora e idealista cuya vida perfecta termina por truncarse. Se trata de una historia a la que se le podía haber sacado más jugo si no fuera por el toque de novelón rosa que Ramón Monegal otorga a su obra, más propio de los libros de Nora Roberts. Una mujer de una belleza hélenica encuentra a su príncipe azul. Demasiada perfección para la realidad. Abrumadoras y tórridas escenas de amor y excesivo roce de los cuerpos,...   

Por otra parte es demasiado exhaustivo a la hora de describir perfumes y aromas. Creo que el lector corre el peligro de perderse entre tanto almizcle, muguet, bergamota,ylang-ylang... Aromas que la inmensa mayoría de los mortales no ha olido jamás o, en caso de haberlo hecho, ni siquiera los ha identificado.  

De todos modos, sí es cierto que se pueden extraer ciertos conocimientos perfumísticos como las fases o etapas que posee un perfume: salida, corazón y fondo que como se recoge en este artículo de ABC, bien podrían representar la introducción, el nudo y el desenlace de cualquier creación narrativa. 

No tengo mucho más que aportar. Quizás otros lectores sean capaces de extraer una mejor lectura de este libro. Por lo que a mí respecta, me ha decepcionado y difícilmente lo podría recomendar. Monegal, en su mundo de perfumes es un maestro, pero creo que como escritor aún le queda mucho camino por recorrer. 

Una anécdota de mi infancia. Cuando leí que el autor de este libro era un perfumista de la casa Myrurgia, se me vino a la mente el perfume que mi madre usaba cuando yo era muy pequeña. Se llamaba Joya. Aún recuerdo aquel aroma dulzón de mujer  madura. Durante muchos años he vivido con ese frasco de perfume colocado en la repisa del cuarto de baño. 







Próxima entrada



–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—



Si te gustó la entrada: ¡Comparte, Participa o Únete!




Fuente:

[1] http://www.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=1086207

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...