Este blog se visualiza mejor con... Chrome (V.20.0)

CSS3 Properties

miércoles, 6 de marzo de 2013

LAS COSAS DEL CAMPO de José Antonio Muñoz Rojas.



Autor

José Antonio Muñoz Rojas nace en Antequera (Málaga) en 1909. Su primer libro, Versos de retorno, es de 1929. Lector en la Universidad de Cambridge durante algún tiempo y gran conocedor de la lírica inglesa, ha traducido al castellano obras de John Donne, Richard Crashaw, Willian Wordsworth, Gerald Manley Hopkins, Francis Thompson y Thomas Stearns Eliot. Dentro de su obra poética cabe destacar Objetos Perdidos (Premio Nacional de Poesía 1997) y Las cosas del campo. En 2002 fue distinguido con el XI Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana por el conjunto de su obra.

Sinopsis

De Las cosas del campo, el mejor libro en prosa de José Antonio Muñoz Rojas, dijo Dámaso Alonso en carta dirigida al autor tras la aparición de la primera edición: «Has escrito, sencillamente, el libro de prosa más bello y más emocionado que yo he leído desde que soy hombre».



–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—




Muñoz Rojas
Sexta propuesta del club de lectura que en apariencia resultaba decepcionante. Al menos cuando la coordinadora repartió el libro me encontré con un volumen de cubierta rústica con solapas en tonos crudos, sosa a rabiar, de 125 páginas, y un título más soso aún. Me eché a temblar. Menos mal que al ojearlo un poco descubrí que su densidad no consistía, al menos, en largas parrafadas, sino que recogía pequeños fragmentos de pocas líneas con su correspondiente título.

Ingenua. Con deciros que me he tenido que comprar un ejemplar para mí os podéis hacer una idea de por donde irá esta reseña. Porque Las cosas del campo no es lo que parece, así que agarraos.

¿Quién es José Antonio Muñoz Rojas? Poco sabía de este autor. Vamos, poco es decir mucho. Absolutamente nada y así no solo peco de ingenua sino también de ignorante porque resulta que este señor fue un longevo y magnífico poeta encerrado en cuerpo de banquero. Dedicaba su vida a las finanzas pero su verdadera vocación no estaba en los números sino en las letras (y no de cambio precisamente). Además era un apasionado del mundo rural y prueba de ello es este libro. 


«Los granados son otra cosa. Tanta dureza, tanta sequedad, para luego romper en ese prodigio enrojecido, en este leve encendimiento, que pone las copas como ascuas fresquísimas, si cupiera el prodigio de un ascua fresquísima». [pág. 23-24]


La edición de Pre-Textos no arranca directamente con el texto sino que antecede una Advertencia escrita por el propio autor en el año 1975. En esas líneas nos comenta que su libro fue escrito treinta años atrás (1946-1947) y que, por tanto, muchas de las personas retratadas, de los usos y costumbres o de los oficios han dejado de existir. El campo ya no es lo que era, se han perdido instrumentos de labranzas, los viejos aperos han sido sustituidos por otros más modernos, los aldeanos ya no son aquellos que él conoció en su juventud. Son otros tiempos y el campo ha evolucionado.

De igual modo, se añade una Nota justificativa de la presente edición a modo de clausura en la que el autor nos desvela que tanto la escritura como la publicación del libro fue casual, el origen de las ilustraciones que adornan el libro y otros detalles interesantes. 

Entre medio, la belleza hecha palabra


«Cuando florecen las encinas, decía, hay que temblar. Se anuda la delicia en la garganta. Pasa como cuando llora un hombre fuerte y maduro, cuando viene un estremecimiento a colmar una plenitud». [pág. 31]


Este libro es una oda al campo y a la vida rural. Como amante de dicho entorno, el autor rinde homenaje con pequeños textos cargados de la misma belleza que la naturaleza que describe. Su amor llega a tal punto que incluso otorga al campo  identidad propia, lo humaniza, le atribuye características y actitudes propias de un ser humano. El campo suda en verano, se ilusiona con la llegada de la primavera y sufre de dolor de huesos al llegar el invierno. El campo eres tú, soy yo, somos nosotros.

En otras ocasiones lo viste con prendas femeninas, le dibuja curvas de mujer, lo acaricia, lo besa, le hace el amor, mientras él a caballo o a pie recorre sus caminos. 


«Cuando va vuestra sombra sobre los llanos, cuando se pliega sobre los barrancos, cuando parte en claros y oscuros los trigos, cuando bajáis tremendas, o graciosas subís, subís, vosotras nubes, nostalgia de la tierra, ligeras desterradas, apresuradas amantes, cuyo besar nunca es largo, cuyo destino es tan humano que está pendiente del primer viento».[pág. 41]


Muñoz Rojas es un gran transmisor de sentimientos. Sabe tocar las teclas precisas para pinzar las terminales nerviosas del lector, para hacernos sentir y visualizar el esplendor de la naturaleza aunque jamás hayamos salido de la urbe. Sus descripciones son evocadoras. Posee la facultad de hablar de un árbol con tanta pasión e intensidad, con tanto cariño y ternura, que dan ganas de sentarse frente a una encina o cualquier otra especie y pasarse las horas contemplando sus ramas y hojas. No os miento. 

La facultad de describir las flores, los cambios de estación, el vuelo de las aves,... te hacen darte cuenta de que pasamos por la vida sin ser conscientes de la belleza que nos rodea. De cualquier cosa con la que se topa en el campo es capaz de extraer un hermoso poema. Y no se trata de poesía cualquiera, de esa de la que difícilmente puedes extraer su jugo, de la poesía vacía, de la del sin sentido,... sino que es pura, límpida y cristalina. La belleza en su máximo esplendor. 

Mención aparte merece el uso de una amplitud de vocablos que podríamos calificar de "técnico". La ingente cantidad de términos relacionados con el mundo rural obligan a echar mano del diccionario con inusitada frecuencia. Advierto que puede llegar a abrumar por lo que aconsejo aparcar el diccionario con el objeto de no interrumpir la lectura constantemente, ya que el desconocimiento de ciertas palabras no nos afecta a la comprensión. 


«El campo es una gran sinfonía en amarillo donde apenas dan una leve nota, blancos de nievecillas, morados de lenguazas y nazarenos, rojos de amapolas y aquella florecillas, que el jaramagal, que llega ya a la cruz de los olivos y a los ijares de los caballos, permite florecer». [pág. 47]


Al margen de su prosa, el libro está regado con frecuentes ilustraciones que aportan un valor añadido. Se trata de dibujos simples, apenas unas líneas trazadas aparentemente al vuelo pero que a la vez esconden belleza.  



Os decía antes que es un libro que me ha gustado tanto que me he tenido que comprar un ejemplar y poder así volver a él cuando lo desee, porque es un libro al que te gustará regresar una y otra vez. Leer un pasaje, disfrutarlo, saborearlo, rendirse ante él y dejarlo reposar para volver semanas después a por otro grano de belleza. Y me ha gustado no solamente por lo que me ha hecho sentir sino porque junto a él he regresado a mi infancia, a aquellos veranos rodeada de olivos, amapolas, margaritas, zorzales,... He regresado a aquellas meriendas campestres y fáciles que consistían en alargar el brazo y coger una naranja del árbol. He regresado a aquellas caminatas a pleno sol y al aire libre, pisando terrones y descubriendo allí y aquí todo tipo de bichos a cual más extraño. Llevo  dentro de mí un hermoso legado rural lleno de horas de sol, de paseos sin rumbo con una cantimplora, de baños en albercas, de noches contemplando un cielo estrellado y de días en completa comunión con la naturaleza. Por todo esto me he sentido especialmente vinculada a este libro y particularmente cercana al sentir de su autor. 

Pero no te asustes si eres urbanita. Este libro es también para ti.






Retos: 




42 comentarios:

  1. Sólo por ser de esta editorial ya me lanzaría a por él, porque tiene unos libros maravillosos. Me ha gustado mucho eso, a pesar de la melancolía que desprende, que ya no existen ni las personas ni los aperos que conoció.

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dorothy yo no conocía esta editorial pero si todos los libros que publican son así, es para tenerla en cuenta. Besos

      Eliminar
  2. No te preocupes Marisa que yo también soy genial criticando libros. Pienso que serán muy aburridos, o simplemente que no están hechos para mi, y luego me doy cuenta de lo equivocada que estoy!!

    La verdad es que tengo curiosidad. Casi que puedo oler las flores y los campos que nos describes con tu reseña, de verdad.

    Sin embargo, no sé porque me da la impresión de que igual podría resultar incluso pesado. Suposiciones mías, supongo. Ya te digo que soy lo peor para elegir libros jajaja.

    De hecho, en los que elijo yo, la suelo cagar. Los mejores son los recomendados, sin duda.

    Y una servidora, a pesar de vivir en la ciudad, adora el campo :)

    besitos. Menuda lectura más bonita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igone no te voy a mentir. Es verdad que todo son flores, árboles,... o casi todo. Sin embargo es la manera en la que está escrito el libro lo que realmente engancha. Besitos.

      Eliminar
  3. Qué reseña más bonita. Sólo por eso ya apetece hacerse con el libro, parece uno de esos para leer poco a poco y disfrutar del lenguaje.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Norah. Un libro para desgustar a pequeños sorbos. Besos

      Eliminar
  4. Esta reseña es preciosa, me lollevo apuntado, y no sólopara mi,creo que a mi hermano mayor le encantará...Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ok Meg. Espero que ambos lo disfrutéis. Besos

      Eliminar
  5. Marisa se nota cunando algo te llega, se nota y mucho, preciosa la reseña, precioso el final y una joya de campos la que nos traes hoy. Y en mi ignorancia compartida, me has instruido porque no lo conocía de nada a este autor. Hoy no solo me lo presentas, sino que me lo llevo bien anotado. Gracias ahijada. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy muy evidente, ¿verdad madrina? jejeje. Creo que este libro te gustaría Marilú e incluso tú le podrías sacar mucho más jugo. No lo dejes pasar. Besos

      Eliminar
  6. Yo soy urbanita y me he dado por aludido jajaja, esa línea final parecía que estaba diciendo... ¡ni se te ocurra! jajaja
    Eso es lo que se dice "juzgar el libro por la tapa", yo casi siempre me equivoco, si has tenido que salir a por uno para ti pues me imagino la sensación. Los fragmentos que has puesto son preciosos así que me lo apunto. Besos Marisa :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero no defraudarte con mi recomendación Yossi. Besitos.

      Eliminar
  7. La verdad es que los textos que nos ponen muestran una prosa convertida en poesía

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es así Pedro. Poesía hecha prosa. Una maravilla. Besos

      Eliminar
  8. ¡¡Hola Marisa!!
    Me pasa como a ti, muchas veces me guío por cosas superfluas (un titulo, una portada...) y después me encuentro verdaderas maravillas en novelas que a priori no hubiera escogido.
    Gracias por tú reseña.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Se nota que te ha gustado mucho, aunque a mi no me termina de llamar.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos tenemos nuestros gustos. Besos y gracias por comentar.

      Eliminar
  10. Sí que te gustó, eh! Tu reseña es de lo más insistente; habrá que buscar hueco! 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustó mucho Tizire. No me esperaba un libro así. Besos

      Eliminar
  11. Pues no me convence el hecho de que parezca tan descriptivo, por muy preciosas que me hayan parecido las descripciones; además me pone nerviosa leer demasiadas palabras desconocidas y me siento culpable si no las busco :)
    Hasta ha habido un fragmento de los que has puesto que se me ha dado un aire a "Platero y yo"... pura poesía.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje Caminante si te vas a poner nerviosa mejor lo dejamos no?.. jejeje Besos

      Eliminar
  12. Se nota que te ha gustado y contagias tu entusiasmo, con los párrafos que has destacado ya dan ganas de leerlo pero tu último párrafo me ha convencido porque a mí también me gustaría regresar a mi infancia en el pueblo y qué mejor manera que de la mano de una lectura
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tatty yo he recordado con este libro muchos momentos del pasado. He disfrutado con su lectura. Besos

      Eliminar
  13. Nada más empezar la reseña he empezado ya negando...que si se me iba a hacer pesado qué tal...pero hacia el final me has convencido, ya sin contar el valor de volver a recordar nuestra infancia...si te has ido a comprar hasta un ejemplar será por algo. Así que me lo llevo anotado jeje
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues espero que te guste Lesincele. Hay que tomarlo en pequeñas dosis si piensas que te puede resultar pesado. Besos

      Eliminar
  14. Cuando he terminado esta fantastica reseña tuya sabes que me he dicho a mi misma ESTE LIBRO ES PARA MI !!! un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje pues espero que no te defraude la lectura. Besos Rocío.

      Eliminar
  15. A mí tampoco me sonaba ni el autor ni el libro pero la verdad esa vuelta al campo un tanto bucólica me atrae. Los párrafos que has elegido son preciosos, muy líricos. Me gusta!
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carmen. Para mí ha sido un verdadero descubrimiento. Besos

      Eliminar
  16. Pues es un autor del que no he leído nada, no estaría de más conocerlo =)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Escribió mucha poesía..., por si te gusta el género. Besos Shorby.

      Eliminar
  17. Una reseña fantástica. Al autor lo conocía pero como poeta y me gusta bastante.. Este libro no lo conocía, así que me lo llevo apuntadísimo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margari, el otro día en tu reseña de Cernuda te dejé un comentario diciéndote que te "presentaría" a un poeta, aunque imaginé que podrías conocerlo, como así ha sido. Besos.

      Eliminar
  18. Creo que no es para mí, al menos durante un tiempo. Este tipo de libros me suelen terminar resultado cargantes y he salido hace poco de una lectura rural llena de palabros
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ok Mientrasleo.. pues entonces mejor dejarlo. Besos

      Eliminar
  19. Pues yo soy más de campo que las amapolas, así que me lo llevo más que apuntado. Te ha quedado una reseña preciosa, qué bien que lo hayas disfrutado tanto :)

    Un beso shakiano!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias shaka, espero que lo disfrutes. Besos

      Eliminar
  20. Se nota que este libro lo has disfrutado, aún así no termina de gustarme lo suficiente.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  21. ¡Nostalgia rural! Pinta fantástico. Yo también pasé parte de mi infancia lejos de la ciudad, veranos en casa de mi abuela que vive en un pueblucho alejado de casi todo. La verdad es que, si lo pienso ahora, es casi un mundo a parte. Me apunto tu recomendación de hoy :)

    Un besín, Marisa!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...