Este blog se visualiza mejor con... Chrome (V.20.0)

CSS3 Properties

lunes, 12 de agosto de 2013

SIEMPRE ESTARÁS CON NOSOTROS.

Hace poco más de un año, cuando este blog no era más que una sombra, publiqué una entrada en homenaje a un ser muy querido para mí. En aquel post hablaba de Lord Byron, el poeta inglés que debió de ser una gran persona a juzgar por los hechos descritos. Lord Byron amaba a su perro Boatswain, de raza Terranova, por encima de todas las cosas. No dudó en lanzarse por la borda de un barco durante una travesía para salvar a su fiel amigo tras caer accidentalmente y tampoco se amilanó cuando su perro contrajo la rabia y se encargó de cuidarlo hasta los últimos días a pesar del peligro que dicha enfermedad suponía para el ser humano. Al morir le erigió un monumento funerario en los jardines de su mansión y le escribió un epitafio que comienza así:  


"Aquí yacen los restos de alguien que poseyó Belleza sin Vanidad, Fuerza sin Insolencia, Coraje sin Ferocidad y todas las virtudes del hombre sin Vicios. Este elogio, que sería Adulación inmerecida inscrito sobre las cenizas humanas, es un justo tributo en memoria de BOATSWAIN, un PERRO, que nació en mayo de 1803 en Terranova y murió el 18 de noviembre de 1808 en Newstead".

Las vacaciones se tiñeron de negro y se cumplieron los más oscuros presagios cuando el 10 de agosto a las 16.30 me llamaron para decirme que Nuba, la labradora de mi hermana, nuestra labradora, un miembro más de la familia, había fallecido. Murió en los brazos de quienes la amaban y rodeada de las personas que la cuidaron y la mimaron. Decir que he llorado su pérdida es poco. Sé que muchas personas no entenderán que se pueda sufrir tanto por la muerte de un animal pero sabed que el amor es universal y no distingue entre bípedos y cuadrúpedos. Sólo los que han tenido un animal a su lado durante años, que nos han hecho compañía y a quien hemos cuidado y mimado pueden llegar a entender que el amor a un animal puede equipararse o incluso superar el que se siente por una persona.

Nuba era pura nobleza y bondad. Le encantaba jugar aunque nunca llegó a entender que tras recoger la pelota tenía que traerla de vuelta para que se la volviéramos a tirar. Era tremendamente glotona y mostraba una alegría inusitada por los suyos. El amor que recibió lo devolvió multiplicado por mil y llenó nuestras vidas de alegrías y juegos.

Con mucho pesar sé que ya no podré llamarte, ni darte besos en la cabeza, ni pasarme las horas acariciando tu barrigota o tu pecho peludo. Ni sentiré más tu aliento caliente sobre mis piernas a la hora de comer, implorándome con los ojos que compartiera contigo aquello que estuviera comiendo. No volveré a ver la alegría en tu rostro al vernos llegar, ni podré comprarte aquellas galletas que tanto te gustaban. La última vez que te las llevé acabamos las dos en el suelo porque tu impaciencia no me dejaba abrir el paquete, ¿recuerdas? Pero, aunque no pueda tocarte, he descubierto que si cierro los ojos puedo verte correr hacia mí con tus orejotas al viento. Si cierro los ojos veo los tuyos color canela adornados con tus pestañas rubias. Si cierro los ojos y me concentro mucho puedo llegar a sentir el tacto de tu pelaje suave y esponjoso.  Al marcharte te llevaste un pedazo de mi corazón y en su lugar dejaste un agujero inmenso que poco a poco intento ir llenando con tus recuerdos. 

Si el 23 de julio de 2012 escribía sobre ti para homenajearte, hoy lo hago para decirte Hasta luego. Tus restos descansan en casa, en tu casa, en el lugar al que llegaste siendo un cachorro y donde has crecido y vivido. Así estarás siempre con nosotros y ese el único consuelo que me queda. Siempre te recordaré y sin temblarme la voz puedo confesarte que te he querido tanto como al ser humano más querido de mi vida. Te llevo siempre en mi corazón. Descansa en paz preciosa Nuba




27 comentarios:

  1. No sabes cuánto, cuánto te entiendo. Yo tuve que sacrificar el 3 de Mayo de este año y por culpa de un cáncer al único ser que me ha sido fiel durante toda mi vida. Lolo, que es como se llamaba, ha estado junto a mí desde que yo sólo tenía 4 años y desgraciadamente no va a verme cumplir los 18.

    No es justo que ellos vivan tan poco en comparación con nosotros. Porque verdaderamente se le coge cariño, muchísimo. Es uno más de tu vida, y cuando se va deja un vacío increíble.

    Mucha fuerza, de verdad. Preciosa entrada.

    ResponderEliminar
  2. Yo no he tenido animales hasta hace relativamente poco tiempo aunque, obviamente, no ha sido nunca por falta de ganas. Ahora tengo una perrita y no sé que haría sin ella... Entiendo perfectamente lo que se puede llegar a querer a un animal. Y siento mucho tu sufrimiento... Si hasta he llorado yo leyendo la noticia :(

    Muchos ánimos!

    ResponderEliminar
  3. Un merecido y entrañable homenaje, Marisa. Como bien dices, esto no lo entiende quien no tenga animales en casa y un perro es como un miembro más de la familia. Y para ejemplo tienes a mi hija, que este próximo mes de septiembre comienza el último curso de Veterinaria y lo mal que lo pasa cuando a alguna de sus mascotas le pasa algo. En casa hay un pastor alemán y varios gatos (creo que ya van por la cuarta generación. Ella tiene uno como su mascota y se lo lleva para su piso. Estos días está con una de las patas traseras escayolada y no veas cómo la cuida y la mima y el perro, cuando está ella en casa, sabe quién es su ama.
    No sé si viste la película Siempre a tu lado. Hachiko. Está basada en un hecho real. Te la recomiendo.Besos.

    ResponderEliminar
  4. Oh, Marisa, me has hecho llorar, cuánto lo siento, guapetona. Recibe un besote muy cariñoso.

    ResponderEliminar
  5. Precioso post y homenaje a Nuba. Lo siento mucho Marisa, los animales no dejan de ser uno más en la familia anden con las patas que anden y ocupan un lugar que ni las personas podemos emplazar. Seguro que es una tristeza y una pérdida que todos comprendemos, al menos todos los que hemos querido, como se quiere a un animal.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. No sabes cómo lo siento. Sé que mucha gente no lo entiende, pero perder a un compañero peludo duele muchísimo. Yo estuve a punto de perder a mi Nixon hace un año y medio y creo que pocas veces lo he pasado tan mal. Lo siento muchísimo, Marisa.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  7. Siento mucho lo de Nuba.
    Es cierto que quien no ha tenido nunca una mascota a la que ha querido tanto nunca entenderá que se la eche de menos tantísimo.
    Una entrada preciosa.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Lo siento muchísimo, y te comprendo en el corazón. Un animalito se convierte en amigo, compañero, un ser tan fiel y noble. Este homenaje para Nuba es hermoso, te envío un abrazo muy, muy fuerte, y todo mi cariño.

    ResponderEliminar
  9. Uff, que me has hecho llorar... Que he recordado a mi perrito, que ya hace ocho años que murió. Y aún lo echo de menos. Y es que se quieren, se quieren mucho. Es uno más en la familia. Y se echan en falta tanto... Lo siento mucho!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  10. Lo siento muchísimo Marisa. Es cierto que desde fuera puede haber gente que no lo entienda, pero aquellos que tenemos mascotas y hemos pasado por algo similar sabemos lo duro que es.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Lo siento mucho Marisa, sufrí mucho la muerte de un labrador como Nuba con el que crecí, ya estaba en casa cuando yo nací y vivió muchos años, un perro vital que fue mi primer mejor amigo, han pasado muchos años y aún me acuerdo de él. Algún día volveré a tener un perro, cuando tenga sitio para que corra y juegue, me da mucha lástima tenerlo en un piso, sé que no va a reemplazar a mi amigo, ¿por qué tendría que hacerlo? pero volveré a disfrutar de la compañía de un ser tan magnífico. Besos y mucho ánimo Marisa.

    ResponderEliminar
  12. :´( Te entiendo perfectamente. Siempre he tenido mascotas y siempre he sufrido y llorado cada vez que alguna se ha ido. Son seres leales, nobles y desinteresados como pocas personas pueden llegar a serlo. Siempre viene otra mascota, pero ocupa otro hueco, no el que dejan los que se van.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  13. Es una entrada preciosa y muy emotiva. A mí los animales no me gustan mucho pero entiendo lo que os pasa a los que los tenéis, son uno más de casa.
    Besos

    ResponderEliminar
  14. He tenido perro en dos ocasiones y sé lo que se siente con su pérdida, lo bueno es que siempre tendrá un hueco en tu corazón.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Buff me has puesto los pelos de punta Marisa y me has hecho soltar la lagrimita...yo te entiendo...tengo dos perros y los quiero como si fueran mis hijos (no tengo hijos así que...) y daría lo que fuera por ellos, y el mayor me ha empezado ahora con problemas del corazón y así...y es pensar que le puede pasar algo con lo que le quiero y buff me pongo ya malísima.
    Me alegro de que tengas tan buenos recuerdos para poder verla cuando cierras los ojos.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  16. ¡Que hermosa entrada en homenaje a ese ser que tanto se quiere!...imposible dejar de pensar en mis "hijos, algunos gatos, otros perros e incluso un pollito que se convirtió en un hermoso gallo. Nuestra última compañera, una pequinesa que vivió a nuestro lado 19 años, se marchó un día, y nos dejó hundidos. Aún la recuerdo y al hacerlo no deja de escaparse de mis ojos, una lágrima, en su recuerdo. Un abrazo y lo siento

    ResponderEliminar
  17. Te entiendo, se puede llegar a querer tanto incluso a las mascotas de los demás... Lo siento, al menos Nuba tiene la suerte de que seguirá viviendo para siempre en los pensamientos de todos los que la queréis tanto.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  18. Hola Marisa. Siento muchísimo que hayáis perdido a Nuba :( Ya sabes que adoro los animales y mis mascotas son parte de mi familia. De hecho, muchas veces nombro a mi perra Cora como mi hija, así que sé por lo que estás pasando, pues por desgracia mi gato también murió este año y lo pasé fatal, pero aunque creas que el dolor es insoportable quiero que sepas que pasará. Seguramente recordarás a Nuba cada día y más de una vez se te escaparán las lágrimas cuando pienses en ella, pero al final te quedarán unos recuerdos preciosos y pensarás en lo afortunada que fue Nuba teniendo la mejor vida que pudo tener a vuestro lado, de la misma forma que vosotros fuisteis afortunados por tenerla a ella, llenando vuestras vidas de amor, cariño y ternura.
    Te mando un fuerte abrazo, de verdad, y espero que el dolor tarde poco en irse.

    ResponderEliminar
  19. Lo siento muchísimo Marisa, poco consuelo puedo darte, porque sé que solo el tiempo te ayudará a levarlo mejor. He pasado por lo mismo en varias ocasiones, y es que por ley de vida, ellos viven menos, y desde que soy pequeña hemos tenido perros en casa, asi que...Y sí, se les quiere con locura, porque es mucho lo que dan y lo que aportan, porque te quieren incondicionalmente, he llorado muchísimo ante la pérdida de uno de mis perros, más que por algunas personas más alejadas. Al menos piensa que su recuerdo nunca morirá. Un besazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  20. Hola preciosa...

    Vaya, tenía un rato para pasar por aquí a visitaros y me encuentro con esta triste noticia... Primero de todo quiero que sepas que lo siento muchísimo. Sé lo dolorosa que ha sido esa perdida por que yo ya he perdido a dos perros, y es algo de lo que no te recuperas nunca. Se les llega a querer tanto y de tal forma que el vacío que dejan es horrible, pero quedan los recuerdos, ella siempre estará con vosotros :) Ella ha sido feliz, la habéis querido, mimado y ha tenido la gran suerte de tener una familia que velara por ella... ten por seguro que allá donde vayan ella ahora mismo es feliz :)

    Un abrazo enorme y animo!!!

    ResponderEliminar
  21. Marisa, me has hecho llorar con tus palabras. Te entiendo perfectamente, y estoy de acuerdo en que solo las personas que han tenido un animalito en su casa puede entender el dolor que se siente al perderlo. Mi gordita tiene ya 13 años y solo de pensarlo me pongo mala, por mi otro perro lloré y lloré durante mucho tiempo. Un abrazo enorme, guapísima.

    ResponderEliminar
  22. Mari, hasta ahora, después de casi una semana de la muerte de Nuba, no he sido capaz de leer esto, he deseado que pasara el tiempo rapido para que se me quitara esto que me oprime en el hueco que ha dejado mi corazón roto, quiero dejar de sentir este dolor que me oprime el alma. He visto lágrimas de verdadera tristeza en los ojos de Alonso, el mismo que me decía: "es solo un perro", no era solo un perro, era mi perro, la que me esperaba en la puerta del baño mientras me duchaba, o se subia al sofa a poner su cabeza encima de mi brazo, la que lamia mis lagrimas cuando estaba triste. La echo tanto de menos, que aun la busco debajo de la cama de Ana. Yo tambien puedo decir, que la he querido como a la persona mas querida y si hay un sitio donde vayan los perros, yo quiero ir a ese sitio. Gracias por tus emotivas palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reyes, difícilmente dejaremos de sentir el vacío que nos ha dejado. Sabes que andaba preocupada por Ana, por cómo se lo tomaría... Me alegré cuando el otro día me enseñó todas las fotos y los vídeos que le hizo y se reía recordándola. No pasa un solo día sin pensar en ella. La echo mucho de menos y ya no es lo mismo ir allí. Besos.

      Eliminar
  23. Lo siento mucho. Entiendo perfectamente como te sientes y es que un perro se convierte en un miembro más de la familia. El año pasado perdí a mi perrito después de 14 años de convivencia, lloré lo que no está escrito y nunca me olvidaré de él. Una entrada muy emotiva, seguro que tus palabras le llegan a Nuba.
    Un besazo, preciosa!

    ResponderEliminar
  24. Gracias a todos por vuestros comentarios. Es un alivio tonto, lo sé, pero ver que otras personas han sentido lo mismo en circunstancias similares supone algún consuelo.

    Living tienes razón. Ellos tienen una esperanza de vida demasiado corta para la importancia que tienen en nuestras vidas.

    Light se les quiere muchísimo y se les echa tanto de menos como a un padre o a una madre.

    Paco, vi la película sí. Una maravilla por la historia que narra. Por lo visto hay más perros igual. Busca en youtube la historia de Canelo, ya verás.

    Babel, gracias...

    Marilú he aprendido al lado de Nuba que los hombres estamos años luz de algunos animales en lo que a demostrar cariño se refiere.

    Dorothy se pasa muuuy mal... Disfruta de Nixon.

    Inés, gracias...

    Aglaia, gracias...

    Margari, me pasa como a ti. Creo que Nuba quedará para siempre en mi recuerdo. No hay día que pase que no me acuerde de ella.

    Tatty, es duro sí, tanto que te planteas el no volver a tener animales porque se sufre mucho cuando se marchan.

    Yossi, los animales son como las personas. Ninguno puede ser reemplazado.

    Ana, has usado una palabra perfecta. Son desinteresados. Así es.

    Norah, tenías que haber conocido a mi hermana hace años. Ella despotricaba de todas esas personas que vivían pegada a su perro,... Tuvo que cambiar de opinión cuando Nuba llegó a casa. Ella que cuando está en casa suele estar sola porque su marido trabaja con un horario horrible y su hija con 20 años está más tiempo fuera de casa que dentro. El único ser que siempre estaba con ella, día y noche, a todas horas era Nuba y eso une mucho.

    Enzo, Nuba se ganó mi corazón con solo mirarme la primera vez. Era una bolita de pelo suave y esponjoso. Un cachorrito que cabía en mi mano, temblaba de miedo y frío.

    Lesincele, ni lo pienses. Disfruta de tus perros todo lo que puedas. Cuidalos mucho y dales todo tu cariño. Lamentablemente ese momento llegará pero no te pares a pensar en ello.

    Virginia es inevitable recordarlos siempre.

    Caminante, Nuba vivía con mi hermana pero yo la veía prácticamente todas las semanas y el tiempo que estaba con ella no me separaba de su lado... Me daba con el hocico en el brazo para que no dejara de acariciarla. Decía el veterinario que estaba muy mimada jejeje.

    Mel, gracias. Estoy totalmente de acuerdo contigo en todo lo que dices. No dejo de recordarla pero al menos ya puedo hacerlo con una leve sonrisa.

    Freyja, espero que se haya marchado sabiendo lo mucho que la queríamos y la echamos de menos.

    Luis, gracias.

    Cristina, se llora por lo que no amamos, así que cuando se van el dolor es tremendo.

    Marga, veo que somos muchos los que hemos pasado por esto.

    Besos a todos.


    ResponderEliminar
  25. Marisa, antetodo decirte que lo siento que comparto tu pérdida con mis lágrimas tras la lectura de tus preciosas palabras y que te comprendo perfectamente.
    Yo también tengo ese amigo fiel, aunque... tiene 15 años, está mal del corazón, empieza a no ver bien por las cataratas, a dormir gran parte del tiempo... he de mentalizarme de lo obvio pero es muyyy duro cuando la mitad de mi vida ha sido junto a él. Me reconforta cuando lo veo paseando o haciéndome mimitos mientras leo pero se no nada es eterno y será difícil cuándo no esté. Dime tonta, ¡¡pero ya lo extraño!!

    Un abrazo, wapa.

    ¡¡Nos leemos!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...