Este blog se visualiza mejor con... Chrome (V.20.0)

CSS3 Properties

viernes, 27 de septiembre de 2013

LA LIBRERÍA de Penelope Fitzgerald.


Autor

Penelope Fitzgerald, de soltera Knox, nació en 1916. Era hija del editor de Punch, Edmund Knox, y sobrina del teólogo y novelista Ronald Knox, del criptógrafo Dilly Knox y del estudioso de la Biblia Wilfred Knox.

Fue educada en caros colegios de Oxford. Durante la segunda guerra mundial trabajó para la BBC. En 1941 se casó con Desmond Fitzgerald, un soldado irlandés, con el que tuvo tres hijos. Durante algunos años vivió en una casa flotante en el Támesis. Autora tardía, Penelope Fitzgerald publicó su primer libro en 1975, a los cincuenta y ocho años, su biografía del pintor prerrafaelita Edward Burne-Jones. En 1977 publicó su primera novela, The Golden Child, una historia cómica de misterio ambientada en el mundo de los museos. A lo largo de los siguientes cinco años publicó cuatro novelas vagamente autobiográficas, que la consagraron como una de las figuras más importantes de la nueva narrativa inglesa, comparable a Iris Murdoch o a A.S.Byatt. Con La librería (1978) fue finalista del Booker Prize, premio que finalmente consiguió con su siguiente novela, A la deriva (1979). Siguieron Human Voices (1980) y At Freddie's (1982). En este punto, Fitzgerald declaró que ya estaba cansada de escribir sobre su propia vida, y se decantó por la novela que desvelaba hechos y acontecimientos del pasado, desde un punto de vista histórico. La primera de ellas sería Inocencia (1986), desarrollada en la Italia de los años 50 y que narraba la historia de amor de la hija de un aristócrata arruinado y un médico comunista. En 1988, publicó El inicio de la primavera, que tiene lugar en el Moscú de 1913, protagonizada por un pequeño impresor inglés perdido en los albores de la Revolución rusa. Siguieron The Gate of Angels (1990) y La flor azul (1995), centrada en la vida del poeta alemán Novalis. Penelope Fitzgerald murió en Londres en abril del año 2000.

Sinopsis

Novela finalista del Booker Prize, La librería es una delicada aventura tragicómica, una obra maestra de la entomología librera. Florence Green vive en un minúsculo pueblo costero de Suffolk que en 1959 está literalmente apartado el mundo, y que se caracteriza justamente por "lo que no tiene". Florence decide abrir una pequeña librería, que será la primera del pueblo. Adquiere así un edificio que lleva años abandonado, comido por la humedad y que incluso tiene su propio y caprichoso poltergeist. Pero pronto se topará con la resistencia muda de las fuerzas vivas del pueblo que, de un modo cortés pero implacable, empezarán a acorralarla. Florence se verá obligada entonces a contratar como ayudante a una niña de diez años, de hecho la única que no sueña con sabotear su negocio. Cuando alguien le sugiere que ponga a la venta la polémica edición de Olympia Press de Lolita, de Nabovok, se desencadena en el pueblo un terremoto sutil pero devastador.


–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—


La lectura de este libro era inaplazable por más tiempo. Un ejemplar de Impedimenta resulta difícil de esquivar pero si encima en la sinopsis se recoge la palabra poltergeist, entonces tengo que caer rendida. 

Las diferentes reseñas que he leído sobre esta obra de Fitzgerald invitaban a visitar la localidad británica de Hardborough, lugar en el que transcurre la acción y donde Florence Green decide un buen día abrir una librería. La idea no parece, a simple vista, muy buena. Por un lado porque el lugar en el que desea establecer la librería, Old House, tiene fama de ser una casa encantada. Por otro, y como bien dice la sinopsis, porque la parte influyente de Hardborough, encabezada por la señora Violet Gamart, tiene en mente otro proyecto para el edificio abandonado en el que Florence a puesto la vista. Aún así nuestra protagonista sigue en sus treces. Ni un simple poltergeist o rapper (golpeadores) como se le denomina en Hardborough ni una señora manipuladora frenará sus intenciones. Al menos, en un principio.



La librería, que posteriormente quedará complementada con una biblioteca, no gozará de mucho éxito entre el vecindario. Pocos son los curiosos que se acercan a echar un vistazo y menos aún aquellos que se atreven a comprar un libro o tomarlo en préstamo. Para los lugareños, esto de los libros no deja de ser algo raro. En cualquier caso el negocio de Florence seguirá en pie, con más deudas que beneficios, pero en pie al fin y al cabo, hasta tal punto que tendrá que contratar a una ayudante. Christine Gipping, una joven de diez o once años, desarrollará un trabajo ejemplar, atendiendo a los escasos clientes, organizando los pedidos y colocando las mercancías en sus respectivas estanterías. 

Con la publicación de Lolita, la obra más conocida del autor Vladimir Nabovok, y editada por The Olympia Press, Hardborough entrará en ebullición. La novela acarreará algún que otro sinsabor no sólo entre los críticos del momento sino, lo que más afecta a Florence, entre los habitantes locales. Numerosas serán las manifestaciones en contra de tal publicación y especialmente en contra de que tal obra se exhiba sin pudor alguno en los escaparates de la librería. Pero el morbo siempre ha sido una fuerza irrefrenable en la naturaleza humana y, a pesar del sentir colectivo, se verán muchas narices pegadas a los cristales de la librería. 

Y hasta aquí os puedo contar sobre el argumento. Solo me resta por comentar que no podemos jamás subestimar el poder de las ancestrales familias de Hardborough.

La librería es una novela que hará disfrutar al lector, aunque, para mi gusto, la aparición del rapper es escasa y hubiera preferido un mayor desarrollo en este sentido. Creo que Fitzgerald lo usó para otorgar un toque de misterio a la historia pero es más un atrezzo que un elemento vital en la narración. 

El argumento en sí es sencillo y simple, con una narración relajada en la que los acontecimientos se toman su tiempo. Algunos pasajes gozan de una chispa que sin duda encandilará al lector. Existe un intercambio de unas cartas entre Florence y su abogado, a quienes apenas separan unos 200 metros, que no tiene desperdicio. Son misivas llenas de sarcasmo (Florence es una experta en ese terreno) y de una ironía fina y elegante. 

Las referencias a la novela de Nabokov tampoco pasan desapercibidas. Atención al siguiente diálogo entre Milo, un aldeado, y Florence:

«-¿Qué? ¿Al final va a encargar Lolita?

- Todavía no lo he decidido. He pedido un ejemplar de lectura. Estoy algo desconcertada por lo que han dicho sobre ella los periódicos americanos. Un crítico ha afirmado que su publicación era una mala noticia para el ramo y para los lectores, porque era aburrida, pretenciosa, de lenguaje florido y repulsiva. Pero por otro lado había un artículo de Graham Greene que decía que era una obra maestra». [Pág. 101]

Los personajes son a cada cual más carismático. El director del banco al que Florence acude por un préstamo, el señor Keble, intenta ser un duro obstáculo al proyecto de nuestra amiga y habla de la cultura como si de una horrible enfermedad se tratara. Sin embargo no todos estarán en contra de Florence. También contará con un aliado, el señor Edmund Brundish, para sorpresa de toda la vecindad.

Obviamente el personaje por excelencia en esta narración es el de Florence. Me gusta esta mujer pues comulgo con su forma de existir y de pensar. Ella se mantiene al margen de todas las telas de araña que cubren el pueblo, algo que suele ocurrir en las pequeñas localidades en las que algunos individuos se erigen en líderes. Florence es una mujer independendiente y con predeterminación propia. Adolece de un cierto aire pudoroso pero tiene unos principios férreos en los que cree y por los que lucha. Aún así, y aunque el éxito no está garantizado, nunca se rendirá.

Leyendo este libro me resultaba del todo imposible dejar de recordar una vieja película de Abbott y Costello titulada Agarren a ese fantasma. Realmente el argumento de la película y el del libro no tiene absolutamente nada que ver, pero ese poltergeist guasón que se mueve con sigilo entre los libros de Florence tiene mucha gracia, igual que en la película, provocando la bajada de la temperatura o emitiendo silbidos.


En cuanto a estructura y a cuestiones más técnicas, la novela, con 10 capítulos repartidos en 180 páginas, está salpicada por notas de la traductora, Ana Bustelo, que siempre aportan información valiosa para la lectura. Con capítulos no numerados, La librería está narrada en tercera persona a través de un narrador omnisciente, con un léxico sencillo y de uso común.

En definitiva, y tal y como comenté anteriormente, La librería recoge una historia sencilla, en un pueblo sencillo y con unos aldeanos entre los cuales las rencillas y problemas también son sencillos pero no por ello menos importantes. Supone una lectura muy agradable y una buena manera de aproximarnos a la mentalidad de los habitantes de un pueblo costero que vive apartado del resto del mundo con sus propias reglas y principios, en el que la cultura será bien recibida dependiendo de la mano que la ofrezca.






Reto:

25 comentarios:

  1. Pues me ha encantado la reseña, así que me lo apunto. Lo que debió de originar Lolita en su época madre mía...

    ResponderEliminar
  2. No me importaría leerlo casi por las mismas razones que marcas tu.

    ResponderEliminar
  3. Es un libro que ya estaba en mi lista, solo por el título era complicado resistirse y luego he visto ya varias opiniones positivas
    besos

    ResponderEliminar
  4. Qué ganas de leer este libro, y no tengo perdón, porque lo tengo esperando!! Librería+personajes carismáticos= a leer :-) Un besote!

    ResponderEliminar
  5. Tiene pinta de ser incluso divertida, con un poco de humor escondido entre líneas,
    besucus

    ResponderEliminar
  6. Ya había leído más reseñas y la tengo en mi lista de posibles lecturas;)

    ResponderEliminar
  7. Precisamente ese poltergeist es lo que me echaba para atrás, no soporto los fenómenos paranormales, pero si dices que es guasón, habrá que pensarselo

    ResponderEliminar
  8. Pues tal y como la pones, la tengo que leer si o sí, además, viniendo de Impedimenta ya es una garantía.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  9. Una libreria, una historia sencilla, unos personajes carismáticos... Lo sé, lo sé, no puedo resistirme a este libro. ¡¡Ya estoy tardando!!

    gracias y un saludo!

    ResponderEliminar
  10. Me encantó "La librería" (supongo que ya se deduce por mi entusiasta reseña) y lo pasé en grande leyendola. Qué encanto el señor Brundish, me pareció un personaje entrañable y peculiar. Muy buena. Tengo que leer "El inicio de la primavera" de esta autora, me apetece mucho. Besos

    ResponderEliminar
  11. Este libro no lo he leído pese a ser bastante sonado y un Impedimenta (jejeje, parece que esto el da puntos) Está en la biblioteca, lo tengo más que fichado, a ver si algún día!! (estoy colapsada, como todos).
    Un besote!!!

    ResponderEliminar
  12. Y de qué me suena tantísimo esta novela? No recordaba nada más que el título y el nombre de la autora y ha sido como información nueva para mí lo que nos cuentas en la reseña pero me gusta, me gusta... Un beso :)

    ResponderEliminar
  13. Ya todos sabemos lo que significa la editorial Impedimenta: señal de calidad. Y, por lo que leo en tu reseña, a esta novela tampoco le falta. Habrá que señalar bien el día cuando encontremos una novela de esta editorial que no nos guste. Besos.

    ResponderEliminar
  14. Que buena reseña. lo tengo esperando a la cola...besotes

    ResponderEliminar
  15. Ya lo tenía entre mis pendientes y con tu reseña va subiendo puestos.
    Besotes!!

    ResponderEliminar
  16. Me he quedado un poco a medias, no sé, como si le faltara algo, me parece que es una más aunque también puede tener su momento. Me la apunto a tener en cuenta por si acaso. Besos

    ResponderEliminar
  17. mmm... qué buena pinta! Me lo llevo apuntadísimo:)
    1beso

    ResponderEliminar
  18. pero que buena reseña.. quizás me lo apunte...

    me encanto tu blog.. me quedo ojala te pases por el mio cuídate

    ResponderEliminar
  19. Oye, pues tiene una pintaza... Aunque esa parte más sobrenatural sea casi sólo un adorno, sí que me llama la atención. Ya sólo ver la palabra librería en el título (y que sea de Impedimenta ni te cuento) me echan muy para adelante.

    Besines!

    ResponderEliminar
  20. Pues este libro me gustó, pero me dejó la sensación de desaprovechado. Yo esperaba que Lolita, ya que lo comentas, fuera un tema mucho más aprovechado en el libro.
    Besos

    ResponderEliminar
  21. Imposible no desear leerlo y querer acercarse a este pueblo.
    Besos

    ResponderEliminar
  22. Me ha encantado tu reseña.
    Me lo anoto, aunque antes tengo pendiente el de Lolita.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  23. Tengo muchas ganas de leerlo, a ver para cuándo =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  24. Gracias a tod@s por vuestros comentarios. Pediros disculpas por no responder a todos vuestros comentarios y encima hacerlo tan tarde pero es que me faltan horas en el día. Espero que sepáis disculparme. Besos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...