Este blog se visualiza mejor con... Chrome (V.20.0)

CSS3 Properties

viernes, 3 de enero de 2014

PENAS Y PERSONAS. 2810 DÍAS EN LAS PRISIONES ESPAÑOLAS de Mercedes Gallizo.


Editorial: Debate.
Fecha publicación: Octubre, 2013
Precio. 19,90 €
Nº Páginas: 320
Formato: Tapa blanda con solapas.
Temática: Derecho y procedimiento penal.
ISBN: 9788499923222

Autora

Mercedes Gallizo (Zaragoza, 1952) entró en política durante su etapa universitaria, siempre en partidos de izquierda. Fue elegida diputada del PSOE por Zaragoza en las elecciones 2000. En esa legislatura fue portavoz de Asuntos Penitenciarios en la Comisión de Justicia e Interior. Entre 2004 y 2011 fue secretaria general de Instituciones Penitenciarias.

Sinopsis

El mundo de las prisiones es un observatorio privilegiado de la sociedad en la que vivimos, que además nos enseña muchas cosas de nosotros mismos, de nuestra forma de vivir, de la soledad, del miedo, de la inadaptación social, de la incomprensión, de la ambición, de la incultura profunda en valores humanos en la que estamos educados. Quienes están en prisión con parte de nosotros mismos. Seríamos nosotros mismos si hubiésemos nacido en otro sitio, o en otra familia, si la vida nos hubiese tratado peor, si no hubiésemos tenido recursos para manejarnos en la lucha por la vida o afecto para acompañarnos en los viajes más difíciles. Como secretaria general de prisiones durante casi ocho años, a cargo de 81 centros penitenciarios y de una población reclusa que superó las setenta mil personas, Mercedes Gallizo recibió más de diez mil cartas de los reclusos. A partir de su experiencia y de esas cartas, hace un retrato necesario e impactante de las cárceles en España, de la difusa frontera entre el ciudadano común y el delincuente, de las injusticias que saltan a la vista y de un mundo mucho más cercano de lo que nos imaginamos.

Ficha del libro: www.megustaleer.com

[Información facilitada por la editorial]



–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—


Si ayer os traía un libro divertido con el que poder reírnos, hoy os traigo todo lo contrario, un libro serio y que despierta todo tipo de emociones menos la risa.

La autora de Penas y Personas. 2810 días en las prisiones españolas es Mercedes Gallizo, la que fue Secretaria General de Instituciones Penitenciarias entre los años 2004 y 2011, estando el PSOE en el gobierno, y que tuvo a su cargo 81 centros penitenciarios. 

Gallizo visitó Sevilla en el mes de noviembre para promocionar su libro y en un principio iba a tener la oportunidad de encontrarme con ella para charlar sobre esta publicación pero lamentablemente su agenda no me lo permitió. Fue una pena porque, desde el mismo momento en que empecé a leer su libro, me surgieron miles de dudas en relación al sentido de su publicación y a su intención a la hora de escribirlo.  

En Penas y personas... Gallizo recoge numerosas cartas que recibió tanto de presos como de sus familiares, durante los años que estuvo en el cargo. La selección incluye solamente aquellas misivas de personas encarceladas por delitos menores como hurtos o robos sin violencia, o aquellos que se comenten por personas que sufren una enfermedad mental no tratada y más especialmente delitos contra la salud pública, o lo que es lo mismo, tráfico de drogas, pero a pequeña escala. En ningún momento se especifica con detalle cuáles fueron los cargos imputados, ni la manera y la forma en la que los distintos procesos fueron conducidos. Tampoco se detallan datos personales que pudieran conducir a la identificación de los remitentes. Intencionadamente no se incluyen los escritos de presos políticos, de terroristas, ni de aquellas personas a las que se le haya acusado de un delito de grave índole. 

Muchas de las cartas recogen las quejas de los presos con motivo de los traslados a los que se ven sometidos y para los que muchos no encuentran justificación. La sobreocupación, la actitud conflictiva o la presencia de grupos de presión son las causas más comunes por las que un preso es trasladado a otro centro penitenciario. En ocasiones, esto les produce una gran preocupación y stress pues generalmente implica el alejamiento de la ciudad en la que reside sus familiares o bien la desubicación cuando son personas que ya han encontrado una rutina en su día a día, asistiendo a talleres o realizando algún trabajo remunerado dentro del centro penitenciario de origen.


También se muestran las cartas de aquellos inmigrantes que han sido detenidos en España y que, en algunos casos, están deseando ser expatriados para regresar a su país y estar cerca de su familia y, en otros, sienten pavor ante la idea de abandonar España pues aquí, aún estando en la cárcel, tienen a su alcance medios (generalmente de tipo sanitario) que en su país de origen carecerían. 


La autora nos aclara que las cartas aparecen tal cual fueron escritas por su autores en las que solo se han corregido las faltas de ortografías y se han omitido datos personales. Más allá del cumplimiento de las reglas gramaticales u ortográficas, me ha sorprendido muchísimo la exquisita educación con la que algunas están redactadas:



«A la atención personal de Doña MERCEDES GALLIZO LLAMAS.

Soy Tomás, ante la Dirección General de Instituciones Penitenciarias, respetuosamente comparezco, y me dirijo a la atención personal de Doña Mercedes Gallizo Llamas.
Desgraciadamente vengo a exponer QUEJA, por el trato de desprecio, por parte de miembros de la Junta de Tratamiento del Centro Penitenciario de... y por la actual situación, en relación a los permisos ordinarios de salida [...]» 
[pág. 210]

Otras muchas muestran que sus autores tienen un profundo conocimiento de las leyes penitenciarias pues existen múltiples referencias a artículos concretos de las mismas y especialmente a la Ley General Penitenciaria y a los artículos que más directamente les afectan. 


Desconozco si fueron escritas con la ayuda de algún funcionario de prisiones, en algunos casos me hace pensar que sí, pero también tendemos a estereotipar a los encarcelados como personas sin educación ni cultura de ningún tipo, algo que no deja de ser una etiqueta más, de las muchas que el ser humano coloca sin ton ni son. 


En Penas y Personas... no solamente tenemos acceso a esas cartas, sino que, entre las páginas del libro, encontramos información objetiva muy interesante y de gran valor, que Mercedes Gallizo pone a nuestro alcance. Por ejemplo, se menciona, y creo entender que con estupor, que España es el país con mayor porcentaje de personas privadas de libertad, a pesar de tener una tasa de delincuencia por debajo de la media europea. 


Desayunando con los reclusos de A Lama (Pontevedra)
Fuente: El Mundo

Para la autora, que visitaba los centros penitenciarios con frecuencia y que era conocida por muchos reclusos, las prisiones son como observatorios que te permiten analizar la sociedad y que dejan patente que algo no funciona bien. Las leyes actuales son totalmente incapaces para regenerar a esos seres humanos que por las circunstancias y el entorno que les ha tocado vivir, han terminado por romperse o bien estaban ya rotos antes de nacer.  

Confiesa Mercedes Gallizo una realidad que para todos es patente, que las cárceles españolas están llenas de delincuentes extremadamente pobres, enfermos en muchos casos y marginados por la sociedad frente a todos aquellos a los que conocemos como los de guante blanco, que con sus recursos evitan estar entre rejas. Esto es algo que jamás he podido entender.  

Hasta aquí os he mostrado más o menos unas cuantas pinceladas sobre la temática que abarca el libro pero solo se trata de una vista general. Si tengo que dar mis impresiones más personales, he de decir que esta lectura me ha producido muchas dudas e incertidumbre de ahí mi especial interés por hablar con su autora. 

Imagino que el objetivo más inmediato de esta publicación es hacer un retrato de las cárceles españolas y de las injusticias que rondan el mundo carcelario, siempre desde la perspectiva de una persona que, durante años, ha estado viviendo de cerca esta realidad y que alega que «El daño causado por los delitos se debe reparar reeducando para la convivencia y no destruyéndole. Creo que la compresión y la compasión no nos hace más débiles, al contrario, nos proporciona mejores instrumentos, más humanos y más eficaces, para producir cambios positivos». [pág. 21-22]

Intuyo que la autora pretende que el lector se enfrente a esta lectura eliminando de su mente que los autores de estas cartas son personas a las que se les ha privado de libertad por cometer un delito y que nos centremos únicamente en las distintas situaciones que viven en el interior del centro penitenciario. A este respecto hay un par de frases que me han parecido de sumo interés. Dicen así: 

«Con este libro satisfago además una cierta deuda moral con quienes me han escrito. Ellos han creído que se puede, que se debe confiar en alguien. Incluso en alguien que forma parte relevante de un sistema que les ha dado la espalda y a quien atribuyen muchos de sus males». [pág. 16]

«Creo que todos deberíamos ponernos en el lugar del otro y entender. No justificar, ni perdonar, ni olvidar. Solo entender. Los delitos a veces producen mucho daño a otras personas, a la sociedad. Pero también producen muchísimo daño a quienes los cometen». [pág. 17]

Entiendo el propósito de la autora y comparto su opinión cuando expresa que la tarea de la prisión no es juzgar a quién ya ha sido juzgado. Yo creo en el arrepentimiento y palabra de honor que he intentado leer este libro obviando los hechos que condujeron a estas personas a la cárcel pero, al mismo tiempo que ponía de mi parte para obviar tales pensamientos, venían a mi mente otros muchos, todos relacionados con aquellas otras personas cuyas vidas han quedado marcadas porque otro semejante hizo lo que no debía y actuó mal. 

Sé que no se debe generalizar, que no debemos tener prejuicios, ni mirar con ojo demasiado crítico porque la vida da muchas vueltas y nunca se sabe cómo podemos acabar, pero el argumento que se esgrime en algunos casos, tal como el entorno, las circunstancias,..., según el caso concreto, y recalco este matiz con especial hincapié, no siempre me han convencido. Un adulto tiene capacidad de raciocinio, tiene voluntad, sabe distinguir entre el bien y el mal,... armas todas ellas para usar en contra de un entorno o unas circunstancias negativas. Otra cosa es la necesidad apremiante, el instinto de protección familiar e incluso la debilidad moral, pero no creo que todos los casos sean motivo de compasión, de empatía o se puedan justificar por un victimismo ambiental. 


Aún así, también es de recibo reconocer que con alguna que otra carta me he emocionado profundamente, pero no he podido empatizar con todos los hechos relatados, tal y como imagino que su autora hubiera querido. 

En cuanto a las cuestiones más técnicas, este libro nos mira desde la cubierta más sobria que se pueda imaginar. Sobre un color oscuro y serio encontramos grupos de cuatro rayas blancas verticales y cruzadas por una quinta que simulan todos esos días que las personas pasan privadas de libertad. Desde luego, es una cubierta muy apropiada para la temática que aborda. 

Los capítulos numerados (22 en total) y de longitud variada, cuentan con un título que nos adelanta la temática que van a tratar. Algunos de ellos se inician con una frase concreta extraída de algunas de las cartas que se muestran en el mismo.





Mercedes Gallizo nos habla en su libro con proximidad y cercanía, con conocimiento de causa y tablas sólidas, circunstancias derivadas de los ocho años durante los cuales ejerció el cargo, y que le permitió conocer la realidad de las cárceles españolas con profundidad, así como establecer contacto directo con los reclusos.


Penas y Personas. 2810 días en las prisiones españolas es un título duro que deja constancia de su interior. No creo que sea un libro para todo tipo de lectores. Más bien va dirigido a aquellos que forman parte del mundo de la judicatura y la abogacía, o bien para aquellos lectores que deseen conocer el mundo que gira dentro de las prisiones españolas. En mi caso concreto, Penas y personas... no me ha dejado indiferente. Hay pasajes que me han revuelto las entrañas en un sentido o en otro, me ha hecho reflexionar, me ha emocionado a veces y me ha indignado otras. Me generó tantas dudas e incertidumbres que, durante una comida entre amigos, tuve que transmitírselas a una amiga abogada y su respuesta giró en el mismo sentido que la concepción que Mercedes Gallizo plasma en su libro. Me dijo que la gente de a pie no conoce cómo se vive en las cárceles españolas, que se tiende juzgar ligeramente, alegando que viven mejor que nadie, que los que estamos libres, que incluso se ironiza con la idea de cometer un delito para que te encarcelen y vivir sin preocupaciones de pagos de hipotecas o impuestos. Esa no es la realidad, me dijo, y argumentó que solo aquellos que trabajan en el entorno penitenciario, ya sean funcionarios de prisiones o abogados de turno de oficio, conocen la verdad de ese mundo. 


Insisto en que fue una verdadera pena no poder hablar con Mercedes Gallizo. Dudo mucho que llegue hasta este rincón pero en caso de hacerlo me gustaría preguntarle qué sentimientos ha intentado provocar en el lector con la recopilación de estas cartas, por qué no se cambian algunas leyes cuando se sabe a ciencia cierta que no son eficaces, por qué los peces gordos jamás pisan la cárcel si quebrantan la ley del mismo modo que cualquier otro, qué opina de la doctrina Parot, de la excarcelación de los presos habiendo sido acusados por actos terroristas, qué intención ve en dichos presos ahora que han manifestado su aceptación de las leyes penitenciarias,... 


En fin, soy consciente que el libro que traigo hoy no es fácil pero la literatura está llena de otros temas que no siempre giran en torno a relaciones amorosas, episodios históricos, investigaciones criminales,... Ahí afuera, hay un mundo en el que a veces la realidad supera la ficción.

¿Qué opinión os merece a vosotros este tema?






Retos:


 
 

25 comentarios:

  1. No pertenezco a ningún mundo que tenga nada que ver con las penitenciarias, pero me ha parecido una reseña muy interesante. De vez en cuándo va bien leer algo de realidad para darnos cuenta de lo que pasa en sitios que desconocemos.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  2. Me parece muy interesante, pero no sé si "podría" con él.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuesta Aliena pero se puede extraer mucha información interesante. Besos.

      Eliminar
  3. Estoy segura de que tiene que ser una lectura interesante pero yo creo que no me animaré con este libro
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Una reseña muy interesante. No me importaría leer este libro en un momento dado, aunque no sé si llegaría a compartir el punto de vista de la autora.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Pues es un tema complicado. Lo más aterrador sin duda es que haya un inocente encarcelado. Yo creo que como método de rehabilitación no sirve de mucho. No creo que vaya a leer este libro, en mi casa ven un programa de cárceles y me pone mala. Respecto a que los peces gordos no vayan a la cárcel es algo que asumimos con resignación.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Complicadísimo Norah.. A mí la resignación empieza a caerme gorda. No me queda mucha más paciencia. Besitos.

      Eliminar
  6. Pues estoy de acuerdo contigo, no creo que todos los casos sean motivos de compasión. Habrá algunos que sí, pero no todos. No nos vayamos a confundir y no sepamos distinguir quiénes son las verdaderas víctimas.
    No es un tipo de lectura que suela leer, pero después de tu reseña, si tropiezo con este libro, creo que lo leeré. La temática es interesante.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margari el libro es muy interesante pero das justo en el clavo. ¿Víctimas? Por supuesto en la cárcel las habrá pero donde indudablemente las encuentras es fuera; todas aquellas personas que han sido víctimas de robos, hurtos, muertes, etc.. etc...

      Eliminar
  7. Un tema muy interesante, está bien conocer una realidad muy desconocida. Aunque también es un tema muy delicado, sobre todo teniendo en cuenta a las víctimas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Espero que te haya quedado claro que nos ha parecido interesante la reseña ;) Supongo que habrá cárceles en las que realmente se haga rehabilitación, pero siempre dependerá del personal (de las personas), más que del sistema.

    Estoy de acuerdo contigo en que siempre hay tiempo y momentos para todo tipo de lecturas, no todo es ficción, aunque no nos guste mirar a la realidad, ahí está.

    Gracias. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, hay realidades que son mucho más terribles que las que se recogen en los libros. Eso es así... Habrá que ver y leer de todo para ampliar horizontes. Besines.

      Eliminar
  9. Muy interesante tu reseña y sobre una temática complicada. Ahora mismo no entra en mis planes de lectura pero no descarto leerla. Podría comentarla con un amigo que trabaja en la prisión y daría para un buen debate. Espero que la autora se ponga en contacto contigo ;)
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marga, te pido un favor. Coméntaselo a tu amigo y luego me dices lo que te dijo... Me interesa muchísimo. Besos.

      Eliminar
  10. No creo que sea el tipo de lectura que me gustaría, pero tu reseña me ha parecido muy interesante, y las frases que has incluido también...
    Es un tema muy complejo sobre el que no me atrevo a opinar. Ni yo misma me pondría de acuerdo conmigo misma, por ejemplo, en qué clase de delitos pueden perdonarse y cuáles no, aunque siempre he tendido a intentar comprender o justificar las cosas malas que hace la gente (ya hablando más de mi entorno doméstico).
    Y es cierto que las cárceles son desconocidas para la gente de a pie, y que muchas veces no nos paramos a pensar en qué clase de gente es realmente la que va a la cárcel y cómo son sus condiciones.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caminante, debe ser un mundo tremendamente complicado. Este libro me ha enseñado mucho aunque en algunos pasajes no me ha parecido totalmente convincente. Besos.

      Eliminar
  11. Es un tema complejo, demasiadas aristas, demasiados matices, y más aún con los últimos acontecimientos.

    Creo que es interesante esta visión, más interna, de esto del mundo carcelario. Porque como dices, cada caso es un mundo y generalizar es lo peor que podríamos hacer en estos casos. Pero yo diría que tenemos un grave problema en este país. Y no creo que esté en las cárceles (que por supuesto tendrán multitud de problemas) Mi impresión es que en España tenemos mucha Justicia con mayúsculas, ordenamiento para aburrir. Tanto, que nos perdemos nosotros mismos en él y nos olvidamos de esa justicia que escribimos con minúscula. Pero que, en la práctica, es la nos importa a la sociedad.

    Besines, Marisa! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rober, a mí la justicia, por lo que se ve en los medios de comunicación, me inspira poca confianza, la verdad. No creo que nuestra legislatura haya hilado fino en muchos temas y desde luego habría que hacer limpieza y reestructuración. Besos.

      Eliminar
  12. Parece un libro muy interesante, Marisa pero no creo que esté hecho para mí. Creo que es un tema realmente complicado que no puede verse de forma parcial, son demasiados los aspectos que entran en juego.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. No dudo de su interés, Marisa, pero hay libros que tratan otras problemáticas y temas de actualidad que me resultan más atrayentes...
    Besos,

    ResponderEliminar
  14. Mi profesora de lengua dice que la literatura de un tiempo refleja la sociedad de ese momento. Si eso es verdad ¿Qué significará este libro?

    Muy bien dicho lo de "La realidad supera a la ficción", algunas veces es cierto.

    Yo nunca me había pasado a pensar en la vida dentro de la cárcel, pero si es verdad que tengo muchísimos prejuicios, si/cuando me anime a leer este libro, a lo mejor desaparecen..


    PD: Estados unidos es el país con más presos, con aproximadamente 0.1 % de la población

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuno.. no sabía lo de Estados Unidos y mira que se deben de cometer delitos en un país tan grande.. En fin, yo es que de estos temas entiendo poco, por eso siempre es interesante leer algún libro de este tipo, aunque, como he dicho antes, no siempre esté de acuerdo. Besos.

      Eliminar
  15. Trabajo en el medio penitenciario. Estoy deseando leerlo. La respuesta es que en EEUU las prisiones son privadas, un negocio, y ese negocio no puede dejar de funcionar. CUIDADO CON LAS PRIVATIZACIONES!!!

    ResponderEliminar
  16. Interesante porque como tu dices a veces hay que enfrentarse a la realidad. Me interesa me lo apunto

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...