Este blog se visualiza mejor con... Chrome (V.20.0)

CSS3 Properties

viernes, 6 de junio de 2014

MATAR A LEONARDO DA VINCI de Christian Gálvez.



Editorial: Suma de Letras.
Fecha publicación: abril, 2014.
Nº Páginas: 464.
Precio: 19,00 €
Género: Novela.
Edición: Tapa blanda con solapas.
ISBN: 9788483656358

Autor

Christian Gálvez (Madrid, 1980) estudió Magisterio y Filología inglesa. Actualmente es uno de los rostros de Mediaset España, donde conduce con éxito el concurso cultural Pasapalabra desde hace siete años. Asimismo es el director de la productora 47 Ronin, S.L., empresa destinada a potenciar el talento de jóvenes promesas, y socio de Soul&Share, productora que desarrolla contenidos audiovisuales. Desde 2009 compagina su trabajo en la televisión con su investigación sobre Leonardo da Vinci y vive a caballo entre Madrid y la Toscana. Sus conferencias sobre Leonardo son cada vez más demandadas.

Sinopsis


Europa, siglo XIV. Mientras España, Francia e Inglaterra ultiman su unificación, los Estados italianos se ven envueltos en conflictos permanentes por culpa de la religión, el poder y el ansia de expansión territorial. Lo único que les une es el renacimiento cultural de las artes. En la Florencia de los Médici, epicentro de este despliegue artístico, una mano anónima acusa de sodomía a un joven y prometedor Leonardo da Vinci. Durante dos meses será interrogado y torturado hasta que la falta de pruebas lo ponga en libertad. Con la reputación dañada, Leonardo partirá hacia nuevos horizontes para demostrar su talento y apaciguar las secuelas psicológicas provocadas en prisión.

¿Quién lo acusó? ¿Con qué motivo? Mientras se debate entre evasión o venganza, Leonardo descubrirá que no todo es lo que parece cuando se trata de alcanzar el éxito.

[Información facilitada por la editorial]



–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—


La reseña de hoy tenía que haberla publicado hace un par de semanas como mínimo pero entre la Feria del Libro y otras cuestiones varias, el asunto se fue dilatando. En cualquier caso, vengo hoy a contaros mis impresiones sobre la nueva publicación de Christian Gálvez, un nombre y un rostro que asoma cada tarde al televisor de muchos hogares españoles y del que, sinceramente, desconocía su faceta escritora. 

El tema «escritor mediático» salió a la luz durante la conversación que mantuvimos durante el mes de mayo (puedes leerla aquí). Reconozco, y así se lo dije, que a los lectores nos cuesta dar un voto de confianza cuando nos enfrentamos a un libro escrito (o no, entendedme) por un rostro televisivo. Pero de igual modo que reconozco esto también tengo que decir que me he llevado una gratísima sorpresa con Matar a Leonardo da Vinci. No me imaginaba que la historia que este presentador nos narra en su libro pudiera llegar a cautivarme tanto y si algo me ha recordado esta novela es que siempre hay que otorgar el beneficio de la duda y evitar emitir juicios de valor con anticipación. Que conste que lo digo con la mayor de las sinceridades. Ni gano ni pierdo. 

Pero vayamos al grano.

No hay duda posible. Leonardo da Vinci sigue vivo. Sí, y lo está cuando la literatura sigue hablándonos de este artista del Renacimiento. 

Matar a Leonardo da Vinci se abre con una escena determinante, con la muerte del artista el 2 de mayo de 1519 en Amboise, rodeado de sus íntimos, Francisco I de Valois y Angulema, rey de Francia, y su esposa Claudia, François Desmoulins, consejero real, Mathurina, su cocinera y Francesco Melzi o Kekko, como él lo llamaba, su fiel secretario personal. Postrado en cama y a punto de expirar, el artista renacentista pide perdón por haber realizado un trabajo de poca calidad, palabras que sin duda nos sorprenden. 

Con esta escena se inicia la novela y con la misma escena también llegaremos al final, pero eso sí, con una perspectiva distinta pues entenderemos las aflicciones del pintor, sus palabras y el ambiente que se respiraba en aquella habitación. 

Pero antes de llegar a su muerte, Christian Gálvez nos toma de la mano para emprender un viaje en el tiempo hacia el día 28 de mayo de 1476, fecha en la que descubriremos a un joven Leonardo encerrado en los calabozos subterráneos del Palazzo del Podestá en Florencia. ¿Por qué motivo? Alguien anónimo ha depositado un papel en la boca de la verdad acusando a Leonardo de sodomía. El castigo será tan terrible que le marcará de por vida. Muchos dicen que Leonardo da Vinci era homosexual pero, tras leer esta novela, el lector llega a la conclusión de que aquel hecho lo traumatizó y desde entonces parece que practicó el celibato.


«Os notifico, signori Officiali, un hecho cierto, a saber, que Jacopo Saltarelli, hermano de Giovanni Saltarelli, vive con este último en la orfebrería de Vacchereccia enfrente del tamburo: viste de negro y tiene unos diecisiete años. Este Jacopo ha sido cómplice en muchos lances viles y consiente en complacer a aquellas personas que le pidan tal iniquidad. Y de este modo ha tenido muchos tratos, es decir, ha servido a varias docenas de personas acerca de las cuales sé muchas cosas y aquí nombraré a unos pocos: Bartolomeno di Pasquino, orfebre, que vive en Vacchereccia, Leonardo di ser Piero da Vinci, que vive con Verrocchio; Baccio el sastre, que vive por Or San Michele, en esa calle donde hay dos grandes tiendas de tundidores y que conduce a la loggia dei Cierchi; recientemente ha abierto una sastrería; Lionardo Tornabuoni, llamado «il teri», viste de negro; Estos cometieron sodomía con el dicho Jacopo, y esto lo atestiguo ante vos». [pág. 28]

Y al respecto este fragmento de un diálogo que me parece tan poético:


«- ¿Alguna vez amasteis, Leonardo? - preguntó el escultor.
- Por supuesto - replicó el pintor.
- ¿Hombre o mujer? - acotó Michelangelo.
- ¿Qué más da? Solo os diré que su cadera medía treinta y dos besos. - La poesía resbalaba por cada palabra del vinciano»
. [pág. 353]

En Matar a Leonardo da Vinci no encontremos una biografía exhaustiva ni un ensayo sobre la figura del artista renacentista, entre cuyas habilidades la pintura quizás era una de sus inquietudes menores. Leonardo estaba muy interesado en la ingeniería, en la hidráulica, la aeronáutica, la alquimia,... incluso la cocina. Su autor pretende acercarnos al lado más humano, a la persona, a sus miedos, a sus tristezas, a sus miserias, a sus fracasos y a sus éxitos. Todo ello a través de un riguroso proceso de documentación que le ha llevado unos cinco años, durante los cuales ha estudiado los escritos propios de Leonardo (escribía de derecha a izquierda) y visitado los escenarios por los que se movió.

Leonardo fue un hijo ilegítimo. Su padre, Ser Piero Fruosino di Antonio da Vinci, fue un notario florentino casado con otra mujer pero que mantenía relaciones con una esclava oriental de nombre Caterina. De tal unión nació Leonardo, un hijo que, si bien su padre no quiso reconocer en principio, arrebató a su madre para ser criado dentro del nucleo familiar pero al que tampoco prestó mucha atención.

Mediante saltos en el tiempo, también sabremos cómo fue su infancia, cómo se formo en el taller Verrocchio, qué nexos de unión o rivalidades tenía con otros profesionales del gremio, cuáles eran sus verdaderas inquietudes, a qué peligros se enfrentó, por qué fue perseguido casi toda su vida, qué relación le unía a la familia Médici y qué papel fundamental desempeñó durante la conspiración de los Pazzi.

Un largo camino en el que también aprenderemos sobre arquitectura, cuestiones sobre la sociedad de la época, conflictos bélicos, enfrentamientos por los tronos europeos, las marcadas influencias del Papado, el nacimiento de la Santa Inquisición, así como también nos toparemos con figuras tan importantes como fray Tomás de Torquemada y el religioso Girolamo Savonarola. No quiero dejar atrás la visión tan significativa que ofrece el libro con respecto a la relación que existía entre el maestro florentino y el rey francés. Se dibuja un Francisco I amante de las letras y las artes que veía en Leonardo una figura admirable. Más que un monarca, él fue un padrino, un alumno y un mecenas que buscaba en el artista a un consejero. Y las ciudades también tiene su papel protagonista. Christian Gálvez nos lleva de paseo por las que Leonardo visitó: Florencia, Roma, Milán en incluso Barcelona. Un confín de datos que nos permiten construir casi en 3D una imagen real de la situación de la época.

¿Todo lo que se narra en la novela es verdad? Obviamente no. Partiendo de ciertos datos biográficos y contrastados, el autor compone a su propio Leonardo da Vinci, como él lo ve y cómo se imagina que podía haber sido su vida. Resulta curioso que lo catalogue como un fracasado cuando la palabra genio siempre ha estado unida al de Vinci pero según nos explicó, Leonardo cometió muchísimos errores, algunos de los cuales se recogen en el libro, pero aún así jamás se dio por vencido, lo que le llevó a cosechar muchos éxitos también que terminaron por eclipsar sus fallos.

Formalmente hay que dar las gracias a la editorial por una edición cuidada y, digámoslo así, despejada. Con suficientes márgenes y un tamaño de fuente idóneo para no cansar la vista, la lectura fluye sola. 


Cincuenta y cinco son los capítulos que componen esta novela, todos ellos con referencias temporales y geográficas e introducidos por una ilustración que muestra los dibujos de Leonardo da Vinci. En torno a tales dibujos gira un misterio que tiene solución hacia el final de la novela pero, en honor a la verdad, yo no fui capaz de desvelar. Si no me lo hubiera explicado el propio autor, su intención hubiera pasado desapercibida para mí. 

Al margen, encontramos mapas y textos manuscritos que ayudan a entender lo que se narra y unas cuantas páginas intermedias con las ilustraciones de cuadros no solo de Leonardo sino también Botticelli, Sanzio y Verrocchio, algo que como lectora he agradecido muchísimo pues son múltiples las referencias a detalles, curiosidades y explicaciones de ciertas obras pictóricas y tenerlas a mano en el propio libro evita que nuestra lectura se interrumpa para consultar en internet.




El estilo de Christian Gálvez es bastante ameno e incluso me atrevería a decir que ciertos pasajes son totalmente adictivos.  Suele cerrar los capítulos con frases cargadas de intriga y suspense a modo de cliffhanger, que animan al lector a seguir leyendo sin que en ningún momento la novela adquiera los visos de una page-turner, pues los acontecimientos se suceden uno tras otro sin prisa pero sin pausa y sin un ritmo frenético.

Antes de concluir, una recomendación final. Si tenéis pensado leer el libro, os aconsejo que echéis un vistazo a los anexos antes de comenzar la lectura pues nos ofrece información valiosa a tener en cuenta. De igual modo os comento que la versión electrónica del libro incluye todas las fotografías que Christian Gálvez realizó mientras se documentaba, con lo que el ebook ofrece un valor añadido.

Concluyo reiterando lo mucho que he disfrutado leyendo esta novela inspirada en hechos reales a la que no le falta sus pinceladas históricas, sus lecciones de arte y su intriga. Me ha gustado la manera en la que su autor construye a su «propio» Leonardo. He aprendido mucho sobre este artista del Renacimiento que, con fracasos o sin ellos, para mí siempre será un genio. Os animo a acercarnos a Matar a Leonardo da Vinci y a dejaros atrapar por sus páginas.

Podéis leer las primeras páginas aquí.













Retos:


 


28 comentarios:

  1. A pesar de tu positiva opinión yo no creo que vaya a darle mi voto de confianza. No por nada sino porque desde que la vi no me apetece en absoluto por la temática y la historia en sí.

    ResponderEliminar
  2. Como bien dices, hay que darle el beneficio de la duda, aunque con matices, dependiendo de quién se trate y de lo que ofrezca al potencial lector. En este caso, también me llevé una sorpesa al ver esta novela publicada pues desconocía su faceta como escritor e investigador, ya que todos lo asociamos a un programa de televisión. La novela, por tu reseña, resulta interesante e instructiva. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Hola :D
    No me va mucho la novela histórica, pero es cierto lo que dices del escritor mediático. Nos dejamos llevar a veces por los prejuicios...
    Un beso :D

    ResponderEliminar
  4. Es una lectura que no me atraía. Demasiados personajes televisivos con novela a cuestas. Pero parece estar interesante.

    ResponderEliminar
  5. Hola Marisa, cuando hiciste la entrevista disfrute muchísimo, me pareció muy interesante todo lo que el escritor te contó y por lo que veo has disfrutado mucho del libro, parece una lectura interesante y un libro bastante documentado. Gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
  6. No me llama mucho la novela histórica, No voy a decir nada sobre los personajes mediáticos que se dedican a escribir porque tendría que tragarme mis palabras, ya que he leído y ayer publiqué la reseña de la última novela de Màxim Huerta y me ha encantado. Solo que el tema no me convence.
    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Parece interesante, si me cruzo con ella la leeré, besotes

    ResponderEliminar
  8. La verdad es que, normalmente, no me atraen los libros escritos por escritores mediáticos. Pero ésta es una excepción. Quizás por el personaje que protagoniza el libro, por la temática y época en la que se desarrolla o quizás porque Christian Gálvez me cae bien..., lo cierto es que me gustaría leer este libro
    Besos

    ResponderEliminar
  9. La figura de Leonardo siempre me ha llamado la atención. Y la verdad es que aún no he leído nada de Christian. Sí lo he escuchado hablando sobre Leonardo en algún programa de radio y oye, sí que le tengo ciertas ganas a la novela. Para una de esas incursiones que a veces me hago en la histórica, no la descarto.

    Gracias por la reseña, más que completa como siempre :)

    Besines!

    ResponderEliminar
  10. Leonardo es uno de mis personajes históricos favoritos, de hecho leí su biografía y me encantó descubrir muchísimas cosas. Este libro quizá me gustase por lo que cuentas pero es que el autor... no sé.... me lo pensaré.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Creo que leería este libro como algunas personas ven las pelis de miedo, tapándome los ojos de vez en cuando, lo de las torturas me echa mucho para atrás pero la verdad es que la historia me llama mucho. Tienes razón, deberíamos dejar los juicios de valor a un lado y si nos interesa la novela darle una oportunidad.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Me atrae mucho el argumento y por lo que dices está bien escrito, así que seguramente caerá. Aunque el autor no me termina de convencer.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias por la reseña. Tenía curiosidad por la novela, pero no me convencía mucho, después de tu reseña me apetece más.
    Saludos :)

    ResponderEliminar
  14. Ya me había fijado en él y como no sigo mucho la tele, ni me había dado cuenta de quien era el autor, pero bueno, tampoco me influye y viendo tus impresiones creo que es una lectura que merece la pena
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Coincido con Norah lo de las torturas no me hace mucha gracia pero parece interesante el libro, un beso

    ResponderEliminar
  16. Me ha sorprendido mucho todo lo que cuentas. Soy de las que tienen esos prejuicios que mencionas; no es justo, lo sé, pero no lo puedo evitar. Me fío bastante de tus opiniones y como me gusta el argumento que presenta, la tendré en cuenta si me la cruzo; además Leonardo es uno de esos personajes que siempre me han atraído. Abrazos.

    ResponderEliminar
  17. No me llamaba nada la novela. De hecho cuando empezo a anunciarlo en Pasapalabra mi reaccion fue "otro que se sube al carro"... Pero estaba esperando alguna reseña para ver que tal y lo que he leido me ha sorprendido. Si alguna vez lo veo en la biblioteca me animare a leerlo.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  18. A mi el personaje de Leonardo siempre me ha atraído, pero reconozco que soy de las que tiene prejuicios varios sobre la gente que sale en la tele (y eso que Christian es de los que me cae MUY bien). No sé, quizá si me cruzo con él le daría una oportunidad.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  19. Yo le daría el beneficio de la duda al autor, que no me cae mal, pero tengo un problema personal con los libros que tienen como trasfondo personajes de la Historia del Arte y en la mayoría de los casos me acaban enfadando bastante. 1beso!

    ResponderEliminar
  20. Pues yo comparto la opinión de Laky, los escritores mediáticos no me llaman nada, ahora bien, me encanta la novela histórica y me cae muy bien Christian Gálvez, así que le daré mi confianza ¡¡¡

    ResponderEliminar
  21. Ay, no sé, mira que Leonardo da Vinci es un personaje que siempre me ha resultado interesante. Pero la sensación que tengo es que es fácil tirar de hechos reales sobre un personaje atractivo y añadir unas gotas de ficción. Tal vez sean los prejuicios respecto a quien escribe, que no me cae mal, pero del que dudo como escritor. Tal vez le de opción, ya veré.

    Besos

    ResponderEliminar
  22. Pese a tu magnífica reseña no termina de convencerme el libro; seguro que son prejuicios como has comentado...

    Besos!

    ResponderEliminar
  23. Yo tengo que admitir que tengo ciertos prejuicios con este autor aunque me ha picado el gusanillo con tu reseña. Además, me gusta mucho eso de que el ebook tenga un valor añadido. Me lo voy a apuntar. Besos.

    ResponderEliminar
  24. Ya con la crónica despertaste mi curiosidad, verás tú que al final pico :-) Un beso!

    ResponderEliminar
  25. Yo soy de la que tiene reparos con los escritores mediáticos y que se ha llevado alguna sorpresa agradable (y también algún chasco). El autor no me gusta, parece que anuncia su libro a diario en el programa con lo que seguro que estará entre los más vendidos. De todas maneras, la temática tampoco me atrae, por los extractos que has puesto no creo que llegue a leerla. Aunque reconozco que ha tenido que hacer un gran trabajo y respete el lenguaje de la época, a mí se me hace pesado de leer.

    ResponderEliminar
  26. Pues mira, en un principio no me llamaba, pero he de reconocer que al final me resulta un libro que puede ser muy entretenido
    Besos

    ResponderEliminar
  27. Pues yo lo tengo fácil porque no tengo idea de quien es el tal Cristian Gálvez y me encanta la novela histórica, así que si puedo le daré una oportunidad es este libro :)

    Bs.

    ResponderEliminar
  28. El estilo de Galvez es pésimo, en este parrafo: "Sus pocos amigos, el servicio, parte de la corte real destinada en Amboise, todos estaban allí, encerrados en una construcción de ladrillo rojo y pizarra. Al cruzar la puerta, no quiso interrumpir el ritual que se celebraba a los pies del anciano que yacía en la cama. Más tarde se enteraría de que Leonardo, que siempre se había debatido entre la fe y la razón, se acababa de confesar y estaba recibiendo la extremaunción, un indicio de que el hijo de Vinci sabía que, poco a poco, se le iba extinguiendo la vida", se ve su incapacidad para narrar y describir con habilidad. ¿Todos estos calificativos para Leonardo? Resulta retorcido y antinatural. No se sabe si habla de uno o varios. Frases como: cuestión de segundos, caso omiso, buen ciudado, repetición de en aquel entonces, avezado artista, tarde o temprano. Demasiadas expresiones vulgares, comunes, nada literarias, nada singulares. Su lenguaje literario es muy torpe: ¿Arrugas que son volúmenes de ciencia, ojos que son espejos del alma, tornar la cabeza? Las repeticiones de nombres o adjetivos que prentender ser literarias son también muy burdas y torpes. A veces hay alguna ocurrencia, como lo de los besos de la cadera, pero es una ocurrencia no una expresión literaria y mucho menos poética. En resumen, un estilo farragoso, nada directo, un lenguaje común, nada literario. Como investigación, bien, pero como escritor, muy malo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...