Este blog se visualiza mejor con... Chrome (V.20.0)

CSS3 Properties

viernes, 25 de julio de 2014

EL INCREIBLE VIAJE DEL FAQUIR QUE SE QUEDÓ ATRAPADO EN UN ARMARIO DE IKEA de Romain Puértolas.


Editorial: Grijalbo.
Fecha publicación: marzo, 2014.
Nº Páginas: 256.
Precio: 16,90 €
Género: Novela.
Edición: Tapa blanda con solapas.
ISBN: 978-84-253-5196-9


Autor

Romain Puértolas, de origen franco-español, nació en 1975 en Montpellier. Transportado por los caprichos del destino a España e Inglaterar, ha sido DJ, profesor de idiomas, traductor intérprete, auxiliar y coordinador de vuelo en el aeropuerto de El Prat de Barcelo, empleado de Aena en Madrid y limpiador de tragaperras en Brighton.

De regreso a Francia, trabajó durante tres años como inspector de policía en un servicio especializado en el desmantelamiento de redes de inmigración ilegal.

Adicto a la escritura compulsiva sobre posits, a finales de 2012 la editorial francesa Le Dilettante contrató El increíble viaje del faquir que se quedó atrapado en un armario de Ikea, que también conquistó, antes de su publicación en Francia, a más de cuarenta editoriales extranjeras. En agosto de 2013, y en plena rentrée literaria francesa, la novela se convirtió en un fenómeno editorial, ya conocido como «faquirmanía».

Número uno indiscutible en las listas de los más vendidos, ensalzados por la crítica, por los libreros y por los lectores, finalista en los premios literarios Renaudot, Renaudot des Lycéens y Méditerranée des Lycéens, Romain Puértolas, ha entrado en el mundo literario por la puerta grande.


Sinopsis

Una historia hilarante, divertida, inteligente que hace reír a carcajadas, que seduce los corazones y deleita el espíritu, pero que también sobre lo realmente importante en la vida.

«La primera palabra que el indio Dhjamal Mekhan Dooyeghas pronunció cuando llegó a Francia fue una palabra sueca. ¡El colmo! "Ikea"».

Una historia divertida y con más burbujas que la Coca-Cola, pero que también es el reflejo de una dura realidad: la lucha de los inmigrantes ilegales en su camino hacia la libertad. Una fábula de nuestro tiempo, un viaje iniciático por el corazón humano, una sátira desternillante con una sutil moraleja. 

Una historia con final feliz. Una historia que te hará sentir bien. 

[Información facilitada por la editorial]



–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—


El increíble viaje del faquir que se quedó atrapado en un armario de Ikea es uno de esos libros que llaman la atención sí o sí. Con ese larguísimo título, resulta del todo imposible no cogerlo en las manos y girarlo para leer la sinopsis. De entrada, nos arranca una sonrisa por tan insólito nombre. 

Dhjamal Mekhan Dooyeghas es un faquir de profesión, «de mediada edad, alto y flaco como un árbol seco, de cara morena y atravesada por un bigote gigantesco» que porta turbante blanco. Procede de Nueva Dheli y aterriza en París un buen día para comprar la cama de clavos Misklavospikån de Ikea pues padece un supuesto problema de reúma y hernia discal y necesita un remedio urgente. Su intención es invertir dos días de su tiempo en esta misión que ha sido financiada por los vecinos de su pueblo, a los que, dicho sea de paso, ha engañado y estafado, abusando de su compasión y su bondad. Pretende hacerse pasar por un empresario hindú muy rico y así porta sus mejores galas para inmediatamente regresar a su tierra, pero desde el mismo momento que el taxista Gustave Palourde, empleado de Taxis Gitanos, lo recoge en el aeropuerto, la vida de Dhjamal se convierte en una alocada aventura. De la manera más rocambolesca, termina encerrado en un armario de Ikea que será transportado a Gran Bretaña con él dentro y de ahí irá pasando por distintos países convirtiéndose en un inmigrante ilegal involuntario. Por supuesto, no se pasa todo el argumento encerrado en el armario. De su interior consiguen sacarlo unos inmigrantes ilegales de Sudán que se convertirán en buenos amigos y aportarán el lado más emotivo de la novela. 

Con cada capítulo iremos conociendo un poquito más a Dhjamal al que le ocurre de todo. Descubriremos que es un faquir de pacotilla, que se vale de diversos trucos, a cual más ingenioso, para engañar al personal y aprovecharse de ellos, pero con lo que no contaba es con el amor. Durante su estancia en París, conocerá a Marie Rivière que será uno de los detonantes de la transformación de Dhjamal en otro tipo de persona. A pesar de presentarse inicialmente como un embaucador, timador y caradura, es inevitable que al lector no le caiga bien por su ingenio y su socarronería.

Otro personaje que me ha encantado es el taxista Gustave, un gitano que en principio parece ser un secundario para adquirir mayor protagonismo acorde avanza la lectura. Gustave ha sido estafado por el faquir y eso es intolerable para un gitano como él. Una vez que se ha percatado del fraude comienza una búsqueda desenfrenada y por cuestiones de azar termina por localizarlo en el lugar más inesperado. La persecución y la búsqueda reportará importantes cambios familiares y personales.

Pero no solo Dhjamal y Gustave nos arrancan una sonrisa. Otros personajes logran hacernos reír como el mozo de equipajes de Iberia, Tom Cruise Cortés Santamaría, la comandante Alexandra Lidiota, el agente Stéphane Demarmole (los nombres son muy significativos en la novela), e incluso la famosa actriz Sophie Marceau. 

Ikea, camas de clavos, armarios, taxis, camiones, baúles de Vuitton, maletines llenos de dinero, globos aerostáticos, buques de mercancías de bandera libia,... completan la aventura del faquir hasta llegar a un destino, convertido en una persona diferente, mucho más sabia y más humano. Su viaje, lleno de sorpresas y experiencias vitales, le han hecho ver la vida de otra manera y ha conocido a gente maravillosa que le han aportado mucho y lo han enriquecido como persona.



A bote de pronto, nos puede parecer que El faquir... es una comedia pura y dura, pero realmente esta novela tiene una cara y una cruz. Es cierto que el humor flota constantemente en cada una de sus doscientas cincuenta y dos páginas, pero en el reverso hay un alegato en favor de los inmigrantes ilegales y en contra del tráfico de personas y la explotación. Romain Puértolas ha sido policía fronterizo y conoce bien el tema. Con esta novela ha querido ponerse en el lado contrario. Hubiera sido muy fácil para él escribir la novela desde el lado policial pero ha preferido empatizar con estos inmigrantes que llegan a nuestros países en busca de un futuro mejor y se encuentran con que el paraíso no es tal. Así pues, hay capítulos muy reflexivos y llenos de una carga sentimental muy emotiva. La conexión comedia-drama funciona perfectamente.  

La novela está compuesta por capítulos sin numerar distribuidos en seis partes que corresponderán a los distintos países que visita el faquir (Francia, Gran Bretaña, España, Italia, Libia y Francia de nuevo). Está escrita en tercera persona y posee un estilo fresco y desenfadado. Como ya os he comentado, el humor es uno de los pilares básicos de esta novela y se aprecia desde la primera línea. Son muchos los pasajes en los que me he reído como por ejemplo cuando nos habla de Ikea. Yo, que tanto odio que me marquen el camino, no he podido evitar soltar una carcajada cuando leo:  
«Los suecos, que eran precavidos, habían estimado conveniente pintar una línea amarilla en el suelo para indicar el camino, por si acaso a algún visitante se le ocurría la idea de salirse del itinerario trazado. Así que durante todo el tiempo que estuvo en la primera planta, Dhjamal no se separó de esa línea. Quizá el rey del mueble de pino había colocado francotiradores sobre los armarios para impedir toda tentativa de fuga abatiendo en el acto a los clientes con repentinos deseos de libertad». [Pág. 24-25]

Aunque no es una novela que pille al lector por sorpresa, pues es fácil prever lo que irá ocurriendo, no es algo que importe en exceso, más bien todo lo contrario. Imaginar el siguiente lío en el que el faquir se va a meter, anima al lector a seguir leyendo con avidez para llegar a la constatación de los hechos. 

El increíble viaje del faquir que se quedó atrapado en un armario de Ikea es una novela que me ha parecido divertida, amena, entretenida, con la carga justa de humor, con su ligero toque dramático, muy loca, ... con la que he pasado unas horas de lecturas muy agradables. Se trata de una novela liviana y ágil que nos permite momentos de distracción y nos garantiza alguna que otra risa o sonrisa. Lo he pasado muy bien leyéndolo, así que os la recomiendo. Encaja perfectamente como lectura veraniega junto a la piscina u oyendo las olas del mar. Lo mismo, si miráis al cielo y veis pasar un avión, pensareis que ahí va el faquir en busca de su cama de clavos. ¡Buen viaje!






Retos:



Podéis adquirirlo aquí:




6 comentarios:

  1. Creo que lo que presentas es lo que esperaba de la novela. No se si terminaré leyéndola.

    ResponderEliminar
  2. Ya la tengo echada el ojo, besotes y gracias por la reseña

    ResponderEliminar
  3. Ya me había fijado en él, sobre todo por su título, la verdad es que tiene muy buena pinta
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Aunque es de humor y a mí el humor siempre me gusta, este libro creo que lo dejaré pasar, no me atrae mucho.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Me llama la atención, desde el título ya me había fijado en él. Parece fresco
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Un libro con el que me rei mucho y me enseño mas aun y eso es un gustazo

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...