Este blog se visualiza mejor con... Chrome (V.20.0)

CSS3 Properties

lunes, 28 de julio de 2014

EL PRISIONERO DE SEVILLA ESTE de Julio Muñoz Gijón.


Editorial: Almuzara.
Fecha publicación: mayo, 2014.
Nº Páginas: 192.
Precio: 15,00 €
Género: Novela.
Edición: Rústica con solapas.
ISBN: 978-84-16100-28-6

Autor

Julio Muñoz Gijón  es periodista, actualmente redactor jefe de Sefutbol, medio oficial de la Selección española de fútbol. Fue reportero en España Directo (se hizo célebre por su reportaje en el terremoto de Lorca), y en Andaluces por el mundo. Fue nombrado líder de las redes sociales en Sevilla en el año 2013 a través de su twitter @Ranciosevillano, que cuenta con multitud de seguidores.

Sinopsis

En las catacumbas del Palacio de Congreso la secta Serva La Bari guarda su arma definitiva. Con cada golpe que asesta da la sensación de que nadie podrá pararla. Sus planes para crear un microclima sevillano cuentan con un arma gigantesca de la que nadie puede sospechar, pero que deja a sus víctimas hechas picadillo y en medio de un fuerte olor a serranito. Jiménez y Villanueva saben que hay una cuenta atrás, y si antes se enfrentaban a regañás y palodús, ahora la amenaza es doble y... ¿definitiva?


[Información facilitada por la editorial]



–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—



El prisionero de Sevilla Este es la tercera entrega de la trilogía construida por Julio Muñoz Gijón y a la que preceden El asesino de la regañá y El crimen del palodúHabiendo leído las dos anteriores, no iba a dejar pasar la tercera y última (creo) entrega para conocer el desenlace de la secta que ha venido amenazando Sevilla y sembrando sus calles de cadáveres.

En este nuevo título, la secta Serva La Bari sigue dando guerra en la ciudad hispalense. En este caso la acción se centra en el barrio periférico sevillano de Sevilla Este, o como el autor lo denomina, Córdoba oeste para señalar lo lejos que está del centro de la ciudad. Tanto es así que para desplazarse hasta allí hay que hacer uso del pasaporte y activar el roaming del móvil.  

En Sevilla Este se encuentra el Palacio de Congresos y Exposiciones Fibes, en cuyos sótanos se está perpetrando una nueva amenaza para la ciudad, una máquina con la que por fin los sevillanos podremos disfrutar de la Semana Santa y la Feria sin sobresaltos motivados por los cambios climatológicos. Mientras, en distintos puntos de la ciudad comienzan a ocurrir cosas extrañas. La Giralda ha perdido su ligera inclinación, se notan pequeños terremotos que afectan a edificios emblemáticos de la ciudad, y de nuevo comienzan a producirse asesinatos allí y acá, acompañados de mensajes amenazadores pero sin arma de sevillanas maneras esta vez.

El inspector Villanueva, cuya relación con la comisaria sevillana iniciada en la novela anterior no parece que haya cuajado, está en Madrid cuando recibe una llamada de Jiménez. Ha aparecido un nuevo cadáver y todo indica a que la secta Serva La Bari ataca de nuevo. En esta ocasión el muerto es Curro de la Expo'92 o mejor dicho, Agustín, un joven que llevó el disfraz de Curro durante los seis meses que duró la exposición universal, centro del universo, y que tras la clausura de la muestra cayó en el olvido. Sus amigos, Palmerín (la mascota del Betis) y Giraldilla (la mascota de los Campeonatos del Mundo de Atletismo) alegan que Agustín estaba muy deprimido porque nadie se acordaba ya de él y tenía en mente un descabellado propósito, asesinar a Heinz Edelmar, el creador de Curro, por haberle arruinado la vida. 

Al asesinato de Curro, se suceden otros miarmicidas mientras se siguen sintiendo temblores bajo nuestros pies. Todas las víctimas presentan los mismos signos de violencia, los 206 huesos del cuerpo rotos. La Plaza Sony de la Expo, el Estado Olímpico, el antiguo hospital psiquiátrico de Miraflores,... serán algunos de los escenarios sevillanos, pero en esta ocasión se incluye una novedad. Jiménez deja atrás su ciudad para trasladarse a Madrid junto con Villanueva y continuar allí la investigación y es que uno de los personajes clave de esta trilogía, José Manuel Poto, está preso en una cárcel madrileña y necesitan interrogarlo de nuevo para esclarecer los hechos. En la capital de la Villa Jiménez la liará  parda.

Poco a poco se va cerrando el cerco. Nuestros policías siguen con sus pesquisas hasta llegar al centro de operaciones de Serva La Bari para desmantelarlo todo. Lamentablemente no han podido evitar que los siete nuevos objetivos que se habían planteado la secta caigan fulminados pero bien merece la pena encontrarse con tanto cadáver por el camino si al final, la última víctima es la que cierra la trilogía con un arte descomunal que el lector ni se imagina.  Me tuve que reír muchísimo y me pilló totalmente de sorpresa.

Por lo demás, El prisionero de Sevilla Este sigue la misma línea de las entregas anteriores. Quizás el personaje de Jiménez se vuelve más chistoso, más guasón y a mi juicio, tira mucho de chiste y chascarrillo para rellenar el argumento. En cualquier caso, imaginárselo en Madrid haciendo de las suyas no tiene desperdicio.

Como ocurría anteriormente, son varios los personajes que circulan por las páginas de esta novela con el nombre desfigurado pero a los que es fácil reconocer. Así tenemos a un grupo de música muy local que se hizo muy famoso hace mucho años (No me pises que llevo alpargatas), a un antiguo alcalde sevillano (Alejandro Rosas Barcos), a un famoso presentador de televisión (Juan y tres cuarto), a un cantante actual (Antonio Los Roscos), a una famosa aristócrata (la condesa del Arsa) y a un grupo de sevillanas (Los del Tío). Todos estos recursos aportan simpatía al libro, como lo sigue haciendo las distintas ilustraciones de Cristina Dominguez Ruiz y las distintas marcas circulares y manchas indefinidas que adornan las páginas y que, según figura en la página final, son: «Manchas de adobo, cortesía de Blanco Cerrillo, las de botellines, cedidas por Cruzcampo, y las migas, de Inés Rosales... Y si molestan, lo mejor, un trapito de Agerul».  




Hay algo que me encanta de estos libros. Una, que lleva viviendo en esta ciudad cuarenta y cuatro años, cree saberlo todo de Sevilla. Su historia, su anecdotario, sus curiosidades,... Sin embargo, ando bien equivocada. En cada una de las novelas de Julio Muñoz Gijón he descubierto rincones nuevos y curiosidades de las que no tenía constancia y esto siempre es un valor añadido que se une al agrado de leer estos thrillers cargados de humor y guasa.

Y como colofón, los tuits de los seguidores del autor en twitter (@Ranciosevillano). Para mondarse.

En definitiva, he disfrutado mucho leyendo esta trilogía de corta extensión. Concretamente, El prisionero de Sevilla Este cuenta con ciento noventa páginas distribuidas en cuarenta y nueve capítulos cortos, escritos en tercera persona y con un estilo que rebosa simpatía. De las tres novelas, quizá la más localista sea El crimen del palodú pero aun así, son novelas muy recomendables y con las que te divertirás sin duda. Por lo tanto, desde aquí, te animo a acercarte a Sevilla, a conocer ese lado costumbrista y poco dado a las modernidades de esta ciudad, para perseguir junto a Jiménez y Villanueva, a los miembros de la secta Serva La Bari. 

Agradezco a la editorial el envío del ejemplar.







Retos:


 

Podéis adquirirlo aquí:
  


19 comentarios:

  1. Hola Marisa,
    Mira que nunca había oído hablar de esta saga, y creo que tampoco de su autor. Me dejas sin saber muy bien si acercarme a ella o no, me gustan este tipo de novelas (me ha recordado un poquito a ésas negras tan divertidas de Andreu Martin) aunque no sé si ése toque de humor de chiste y chascarrillo terminaría de ir conmigo.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  2. Ya me apunte los anteriores con tus reseñas, la verdad es que parecen divertidas, besotes y gracias por la reseña, le voy a buscar por twitter ;)

    ResponderEliminar
  3. De los tres que nos has traído es el que menos me llama. Creo que empezaré por los otros y a ver qué tal.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. A mí nio me llama demasiado. Creo que la dejo pasar.

    ResponderEliminar
  5. Yo sí conocía estos libros y los quiero leer. Pero no los encuentro por ningún sitio...
    Voy a buscar al autor en Twitter....

    Besos

    ResponderEliminar
  6. En esta la guasa esta más que asegurada

    ResponderEliminar
  7. Claro que yo en todo caso empezaria por las primeras. Se que me voy a perder la mitad por no conocer la ciudad, no pillar algunas de las cosas, pero seguro que las disfruto. Si aparecen en mi camino sin duda las leere. Besos

    ResponderEliminar
  8. A pesar de que finalmente no sean extensos....el que sea trilogía es que me quita las ganas.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  9. No me acaban de llamar del todo estos libros por lo que no sé si me llegaré a animar con ellos
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Esta trilogía la voy a dejar pasar, no termina de convencerme y hay que empezar a ser muy selectiva porque los libros pendientes me devoran.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Todavía no he leído nada de este autor. A ver si me animo con el primero de la trilogía y lo disfruto como tú.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  12. Me parecen novelas entretenidas para cambiar un poco, pero por el momento no me decido a leerlas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Me imagino que te troncharías de risa con esta trilogía. No me importaría leerla, desde luego. Besos.

    ResponderEliminar
  14. Tengo ganas de hacerle un hueco a estos tres libros. Estoy segura de que me lo pasaré genial con ellos
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Este no me llama especialmente...

    Besotes

    ResponderEliminar
  16. Tengo anotadas como pendientes las dos anteriores así que completo la trilogía.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. No había oído nada de esta trilogía pero me apunto el primero porque parece estar bastante bien.

    ResponderEliminar
  18. Me los quiero leer los tres para retrotraerme a mis tiempos sevillanos... Tienen pinta de muy graciosos! 1beso!

    ResponderEliminar
  19. A mi.no terminan de llamarme, asi que las dejo pasar.
    Besos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...