Este blog se visualiza mejor con... Chrome (V.20.0)

CSS3 Properties

lunes, 8 de septiembre de 2014

LA ÚLTIMA NOCHE QUE PASÉ CONTIGO de Mayra Montero.


Editorial: Tusquets.
Colección: La Sonrisa Vertical. 
Fecha publicación: marzo, 2014.
Nº Páginas: 171.
Precio:   14,00 €
Género: Erótica.
Edición:  Tapa blanda con solapas.
ISBN: 978-84-7223-368-3

Autora

Mayra Montero nació en La Habana en 1952 y desde hace más de treinta años vive en Puerto Rico. Es autora de las novelas eróticas La última noche que pasé contigo (finalista del XIII Premio La Sonrisa Vertical, 1991) y Púrpura profundo (XXII Premio La Sonrisa Vertical, 2000), así como de las novelas Del rojo de su sombra (1993), Tu, la oscuridad (1995), que supuso su consagración internacional tras ser editada en Estados Unidos, Como un mensajero tuyo (1998), El Capitán de los Dormidos (2002), Son de almendra (2006) y, las más reciente, El caballero de San Petersburgo (2014). Sus obras se han traducido en Estados Unidos, Francia, Alemania e Italia, entre otros países.

Sinopsis

Celia y Fernando deciden emprender un crucero por el Caribe en un intento de recobrar una intimidad diezmada por la rutina matrimonial. El viaje por las islas se inicia al ritmo dulzón de los boleros. Y, poco a poco, el lector va remontándose en el pasado aparentemente anodino y recatado de los protagonistas, hasta llegar a esa otra vida, infinitamente más rica y sugerente, donde las parejas suelen agazapar apasionados secretos inconfesables, y sobre todo inconfesados.

En el placentero escenario del crucero, Celia y Fernando descubren que esos mismos recuerdos, en contacto con la sensualidad natural del entorno, podrían transformar sus existencias de un modo inesperado.

[Información facilitada por la editorial]



–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—


Conocí a Mayra Montero el pasado mes de febrero cuando estuvo en Sevilla promocionando su última novela El caballero de San Petersburgo. Por entonces tuve la oportunidad de sentarme un rato a charlar con ella (es una conversadora fantástica) para hablar de su trayectoria, de su nuevo libro, del devenir de la literatura,... Haciendo mención a su biografía y a su participación en el premio La Sonrisa Vertical fue inevitable que le preguntara por el auge de la novela erótica. Durante aquella entrevista que mantuvimos (puedes leerla aquí) me comentó que tampoco entendía todo el revuelo que se había formado con la publicación de Cincuenta sombras de Grey y que, a su juicio, todo se debía a que en Estados Unidos «no conocen literatura erótica dura de verdad. No hace mucho le comentaba a alguien, creo que fue a Abilio Estévez, que nosotros hemos hecho eso y mucho más fuerte, sadomasoquismo incluso, pero en clave de humor. La editorial Tusquets ha hecho eso toda la vida.

[....] yo no me explico todo este escándalo porque nosotros ya hicimos todo eso con muchísima calidad literaria».


A raíz de aquella conversación, ella tuvo la amabilidad de hacerme llegar a través de la editorial Tusquets (y desde aquí quiero dar las gracias tanto a Mayra como a la editorial), un ejemplar de La última noche que pasé contigo, una novela que se publicó primeramente en 1991, siendo finalista del XIII Premio La Sonrisa Vertical y que ahora, en 2014 (marzo), volvía a reeditarse.

Antes de la recepción de este libro creo que había alguna que otra novela erótica entre las estanterías de casa y no precisamente las Cincuenta sombras de Grey, pero hasta la fecha no me había adentrado en el género (que yo recuerde). Ha sido con la novela La última noche que pasé contigo con la que he pasado al otro lado. ¿La experiencia? Muy gratificante.

La última noche que pasé contigo es una novela corta, de apenas doscientas páginas, con una estructura ligeramente compleja pues alterna distintas voces narrativas, que se compone de ocho capítulos, todos ellos con nombre de bolero. La música flota.

La historia arranca en el inicio de un crucero por las islas caribeñas. Una voz masculina en primera persona nos habla de Celia, su mujer, y de Elena, su única hija casada recientemente con un hombre (Alberto) al que el padre, esa voz narradora de nombre Fernando, cataloga de granuja. Hubiera dado igual que Elena se casara con Alberto, con Juan, con Miguel,... porque probablemente todos hubieran sido unos granujas a ojos de Fernando, meros obstáculos entre padre e hija.

El casamiento de Elena es el empujón que Celia y Fernando han necesitado desde siempre para emprender ese viaje en barco que siempre soñaron y nunca pudieron hacer. Y por fin ya están a bordo, en vísperas de iniciar un merecido descanso, una convivencia que quizás sirva para reforzar un matrimonio que a lo mejor soporta demasiadas grietas y fisuras, para recuperar una intimidad y complicidad perdida, nada inusual tras veintitrés años juntos. En cierto sentido, ese viaje por los mares caribeños no es más que una metáfora, un recorrido por el pasado y el presente de sus protagonistas. 

Fernando aprovecha esas páginas iniciales para reflexionar sobre su vida, sobre su relación con Celia, sobre todo lo que conlleva el matrimonio: amor, sexo, fidelidad,... De su voz sabremos que Celia no ha sido ni es la única mujer de su vida cuando recuerda sus relaciones sexuales pasadas e incluso él mismo sospecha que ella le ha sido infiel en el pasado, algo que no parece importarle demasiado.

El barco, el clima, las islas, el caribe, el vaivén de las olas,... todo genera una atmósfera propicia para dar rienda suelta a los deseos sexuales, para potenciar la comunión de los cuerpos y Fernando no desperdiciará ocasión. A bordo viaja Julieta, una mujer recién divorciada, más joven que Celia, con la que él entabla un juego de seducción arriesgado y excitante. 



Pero Fernando no será la única voz que nos hable en esta novela. Los capítulos irán alternando los pensamientos del hombre y los de la mujer, los de Fernando y los de Celia, pues cada uno tiene algo que contar. Y junto a ella volveremos al amor, al sexo, a las relaciones infieles, al deseo, al calor de la piel, a los encuentros esporádicos que la catapultan a la gloria.

Al margen de esos capítulos que se alternan, el lector tiene acceso a unas cartas que un tal Abel escribe a una tal Ángela, sin que sepamos quienes son. Piezas que inicialmente descolocan al lector, que nos hablan de asuntos que no terminamos de encajar en la trama pero que quedan varadas a orilla de la lectura pues intuimos que tendrán su razón de ser y todo quedará desvelado más adelante. Y así es, esas cartas esconden una historia del pasado, un escándalo familiar que afecta directamente a Celia, esta mujer que está más unida a Julieta de lo que podríamos imaginar pues Mayra Montero establece entre ellas una singular red de conexiones que nos sorprenderá. Julieta no es una navegante cualquiera en ese barco.

Más allá de un argumento intenso e interesante, me gustaría destacar la elegancia con la que autora describe las escenas eróticas. El voltaje va subiendo a medida que nos adentramos en el argumento pero todo se muestra con cierto lirismo, sin asomo de sordidez y sin necesidad de mostrar el sexo por el sexo. El erotismo en esta novela es como el vistoso envoltorio de un regalo, llamativo y brillante que gusta por su colorido pero que también oculta algo valioso.

Creo que no he podido elegir mejor a la hora de estrenarme en este género con una novela en la que la música tiene una presencia constante, no solamente porque los capítulos lleven títulos de boleros, como dije antes, sino también porque sus protagonistas, Fernando y Celia, son aficionados a escucharlos y las letras de esas canciones surgen en sus diálogos. 

La última noche que pasé contigo tiene el sabor de las novelas de antes, de aquellas bien escritas que suponen un compromiso por parte de su autor sin que el escribir por escribir sea el único motor de arranque. He disfrutado mucho con su lectura, me ha gustado sentirme una voyeur en esos encuentros que tanto Fernando y Celia emprenden por separado, y por eso, desde aquí, me gustaría invitaros a acercaros a un erotismo distinto del que se consume a día de hoy. 


Agradezco a la editorial y a la autora el envío del ejemplar.




(Imágenes tomadas de Google)

Retos:


   

Podéis adquirirlo aquí:


29 comentarios:

  1. La ambientación del barco me llama, así que puede que lo lea :D

    ResponderEliminar
  2. No es un género en que me prodige demasiado pero si dices que además de erostismo hay una buena historia igual le daría una oportunidad en caso de encontrarmelo.

    ResponderEliminar
  3. Guau! La verdad es que iba a descartarlo de buenas a primeras pero me has picado la curiosidad y al final, cuando termine de leer la reseña, me di cuenta de que queria leerlo. Y no solo por el argumento y su desarrollo, sino porque realmente parece de calidad... Me lo apunto. Besos

    ResponderEliminar
  4. No lo conocía, ahora prefiero no leer novela erótica,tras estos meses cargados de ese tipo de libros por todos lados...

    ResponderEliminar
  5. No soy mucho de novela erórtica. Besos.

    ResponderEliminar
  6. Pues me voy con algo de curiosidad. No soy yo nada de erótica, pero me has tentado con eso de que sea un tanto distinta a la tendencia de los best-sellers de hoy en día.

    Un besín!

    ResponderEliminar
  7. No tiene que estar mal pero por el momento lo voy a dejar pasar.
    Un beso y gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
  8. No la conocía pero no me convence demasiado, creo que de animarme sería con esta autora sería con El caballero de San Petersburgo
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Hace meses y meses que no me anoto nada erótico porque encima tengo pendiente en casa....así que nada jeje
    Un beso!

    ResponderEliminar
  10. El género no es nuevo ni lo ha inventado cincuenta sombras, como yo no me explico el éxito de muchas novelas, esta es un ejemplo más. Lo malo es que después viene la sobrecarga y una ya prejuzga antes de empezar. Está bien hacer esta búsqueda anterior para encontrar cosas que destaquen.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Las pocas novelas de género erótico que he leído no me han gustado, no por el género en sí mismo, sino porque las veía carentes de argumento. Quizás más adelante, si me apetece leer algo del género me haga con esta novela que parece muy distinta a lo que se vende ahora.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  12. No la conocía pero la tendré en cuenta, me gusta lo que cuentas. Besos

    ResponderEliminar
  13. Pues mira si es un erotismo distinto al que copa las librerías últimamente igual me animo. Yo sí he sido lectora de literatura erótica hace años, pero erótica de verdad, no tipo 50 sombras que aunque lo leí no es para nada lo que yo entiendo por género erótico "auténtico".
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Pues no la conocía, me la llevo :-)

    ResponderEliminar
  15. Nunca he leído una novela erótica como tal pero, cuando lo haga, será con una de este estilo, donde el sexo se acompañe de seducción, de juego y de sutileza. La tendré en cuenta. Abrazos.

    ResponderEliminar
  16. El erotismo no es uno de mis géneros favoritos, aunque me gustan los libros que incluyen escenas de ese tipo. Así que me apunto este para más adelante.

    ResponderEliminar
  17. Uy, aquí no me veo yo mucho, el exostismo bien pero luego el tema como que no, claro que puede ener mucha calidad, es más un problema de compatibilidad. Un beso Marisa

    ResponderEliminar
  18. Estoy de acuerdo con la autora y lo que dice de Grey. Por lo demás y aunque me llamaba lo de embarcar en el crucero, lo que no me convence es la historia que me parece un poco tópica y machista. Me pasa como a Yossi, no me veo.
    Un besito

    ResponderEliminar
  19. Me alegra mucho saber que hay novelas eróticas bien escritas y con contenido, que últimamente salen demasiados libros de este tipo que parece no tener mucho que aportar. Aún así, no creo que le de prioridad inmediata... 1beso!

    ResponderEliminar
  20. Todavía no me he decidido a entrar en este género. De la colección La sonrisa vertical solo he leído "Las edades de Lulú" y creo que me voy a quedar ahí.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  21. El género es muy antiguo, y hay auténticos clásicos de calidad (ahí están D.H.Lawrence, Nabokov, Pauline Rèage, Emmanuelle, Duras...) creo que si me diera por literatura erótica iría más a los clásicos, e incluso releería alguno. Pero está bien recordar que las sombras de Grey no son tan alargadas ;)

    Gracias y besos!

    ResponderEliminar
  22. Pues a pesar de todo de momento no me apetece este tipo de lecturas :)

    Bs.

    ResponderEliminar
  23. No es un género que me guste, pero por lo que cuentas, si me encuentro con este libro, no me importaría darle una oportunidad.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  24. Pufff esta vez no me lo voy a apuntar, la erótica contemporánea y yo tenemos roces... no termina de gustarme, la verdad.
    Besos

    ResponderEliminar
  25. No me llama mucho pero tampoco la voy a descartar del todo...la dejare dando vueltas jeje
    Un beso!

    ResponderEliminar
  26. Pues esa ambientación me apetece mucho. Apuntada queda. Besos.

    ResponderEliminar
  27. Este género además de no llamarme me tiene saturada, quizá me pierda por este rechazo buenas novelas, pero no me apetece nada.
    Besos

    ResponderEliminar
  28. Ais... La Sonrisa Vertical, qué grandes títulos ha dado =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  29. No dudo la delicadeza y el estilo de la autora pero el género quizás sea de los pocos con los que no me atrevo hasta el momento

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...