Este blog se visualiza mejor con... Chrome (V.20.0)

CSS3 Properties

viernes, 31 de enero de 2014

AÚSPICE. UNA ESCALERA CON PELDAÑOS HECHOS DE PALABRAS de Carmen Cervera Tort.


Editorial: Autoeditado.
Fecha publicación: 2013.
Nº Páginas: 178
Precio: 8,89 € / 0,99 € (ebook)
Género: Novela.
Edición: Tapa blanda.
ISBN: 9781490586052

Autora

Carmen Cervera Tort (Mallorca, 1981) es periodista, licenciada en Humanidades y escritora independiente, aunque esto último ella no lo tiene tan claro, en especial cuando debe hablar de sí misma en tercera persona. Lo que sí sabe es qué pasó por su cabeza antes, durante y después de la autoedición al más salvaje estilo do it yourself de su primera novela. Y lo que pasó tiene nombre propio: Aúspice.

Sinopsis

¿Qué pasa por la cabeza de un escritor independiente al decidir adentrarse en el mundo de la autoedición? O, mejor, qué pasa después, una vez emprendida la aventura, al tener que enfrentarse en solitario a cada contratiempo, cada nuevo problema, cada pequeño éxito, cada crítica, cada alabanza...

Este libro es, pues el reflejo de todas esas ideas, emociones, preocupaciones, alegrías y demás vicisitudes que acompañaron y siguieron al proceso de publicación independiente de esa primera obra. No es una guía para escritores autopublicados, ni un manual, ni mucho menos un ensayo. Tampoco es un diario, ni una novela, ni un cuento, ni una compilación de relatos... Este libro es, más bien, y en palabras de la propia autora, un conjunto de «idas de pinza dialogadas», «desparrames mentales narrativos»«disparates en prosa». O, simplemente, «diálogos con Aúspice».



–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—


Cuando un lector abre un libro lo típico es encontrar una dedicatoria. Hay quien dedica las hojas venideras a sus padres, a sus hermanos, a sus hijos, a su perro, a sus abuelos, a su marido/esposa o compañer@, a su vecina del 5ª,... Carmen no. Ella escribe lo siguiente:


«Para todos los seguidores de mi blog.
Sin vuestro apoyo, nada de esto sería posible».

Porque Carmen Cervera Tort es una de los nuestros, una bloguera más que comenzó a dar escaparate a sus palabras a partir de su bitácora Diario de una escritora, así como para coger fuerza, como para soltarse, como para relajar tensiones y luego lanzarse a la autopublicación. De ese modo, escribiendo posts en su blog, se envalentonó y decidió publicar, allá por octubre del 2012, su primera novela Non Serviam. La cueva del diablo, una historia ubicada en Salamanca y con unos personajes más que peculiares. Puedes leer mi reseña aquí y te adelanto, que hay en proyecto una segunda parte, cuyo borrador comienza a tener forma aquí



El proceso de publicación no fue fácil. Fueron muchos días de duro trabajo y muchas noches de desvelos y Aúspice es el fruto de aquella época. 

¿Pero qué o quién es Aúspice? ¿Una novela? ¿Un diario? ¿El nombre de su gato? Aúspice. Una escalera con peldaños hechos de palabras es una recopilación de entradas publicadas en su blog (salvo el prólogo y el epílogo), algo que, en un principio, no tenía intención de ver la luz pero con este compendio quiso cerrar un feo capítulo de su vida. La autora lo califica de «idas de pinza dialogadas»«desparrames mentales narrativos»«disparates en prosa» [pág. 9] o más profundamente:

«Así que, en fondo y forma, este libro es, básicamente, un reflejo de lo que soy. También el resultado de un proceso, largo y tortuoso, pero también maravilloso, de autodescubrimiento y de aceptación. Todo ello narrado, en su mayor parte, en forma de diálogo, en presente simple de indicativo y primera persona del singular». [pág. 13]

Aúspice es un libro muy personal. Si en Non Serviam..., Carmen nos relataba una historia de ficción, en Aúspice nos desvela todas sus sensaciones, todas esas emociones reales y vívidas que sintió antes, durante y después de la publicación de su primer libro, aderezadas con circunstancias personales de toda índole y condición. Porque escribir un libro no es fácil, publicarlo aún menos, especialmente en los tiempos que corren y más aún cuando, a las dificultades de encontrar padrino o editorial, se suma las paranoias y neuras personales de su autora. 

Hasta aquí, todo lo que  Carmen nos cuenta en el prólogo de su libro, con el que me he sentido más cerca a esta joven periodista que intenta abrirse camino a través de la selva. Carmen saca en estas líneas su lado más humano y lo desarrollará a lo largo de las páginas siguientes. Es un prólogo que hay que leer de manera pausada, poniéndose en el pellejo del que lo escribe.

Una vez que traspasamos el umbral de este libro, la autora nos confiesa que posee un Muso y que se llama Aúspice (Ablativo singular de Auspex, auspicis: leedor de augurios, protector). Todos sabemos lo que es una musa y todos damos por hecho que las deidades de la inspiración tienen atributos femeninos pero ¿no estamos en la época de la paridad y de la igualdad de género? Pues eso. La inspiración de Carmen es un ente masculino, caprichoso, obstinado, desquiciante la mayoría de las veces y muy poco considerado, porque siempre que  no se le espera aparece y cuando más se le necesita, ni rastro. No obstante, también tiene un lado tierno, meloso y mecedor de espíritus temerosos.

A lo largo de los distintos capítulos del libro (cada uno será una historia independiente, un momento puntual concreto) Carmen mantendrá diálogos con su Muso. Reconozco que he sentido debilidad por este individuo que se materializa cuando le viene en gana, a ratos impertinente, a ratos juicioso. Un ente que se enfada, al que Carmen saca de sus casillas, un pepito grillo, una voz de nuestra conciencia, aquel que la incita a escribir y que recrimina a la autora por perder el tiempo. A veces lo hace con la mayor de las ternuras, entonces me ha parecido «el hombre ideal» de tono conciliador irresistible, y otras con una pose chulesca que te induce a la sonrisa y que termina por ganarte. Si algo me ha chocado del Muso es que reitera con frecuencia el término «princesa» pero esta cuestión tiene una explicación coherente. El problema no está en el uso reiterado sino en que yo he leído el libro sin pausa ni descanso y Aúspice no es un libro de atracón en una sentada. Lo desarrollaré más adelante. 

Entre los capítulos que conforman el libro, se incluyen dos cuentos: Nada y Erión. El primero de ellos me pareció precioso por la atmósfera que se recrea, por ser reflexivo e intimista. Un joven de 25 años parte de su lugar de nacimiento, donde ya no le queda nada, en busca de un destino. El largo camino le conducirá a conocer a múltiples personas y siempre tendrá la compañía de una sombra de identidad desconocida que aportará el puntito misterioso al relato. Al final del viaje, y cuando en un principio reflexiona que la aventura ha sido infructuosa, descubre que lo que ha encontrado no es, ni más ni menos, que la vida misma. 

De la prosa de Carmen me gustó su cercanía. Posee la virtud o el defecto de acunarte con sus palabras. Ya me pasó cuando leí Non Serviam y me sigue pasando cuando me paro a leer sus reflexiones en el blog. Creo que tiene una forma bonita de expresarse, de hacernos llegar sus emociones. No debe ser fácil dar forma a una narración y mucho menos poner al alcance de todos, los más íntimos pensamientos. 

La voz narrativa en Aúspice siempre será la primera persona, por aquello de la cercanía con el lector, y se desarrollará a través de la propia Carmen o de su Muso. De hecho este último hablará directamente con el lector, se quejará por haberle tocado en suerte la autora más impertinente, la más insoportable, la más melindres,...:


«"Me duele la cabeza". ¿Habéis oído excusa más patética? Pues yo sí. Y ya no puedo más. De todas las tías taradas del mundo tenía que tocarme la más insufrible. No escucha, no hace caso, se queja de todo en todo momento, encuentra mil motivos para no sentarse a escribir... ». [pág. 43]

Ya veis que no solo los autores tienen derecho a quejarse. Sus inspiraciones también tienen motivos para ello. Me divertí mucho leyendo este capítulo porque fue, como se suele decir en términos taurinos, ver los toros desde el otro lado de la barrera. 

jueves, 30 de enero de 2014

FEBRERO: MES DEL AMOR.


Después de darle vueltas al asunto, he decidido apuntarme al mes temático del amor que nos propone Laky de Libros que hay que leer y Momentos de Silencio Compartido para festejar el Día de los Enamorados. Como podréis imaginar, se trata de leer libro(s) que tenga(n) el amor como temática más o menos principal aunque no tienen porque ser novelas rosas. 

Tengo que revisar los libros que andan por casa sin leer pero creo que entre ellos encontraré algún ejemplar que encaje con esta temática. Se me ocurren algunas novelas chick-lit que, aunque me gusta dejarlas para el verano, pueden encajar muy bien en esta iniciativa. Ya lo pensaré. 

Si te interesa apuntarte, tienes toda la información aquí y aquí.  

1.- Bridget Jones. Loca por él de Helen Fielding. 
2.- Veinticuatro horas en la vida de una mujer de Stefan Zweig.
3.- Valeria en blanco y negro de Elísabet Benavent.
4.- El coraje de Miss Redfield de Ana R. Cañil.


miércoles, 29 de enero de 2014

EVA AL DESNUDO (DRAMA - 1950)


Año: 1950

Nacionalidad: EE.UU

Título original: All about Eve.

Director: Joseph L. Mankiewicz.

Reparto: Bette Davis, Anne Baxter, George Sanders, Celeste Holm, Gary Merrill, Hugh Marlowe, Gregory Ratoff, Barbara Rates, Marilyn Monroe, Thelma Ritter.

Premios: Óscars (1950) 6 estatuillas entre los que figura a la Mejor Película, Mejor Director, Mejor Guión Original, de las 14 nominaciones que obtuvo. 

Sinopsis: Una joven, que aspira a convertirse en actriz y triunfar en los escenarios, se las ingenia para introducirse en un grupo de actores de teatro y hacerse amiga y confidente de una famosa y veterana actriz. El deseo de actuar y los celos la consumen hasta el punto de traicionar a sus compañeros en su escalada hacia el éxito. Ella halaga, atrae, seduce, pero también pisotea a todo el que se cruza en su camino: escritores, directores, productores,... Sólo un inteligente crítico teatral adivina lo que se esconde tras su dulce apariencia, sólo él es capaz de ver a "Eva al desnudo".

[Información facilitada por Filmaffinity.com]


–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—


Siempre me gustó traer a este rincón alguna película clásica. Durante el año 2013 ya os hablé de algunas pero me he propuesto hacerlo con más regularidad durante este año. Intentaré traer películas que para mí suponen un imprescindible, con el propósito de rescatar de las viejas arcas todos aquellos largometrajes que jamás deberían caer en el olvido. Así pues, enero y este año 2014 se estrena a lo grande con el largometraje que os traigo hoy, Eva al desnudo.

La sinopsis de esta película se podría perfectamente extrapolar a nuestros días, pues está llena de celos, envidias, ambiciones,... Todos esos componentes del ser humano que, a pesar del paso del tiempo, seguimos manteniendo.

Margo Channing (Bette Davis) es una gran actriz de teatro. Ha cosechado muchísimo éxito a lo largo de los años, hasta el punto de ser la actriz con la que todo director, autor y productor teatral sueña trabajar. Cada estreno, cada representación tiene una gran acogida entre el público y la crítica pero la fama y el éxito la convierten a veces en una niña caprichosa y consentida. Además, Margo siente el peso de los años sobre su espalda. Ha cumplido los 40 y sabe que ya no encaja tan bien en los papeles de jovencita. En el fondo, tiene miedo. Miedo a que, cuando su llama se apague, se quede sola y todo el mundo la olvide.

Sus amigos, Lloyd Richards (Hugh Marlowe) - autor teatral-, su esposa Karen (Celeste Holm) y su novio Bill Simpson (Gary Merrill) -director escénico- son su gran punto de apoyo. Ellos la entienden, aunque a veces se gane alguna que otra regañina, pero la adoran y siempre están a su lado.



Y para adorarla también están sus admiradores aunque Margo, con ese carácter tan mezquino que adopta, solo los considera cazadores de autógrafos. Sin embargo, entre todos ellos destaca uno. Una joven soñadora, ferviente admiradora de Margo, a la que idolatra y sigue por todo el país, de representación en representación. Eva Harrington (Anne Baxter) es una muchacha de Wisconsin, inocente, simple y sencilla. No tiene familia pues su marido Eddie falleció en la guerra, y ahora se siente sola y desvalida. Su única ilusión es el teatro y su admiración por Margo Channing lo es todo. Por casualidades de la vida llega a conocer a su actriz adorada y tanto Margo, como Lloyd, Karen, Bill,... se compadecen de la muchacha y la acogen en el grupo.

Eva, la inocente, la buena, la perfecta secretaria y amiga, la eficiente, la leal Eva, la bondadosa, la mosquita muerta,... se va ganando poco a poco a todo su entorno pero no es posible tanta humildad, tanta entrega desinteresada. Eva esconde algo y a cada minuto de metraje iremos viendo su verdadera identidad. Sus pasos la conducen hacia luz y los más cercanos a ella verán su auténtica cara. Tan solo dos personas la calaron desde el primer momento, Birdie (Thelma Ritter), la doncella de Margo y la que aporta un toque humorístico pues no teme decirle a la actriz todo lo que piensa sin pelos en la lengua- y el crítico teatral Addison DeWitt (George Sanders).

Su final es perfecto. No cabría otro igual para reflejar que el que la hace la paga, la tan deseada justicia poética, a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César. Tanto es así que una memorable escena final da paso a los créditos mientras el espectador sonríe con sorna mientras se dice a sí mismo: «¡Ahí, lo llevas querida Eva!» 

Eva al desnudo es un largometraje lleno de inquina, de envidia, de incredulidad, de falsa modestia, de fingido respeto, de lágrimas de cocodrilo, de chantajes, de intereses personales, de falta de escrúpulos, de mentiras, de sarcasmo, de ironía, de ambición desmedida. Una película con mayúsculas que combina todo esos elementos con un argumento redondo y un reparto estelar. 

martes, 28 de enero de 2014

Conociendo a.... JULIO MUÑOZ GIJÓN.

Hace como año y medio, mi sobrina Ana vino con un reclamo. Por medio de alguna red social se había enterado de la existencia de Julio Muñoz Guijón y de su libro El asesino de la regañá. Había oído a muchos amigos hablar bien de este libro y al parecer la información se iba moviendo de boca en boca a toda velocidad. A mí el título me pareció simpático. El termino «regañá» es muy común por mi tierra, especialmente en los pueblos.  Desconozco si es de común uso en otras latitudes de esta piel de toro pero para los que no sepáis qué es una regañá, os diré que se trata de una torta dura, fina y crujiente de pan que sirve para los mismos fines que los picos, los roscos o los colines.


Y es que Julio Muñoz Gijón es muy de aquí o como él mismo se cataloga en su blog, es un rancio sevillano que no perdona la siesta así tiemble el mundo, pero resulta que el mundo tembló bajo sus pies y lo hizo en una localidad de Murcia. Muchos recordareis aquel instante en el que las cámaras de Televisión Española retransmitieron en directo la caída del campanario de Lorca. El del micrófono en mano era Julio Muñoz.


Como digo, su primera novela se titula El asesino de la regañá que en principio fue publicada por una editorial de ayuda a los jóvenes autores. Ahora, tanto esta novela como la segunda, El crimen del palodú, se pueden encontrar editadas por Almuzara, dos obras que me leeré a corto plazo y de las que os hablaré con detenimiento. Me auguro una lectura amena y divertida.

Si quieres leer la sinopsis, pincha en la cubierta.





lunes, 27 de enero de 2014

EL DESPERTAR DE LA SEÑORITA PRIM de Natalia Sanmartín Fenollera.


Editorial: Planeta.
Fecha publicación: Abril, 2013.
Nº Páginas: 352
Precio: 18,90 €
Género: Novela.
Edición: Rústica con solapas.
ISBN: 978-84-08-05987


Autora

Natalia Sanmartín Fenollera es periodista y ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional en el ámbito de la información económica. Licenciada en Derecho por la ULC, es Master en Periodismo por la Escuela de Periodismo de EL País y la UAM y cuenta con un PIDD por la Escuela de Negocios ESIC. Ha estado al frente de las secciones de Cinco Sentidos y de Vida Profesional en el diario económico Cinco Días, donde actualmente es jefa de opinión.

El despertar de la señorita Prim es su primera novela. Sus derechos han sido adquiridos por la Editorial Mondadori en Italia, Thiele Verlag en Alemania, Grasset en Francia, en EEUU y Canadá por Atria Books (Simon & Schuster Group), en Reino Unido y Commonwealth por Abacus (Little Brown) y en Polonia por Amber.


Sinopsis

Atraída por un sugestivo anuncio, Prudencia Prim llega a San Ireneo de Arnois, un pequeño lugar lleno de encanto cuyos habitantes han decidido declarar la guerra a las influencias del mundo moderno. La señorita Prim ha sido contratada para organizar la biblioteca del Hombre del Sillón, un hombre inteligente, profundo y cultivado, pero sin pizca de delicadeza. Pese a las frecuentes batallas dialécticas con su jefe, poco a poco la bibliotecaria irá descubriendo el peculiar estilo de vida del lugar y los secretos de sus nada convencionales habitantes.

Narrado con ingenio, brillantez e inteligencia, El despertar de la señorita Prim nos sumerge en un inolvidable viaje en busca del paraíso perdido, de la fuerza de la razón y la belleza y de la profundidad que se esconde tras las cosas pequeñas.

[Información facilitada por la editorial]


–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—


¡Cuántas ganas tenía de leer este libro! Desde que comencé a verlo por los distintos blogs me sentí muy atraída pero no ha sido hasta hace un par de semanas que la señorita Prim se cruzó en mi camino.

San Ireneo de Arnois es una utopía en nuestros tiempos. Una comunidad en la que habitan todas aquellas personas que, cansadas del mundanal ruido, huyen de las ciudades masificadas, con su desenfreno y su pérdida de valores, en busca de un lugar con un ritmo menos vertiginoso y más placentero, en el que una vida más sencilla sea posible.

La verdad es que se trata de un lugar en el que no me importaría vivir, pues cada día me abruma más el ruido (la contaminación atmosférica está dando paso a la acústica, tan dañina como la anterior), las prisas, el desenfreno, la tensión,... y la deshumanización. 


Acuarela de A. Hernández
A este singular paraje llega la señorita Prudencia Prim en respuesta al siguiente anuncio en el periódico, solicitando postulante a un puesto de bibliotecaria. 


«Se busca espíritu femenino en absoluto subyugado por el mundo. Capaz de ejercer de bibliotecaria para un caballero y sus libros. Con facilidad para convivir con perros y niños. Mejor sin experiencia laboral. Abstenerse tituladas superiores y postgraduadas».


Aunque ella no encaja con todos los requisitos solicitados, pues se trata de una mujer con una dilatada formación académica, no se lo piensa mucho y se presenta como candidata. Y es que resulta que la señorita Prim no está muy a gusto con la época que le ha tocado vivir. Cree que nació en el momento equivocado, quizás añorando lo mismo que añora esta lectora, una vida más tranquila y sosegada, naturalmente con sus altibajos, pero en la que el reloj no imponga su mandato, y piensa que ese nuevo puesto es una señal que marcará un nuevo inicio en su vida, un nuevo amanecer, en un lugar donde se mantenga el gusto por la armonía, la belleza y el equilibrio. 

Nada más llegar a la casa de su nuevo patrón encontrará una reunión compuesta por 15 niños y dos perros a cuyo frente se haya un hombre sentado en un sillón (al que conoceremos como el Hombre del Sillón en todo momento). En un principio, Prudencia Prim teme que su puesto implique también lidiar con todos esos niños y con los canes, pero pronto sabrá que los pequeños solamente vienen a recibir clases por parte del Hombre del Sillón y que en la casa solo viven Septimus, Téseris, Deka y Eksi, aunque estos no son sus verdaderos nombres.

Decía antes que San Ireneo de Arnois es un lugar distinto a lo que acostumbramos, tiene sus propias normas y eso afecta, entre otras cosas, a la educación que reciben los pequeños de la comunidad. La escuela, tal y como la concebimos en nuestra sociedad, se convierte en San Ireneo en un elemento subsidiario que perjudica a los niños más que los beneficia. La escuela moderna no tiene cabida aquí. Y por este motivo es por lo que las clases se imparten en las distintas casas de la localidad y por distintos profesores, cada uno especializado en un grupo de materias. 

A su vez, los negocios y establecimientos son dirigidos especialmente por mujeres, grandes profesionales que abandonaron su vida anterior, con unos horarios que permiten la conciliación de la vida laboral y familiar. Lo que se hace en nuestra sociedad con el trabajo y las mujeres trabajadoras no tiene lugar en la sociedad de San Ireneo, pues vivir para trabajar sin ocuparse de la familia y de los hijos supone una forma de destruir los vínculos familiares.

En un primer momento, todos los elementos que comportan la sociedad de San Ireneo, así como sus costumbres y su modus vivendi, supondrá un shock para nuestra protagonista, pero poner en orden la biblioteca del Hombre del Sillón le llevará el tiempo necesario para conocer con detalle a los peculiares habitantes de este singular lugar, a las mujeres, a los hombres y a los niños y todos ellos, a pesar de las iniciales reticencias de Prim, aportarán algo a su existencia. 

Prudencia hará grandes amigas, conocerá a ancianas llenas de sabiduría, descubrirá qué es lo realmente importante en la vida de estas personas, de dónde vinieron, por qué llegaron a este lugar, y lo que también es vital, comprobará cómo unos ayudan a otros. El corazón de Prudencia no quedará al margen de grandes descubrimientos. Tarde o temprano tendrá que reconocer aquello ante lo que pretendía cerrar los ojos.

El final no nos dirá gran cosa o nos lo dirá todo. Es cuestión de lo que busques en esta novela. La autora deja una puerta abierta para que el lector conduzca a Prudencia por el camino que él desee. 

En cuanto a los personajes, me gusta el retrato de la señorita Prim. Se trata de una mujer práctica, recta y disciplinada en su actitud, que valora la pulcritud y la belleza. Tiene muy buen concepto de sí misma, considerándose una mujer moderna, libre e independiente que no necesita a ningún hombre a su lado para poder vivir y ser feliz. No tolera la vulgaridad y la falta de delicadeza por eso, cuando las mujeres de San Ireneo, aquellas que constituyen la Liga Feminista, intentan averiguar por qué una mujer como Prim sigue soltera e insisten en buscarle marido, nuestra protagonista se sentirá ofendida por la intromisión en su vida.  Pero en San Ireneo no existe maldad, solo buena disposición.

La relación entre la señorita Prim y su patrón no comienza con buen pie y no mejorará con el paso del tiempo. Prim piensa que su jefe es un ser extraño, un anacoreta e incluso un loco. En la localidad todo el mundo tiene buena opinión de él pero ella no la comparte. Para Prudencia, el Hombre del Sillón es prepotente, demasiado exigente y su actitud con los pequeños deja mucho que desear, sin embargo, estos no parecen sentirse ofendidos ni maltratados, ni se muestran temerosos en ningún caso, aunque sí buscan su aprobación y reconocimiento en todo momento.

Ella se siente incómoda ante su patrón, pero el lector intuye que también hay cierta curiosidad. Los diálogos entre ambos están llenos de ironía pero dejan traslucir un flirteo soterrado que me ha recordado mucho al que se produce entre Jane Eyre y el señor Rochester

Prudencia y su patrón hablan de multitud de temas y jamás concuerdan sus opiniones, consiguiendo el Hombre del Sillón sacar a la señorita Prim de sus casillas en más de una ocasión. En un momento determinado se establece entre ellos un debate sobre la literatura femenina y la conveniencia o no de leer Mujercitas. Este diálogo me  ha parecido sublime tanto por la forma de desarrollarlo como por el contenido y la argumentación. Las disputas dialécticas entre uno y otro están llenas de inteligencia, ingenio y seducción camuflada, un juego del cortejo por medio de la palabra que es lo que más me ha gustado del libro. 

Otro personaje interesante es Horacio Delàs, un viejo amigo de la familia para la que Prudencia trabaja. Horacio es todo lo contrario al Hombre del Sillón. La señorita Prim lo considera un hombre razonable y sensato, tremendamente encantador, uno de sus mayores apoyos dentro de la sociedad y el único que entiende el desconcierto de Prudencia. 

¿Y cómo son los niños? Prudencia considera erróneo la forma de educar a los pequeños a los que cataloga de perturbadores y llenos de misterios pero no puede negar que son extremadamente cultos. Todos los miembros de la comunidad sacrifican parte de su tiempo en ofrecer la mejor formación posible a los niños. Si Prudencia sintió algún recelo con respecto a los más pequeños, ¿terminará por tomarles cariño?

Algo que me ha descolocado por completo: ¿en qué época englobamos esta trama? Sin ningún tipo de referencia temporal (tan solo sabremos que la narración se inicia en el mes de septiembre), la historia me ha obligado a pensar que estábamos a finales del siglo XIX, es la sensación que me transmitía el texto a través de los personajes y los hechos, pero por referencias explícitas e implícitas aquí y allá, terminamos por entender que la coordenada temporal corresponde con la actualidad de nuestros días.

domingo, 26 de enero de 2014

RESOLUCIÓN SORTEO RETO AUTORES de la A a la Z (Edición 2013)

Bueno, pues aquí tenemos a los ganadores del sorteo. Como hay más premios que participantes, algunos han sido agraciados con dos ejemplares.

Random.org ha hablado:




Pedro de El Búho entre libros.
El último Romanov.




Manuela de Papeles que fueron vida.
Invierno Negro.







Margari de Mis lecturas y más cositas.
Los chicos del ferrocarril.







Lidia de Juntando más letras.
El canto del cuco.







Enzo de Liberty Café.
Todo lo que cabe en los bolsillos.







Marilú de Cuentalibros.
Te esperaré toda mi vida.







Artisa de Entre libros anda el juego.
Volverán las naranjas.







Mariana Ponce de Geek Marloz.
Imposible pero cierto.








Susana de Deseo Libros.
La sombra del inquisidor.








Artisa de Entre libros anda el juego.
Estigmas.







Manuela de Papeles que fueron vida.
Atocha 1977







Enzo de Liberty Café.
Historias que no contaría a mi madre.








Margari de Mis lecturas y más cositas.
Cuatro caminos hacia el Hades.




Ni Pilar de El rincón de Saulip ni José Hervás de La casa de San Jamás han dado señales de vida pero creemos que también se merecen un premio por lo que los dos últimos libros digitales que restan (El día que Blancanieves cogió su guitarra y Plato Frío), no lo vamos a sortear. El primero que reclame se llevará el que él o ella elija y el otro quedará para el siguiente. En caso de que no lo reclamen de aquí al miércoles 29 de enero, se volverán a sortear el próximo fin de semana entre los restantes participantes. 

En cuanto a los demás, esperamos que Random se haya portado bien y estéis contentos.  

Los agraciados de los siguientes libros (Estigmas, El último Romanov, Invierno negro, El canto del cuco y Volverán las naranjas) tenéis que enviarme vuestros datos antes del miércoles 29 de enero (booksandcompanies@gmail.com) en caso contrario se volverán a sortear dichos ejemplares.

Para el resto de premios, enviar los datos a Fesaro (elcapifer@gmail.com) y de igual modo, si los premios no se reclaman antes del miércoles 29 de enero se volverán a sortear.

¡Feliz domingo!

sábado, 25 de enero de 2014

SORTEO + LECTURA CONJUNTA "CLAVOS EN EL CORAZÓN"


Tatty de El Universo de los Libros y Laky de Libros que hay que leer han organizado esta lectura conjunta pero también un sorteo. Se sortearán 5 libros en cada blog, así habrá el doble de posibilidades de ganar. Tienes todas los requisitos para participar en el sorteo, así como en la lectura conjunta, en los enlaces a cada blog. Si te animas, date prisa porque para el sorteo solo tienes de plazo hasta hoy a las 16.00 horas.



viernes, 24 de enero de 2014

AJEDREZ PARA UN DETECTIVE NOVATO de Juan Soto Ivars.


Editorial: Algaida.
Fecha publicación: Noviembre, 2013.
Precio: 20,00 €
Nº Páginas: 373
Género: Policíaco y de Misterio.
Edición: Tapa dura con sobrecubierta.
ISBN: 978-84-9877-963-9


Autor

Juan Soto Ivars (Águilas, 1985) fue elegido uno de los mejores escritores jóvenes de 2012 por El Cultural. Ha publicado las novelas La conjetura de Perelman (2011) y Siberia (Premio Tormenta al mejor autor revelación de 2012) y es el editor junto a Sergi Bellver de la antología de relatos Mi madre es un pez (201), que contó con cuentos de Eduardo Mendoza, Rodrigo Fresán y Javier Calvo entre otros. Su obra aparece en numerosas antologías. Ajedrez para un detective novato es su primera novela satírica. Tiene la sección España is not Spain en El confidencial. 

Sinopsis

«Las mujeres de las que me he enamorado tenían algo en común: el sentido del humor. Todas se reían de mí». Así comienzan las memorias del protagonista de esta novela, que transcurre en una España corrupta, pobre y criminal, sospechosamente parecida a la nuestra. Marcos Lapiedra, un detective mujeriego y aficionado al ajedrez, elige a un escritor de novela policiaca como aprendiz y sucesor. A lo largo de su formación, el alumno se enfrentará a multitud de casos esperpénticos y verá cómo el maestro llega al límite de sus fuerzas. Entonces, tendrá que resolver en solitario el caso más endiablado: detener a un estrangulador de mujeres que pasea por el barrio de los prostíbulos.

[Información facilitada por la editorial]



–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—


Sabéis que la novela que os traigo hoy, Ajedrez para un detective novato del escritor Juan Soto Ivars, se alzó con el Premio Ateneo Joven de Sevilla en su última edición (2013). En las distintas ocasiones que he podido escuchar al autor hablar de este trabajo, siempre ha mencionado el sentido satírico que tiene su novela, cuya idea surgió de manera espontánea tras la lectura de las deprimentes noticias que recogen los periódicos. 

El argumento de esta novela se centra en las memorias del narrador, empezando por las circunstancias de su nacimiento, mencionando de pasada su infancia y recalando en los acontecimientos que llenaron su vida a la edad de 30 años. A groso modo así eran sus días entonces.

En aquellos años, trabajaba como «negro» literario para Ignacio Vélez de Pucela, un autor al que le escribía novelas policíacas con buena acogida. La relación entre uno y otro se basaba en el engaño. El autor, alegando que con la escritura el aprendiz forjaba su camino, no hacía otra cosa más que aprovecharse de las circunstancias, mientras que el otro ni alzaba un dedo, sino que se sometía a su sino sin rechistar. Un día, para congraciarse con su pupilo, Ignacio invita a su esclavo de escritorio a asistir a una fiesta de alto copete en calidad de acompañante. Allí conocerá a gente singular y de importancia en su vida.

Por aquel tiempo, el narrador mantenía una relación con una adolescente de 16 años que le traía por la calle de la amargura. María era una joven muy promiscua y locuela. La relación entre ambos se caracterizaba por sesiones maratonianas de sexo que dejaban al narrador extenuado y a María más fresca que una rosa. Él la amaba pero vivía completamente atormentado entre las idas y venidas de la joven que a veces desaparecía sin más, dejándolo con los bolsillos tiritando. La ninfomanía de su novia fue su piedra en el zapato y con ella vivió momentos de mucha tensión, pues se torturaba preguntándose si María no estaría con uno u otro, retozando en camas diferentes para satisfacer sus necesidades.

Con tales preocupaciones, el joven aprendiz terminó por aceptar la invitación de su jefe y, junto a él, asistió a la fiesta. Efectivamente allí conoce a gente importante, nada más y nada menos que a Marcos Lapiedra, un detective que gozaba de gran popularidad, no solo en el trabajo sino también en asuntos de faldas. Lapiedra tenía una buena posición económica y muy buen ojo para resolver los casos más complicados. Era un gran conversador, un seductor nato, carismático y vanidoso. Uno de esos caballeros que ruborizan a la más mínima las mejillas de las señoras, las cuales, pobres, caen rendidas a sus pies sin remisión. 

El mayor atractivo de la cena no era la calidad de sus asistentes sino que, para poner a prueba las dotes detectivescas del gran Lapiedra, se anunció que se cometería un asesinato durante el transcurso de la misma. Ya fuera invitado o bien miembro de la servidumbre, alguien iba a perder la vida y el detective averiguaría, al más puro estilo de Agatha Christie, quién era el asesino y los motivos que justificaban el asesinato. 




Ciertamente, tal y como se anunció, así transcurre. Uno de los invitados aparece muerto. ¿Quién es el muerto? ¿Quién es el asesino? Todas las sospechas recaen sobre el narrador y Lapiedra lo señala como el autor del crimen. Desconcertado nuestro joven protagonista no sabrá cómo salir de aquel atolladero. ¿Es realmente un asesino? Todo era una trampa, un ardid bien orquestado con un fin muy concreto, pero no voy a contarte nada más. Si acaso, te advertiré que entre las páginas de esta novela encontrarás prostitutas, maridos infieles, asesinos en serie,... elementos del género policíaco que se engarzan con otros propios de un mundo fantástico. Por que sí, te sigo advirtiendo que tendrás que abrir tu mente, bajar al subsuelo para descubrir el mundo de las alcantarillas y sus habitantes, tendrás que dejarte acariciar por lo absurdo, esperar giros bestiales que te zarandearán en principio para asentarme con más firmeza después. Todo ello regado con una importante dosis de humor que se cuela en una crítica contra la sociedad igualmente destacable.

«Los eventos elitistas mal organizados son una constante en España». [pág. 36]

Los personajes tampoco pasan desapercibidos. ¿No resulta curioso que una ninfómana lleve por nombre María? ¿Acaso es poco apropiado el apellido de nuestro detective sabiendo que se pasa por la piedra a todas su clientas y más allá? No es más que Soto Ivars moviendo los dados dentro del cubilete para invitarnos a jugar una partida. 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...