Este blog se visualiza mejor con... Chrome (V.20.0)

CSS3 Properties

miércoles, 11 de marzo de 2015

EXODUS: DIOSES Y REYES (BÍBLICA - 2014).


Año: 2014

Nacionalidad: EE.UU.

Director: Ridley Scott.

Reparto: Christian Bale, Joel Edgerton, Aaron Paul, Sigourney Weaver, Ben Kingsley, Emun Elliott, John Turturo, María Valverde, Anton Alexander, Indira Varma, Ben Mendelsohn, Golshiffteh Farahani, Hiam Abbass, Kevork Malikyan, Andrew Tarbet, Aaron Neil, Anna Savva, Barrie Martin, Gerard Monaco, Ghassan Massoud.

Género: Bíblica.

Sinopsis: Narra la historia de Moisés, un hombre de extraordinario valor que desafió al faraón Ramsés y liberó a 600.000 esclavos, que protagonizaron una épica y peligrosa huida a través de Egipto en busca de la Tierra Prometida.

[Información facilitada por Filmaffinity]


–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—


Creo que todos conocemos la historia de Moisés, el joven hebreo que por instancia de Dios,  liberó a su pueblo de la esclavitud y la opresión ejercida por los egipcios durante 400 años. Primeramente, el faraón se negó en rotundo a dejar marchar a sus esclavos por lo que Dios decidió castigar a los egipcios enviando plagas que destruyeran sus cosechas, pudrieran a sus animales, envenenaran sus aguas e incluso matara a sus primogénitos. Tras una desgracia tras otra, el faraón accede a liberar a los hebreos quienes ponen rumbo a Canaán guiados por Moisés.

Si no es por la lectura de la Biblia o por aquellas clases de religión que recibíamos en el colegio, la mayoría de nosotros conoceremos la historia por aquella versión de Cecil B. DeMille, Los diez mandamientos, dirigida en 1956 e interpretada por Charlton Heston, una superproducción que obtuvo un Oscar a los Mejores Efectos Visuales y que, hipotéticamente, novelaba los acontecimientos recogidos en el Exodo, el segundo libro del Antiguo Testamento.

 

Los más pequeños seguro que conocerán la vida de Moisés por la película de animación, El príncipe de Egipto, que a pesar de ser infantil, refleja muy bien buena parte de lo que se narra en la Biblia y por lo tanto, dicho sea de paso, no es nada desdeñable. Pero hay más versiones y series de televisión de distinta nacionalidad.

Exodus: Dioses y Reyes de Ridley Scott, es una versión más. Quizás, sería mejor decir que es un remake de Los diez mandamientos, que, por desgracia, se queda corto y no supera a su antecesora ni por asomo. Pero es que además, se ha podado demasiado el argumento, eliminando escenas que le restan fuerza al guión. En cualquier caso hay que decir que tanto en una película como en otra hay notables diferencias con respecto al texto sagrado. Leído el Exodo, texto en el que se basan estas películas, hay que advertir que no se recoge ninguna profecía que hablara de un libertador de los esclavos. Lo que se menciona es que el pueblo israelita se multiplicaba muy rápidamente y por lo tanto se volvió muy poderoso, superando en número a los propios egipcios. Por temor a una rebelión, el faraón ordenó a las parteras lanzar al río a todos los nacidos varón, dejando con vida a las hembras. Pero las parteras desobedecieron la orden recibida.

Según se entiende, o al menos eso es lo que yo deduzco, Moisés fue criado por la hija del faraón pero siempre supo que era hebreo. 


«En aquellos días, cuando Moisés ya fue mayor, fue a visitar a sus hermanos, y comprobó sus penosos trabajos; vio también cómo un egipcio golpeaba a un hebreo, a uno de sus hermanos.  Miró a uno y otro lado, y no viendo a nadie, mató al egipcio y lo escondió en la arena». [Ex, 2-11 y 2-12]

Por temor a ser condenado a muerte por este hecho, Moisés huyó hacia Madián, donde conoció a Jetró y a sus siete hijas, entre las que figura Séfora, con la que se casó y tuvo un hijo, Guersom. Con ella y con su familia vivió largos años.

Cuando Moisés regresa a Egipto tras recibir las instrucciones de Dios, lo hace con su mujer y su hijo. Y en las ocasiones que tuvo audiencia con el faraón para pedirle que liberara al pueblo, no fue el interlocutor pues alegando que tenía poco poder de oratoria, Dios le encomendó tal misión a su hermano, Aaron. Ambos se presentaban ante el faraón, contando Moisés con 80 años y su hermano Aaron 83, siendo este último quien manifestaba los deseos de Dios. 

En total no fueron siete plagas sino diez. En ningún caso, las desgracias afectaban al pueblo hebreo que vivía en Gosen. El faraón jugaba a engañar a Moisés, prometiendo con cada plaga, dejar marchar al pueblo. Tras lo cual, Moisés solicitaba a Dios que cesara la desgracia, pero una vez que todo había vuelto a su cauce, el faraón daba marcha atrás e incumplía su promesa. Así una y otra vez, con cada plaga, hasta que con la muerte de su primogénito terminó por acceder.

Así pues, no todo lo que recoge la Biblia se narra en estas películas. Los guiones se amoldan a conveniencia, se adaptan, se omiten detalles, se añaden otros,... Todo con tal de recrear una historia que, en algunos pasajes, se aparta de la realidad.

El guión de Exodus se acerca al que ya vimos en Los diez mandamientos pero, como dije antes, elimina de un plumazo escenas fuertes y poderosas que le quitan parte de la intensidad al argumento.  Me refiero a todos los prodigios que Moisés realiza con su cayado, artilugio mágico que en la peli de Scott no deja de ser más que una simple vara.  Para colmo, en Exodus nos perdemos esa magnífica actuación de Charlton Heston separando las aguas del Mar Rojo, algo que en Exodus se muestra de manera descafeínada. 




Visualmente es interesante. Aunque os digo una cosa, la película de DeMille contaría con bastante menos presupuesto que esta y muchos menos recursos y en comparación con Exodus no está mal. Es cierto que las escenas de batalla y aquellas que muestran las consecuencias de las plagas están bien rodadas y son muy creíbles. También hay mucha profundidad en los planos con 4.000 extras, que se multiplican como los panes y los peces hasta convertirse en legión, los decorados están muy bien conseguidos. Nos parece estar viendo auténticas ciudades egipcias. Pero en cuanto al vestuario, el de aquella película no tiene nada que envidiarle al de esta. 


Respecto al reparto, Christian Bale (Moisés) se salva, de egipcio y de hebreo. En algunos momentos nos hace sentir su pesadumbre y desolación cuando se siente abandonado por Dios pero es inevitable compararlo con Charlton Heston (palabras mayores) y en la comparación Bale sale perdiendo. Heston era mucho Heston y el poder que desprendió en aquella película es difícilmente igualable. 

Lo mismo ocurre con Joel Edgerton (Ramsés), un papel que salvo por el maquillaje y por el brillo de sus ropajes deja mucho que desear. Incluso en el momento más trágico de su vida, cuando descubre que su hijo ha muerto, no transmite absolutamente nada. Imposible equipararlo con Yul Brynner que cada vez que abría la boca temblaba Egipto entero.




Pero si algo me ha dado rabia de verdad es comprobar lo desaprovechados que están Sigourney Weaver y Ben Kingsley, especialmente este último. Apenas tienen presencia. Hubiera estado bien destacar mucho más la maldad de Weaver en el papel de madre de Ramsés que ve como la sucesión de su hijo al trono de Egipto está en peligro. Y no digamos ya con Kingsley, interpretando al anciano Nun, del que apenas vemos un par de primeros planos. Una pena. 

¿Y por qué Dios se presenta ante Moisés como un niño? ¿Por qué materializar en forma humana su divinidad? Mientras el Dios de DeMille posee una voz dulce que habla a Moisés con mimo y cariño, el de Scott es un Dios vengativo y cruel, al que no le importa hacer sufrir al propio pueblo hebreo con tal de conseguir lo que se propone. En este sentido sí se acerca más al que aparece en las Escrituras, aunque como dije antes, los hebreos jamás sufrieron las consecuencias de las plagas. Dios lanzó su furia y su rabia contra el pueblo egipcio y su faraón, por no acatar sus órdenes y en este largometraje lo vemos colérico y cruel, enfrentándose al propio Moisés y este, a su vez, a Él. Pero lo que me ha chirriado totalmente es ver cómo Dios le prepara una infusión a Moisés mientras este cincela las Tablas de la Ley. Una escena extraña que me ha chocado. 

Por último, desconocía que en esta superproducción apareciera María Valverde en el papel de Séfora, la esposa de Moisés. No tiene mucho texto porque de la vida de Moisés junto a la hija de Jetró se muestra lo sucinto pero lo poco que sale resulta convincente.

Sobre otros aspectos, la banda sonora no está mal, la fotografía es bonita en algunas escenas, y las localizaciones, por si no lo sabéis, se sitúan en Almería y las Islas Canarias. En este vídeo se os explica.





En definitiva, mirando una y otra, si me paro a comparar tengo que reconocer que me esperaba mucho más de este largometraje de Scott, tan maravilloso en Gladiator, por ejemplo, y tan aburrido en Prometheus, por ejemplo. Más allá de esos aspectos negativos que he comentado, la película se deja ver pero si tengo que ser sincera, me quedo con Los diez mandamientos y su escasos recursos de 1956 o ya puestos, con los dibujitos de Dreamwork en El príncipe de Egipto. 




«En la batalla, un guía será salvado 
y su salvador algún día será el que guíe».






[Ilustraciones e imágenes tomadas de Google]

18 comentarios:

  1. Recuerdo que Dios en está película lo pintaban super rencoroso y a Moises bastante violento, igual me aburrir un poco pues una vez que conoces la historia pues no te pilla nada de improviso.

    ResponderEliminar
  2. No la he visto, pero la quiero ver. No eres la primera a la que le oigo eso de que no está a la altura, a ver qué me encuentro. Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Si no está a la altura, no voy a hacer por verla porque tampoco es que me llamen estas pelis. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Esta es peli de cine, vamos que lo intersante es ver los efectos especiales en pantalla grande, que luego como peli en sí ya veo que se queda muy corta. Sí que es pena lo de Kingsley que a mí me gusta mucho. No sé, puede estar bien para tarde de palomitas sabiendo de sus limitaciones.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Hola guapa!!

    La empecé a ver el otro día, y tuve que dejarla a medias. Pero quiero terminarla, por que me estaba gustando :) Eso sí, no está al nivel de Los diez mandamientos, no hay color. Eso sí que es un peliculón!!!

    Un besote!!

    ResponderEliminar
  6. Esta es de las que intentaron convencerme para ver pero no. Desde el primero momento no me llamó demasiado, aunque creo que también es culpa de la temática. Que no soy yo muy bíblico, qué le voy a hacer. Otras con temática religiosa, por ejemplo "La pasión", sí que me llegaron a apetecer. Pero además estoy viendo que esta no sale demasiado bien parada, así que me parece que de momento no me animaré.

    Un besote!

    ResponderEliminar
  7. A mí no es una película que me llame especialmente pero tampoco descarto verla en algún momento
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Yo ni intenté verla, desde que dio los primeros pasos supe que sería u flop. Una superproducción a lo bestia en la temporada selección Oscars en la que Ridley Scott, con el que tengo mis más y mis menos, todo sea dicho quería volver a brillar. Claro que la veré pero cuando me la encuenre por la tele. Besos, Marisa :)

    ResponderEliminar
  9. Es mala, pero MALA
    ya no sólo porque no siga los patrones de la Biblia, que al fin y al cabo no deja de ser un libro inventado (no hay ningún indicio histórico que corrobore todo eso en todos los documentos y yacimientos egipcios que se han estudiado)

    sino que encima.. hacen errores tan graves, como hablar de la construcción de las pirámides durante la película, cuando en la fecha en que supuestamente se desarrolla la trama hacía siglos que estaban hechas x) y mil cosas más, porque es que tiene tantos errores que grrrr HORRIBLE

    un beesito

    ResponderEliminar
  10. Tengo que reconocer que no se si alguna vez he visto entera Los 10 mandamientos, porque siempre he terminado aburriéndome y al contrario que a ti, los efectos, la fotografía, etc, se me hace demasiado "antiguo". Así que de las comparaciones no puedo hablar porque a penas me acordaría. La de dibujos si la he visto más recientemente y lo cierto, es que me gusta mucho.
    Pero la de Exodus fui a verla al cine y a mi si me convenció, tanto la historia como la actuación del reparto, sobre todo la de Bale. Y si me gustó en parte fue porque parece que quisieron hacerla más "real", buscando motivos naturales para las plagas, o incluso a la hora de cruzar el mar, lo que hizo que disfrutara mas de la historia. Igual que lo de Dios, que no parece más que una alucinación de Moisés.
    La peli me convenció, y mucho ;)

    ResponderEliminar
  11. Ufff creo que me has ahorrado el dinero de la entrada si es que todavía esta en los cines, un beso

    ResponderEliminar
  12. No veré esta película por ser de tema bíblico, son manías pero no consigo que me lleguen y mantener la atención.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Pues a mi este tipo de películas me gustan, la verdad. Suelen tener un despliegue visual impresionante y me lo paso como una enana
    Vamos, que no pienso fallar para verla en una tarde de sobremesa
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Me ha encantado leerte y todo el análisis que haces, de verdad, muy bueno, eso sí, con ganas de ver la peli no salgo y de hecho pensaba que finalmente la puntuación sería incluso menos.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Pues terminaré viéndola, aunque no esté a la altura de Los diez mandamientos. Es que es bastante difícil...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  16. ¡Hola!
    Debo decir que yo también esperaba más de ésta película... En ocasiones se me hizo realmente tediosa incluso.
    Un beso y muy buena reseña.

    ResponderEliminar
  17. Creo que el mayor acercamiento que haré a esta película será leyendo tu reseña, porque me da un poco de pereza ponerme con ella y tú confirmas que no es para tanto. 1beso!

    ResponderEliminar
  18. Mira que me pierde Bale, pero todavía no me he animado a verla... creo que es de las que va a envejecer muchísimo en poco tiempo.

    Besotes

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...