Este blog se visualiza mejor con... Chrome (V.20.0)

CSS3 Properties

martes, 16 de junio de 2015

ENTREVISTA a ROMAIN PUÉRTOLAS (La niña que se tragó una nube tan grande como la torre Eiffel)

Resultado de imagen de romain puértolasAutor

Romain Puértolas, de origen franco-español, nació en 1975 en Montpellier. Transportado por los caprichos del destino a España e Inglaterra, ha sido DJ, profesor de idiomas, traductor-intérprete, auxiliar y coordinador de vuelo en el aeropuerto de El Prat de Barcelona, empleado de Anea en Madrid y limpiador de tragaperras en Brighton.

De regreso a Francia, trabajó durante cuatro años como inspector de policía en un servicio especializado en el desmantelamiento de redes de inmigración ilegal.

Adicto a la escritura compulsiva sobre postits, Puértolas debutó en el mundo literario con El increíble viaje del faquir que se quedó atrapado en un armario de Ikea (Grijalbo, 2014). Antes de su exitoso lanzamiento en Francia, la novela ya había conquistado a más de cuarenta editoriales extranjeras convirtiéndose en un fenómeno mundial conocido como «faquirmanía».

En la actualidad, Puértolas reside en Málaga y se dedica en exclusiva a la escritura. La niña que se tragó una nube tan grande como la torre Eiffel es su nueva novela, una historia tan desenfada y llena de humor como la anterior, aunque más emotiva todavía, y que ya se ha convertido en un éxito de crítica y ventas en su país.

www.romainpuertolas.com

Sinopsis

Una cartera parisina necesita viajar a Marrakech para llevarse de allí a su hija adoptiva, muy enferma. Pero, cuando Providence Dupois está a punto de partir, un volcóna islandés despierta y paraliza el tráfico aéreo europeo. Desesperada por reencontrarse con la niña, la joven madre entiende que tan solo le queda una opción: echar a volar.

Un joven enamoradizo ayudará a Providence a emprender este viaje tan extraordinario, a lo largo del que conocerá a personajes tan variopintos como un chino que habla como un pirata y unos monjes tibetanos que escuchan a Julio Iglesias. Y es que el amor de una madre es tan fuerte como para despegar hacia las nubes.

Una fábula del siglo XXI que desprende emotividad y ternura. Un novela mágica aderezada con humor que seducirá a todos los corazones.

La original historia de una madre que aprendiól a volar por amor  y que nos enseña que nada, absolutamente nada, es imposible.



[Biografía y sinopsis tomadas directamente del ejemplar]


–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—


Cuando me siento a hablar con un autor, la conversación suele girar en torno al argumento, los personajes, los contextos históricos, políticos o sociales, las voces narrativas,... pero con Romain Puértolas la cosa va mucho más allá. Además de hablar de los argumentos de sus novelas y de los personajes tan entrañables que dibuja, hablamos de la vida y una termina la entrevista con fuerzas renovadas, con un propósito férreo de cambiar el punto de vista con el que encara la vida porque Romain transmite optimismo y vitalidad. Y así, redactando la entrevista que os traigo, leyendo todo lo que él piensa, me entran ganas de imprimirla, colocarle un marco y colgarla en un lugar bien visible para no olvidar jamás que todo es posible y que siempre hay que sacarle algo bueno a todo lo malo que nos ocurre.

De todo esto saben mucho los personajes que Romain construye en sus novelas, con argumentos que combinan la realidad y la ficción, con hombres, mujeres y niños fuertes que son capaces de todo con tal de proponérselo. Además de pasar un buen rato con las novelas de Romain, el lector siempre podrá extraer una enseñanza vital, una auténtica lección de vida, aquella que nos da el mismo autor a través de sus personajes y sus historias.

De su última novela, La niña que se tragó una nube tan grande como la torre Eiffel estuvimos hablando hace unos días a su paso por Sevilla. Esto es lo que nos contó.  



Marisa G.- Cuando me llegó tu libro y vi el título me sonreí... A ti los títulos sencillos no te gustan nada, ¿eh? Eres de títulos XXL.

Romain P.- Bueno, este ha salido así también pero mi próxima novela que sale en Francia en el mes de septiembre tiene un título con solo dos palabras. Pero yo creo que me salen así de largos porque me gusta el cuento que siempre lleva títulos muy largos y descriptivos. Me parecen fantasiosos.

M.G.- Desde luego son llamativos.

R.P.- Y únicos. Mientras más largos, más único es. En el mundo no hay otro libro que se llame así. Si lo llamas La mesa redonda pues seguro que hay muchos libros que se titulan así.

M.G.- Visto así, tienes toda la razón.

Bueno en esta novela, en principio vienes a contarnos la historia de una niña llamada Zahera que vive en Marrakech, está enferma y espera la llegada de su madre adoptiva, Providence, que quiere llevarla a Francia para que allí reciba un atención médica mejor. En la novela narras el periplo de Providence para llegar desde el aeropuerto de Orly hasta Marrakech porque hay una serie de circunstancias que le impiden coger un vuelo, pero claro, esta historia es el fruto de otra, que a mi juicio es la más importante y el verdadero argumento de la novela. 


R.P.- Sí, tenemos una historia dentro de otra. La que tú comentas es la historia que le cuenta Léo Mengano, el controlador aéreo, a un peluquero. El lector va descubriendo todo ese cuento pero a veces se le olvida que es una historia que Léo está contando a su peluquero por eso, de vez en cuando vuelvo a la realidad y hago reaccionar al peluquero o al controlador. La novela juega mucho con lo posible o lo imposible.

M.G.- Pero para mí, la historia de Providence y Zahera es más una excusa para narrar el verdadero argumento de la novela. Una historia tremenda.

R.P.- Sí, pero no desvelemos nada del final. Eso es algo a lo que tiene que llegar el lector para darse cuenta de que todo se coloca en su sitio. Es como la última pieza del puzle y te darás cuenta de que te he manipulado durante toda la novela.

M.G.- (Risas). ¡¡Totalmente!! Es que ese final pilla al lector absolutamente desprevenido. Creo que es uno de los finales más imprevisibles con los que me he topado.

R.P.- Bueno, así te demuestro que la fantasía no es algo gratuito. Hay mucha realidad en este libro. Es más real aún que el faquir, si cabe.

M.G.- Más real sí. Y es verdad que las dos novelas comparten elementos comunes, hay personajes muy entrañables, hay mucha ternura,... Pero no sé qué pensarás tú pero para mí esta novela es más dramática que la anterior y tiene menos pinceladas de humor.

R.P.- Bueno en esta también hay mucho humor.

M.G.- Sí pero parece que ese humor tiene menos peso en favor de una mayor carga dramática.

R.P.- Es más seria, más poética y con más emoción. Quería una historia más real y que conmueva más al lector.

M.G.- Hay capítulos que conmueven muchísimo.

R.P.- Sí, claro, con la enfermedad de Zahera y demás pero he querido matizarlo todo con la poesía, con esas metáforas que uso, hablando de una nube para no citar la enfermedad. Juego con todo eso para que sea más aceptable y más agradable. Se puede hablar de todo pero cuidando las formas.

M.G.- Creo que siempre echas mano de las cosas que tú has hecho a lo largo de tu vida, de diversos y múltiples trabajos que has desempeñado. En el faquir hablabas de la inmigración ilegal, tema que tú conocías bien porque trabajaste como inspector de policía en un servicio especializado. En esta novela, los aeropuertos y los aviones tienen mucha presencia y sabemos que tú has trabajado en varios aeropuertos.

R.P.- Sí, sí... En el faquir recogí las anécdotas que me ocurrieron cuando trabajé como policía y para esta novela me he valido de mis experiencias cuando fui azafato en el aeropuerto de Barcelona y también cuando trabajé en la Dirección Nacional de Navegación Aérea, en AENA, en Madrid. Tuve que estudiar mucha meteorología también cuando preparaba las oposiciones de controlador aéreo, así que toda esa experiencia que adquirí la he puesto al servicio de la historia. El personaje de Léo Mengano es más pragmático pero al final caerá en la trampa del amor porque Providence es muy guapa y muy lista. Se enamora de ella sin remedio.

M.G.- El amor siempre está muy presente en tus novelas.

R.P.- Sí porque el amor está siempre muy presente en mi vida. Yo soy una persona muy apasionada. Y esta novela viene por algo que hice por la que hoy es mi mujer. Por ella recorrí París - Granada, que son dos mil kilómetros, el día de la nube de cenizas que lanzó aquel volcán islandés, acontecimiento que me dio la idea para esta novela. Yo estaba en la academia de policía en París y nos veíamos los fines de semana. Claro, te lleva mucho tiempo hacer el recorrido en avión porque no hay vuelo directo París - Granada y siempre hay que hacer escala en Madrid, coger dos aviones y tal. El fin de semana se queda muy cortito pero aquella vez, con la nube de cenizas, con los aviones paralizados, fue una cosa tremenda pero yo fui porque la quería y porque quería verla. A mi nada me impediría ir a verla. Entonces viajé durante dos días en condiciones que no te puedes ni imaginar, cogí trenes, autobuses, dormí en la estación de trenes de Perpignan, allí tirado en el suelo como un vagabundo esperando que saliera un bus a las tres de la madrugada que al final no me dejaron coger porque había que comprar los tickets con una semana de antelación,... Fue una aventura... Y llegué a Granada, la besé y le dije «Bueno, me tengo que marchar ya que me esperan en la policía para el lunes por la mañana».

M.G.- (Risas) ¡Madre mía!

R.P.- Pero lo hice. Hubiera sido muy fácil coger el teléfono, llamarla y decirle que no podía ir. Pero no. Se lo había prometido y fui. Todo es posible. Todo se puede hacer. Es la gente la que se pone trabas. Siempre hay una manera de hacerlo. 

M.G.- Pues sí. 

Y has mencionado la nube de cenizas del volcán islandés algo que nos permite apreciar que en tu novela hay mucha contemporaneidad o actualidad. Haces referencia a esa nube, que supone el motor de arranque de la novela, pero también mencionas a Conchita Wurst, al escándalo del ex director del FMI,... Vas tirando de la realidad.

R.P.- Sí claro. Lo más divertido es coger de aquí y de allí. El trabajo lo hacen por mí. Cuando ves aquello de Eurovisión, este chico, bueno o esta chica, no sé ya... Y luego dicen que yo invento cosas surrealistas.

M.G.- (Risas)

R.P.- Solamente hace falta ver la tele para darte cuenta de que el mundo es así. Así que todo eso está ya hecho y luego me invento el resto. Me gusta mucho jugar con la fantasía e incluso meto a los políticos, a Rajoy, a Obama,...

M.G.- A Hollande no lo pones muy bien que digamos. Es un poco tontorrón.

R.P.- Sí bueno, yo no lo conozco personalmente pero tiene esta fama. Si lo oyes hablar, no parece muy listo. Pero es genial como personaje literario. Le tengo mucho cariño y por eso lo he convertido en un personaje de ficción y me lo paso bomba. De hecho, en mi próxima novela aparece también. Es un gustazo porque un personaje así te lo pone super fácil.

M.G.- En España también tienes cartera. Y no importa el signo político. Es igual. (Risas)

R.P.- Cierto. (Risas)


M.G.- Pero tus personajes me gustan mucho. Son todos muy humanos, muy naturales, muy cercanos para el lector,... Zahera es la niña enferma. No sé si te ha costado trabajo construir el personaje porque ella tiene desde su nacimiento una vida muy dura y a veces lo pasa bastante mal.

R.P.- No. Es que no me cuesta nada escribir, ni inventar personajes, ni nada. Sí que es cierto que Zahera tiene una vida complicada pero como lo digo con mucho humor y mucha poesía, pues resulta mucho más fácil. A ella le puse mis cosas. Es verdad que está enferma pero no está muerta y cuando no estás muerto puedes hacer muchas cosas aunque tengas que tener en cuenta tu enfermedad. Lo que no te puede permitir tu enfermedad no lo haces pero puedes hacer el resto. Y eso es lo que tiene Zahera, que es muy luchadora. Si yo fuera como ella, si estuviera enfermo, haría lo mismo porque yo he nacido así. Cuando hay dificultades me da igual porque las supero y vuelo sobre ellas. Esto es filosofía de vida. Con Zahera no lo he pasado mal, al revés, me lo he pasado bomba.


M.G.- Te confieso que yo no soy tan optimista como tú y cuando he leído esos capítulos en los que Zahera sufre una crisis y lo pasa regular, me dolía verla así pero también es una niña con mucha ilusión, con muchas ganas de aprender y, en ese sentido, el personaje nos da una lección.

R.P.- Sí, ella se compara con los demás y siempre piensa que está bastante bien comparada con el niño que está en la otra planta. Eso es lo que la gente tendría que hacer, compararse con otras personas que estén en peor lugar y serían mucho más felices. Los problemas se van solucionando. Los niños no tienen problemas porque lo solucionan todo enseguida. Los adultos pensamos más en las cosas.

M.G.- Y nos complicamos más la vida.

R.P.- Claro. Muchísimo más. Hay que intentar guardar el razonamiento de los niños para ciertas cosas y todo sería más fácil.

M.G.- Y algo que también me gusta mucho, y que debe formar parte de tu carácter, es que en tus novelas se advierte mucha conciencia social y hablas de personas en situaciones difíciles y que cometen errores.

R.P.- Los errores es lo que precisamente nos hace humanos. De todo lo malo se puede sacar algo bueno. Por ejemplo, en el terreno laboral, puedes tener un trabajo que es una mierda pero te permite hacer cosas estupendas. Yo trabajé como limpiador de tragaperras en un parque de atracciones en Inglaterra. Era una mierda de trabajo, te lo digo tal y como es, una verdadera mierda porque tenía que estar nueve o diez horas de pie con un spray y un pañuelo y venga darle a las máquinas porque los niños las guarreaban todas y me pasaba todo el día limpiando. Pero en este universo que es bastante macabro, veía a la gente que iba al parque, gente que por su aspecto se les veía que no tenían dinero, y jugaban, jugaban, jugaban todo su dinero, que seguro que era de prestaciones sociales. Yo los veía todos los días  perder dinero porque jamás se puede ganar dinero en un casino o una máquina porque obviamente está hecha para perder. Pero ellos venían y se gastaban todo el dinero y yo pensaba que aquella mierda de trabajo me servía para poder tener mis clases de inglés porque me estaba preparando las oposiciones de controlador aéreo y encima me podía pagar lecciones para aprender a pilotar aviones. Durante el fin de semana me iba a un pueblo de al lado y aprendía a pilotar. ¿Ves? Una mierda de trabajo que era un infierno me servía para conseguir cosas mucho mejores. Siempre se puede sacar partido a lo que estás haciendo. Yo era libre al lado de todas aquellas personas que se gastaban allí su dinero, aunque yo era el tío que limpiaba aquellas máquinas.


M.G.- Es una perspectiva interesante que muy pocas personas tienen. Cuando alguien tiene un trabajo como el que tú estás comentando, se limitan a quejarse todo el día sin ser capaces de ver más allá. 

R.P.- Ya pero lo que hay que ver es eso. Hay que tener proyección. La gente que trabaja en McDonalds seguro que pensará que es una mierda de trabajo pero sirve para que consigas algo más. Si no lo ves así, ni siquiera merece la pena vivir. A mí me horroriza la gente que se queda en este ciclo. 

M.G.- Hay que ser realista pero también ver el lado positivo de las cosas. En esta novela hay mucho realismo pero también mucha fantasía. El lector debe enfrentarse a esta novela con los ojos de un niño sin tener en cuenta las leyes de la gravedad ni las limitaciones del ser humano, ¿verdad?

R.P.- (Risas). Claro, sí hay que tener esa inocencia. No se trata tampoco de ser ciego. Hay que ver lo que hay pero transformar un poco la realidad para que sea más aceptable y que te sirva. Eso es lo que siempre hice y me ha ido bien. Todavía no me he suicidado. (Risas).

M.G.- (Risas). Bueno es que tú debes ser así de nacimiento y ya no vas a cambiar.

R.P.- Espero que no.

M.G.- Y la última vez que nos vimos me dijiste que el faquir iba a ser llevado a la gran pantalla. ¿Sigue el proyecto en pie?

R.P.- Sí, ahí seguimos y avanzando. Ahora en el Festival de Cannes han anunciado que sale en 2017. Ya tenemos directora, Marjane Satrapi, la de Persépolis, y también tenemos al actor principal, al faquir, un actor de Bollywood, que canta, baila,... Es una máquina. Es muy famoso allí. En Europa no conocemos a los actores de Bollywood pero en India son super estrellas. Él está muy ilusionado con este proyecto y ahí seguimos avanzando. 

M.G.- ¿Y de la niña y la nube también habrá peli?

R.P.- Bueno, mis productores estaban interesados también pero sería más tipo animación.

M.G.- Qué bonito...

R.P.- Sí, por toda la parte que transcurre en el cielo porque con actores reales sería muy complicado hacerlo y es mejor quedarse en el mundo del sueño. Pero ya veremos. De momento les he dicho que se centren en el faquir  porque se les va mucho la pelota.

M.G.- (Risas).

R.P.- Sí, sí... Como yo escribo muy rápido pues quieren llevar todas mis novelas al cine y los tengo que frenar.

M.G.- Y tan rápido. De hecho me dijiste la última vez que tenías unas cuantas novelas ya escritas.

R.P.- Sí, es que escribo super rápido. La niña salió en Francia en enero, bueno pues la próxima ya sale en septiembre y también tengo las tres próximas novelas casi acabadas y esta noche, en este hotel, he empezado otra novela...

M.G.- ¡¡¿Esta noche en este hotel?!!

R.P.- Sí, sí,... como te lo digo. 

M.G.- (Risas) ¡¡Qué bueno!!

R.P.- No puedo más. Quiero descansar ya.

M.G.- Pero bueno, ¡qué capacidad!

R.P.- Es que me meto en todo. Ahora también estoy traduciendo al español la novela de un autor francés. No paro de meterme en proyectos.

M.G.- Pero ¿y el tiempo de dónde lo sacas? Dame la fórmula.

R.P.- Pero si es que siempre hay tiempo para hacer de todo.

M.G.- Bueno, el día solo tiene 24 horas. Es imposible hacerlo todo.

R.P.- Soy muy rápido. Hay que ser muy rápido. Soy muy inquieto. Me gustan las cosas ¡ya!, bien hechas pero ¡ya! 

M.G.- Bueno, pues cuéntame un poquito más de esa novela que sale en septiembre en Francia.

Fuente: web del autor

R.P.- Sí, claro. Mira, es la historia de Napoleón que vuelve ahora porque en realidad nunca murió sino que estaba congelado y flotaba por el mar de Noruega. Un día, un barco de Pescanova, lo encuentra y lo descongela. Contactan con una hermandad secreta en Córcega para protegerlo. Pero vamos a ver a Napoleón vestido con ropas muy modernas para que no lo reconozcan, hará escala en el aeropuerto Charles de Gaulle en París, de camino a Córcega, y allí se entera de los atentados yihadistas y todo lo que está pasando con los estados islámicos,... Y como él es Napoleón, no se puede cruzar de brazos y propiciará una guerra contra el yihadismo. Es muy de actualidad.

M.G.- Mucha actualidad y mucha fantasía también. Te encanta esta mezcla.

R.P.- Sí, me gusta mucho.

M.G.- Pues Romain, yo he disfrutado mucho de La niña... Me ha parecido muy tierna. Zahera me ha llegado al corazón, me ha parecido muy bonita.  Me reí mucho con el faquir pero esta me ha conmovido más.

R.P.- Estoy muy contento. Es lo que pretendía.

M.G.- Conmigo lo has conseguido. (Risas)

Bueno antes de acabar, creo que has estado en la Feria del Libro de Madrid, ¿no?

R.P.- Sí, la semana pasada. Todo ha ido a bien. 

M.G.- Bien, pues no te entretengo más. Espero que nos volvamos a ver con ese Napoleón descongelado (Risas).

R.P.- (Risas). Seguro que vengo.

M.G.- Un placer volver a verte Romain y mucha suerte.

R.P.- Gracias.

Y hasta aquí la entrevista con Romain Puértolas. Esta misma semana os traeré la reseña de su última novela, La niña que se tragó una nube tan grande como la torre Eiffel, una preciosa historia llena de ternura, amor y risas. 

 



[Ilustraciones e imágenes tomadas de Google]



10 comentarios:

  1. Interesante entrevista. Tengo el libro esperando en casa y la verdad es que tengo muchísimas ganas de leerlo. Un saludo :D

    ResponderEliminar
  2. Una entrevista muy interesante, tengo el anterior esperándome pero la verdad es que este me llama mucho, besotes

    ResponderEliminar
  3. Mmmm, sí, el título es extraño. No me gusta jajajaj lo que más me gusta es como alude a la vuelta a la infancia, a la percepción de la niñez para calibrar, incluso para crear hay que "matar al intelectual" y mirar alrededor con ojos de niño. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Cómo me gustan tus entrevistas. Se nota que las.disfrutáis mucho tanto el entrevistado cómo tú
    Me llama mucho este libro.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Muy buena entrevista, Marisa. Como siempre vaya !
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. No conocía al autor ni la novela, pero tras leer tu entrevista me han entrado muchas ganas de ponerme con él :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Estupenda entrevista y qué simpático el autor!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Gracias por la entrevista, en el libro ya me había fijado pero al autor no lo conocía
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Gracias por la entrevista!!No la conocía y me ha parecido muy completa e interesante.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  10. Había visto el libro, que no termina de encajarme.- Me ha gustado conocer un poco más al autor
    Besos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...