Este blog se visualiza mejor con... Chrome (V.20.0)

CSS3 Properties

viernes, 4 de septiembre de 2015

LAS HOJAS DE JULIA de María Jeunet.


Editorial:  Suma de Letras.
Fecha publicación: noviembre, 2014.
Nº Páginas: 200
Precio:  17,00 €
Género: Novela romántica.
Edición: Tapa blanda con solapas.
ISBN: 9788483657195



Autora

María Jeunet es el seudónimo tras el que se esconde una pequeña empresaria y escritora salmantina nacida en 1983. Cursó estudios en la Universidad Complutense de Madrid y en la Universidad de Salamanca y en esa misma ciudad fundó su empresa. Se define como «mitad trabajadora para su negocio, mitad imaginadora de historias». Las hojas de Julia es su primera novela. Autopublicada en Amazon fue muy bien acogida en redes sociales y se situó desde su publicación en las listas de los más vendidos de ficción romántica. Al éxito de su primera novela se suma el de La foto de Nora, su segundo trabajo literario, que completa el éxito de la primera y que se ha situado asimismo en los primeros puestos de las listas de los ebooks más vendidos.

Sinopsis

¿Puede decidir de quién te enamoras o solo abandonarte a lo inevitable?

Julia Olsen es una chica de éxito a punto de cumplir los treinta. Se encuentra en su mejor momento, adora a su familia, tiene el trabajo de sus sueños, un precioso piso en el mejor barrio de Washington, buenas amigas... Sin embargo, tras esta aparente vida perfecta oculta miedos, esperanzas y un sueño romántico que alguien alimentó con fantasías cuando todavía era una niña. Ni las responsabilidades ni el paso del tiempo le han hecho olvidar las palabras que una anciana le dijo una noche de feria cuando tenía trece años y que describían al amor de su vida. La incorporación de Will McAvoy, su nuevo compañero de trabajo, pondrá su mundo patas arriba y le hará replantearse un destino en teoría escrito.



[Biografía y sinopsis tomadas directamente del ejemplar]


–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—



En verano, ocurre con las lecturas lo mismo que con la comida, que siempre apetece algo fresquito y de fácil digestión. Por ese motivo, elegí Las hojas de Julia, la primera novela de María Jeunet que llevaba en mis estanterías desde finales del año pasado. En su día empecé a leerla pero por diversos motivos tuve que dejar de lado la lectura y desde entonces venía arrastrándola. Pero por fin he podido retomarla y no solo he leído esta novela, sino también su continuación, La foto de Nora, de la que os hablaré más adelante. Por tantísimo retraso en la lectura, pido disculpas tanto a la editorial como a la autora. 

Las hojas de Julia, dedicada a todos los lectores, algo que se agradece enormemente, tiene como protagonista a Julia Olsen. Como bien dice la sinopsis, a Julia la vida le va viento en popa a toda vela. Una familia modélica, el trabajo que siempre soñó, es atractiva e inteligente, cuenta con buenos amigos,... pero claro la felicidad completa no existe y por eso tendrá que enfrentarse a diversas diatribas, prácticamente todas de índole amorosa.


Todo comienza diecisiete años atrás. Cuando Julia contaba con trece años, una pitonisa se cruza en su camino durante las fiestas de su pueblo y le vaticina que antes de cumplir los treinta años encontrará al hombre de su vida. Eso sí, el hombre perfecto tiene que tener una marca de nacimiento en la cara.

Julia cumplirá en breve los treinta años y son varios los hombres que han pasado por su vida. Para averiguar si alguno de ellos es el hombre ideal tendrás que leer la novela.

Algo que me gusta de Las hojas de Julia es que el tiempo pasa muy deprisa, especialmente en los primeros compases de la trama. Julia hace un recorrido por su vida amorosa desde que es adolescente, pasando por la Universidad, sus estudios en París, sus primeros trabajos en prácticas y sus inicios profesionales. Se agradece que la autora haga un barrido rápido por esos años pues lo que realmente importa es prácticamente el último año, desde los veintinueve a los treinta, margen temporal en el que supuestamente tiene que encontrar al hombre de su vida. Que María Jeunet no se demora en otros menesteres es de agradecer. 

No obstante, he de reconocer que hay ciertas situaciones que cuesta creer o que, al menos, hay que echarle mucha imaginación para que admitamos que los hechos suceden tal y como se narran. No destripo la historia si os comento que, en las primeras páginas, veremos a nuestra protagonista paseando por un bosque en el que se encuentra a un puma y al que se acerca sin problemas para acariciarlo, mientras la fiera queda mansa cual gatito. Por otra parte, las reacciones de algunos personajes son excesivas pues, sin que haya existido interacción previa, se comportan como si se conociesen de toda la vida. 

En cualquier caso, no hay que llamarse a engaño. Las hojas de Julia es una novela romántica y ya se sabe que en los libros de este género puede ocurrir de todo. Además, no es inusual que las dosis de azúcar y almibar sean considerables. Todo gira en torno al amor y el amor debe ser dulce porque, aunque existen amores amargos y agrios, esos no los quiere nadie. Las hojas de Julia es, ante todo, una historia muy romántica llena de sueños y amores en la que el mayor de los problemas que nos plantea la vida es el de encontrar al príncipe azul. Obviamente el argumento casa poco con la realidad porque, probablemente, las chicas de treinta años de hoy en día tengan problemas de mayor calado pero el objetivo principal de la novela es entretenernos y conducirnos a través de una historia con final feliz, así que, sí, Julia encontrará al hombre de su vida. El quid está en saber cuál de todos ellos será el elegido por el destino porque la cosa no resulta tan fácil.

Por otra parte, y esto es algo que también suele ocurrir en estas novelas, resulta un tanto previsible. Hay escenas que aparentemente no tienen transcendencia alguna pero el lector avispado se dará cuenta enseguida de que aquello tiene más importancia en el argumento de lo que se presupone. ¿Hay algún problema al respecto? Por mi parte no. Algunos pensarán que los detalles que comento son peros que le pongo a la novela y nada más lejos de la realidad. Las hojas de Julia se encuadra en un tipo de lectura muy específico con unas características muy concretas. Ofrece justo lo que se puede esperar de este género. Yo me he encontrado con una lectura muy fresca y amena, con  una protagonista joven con una vida llena de problemas amorosos y muy activa laboralmente, con una familia que quizás resulta demasiado modélica y grandes amigos pero es que este es precisamente el patrón que siguen estas novelas y por lo tanto debemos ser consciente de lo que vamos a encontrar. En este sentido, la novela cumple perfectamente con su objetivo. Entretiene, es amena, divertida, tiene cierto suspense, los personajes son jóvenes, atractivos,.... No hay que esperar más.

Además con un argumento tan fresco y ameno, la lectura se agiliza sobremanera. En un rato te plantas en la mitad del libro. Generalmente esto suele ser así con el género romántico aunque también puedes encontrar novelas que se hagan más cuesta arriba. Con Las hojas de Julia no, al menos, a mí no me ha pasado. Yo la he disfrutado y me he entretenido con su lectura.


Y una curiosidad. Todo el argumento transcurre prácticamente en el extranjero -Nueva York, Washington, París, Roma-, aunque en un momento dado la acción se traslada a Madrid y Salamanca. Pues bien, me he llevado toda la lectura pensando que el argumento transcurría en España y cuando me topaba con alguna referencia a alguna ciudad extranjera me cogía por sorpresa y caía en la cuenta de las verdaderas coordinadas geográficas de la novela. No sé por qué he tenido esa sensación. En un principio pensé que se debía a que la autora es española pero tampoco tiene mucho sentido esa conjetura. En fin, no sabría decir y tampoco es algo que importune la lectura.


En cuanto a los personajes, principalmente todos son jóvenes. Julia es una mujer muy activa y con una vida que ya la quisiera yo para mí. Es un personaje que cae bien y resulta fácil cogerle cariño pues encontramos a una mujer sensible y responsable, con la cabeza bien amueblada. Julia es muy trabajadora, adora a su familia con la que mantiene estrechos lazos a pesar de que su trabajo la obligue a pasar largas temporadas alejada de los que más quiere. Además su carácter resalta su lado más bondadoso y eso la coloca en una muy buena posición frente al lector.


En la vertiente masculina, hay un personaje del que nos habla la sinopsis. Will McAvoy es un compañero de trabajo de Julia al que también se le coge cariño desde el primer momento. Es un chico guapo y atractivo pero no tiene un lado canalla, más bien, resulta afable, romántico, y tierno. En ningún momento le veremos actuar de mala fe con lo que si, además de tener un físico envidiable también tiene una personalidad con grandes cualidades, estaremos deseando que ocurra algo entre Julia y él pero, por desgracia, los caminos están llenos de obstáculos. 

Pero si tengo que destacar a un personaje yo me decanto por Nora, la hermana menor de Julia. Me gustan los personajes que tienen un puntito díscolo y Nora es la locuela de la familia. Su forma de pensar y su espontaneidad me resultan muy divertida y  su presencia en el argumento no será meramente circunstancial. También tiene algo de protagonismo en esta novela y precisamente su historia será el germen de la segunda novela de Maria Jeunet, La foto de Nora, de la que os hablaré más adelante. 

Escrita en primera persona en la voz de Julia que nos irá relatando de primera mano todos los avatares de su vida, la novela cuenta con diez capítulos de larga extensión  más un epílogo que constituye el final feliz, el mismo que tienen las pelis americanas de la sobremesa de los sábados y domingos. Insisto, esto no es nada malo porque ya sabemos a lo que nos atenemos. 

En cuanto al estilo de Maria Jeunet no puede ser más actual y cercano. La historia que ella construye, al margen de ciertos detalles, bien podría ser la de cualquier joven con trabajo, familia, amistad y que busca una relación sentimental estable. Por lo tanto, se podría decir que su estilo es desenfadado, fresco y muy dinámico. Pero también he de reconocer que, en algún momento puntual, algunos diálogos pueden pecar de cierta artificilidad que otorga a los personajes una ligera sobreactuación, pero es algo ocasional. 

En definitiva, creo que Las hojas de Julia cumple a la perfección con el propósito para el que fue escrita.  No se trata de construir una historia que nos haga pensar, reflexionar o comernos la cabeza. Con esta novela solo se pretende entretener y presentarnos una historia un tanto rosa pero cuya lectura nos haga feliz. Desde luego, conmigo lo ha conseguido. Para mí ha sido una novela con una trama romántica salpicada de algún suspense. Es cierto que también cuenta con su dosis de fantasía y magia pero considero que la autora solo ha querido echarle algo de sal a la vida y la combinación en mi caso ha funcionado.

Así pues, para esos momentos en los que lo último que deseas es que te cuenten un drama o te presenten una historia de mayor envergadura, Las hojas de Julia es una buena alternativa que, sin ánimo de convertirse en la mejor lectura de tu vida, consigue entretenerte durante unas horas.


Agradezco a la editorial y a la autora el envío del ejemplar.



[Ilustraciones e imágenes tomadas de Google]

Retos:

- autores de la A a la Z 
- Sumando 2015.
- 100 libros.

Puedes adquirirlo aquí:













16 comentarios:

  1. Buena lectura de verano. Fue interesante a pesar de que como hombre Julia me pareció algo caprichosa

    ResponderEliminar
  2. Es una novela que no me atrae desde un principio y no creo que vaya a leerla.

    ResponderEliminar
  3. Por el momento no me voy a lanzar por este libro, últimamente he leído varios de este género y necesito cambiar de aires, pero lo tendré en mente para un futuro.

    Gracias por la reseña

    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Tengo estas dos novelas de María Jeunet pendientes de lectura. Aprovecharé para leer alguna de ellas cuando apetezca algo fresquito, como bien dices en la reseña, sobre todo después de empacharme con algún tocho, como el que tengo ahora entre manos. Besos.

    ResponderEliminar
  5. La leí hace unos meses y me resultó una lectura entretenida. Me gustó más la siguiente. A ver si coincidimos.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. La leí hace unos meses y también me pareció muy entretenida
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Coincido bastante con tus opiniones. A mi particularmente me gustó más La foto de Nora en la que encontré una gran evolución de la autora. Besos.

    ResponderEliminar
  8. No la conocía. así que gracias!
    se ve que la has disfrutado, besos.

    ResponderEliminar
  9. Demasiado plana para mí, este tipo de libros me entretiene solo un rato, luego me cuesta mucho acabarlos,, cuando empieza a parecerse a todos los demás.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Yo es que creo que no me gustará el modo de narrar de la autora
    lo veo muy dulce
    un beesito

    ResponderEliminar
  11. Yo no suelo animarme con este tipo de libros, no me van mucho.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. No termina de llamarme esta vez así que la dejo pasar.
    Besotes!!

    ResponderEliminar
  13. Pues parece una buena elección para esta época =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  14. La verdad es que esta propuesta de hoy no me atrae demasiado.
    Besines,

    ResponderEliminar
  15. Este tipo de lecturas no me atraen aunque como dices alguna cae en verano porque resultan entretenidas y frescas.
    Bs.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...