Este blog se visualiza mejor con... Chrome (V.20.0)

CSS3 Properties

lunes, 9 de mayo de 2016

ENID BLYTON Y SUS LIBROS.

Ayer finalizó la Feria del Libro de Sevilla. Han sido diez días intensos, cargados de momentos estupendos, en los que he vuelto a ver autores que nos han visitado en ediciones anteriores o bien he podido charlar con algunos nuevos para mí, como Santiago Roncagliolo. Lo bueno de la feria es que se convierte en un punto de encuentro para los amigos a los que nos gusta leer y luego te puede deparar alguna que otra sorpresa, como el precioso cartel de este año ilustrado por Raquel Díaz Reguera. 

La feria lanzó por twitter un concurso en el que teníamos que mencionar los libros que han marcado nuestra vida. Seguro que ya lo he dicho por aquí. Yo guardo un gratísimo recuerdo de mis primeras lecturas, más allá de los tebeos o los cómics, cuando empecé a acercarme a los libros de Enid Blyton. Fue gracias a mi hermano mayor que tenía la colección de Los Cinco. He intentado hacerme con ella más de una vez pero no hay forma de arrebatársela. No cejaré en mi empeño. La cosa es que Enid Blyton me dio el pase directo al premio y pensé ¿por qué no dedicarle una entrada a esta autora que tan buenos momentos de lectura me ha regalado en mi juventud? Dicho y hecho. Es más, ayer hasta me leí uno de sus libros, Un rompecabezas para los Siete Secretos. Y como comentó mi pareja, es curioso que esas lecturas nos ocuparan las tardes de una semana y ahora bastaba solo una para leer uno de sus libros de principio a fin. La capacidad comprensiva y la velocidad lectora también tiene su punto de madurez.

Enid Blyton nació en Londres en agosto de 1897 en el seno de una familia humilde y fue la mayor de tres hermanos. Estuvo muy apegada a su padre pero este decidió abandonar a la familia cuando Enid era aún muy pequeña. Por lo que he leído, dicen que aquel abandono es lo que empujó a Enid a inventar mundos irreales y felices en los que evadirse. Siendo buena estudiante, encaminó su carrera hacia la educación, formándose como profesora e institutriz, trabajo que compaginaba con sus primeras publicaciones. Poco después conoció a Hugh Alexander Pollock, un editor con el que contrajo matrimonio y con el que tuvo dos hijas. Pero si en el terreno literario era feliz -llegó a publicar 762 obras juveniles- no lo fue tanto en el familiar. Por un lado, y como ya comenté antes, sufrió el abandono de su padre, culpando a su madre de ello, con lo que rompió todas las relaciones con su familia directa. Por otro lado, el  matrimonio con su primer marido estuvo sembrado de problemas pues Hugh era propenso al alcoholismo y aquello originó la ruptura conyugal. Posteriormente se casó con un cirujano, Kenneth Darrell Waters, con quien estuvo casada veinticuatro años hasta que él falleció en 1967 y un año después la propia Enid.

Leyendo sobre la autora y sus libros, compruebo con estupor que no fueron muy avalados por la crítica pues se le achacaba que sus personajes estaban muy esteriotipados y que las escenas eran repetitivas. Para colmo, El Periodico.es publicaba en enero pasado una noticia anunciando que la colección de Los Cinco volvía a editarse pero eso sí, metiéndole la tijera, pues al parecer los libros de esta autora no eran políticamente correctos. Puedes leer el artículo completo aquí en el que habla de racismo y sexismo y este otro de El País que va en la misma línea, incluso afirmando que se sugiere que la autora sentía simpatía por Hitler. La verdad es que yo no aprecié nada de eso cuando los leía. También es cierto que era más pequeña y no tenía conciencia de estas cuestiones. En cualquier caso, me han resultado muy llamativos estos artículos que no han dejado de sorprenderme, teniendo en cuenta que, a lo largo de mi vida, me he encontrado con muchos lectores que comenzaron su caminar con los libros de esta escritora británica. ¿Dije ya que llegó a publicar 627 libros? Sí, lo mencioné antes. Entre ellos, unas cuantas sagas muy conocidas -Los Cinco (21 novelas) y Los Siete Secretos (15 novelas)-, ambas de misterio y aventuras, pero también tenía otras que transcurrían en un internado, Santa Clara o Torres de Malory, con seis novelas cada una.


En mi juventud me leí completa la saga de Los Cinco. Se titula así porque son cuatro chicos y un perro los que corren diversas aventuras llenas de misterio y suspense: Julian, Dick y Ana son hermanos, junto a Jorgina, prima de los anteriores y su perro Tim. No deja de ser curioso, y más en la época en la que se escriben estos libros, que Jorgina odie ser una chica, por lo que se viste como un chico y exige ser llamada Jorge. 

Todas las aventuras de estos chicos transcurren durante las vacaciones, reunidos en la casa familiar de Jorgina, en la localidad de Kirrin, donde ésta reside junto a su madre y su padre. Puedes encontrar mucha más información sobre la saga aquí.

Sin embargo, ayer no tenía ningún ejemplar de Los Cinco a mano. Por casa solo anda un volumen de la saga Los Siete Secretos que pertenece a mi marido y como el día estaba metido en agua y se me apetecía sentarme a recordar mi juventud, me dispuse a leerlo. Me servirá para contaros los elementos que caracterizan los libros de Enid Blyton.

  Editorial: Juventud.
Fecha publicación: 1964.
Nº Páginas: 120
Precio: -- €
Género: Narrativa juvenil.
Edición: Tapa dura.
ISBN: 84-261-0365-0

La historia es muy sencilla. Siete amigos - Peter, Janet, Jack, Colin, Pamela, Bárbara y Jorge, junto al perro Scramper-, conforman lo que se llama El Club de los Siete Secretos, liderados por Peter en el que los adultos no tienen cabida. Son los encargados de resolver diversos misterios y en el caso de Un rompecabezas para los Siete Secretos tendrán que esclarecer el robo de un violín. En el misterio estará implicada una familia de escasos recursos y un niño cuyo comportamiento extraña a todos. 

Los libros de Enid Blyton siempre recrean un mundo feliz en el que, de vez en cuando ocurre alguna desgracia o se narra algún episodio triste pero con la seguridad de que todo se arreglará al final y la alegría estará garantizada. En sus libros la naturaleza y el aire libre es el entorno en el que los jóvenes pasan la mayor parte del tiempo, donde desarrollan sus capacidades deductivas y corren diversas aventuras. 

Los jóvenes de Blyton son muy educados con todo el mundo. Observadores y curiosos, jamás cuestionan las decisiones de sus padres, con quienes mantienen una relación casi idílica, y si en alguna ocasión los desobedecen siempre será con un buen fin. Además de ser cabales y juiciosos, nunca se precipitan y meditan sus acciones. Por otra parte, suelen tener un carácter compasivo, se muestran generosos y caritativos con los más desfavorecidos. 

Por su parte, el perro Scramper o Tim en el caso de Los Cinco, juega el papel de amigo fiel y protector del grupo.

Algo también muy característico en estos libros es la supremacía de los hermanos mayores sobre los menores o el valor de los chicos frente a la debilidad de las chicas, salvo en el caso de Jorgina de Los Cinco que, como siempre ha querido ser un niño, su comportamiento dista mucho del de su prima Ana. 

Pero si hay algo que define perfectamente estos libros es la clara división entre el bien y el mal. Entre sus personajes siempre habrá tipos malvados, malas madres, delincuentes, o niños mal educados. El misterio se planteará en los primeros capítulos y a partir de ahí, todo fluye en armonía y, por triste o trágico que sea el problema que da origen a la aventura, siempre flota una espíritu de optimismo y felicidad sobre la narración.

Estéticamente, y hablo de las ediciones de los años 60, todas cuentan con las mismas características. Para empezar, esa primera página en la que el niño podía escribir su nombre para otorgar titularidad al volumen. Además cuenta con diversas ilustraciones, en blanco y negro, muy sencillas pero muy precisas.




Si quieres saber más sobre la saga Los Siete Secretos, pincha aquí.

A mi juicio los libros de Enid Blyton suponen una manera perfecta para iniciarse en la lectura. Al menos lo era en mi época. Ahora habrá otras muchas lecturas, sin duda más adaptadas a los tiempos que corren pero el encanto de las historias de Blyton es un aliciente más para acercarse a ellas. Si hay sexismo, racismo o elitismo en sus libros yo no lo detecté en su día ni tampoco creo que me hayan afectado. Lo que sí sé es que somos muchos los que crecimos con sus historias y prueba de ello es que se fundó una sociedad en 1995, The Enid Blyton Society, que pretende crear un mundo alrededor de su autora y preservar su memoria. Es una sociedad dirigida a sus lectores y a los coleccionistas de sus libros que cuatrimestralmente publican una revista bajo el título The Enid Blyton Society Journal. Incluso han instaurado el día de Enid Blyton, ¿lo sabíais?

Sobre su vida se han escrito varios libros. Dice la Wikipedia que «Su hija menor, Imogen Smallwood, publicó en 1989 una autobiografía sobre su infancia: A Childhood at Green Hedges, dónde describía a su madre como una persona emocionalmente inmadura; sin embargo, su hija mayor, Gillian Baverstock, siempre defendió su imagen y sobre todo su trabajo, publicando a su vez un libro sobre su madre en 1997. Ida Pollock, tercera esposa de su ex-marido, también criticó su carácter en su autobiografía "Starlight", publicada en 2009 a los 100 años»
Incluso tenemos una versión de su vida llevada al cine en 2009, Críticas de Enid. Se trata de una producción de la BBC, que no  ponen nada mal. A ver si la veo. 

En fin, este ha sido mi pequeño homenaje a la autora, aunque ya hice una corta entrada al respecto cuando este blog iniciaba su andadura (aquí). Aquella fue mucho más escueta que esta. Todavía se podría decir mucho más sobre su biografía pero para eso están todos esos artículos en internet e incluso los tres libros que menciono más arriba. En lo que a mí respecta, siempre guardaré un grato recuerdo de aquellas lecturas veraniegas en las que Blyton me permitía adentrarme en la isla de Kirrin y descubrir un sinfín de tesoros. No cambiaría esas lecturas por nada del mundo.



[Ilustraciones e imágenes tomadas de Google]



Fuentes:

http://www.mujeresenlahistoria.com/2013/05/la-dama-de-la-literatura-juvenil-enid.html

https://es.wikipedia.org/wiki/Enid_Blyton

23 comentarios:

  1. Uy, Marisa. No se leyeron libros de Los Cinco en mi casa. No me extrañaría que alguna de mis dos hermanas guardase algún ejemplar de ellos.Besos.

    ResponderEliminar
  2. Me suena que mis hermanas tenían estas novelas en la casa del pueblo. Nunca llegué a leerlas. Pero entiendo tu emoción.

    Interesante feria has tenido, fui viendo cositas por tu Facebook, me alegro que hayas disfrutado!
    BEsos

    ResponderEliminar
  3. Me gustaban mucho los de la saga Torres de Malory

    ResponderEliminar
  4. Me encantaban sus libros. "Los cinco" me hicieron vivir muchas aventuras. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Yo también me leí toda la colección de "Los cinco" y mi preferida era Jorgina. Después vinieron otras colecciones, pero ninguna como la primera.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Leer el nombre de Enid Blyton es pensar en nuestra infancia. Creo que tiene buena parte de culpa de que ahora seamos las lectoras que somos :-)))
    Por cierto, Marisa, ahora que leo tu entrada me he acordado de una cosa. Hace unos años leí una novela muy curiosa, "El olvidado arte de guardar secretos" de Eva Rice; y esta novela me pareció que era como si Enid Blyton escribiese para adultos, tuve esa sensación. Te lo comento por si te apetece leerla, creo que te gustaría, es peculiar y encantadora. Si quieres, tengo reseña en mi blog. Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo miraré Mónica. No me suena de nada. Gracias por comentarlo.

      Eliminar
  7. La colección completa está en casa de mis padres, los tres hermanos pasamos por ella e incluso conseguí que mi hijo se los leyera. Eso sí, de vez en cuando me decía que esos niños eran muy antiguos, sin móvil ni tablet ni nada jeje
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Me siento muy identificada con tu entrada. Devoré los libros de Enid Blyton en mi infancia (Los Cinco sobre todo, leídos varias veces (yo los terminaba en un día), los Siete Secretos (leí sólo aquellos a los que tuve acceso) y recuerdo con cariño los de Torres de Malory -primer curso, segundo...-). Con Enid Blyton me inicié en la lectura de libros y de ahí pasé a Agatha Christie y luego a la novela de intriga con la que disfruto mucho. Evidentemente me trae gratos recuerdos. Gracias por traer esta escritora a mi memoria.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Qué recuerdos Marisa. Desde luego no te pierdes una.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Me ha encantado esta vuelta a la infancia en que devorábamos libros y acudíamos a la librería como si fuera el paraíso, bueno algunas cosas no han cambiado tanto en ese aspecto, ¿verdad?.

    Un besote

    ResponderEliminar
  11. Enid Blyton fue mi autora de cabecera entre los 11-14 años. Torres de Malory mi serie favorita. También Los cinco..
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  12. ¿Te puedes creer que no he leído ningún libro de esta autora? Y las veces que he estado en la biblio con mi hija a ella no terminan de llamarle la atención. Y como no me gusta obligar... Pero cualquier día saco un ejemplar para leerlo yo, por curiosidad.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  13. Mi andadura lectora comenzó con Los Cinco, que buenos recuerdos me has traído con este post!
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Como me gustaban los libros de esta autora y que Buenos recuerdos me trae tu entrada, ahora tenemos varios en casa y espero que algún día la peque se anime con ellos
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Estos me los pillaba yo en la biblioteca que tambien estaban muy cotizados

    ResponderEliminar
  16. Me gustó mucho la peli de Enyd, es muy bonita. Yo los cinco no, la verdad es que en la época de esos libros a mí la locura de la lectura aún no me había atrapado. Me llama mucho la atención el de las Torres de Malory. Me parece el colmo del absurdo que censuren ahora esas novelas al reeditarlas, y luego ahí están los famosos Juegos del hambre y todas esas distopías salvajes sin que nadie diga nada, por no hablar de Harry Potter donde se hacían pedazos unos a otros con una varita. De verdad, que no piensan las cosas.
    Besos

    ResponderEliminar
  17. ¡Qué recuerdos! Mis preferidos eran los de Santa Clara y Torres de Malory, pero de los cinco y los siete secretos también cayeron unos cuantos. A ver si revisito alguno de ellos pronto.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  18. He venido directa a esta entrada. Me gustaba mucho Enid Blyton. Me leeré los artículos que enlazas con calma. Qué recuerdos nos has traido. Hace poco leí uno de los cinco en inglés para refrescar el idioma y, es curioso, cuando era pequeña Jorge (Jorgina) no me parecía tan machorra como me lo ha parecido de adulta. Y lo curioso es que no me parecía raro que se quisiera llamar Jorge, ¿Por qué no? ¿Quizás es uno de los aspectos no políticamente correctos para la época? Ya lo veré. Me ha gustado mucho tu entrada. Un besote.

    ResponderEliminar
  19. !Qué descuido! Se me olvidó decirte: ¡¡¡MUCHAS FELICIDADES POR EL PREMIO!!!
    Un besote

    ResponderEliminar
  20. Los libros de Los cinco también fueron muy importantes en mi infancia y que probablemente contribuyeron a mi interés por la lectura. Leía los que pertenecían a mi padre y después mi madre, que por entonces estaba suscrita a círculo de lectores, pidió toda la colección (al menos los que se editaron para la revista). De Los siete secretos creo que he leído uno que había suelto por casa, pero los conozco menos. Un beso!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...