Este blog se visualiza mejor con... Chrome (V.20.0)

CSS3 Properties

viernes, 15 de julio de 2016

COSAS QUE ESCRIBÍ MIENTRAS SE ME ENFRIABA EL CAFÉ de Isaac Pachón.



Editorial: Autoeditado.
Fecha publicación: abril, 2016
Precio:12,75 €
Género: Relatos.
Nª Páginas: 195
Edición: Tapa blanda.
ISBN: 9788460661849
[Disponible en eBook]
 
Autor

Isaac Pachón Zamora (Badalona, 1978). Escritor de relatos y artículos para diversas publicaciones en formato papel y digital. A destacar la participación en antologías narrativas, tales como Cuentamínate (Ed. Hijos del Hule, 2012), Relato Breve 2.0 (Ed. Imprimátur, 2012) y Porciones creativas: Plumas, tinta y papel (Ed. Diversidad Literaria, 2012). Ganador del Premio de Relatos Revista Entropia (Ed. Entropia, 2013) con el relato Bellini, que podéis leer entre las páginas de este libro. Coautor del libro Bárbara, Celia, Mariona y otros cuentos de Barcelona (Autoedición, 2014). En la actualidad, escribiendo...

Sinopsis

Cuando busco la inspiración , pido o me preparo un café (siempre con leche), cojo mi bolígrafo de tinta azul o coloco mis manos sobre el teclado, según esté en alguna cafetería agradable o en el silencioso despacho de mi casa, y empiezo a escribir. Y escribo cosas, cosas que pasan, que son verdad, cosas que imagino, que ni suceden ni sucederán, cosas qeu te harán sonreír o llorar, cosas en las que seguirás pensando durante un tiempo o cosas que olvidarás justo al pasar de página. Y doy un pequeño sorbo a mi taza de café, todavía caliente.

Historias en las que la vida, con todos sus aspectos, buenos o malos, es la gran protagonista. Relatos de amores no confesados, de zapatos mágicos, de ancianos entrañables, de ilusionistas desilucionados, de sorprendentes infidelidades, de contagios cotidianos, de idas y venidas entre el cielo y el infierno, de locuras en pijama, de inquietantes herbolarios... y degusto de nuevo el café, ya más templado.

Me pierdo entre sus escenarios; los concurridos mercados de Marrakech, las estrechas y húmedas calles venecianas, un auténtico café de Nueva York, un hospital parisino, y cómo no, algún que otro rincón de mi querida Barcelona. Y cuando termino de pasear, de husmear, de soñar por sus callejuelas, encontrando el fin a estas historias, siempre sucede lo mismo y, la verdad, es un fastidio porque cuando echo mano a la taza, sin haber sido consciente, se me ha enfriado el café.

[Biografía y sinopsis tomadas directamente del ejemplar]

************************************
 

No soy muy cafetera pero sí es verdad que hay un ritual que rara vez perdono. Tras el almuerzo y una pequeña cabezada reparadora en el sofá con el sonido de la televisión como fondo, no hay nada que me guste más, especialmente en invierno, que prepararme un café y sentarme a tomarlo delante del ordenador. Son apenas unos minutos que aprovecho para revisar el correo electrónico y mirar de qué se ha estado hablando en facebook o twitter. Este rito tiene algo de magia, como si supusiera una puerta de entrada a las frenéticas actividades de la tarde, como si ese café de sobremesa me sirviera de activación. Eso sí, no dejo que mi café se enfríe como le ocurre al autor de este volumen de relatos, Isaac Pachón.

Cosas que escribí mientras se me enfriaba el café es un conjunto de relatos me han sorprendido gratamente hasta el punto de que alguno de ellos me ha emocionado. Ahora que tenemos el verano encima, leer breves historias resulta alentador. Estos pequeños relatos resultan ideales para sumergirnos en ellos durante un breve desplazamiento o bien mientras disfrutamos de un momento de sosiego frente al mar.

Con una introducción en la que el autor se sincera y nos confiesa de qué modo se predispone a abordar la tarea de la escritura, Isaac Pachón nos expresa su deseo de que disfrutemos de estos relatos y nos  narra cómo solicitó a Paula Campos que le escribiera el prólogo. Pues bien, tras ambas piezas el lector encuentra un total de veintiocho relatos, algunos especialmente breves, muy dispares pero muy bonitos. Parecerá insulsa mi definición pero sinceramente creo que la palabra «bonito» es la que mejor describe a estos relatos. En alguna ocasión, y según la historia concreta, a dicho adjetivo habría que añadirle otros tantos como emotivo, tierno, enternecedor,... Es esta la idea global que tengo de esta antología, una idea que se gestó una vez que me había adentrado de lleno en la lectura pues es cierto que el inicio no me pareció muy prometedor. Cruda realidad fue como dar un sorbo al café sin haber sido previamente endulzado, me descolocó y no conseguí entenderlo bien. Temí entonces que el tono del volumen fuera este mismo, un conjunto de historias de las que no sabría extraerle la gracia pero por suerte, la cosa fue mejorando progresivamente.

Y así me lancé a leer sobre los hombres y mujeres creados por Isaac Pachón, un grupo de personajes que viven encuentros esporádicos llenos de magia, o que se calzan zapatos que los transforman en otras personas, o bien, viajan a países lejanos en busca de una herboristería especial. Los relatos de Pachón nos muestran a seres inanimados creados por la mano del hombre que se sienten guerreros, parejas que se enfrentan a la paternidad, reflexiones sobre la vejez o bien una muy particular visión del infierno. En ocasiones, la trama posee una sencillez tremenda pero la belleza radica en su manera de contar la historia. Me resulta muy ingenioso y brillante el punto de vista que nos ofrece el autor, es como si tuviera un sexto sentido para percibir las cosas desde otro ángulo, para captar lo que los demás no vemos, o para darle la vuelta a una situación que para el resto de los mortales solo tiene una cara. De este modo, he leído El Gran Louissini, La escalera o El cielo, este último siendo mi favorito de todos. 

Si bien es cierto que algunos me han parecido más previsibles, como Julia y Marta, o  me han dejado más indiferente, en conjunto Cosas que escribí mientras se me enfriaba el café me ha parecido una buena antología de relatos, algunos narrados por un narrador omnisciente y otros de carácter más intimista y contados en primera persona como El señor Damián o Tampoco era ella. Y siendo el autor de Badalona, es lógico que algunos relatos se ubiquen en Barcelona donde veremos a Antonio Gaudí o a Dalí, pero los escenarios irán variando desde una cafetería en Nueva York a un herbolario en Marrakech.




El estilo de Isaac Pachón no tiene alharacas que muchas veces solo sirven para enredar y a la larga no conducen a ningún sitio. Su prosa me ha parecido sencilla pero hermosa y eso permite que disfrutemos mucho de estas historias que bien nos podrían pasar a cualquiera de nosotros, no todas, porque hay algunas que tienen un componente mágico.

Pero no quiero cerrar la reseña sin aludir a la cubierta. Que sí, que será algo muy superficial pero insisto en que es lo primero que entra por los ojos y a mí la ilustración de la portada de este libro me ha gustado muchísimo. No solo por la imagen que muestra, ese dibujo en tonos suaves que muestra a un hombre contemplando la vida desde su balcón mientras se toma un café, sino por el aspecto un tanto envejecido de la ilustración. No sé muy bien cómo explicarlo pero sin duda a mí me ha resultado una puerta de acceso de lo más agradable. 

No tengo mucho más que aportar sobre este libro. Sinceramente me ha gustado leerlo, obviamente algunos relatos me han gustado más que otros pero, como dije antes, he disfrutado con el enfoque que nos propone el autor y esa originalidad siempre es de agradecer. Así que, si quieres algo ligero para los «intermedios» estivales o bien te gusta el género, te animo a tomarte un café mientras lees esta antología de Isaac Pachón.

Agradezco al autor el envío  del ejemplar.



[Algunas imágenes e ilustraciones tomadas de Google]


Retos:

- 100 libros


Puedes adquirirlo aquí:


17 comentarios:

  1. Hola!! yo también participo en la BBT y la verdad es que para mi este libro fue un gran descubrimiento y disfruté un montón de los relatos

    ResponderEliminar
  2. Ya sabes que no soy muy e relatos. Ni de café, si aún fuera té...

    ResponderEliminar
  3. No soy muy aficionada a los relatos así que este lo voy a dejar pasar
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Este ya me lo antojó Serendipia y ahora tú corroboras sus argumentos. Antes tengo que acabar otro de relatos y darme un respiro.
    Pero luego viene este, del café me quedo con el aroma.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Me gustan los relatos y me gusta lo que cuentas de este libro. No me importaría leerlo con la compañía de un café.
    Besitos

    ResponderEliminar
  6. Los relatos no me van mucho. Un beso ;)

    ResponderEliminar
  7. ¡Una reseña muy completa! Creo que la mayoría coincidimos en que merece la pena dar una oportunidad a esta antología. A pesar de que algunos relatos han pasado un poco desapercibidos para mí, otros se han quedado ya grabados en mi cabeza. Precisamente mañana publicaré mi opinión. ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  8. Me gustan los relatos y creo que disfrutaría mucho con este libro y una buena taza de café.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  9. Hola!
    No soy mucho de relatos pero siempre acabo leyendo alguno para el reto genérico y esto que nos cuentas me gusta, así que lo apuntaré.
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Me gusta, la portada también me ha atraído y si a ti te ha gustado seguro que yo tambien le sacaría petroleo.

    ResponderEliminar
  11. No lo conocía, pero cada vez me gusta más leer relatos. Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Pues yo tampoco soy nada cafetera, prefiero el té, pero reconozco que el aroma del café tiene algo mágico y poderoso, es uno de los mejores aromas que conozco. Isaac ha sabido asociar muy bien su literatura a ese agradable aroma y leerle ha sido tan agradable como tomarse un café con amigos, por ejemplo, o sostener una taza caliente entre las manos mientras al otro lado del cristal llueve y hace frío. Me han encantado los relatos de Isaac, unos más que otros, es cierto, como a ti. Me quedo con los escenarios, como bien señalas, con los personajes y con esos relatos tan cortitos que son todo sensación y sorpresa, ¿verdad? Un agradable descubrimiento. Bss

    ResponderEliminar
  13. Tienen buena pinta no me importaría leerlos.

    ResponderEliminar
  14. No soy muy de relatos, pero estos pueden ser una opción
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Pues Marisa es que me lo metes por los ojos y no soy muy de relatos. Ya empiezo a decir que si me lo cruzo no le daré de lado, jajaja. Tú eres la culpable.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Qué bien ahijada, este lo he leído y coincidimos, aunque con alguna cosa no, por ejemplo, a mi Cruda irrealidad es uno de los que más me ha gustado. Es una lectura que para mi tiene un puntito azucarado pero se disfrutan, la verdad es que pese a eso (que a mi me cuesta un poco) me parecen ingeniosas (la de las canicas!) y bonitas sus historias, perfectas para leer en este tiempo y con la medida ideal. Espero hablar pronto de mi sorbo de café frío :)
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Convencida, además esta es la época en la que más relatos leo del año
    Besos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...