Este blog se visualiza mejor con... Chrome (V.20.0)

CSS3 Properties

jueves, 7 de julio de 2016

ENTREVISTA a MARI PAU DOMÍNGUEZ (La corona maldita).

Autora 

Mari Pau Domínguez (Sabadell, 1963) es periodista. Comenzó en los estudios de Sant Cugat de TVE. Ha desarrollado su carrera profesional en los telediarios y en diversos programas de entrevistas de TVE, Telemadrid (Telenoticias y La hora de Mari Pau), la cadena SER, la radio y la televisión públicas de Cataluña, así como en Castilla La Mancha TV. Actualmente colabora como columnista del ABC y de tertuliana en La Sexta y en 13TV.

Desde que en 1993 escribió su primer libro, ha publicado otras cinco novelas: La tumba del irlandés, Dime que no eres tú, El diamante de la reina, su primera novela histórica, La casa de los siete pecados (Grijalbo, 2009), con la que obtuvo el I Premio CajaGranada de Novela Histórica, Una diosa para el rey (Grijalbo, 2011) y Las dos vidas del capitán (Grijalbo, 2014), obras alabadas por el público y la crítica y que la han confirmado como una de las voces más originales y valoradas de la narrativa histórica española actual. Su última novela es La corona maldita, una historia fascinante del primer Borbón que fue rey en España. Un hombre contradictorio, obsesivo y acosado por los fantasmas del tiempo y de la muerte.


megustaleer - La corona maldita - Mari Pau DomínguezSinopsis 

Un rey obsesionado con el tiempo y la muerte. Una reina dispuesta a todo por el futuro de sus hijos. Una relación marcada por la lujuria, el temor y la intriga.

Abrumado por el peso de una corona que nunca deseó, Felipe V encuentra en Isabel de Farnesio, su segunda esposa, a una mujer inteligente y ambiciosa, además de a una ávida cómplice en sus escandalosos juegos de cama.

Pero ni siquiera la reina puede vencer los enormes miedos y ataques de melancolía que asaltan a Felipe cada vez con más frecuencia. El rey vive acosado por las sospechas de que una maldición se cierne sobre su figura y sobre su dinastía, la de los Borbones. Cuando la obsesión empieza a hacer mella en su ánimo, acaba por convencerse de que solo su abdicación podrá salvar a España, y a sí mismo, del abismo del caos.

Con su magistral sensibilidad narrativa, Mari Pau Domínguez nos abre la puerta de las alcobas reales para mostrarnos la atrevida intimidad del primer rey Borbón y su compleja relación con el destino que habían marcado para él. 



[Biografía y sinopsis tomadas directamente del ejemplar]

************************************

Marisa G.- Mari Pau he visto que usted ha publicado varias novelas, unas siete u ocho van ya, y vuelve usted a repetir con la novela histórica, parece que es su género preferido.

Mari Pau D.- Es mi quinta novela histórica y te puedo asegurar que, desde la primera, me cambió mi vida como escritora. He descubierto en la novela histórica mucho potencial, que se puede contar la Historia de otra manera y también que hay muchísimos personajes de la Historia de España totalmente desconocidos o muchos muy conocidos pero con rincones de los que aún queda por contar. 

Me he dado cuenta que la Historia es muy entretenida, yo al menos me lo paso bien y la gente que lee mis novelas dicen que aprenden pero divirtiéndose. Para mí esa es la mejor crítica que me pueden hacer.

M.G.- Y como usted dice, se puede contar no desde un punto tan sesudo o académico, ¿verdad?

M.P.D.- Claro, sobre todo desvelando el lado más personal de estos grandes personajes, como por ejemplo Felipe V. Habrá gente que crea que muchas cosas que aparecen en la novela me las he inventado porque parecen delirantes pero no, prácticamente todo es real.

M.G.- Me alegra que lo comente porque yo he descubierto una novela que se lee con mucha facilidad quizá porque usted desvela los entresijos de la personalidad del monarca más que los entresijos del reinado. 

M.P.D.- Sí, el reinado ya está muy estudiado y muy contado. Si alguien le interesa saber sobre ese tema puede consultar muchos libros de Historia. Yo creo que es más complicado conocer quién era el artífice de ese reinado y conocerlo por dentro, cómo era ese alma absolutamente torturada, un hombre que vivía entregado al placer y al sexo pero a la vez a la tortura, a las sombras de su mente y a esos rincones tan oscuros que le hacían sufrir tanto. Me parece muy apasionante, la verdad.

M.G.- Un rey que llega a España porque su abuelo, el rey Sol, le adjudicó el trono sin él quererlo.

M.P.D.- Pues sí, le tocó en gracia (risas). Creo que no sabía muy bien qué hacer con él porque nadie pensaba que el Duque de Anjou pudiera acabar siendo rey de España.

M.G.- A mí me ha producido mucha ternura comprobar cómo Felipe V siente que lo han colocado ahí por ponerlo en algún sitio. Él no quería la corona española bajo ningún concepto.

M.P.D.- No la quería no. De hecho no estaba previsto que fuera a reinar. Al principio de la novela se refleja con mucha fidelidad cómo fue aquella tarde de otoño gris, fría, lluviosa, en la que su abuelo le comunica su destino, que va a ser rey, en el Palacio de Versalles. Se lo dice con gran pompa, con la representación de lo más granado de la nobleza y claro, todo el mundo está muy feliz por él y muy gozoso de su destino menos él. En ese momento se le viene el mundo encima, se le cae, y ya difícilmente se liberará de ese peso.

M.G.- Y llega aquí, a una España tan distinta a la corte francesa, algo que se percibe con muchísima nitidez en las primeras páginas. Se le hizo un mundo todo, verse aquí todos tan serios y tan rectos, enlutados, cuando él venía de otro estilo de vida muy diferente.

M.P.D.- Sí, y es que además era muy joven, solo tenía diecisiete años. Pero él lo intentó, intentó adaptarse a las costumbres españolas pero el choque era tan brutal que no pudo y finalmente desembarcó con todo lo que traía, con lo bueno, con lo malo y con lo regular, con lo sexual, con el tormento mental,... con todo. Todo nos cayó aquí y aterrizó en esta España tan distinta. Hay muchas cosas que fueron escandalosas pero a ellos les parecía normal,....

M.G.- Tiene el rey una faceta sexual y un poderío increíble.

M.P.D.- Él estaba muy obsesionado. De hecho, creo que era una persona enferma porque tenía una obsesión sexual muy exagerada. No perdonaba la práctica diaria del sexo. En cualquier momento, a cualquier hora, requería a la reina y ella tenía que avenirse a lo que le pidiera. Fue un personaje muy peculiar. Pero al final esta obsesión por el sexo le permitía sentirse vivo porque él vivía muy atemorizado con la idea de la muerte y el paso del tiempo y es posible que se aferrara al sexo por eso, por ser una fuente de la vida y una manera de no sentirse muerto.

M.G.- Hay muchas escenas tórridas pero muy elegantemente descritas. Le ha salido a usted una novela histórica con toque erótico.

M.P.D.- (Risas) Sí porque la corte y el personaje eran así y no porque yo me lo haya propuesto. De mis novelas históricas es la que tiene más contenido sexual pero porque el contexto era tal y como se cuenta. En ese contexto, los cortesanos de Versalles traen las costumbres sexuales entre otras muchas, por ejemplo llegan los juegos eróticos que en España no se practicaban. El juego del Impávido era muy procaz y se jugaba en los salones de la nobleza en Versalles y en París. Si quería reflejar fielmente cómo era esa corte, forzosamente tenía que aparecer el sexo y no solamente por la patología que entiendo que tenía Felipe sino porque también socialmente importaron esos juegos y muchas cosas relacionadas con el sexo. 

M.G.- ¿Y qué le pasa a Felipe realmente? Llega un momento en el que se desquicia por completo y cree que lo envenenan, ve fantasmas,... ¿qué le pasó?

M.P.D.- Bueno, yo creo que era un enfermo mental que vivió en una época en la que las enfermedades mentales no estaban todavía muy estudiadas y no se le pudo tratar como tal o como  hoy en día se le hubiera tratado. Es un personaje que me inspira ternura en muchos momentos porque hay escenas que son muy hilarantes y te despiertan la risa pero si te pones en su piel te das cuenta que son escenas en las que él acaba perdiendo la dignidad porque la enfermedad mental lo conduce a eso. A él lo diagnostican de melancolía que suena muy poético y literario pero que en realidad era un trance muy duro. Las depresiones por entonces no existían como tal y eran considerabas meramente melancolía, de hecho en la novela se habla de  La Anatomía de la Melancolía, un tratado que realmente existió, yo tengo una traducción. Es muy interesante leerla y ver cómo intentaban curar y aplicar remedios para el alma. 

Isabel de Farnesio, su esposa, era mucho más práctica y ella decía que qué era eso de la melancolía, que cómo iba a estar el rey enfermo por eso. Toda esa parte es muy interesante.

M.G.- ¡Y qué mujer Isabel de Farnesio! Me ha fascinado. Me parece maravilloso cómo usted la presenta inicialmente, como una mujer que parece que todo el mundo iba a manejar a su antojo y resultó ser lo contrario. Creo que fue una mujer que le vino muy bien al rey.

M.P.D.- Para Felipe resultó perfecto haberse casado con Isabel de Farnesio con todos los defectos que ella tenía incluso.

M.G.- Sí, porque también era muy interesada (risas).

M.P.D.- Claro, era intrigante y manejaba muy bien las intrigas. Era una mujer muy lista para eso pero tenía una parte muy  humana. Ella entendía muy bien a su esposo. Entendía que se había casado con un enfermo, que era un hombre que tenía un alto cometido, llevar las riendas de un imperio, y supo adaptarse. Bueno, la única abdicación que se produjo era porque no se podía impedir pero cuando tiene que volver a reinar por segunda vez porque el hijo en el que había abdicado se muere, a partir de ahí los restantes intentos de abdicación son abortados por Isabel. Ella tenía muy claro que ese reinado se culminaba y fíjate que antes de morir pudo ver su gran sueño hecho realidad, que su primogénito, su ojito derecho, porque ella adoraba a su hijo Carlos, se convirtiera en rey por fin.

M.G.- Creo que le he escuchado en alguna entrevista que hay otros personajes que no van a dejar indiferente a los lectores. Hay por ahí un barón bastante particular, ¿no?

M.P.D.- Bueno, bueno,... El barón de Ripperdá es fantástico. Este sí que es un personaje verdaderamente épico. Es el típico aventurero, un hombre con un grandísimo don de gentes, un seductor, un hombre que con una charlatanería de nivel consigue llegar a lo más alto en el gobierno de España pero ver cómo lo consigue y de qué manera, lo poco que le dura y cómo cae, francamente sorprende, es hasta divertido, dentro de que es casi una tragedia. Sin embargo, es muy curioso ver cómo puede evolucionar un personaje así, que los había en las cortes europeas. Te sorprende que pudieran llegar a convencer a un rey o una reina. Con él se establece un juego de seducción muy bonito y por eso hay una rosa en la cubierta. Es algo muy sensual que está muy bien. Es un personaje que fue muy importante en el reinado de Felipe V y aún hoy te sigues preguntado cómo fue posible lo que hizo. 

M.G.- Y hemos dicho que Felipe estaba obsesionado con la muerte, con el paso del tiempo,... Esa obsesión le llevó a fijarse en un reloj muy característico que no sabía que existiera. Me refiero al Reloj de las Cuatro Fachadas.

M.P.D.- Sí, sí, ese reloj es tan impresionante que el rey Juan Carlos I lo tuvo en su despacho. Los relojes de Patrimonio Nacional pueden estar en cualquiera de los Reales Sitios y él lo quiso tener en su despacho de Zarzuela. Es verdaderamente muy impresionante, una auténtica obra de ingeniería, con una mecánica extraordinaria. Ese reloj fue una gran revolución. Thomas Hildeyard se pasó muchos años construyéndolo y Felipe se obsesionó con él. Le habían contado que se estaba construyendo un reloj con cuatro caras y que cada una reflejaba y marcaba algo distinto. Verdaderamente es una enciclopedia de astronomía, de astrología, de la composición del universo, del tiempo,... Es bonito ver cómo consiguieron entonces acabar de controlar lo único que les faltaba, el segundo. El paso de controlar las horas y los minutos a controlar los segundos fue un hito en la historia de la mecánica relojera. Felipe vive todo aquello con mucha pasión. Se pasaba horas manipulando relojes en su sala de los relojes que tenía en Palacio.

M.G.- Como queriendo parar el tiempo.



M.P.D.- Sí, se debía sentir poderoso manipulando el tiempo. Gracias a él se empezó a formar una colección de relojes espectacular que es la que tiene hoy en día Patrimonio Nacional. Muchos de los relojes de esa colección fueron comprados por Felipe V.

M.G.- Ese reloj le sirve a usted para estructurar la novela.

M.P.D.- Sí, las cuatro partes son las cuatro caras de ese reloj que para Felipe V es tan importante.

M.G.- Y Mari Pau, ¿esta novela cómo surge? Se lo pregunto porque en las primeras páginas de La corona maldita vamos a ver a Felipe V reflexionando sobre el futuro y preguntándose si algún día habrá un Felipe VI. No deja de ser curioso ese principio. Me pregunto si esta novela surge con la abdicación del rey Juan Carlos I en su hijo Felipe.

M.P.D.-  No, fue antes, pensando que Juan Carlos abdicaría. La novela tenía que haberse publicado antes de aquello pero por compromisos profesionales míos no pude terminarla antes. Yo pensé que Juan Carlos terminaría abdicando porque la corona estaba tomando una derivada que se antojaba bastante complicada. Estaba convencida que terminaría abdicando y sería buen momento para conocer al primer predecesor de su familia, de su linaje. Fíjate que esta dinastía vino impuesta y a los pocos años desapareció en Francia porque a todos los pasaron por la guillotina y sin embargo aquí siguieron reinando. Y fue por eso, porque creí que era buen momento para conocer de dónde venían.

M.G.- Por lo que he estado leyendo, y a pesar de que Felipe V no quería estar aquí, fue alguien que hizo mucho por este país. ¿Con qué hito se quedaría Mari Pau Domínguez?

M.P.D.- Yo me quedaría con su manera de dinamizar la cultura en España. Este era un país muy oscuro en todo, incluso en la cultura, y sin embargo él consiguió cosas tan importantes como la formación de todas las Reales Academias y la Biblioteca Nacional. Todas las Reales Academias surgieron de reuniones sociales propiciadas por el rey que derivaban en tertulias y así se impuso la tertulia como un hábito. De las diferentes tertulias nació el germen de cada una de las academias, la de Medicina, la Real Academia de Bellas Artes, la de Lengua,... A mí me parece que fue uno de los grandes logros, gracias a que él venía con otra mentalidad mucho más abierta e intelectualmente mucho más avanzada.

M.G.- Y arquitectónicamente también se le nota esa herencia francesa con La Granja de San Ildefonso que es muy diferente a la arquitectura que se hacía en aquella época.





M.P.D.- Claro, a él no le gusta El Escorial, tampoco el Alcázar, el Palacio del Buen Retiro lo soportaba porque estaba delante de unos jardines magníficos pero él se quiso construir su pequeño Versalles, pequeño comparado con el Versalles original, porque La Granja también es un espectáculo... 

M.G.- Sí, claro porque esos edificios, esos jardines y esas fuentes son espectaculares....

M.P.D.- Y además luego adquirieron muchas obras realmente buenas. Sí, yo creo que por la cultura hizo grandes cosas.

M.G.- Y ha comentado usted antes que en esta novela no hay mucha ficción.

M.P.D.- Hay muy poca y, sin embargo, creo que es una de las novelas más entretenidas de todas las que he escrito pero porque el reinado fue así, muy entretenido y muy curioso, con un tempo distinto al de los Austria.

M.G.- Me da la sensación de que usted ha disfrutado especialmente al escribir esta novela.

M.P.D.- Sí, porque los tiempos eran distintos, cómo se movía todo en la corte, cómo se manejaban en todo. El propio personaje me parece fascinante e incluso los secundarios como el barón de Ripperdá, el cardenal Alberoni,...

M.G.- Y esa princesa de los Ursinos... (risas)

M.P.D.- ¡Ay, esa princesa! Qué corte se lleva la pobre en la novela. Es una escena que está reflejada con mucha fidelidad.

M.G.- ¿Ha manejado usted mucha documentación?

M.P.D.- Sí, sí. Y buscando siempre pequeñas anécdotas que son siempre difíciles de ver en grandes estudios pero creo que es un trabajo que vale la pena porque luego te salen cosas así que hacen disfrutar al lector.

M.G.- Pues sí que es verdad porque yo la estoy disfrutando mucho. 

M.P.D.- Me alegro.

M.G.- Mari Pau pues gracias por todo. Estoy convencida de que la novela va a gustar muchísimo.

M.P.D.- Así lo espero. Muchas gracias a ti.

La corona maldita es una novela magnífica que nos acerca al lado más humano de Felipe V. Ha sido una lectura estupenda, de la que os daré muchos más detalles en breve. De momento, espero que hayáis disfrutado de esta entrevista.





[Algunas imágenes e ilustraciones tomadas de Google]

11 comentarios:

  1. Con la entrevista me han entrado unas ganas tremendas de ler la novela, con la reseña ya no me podré resistir,
    besucus

    ResponderEliminar
  2. Te puedes creer que siendo lectora habitual de novela histórica aun no haya leído nada de esta autora? Pues es cierto y creo que estoy tardando en adentrarme en su obra. Por cierto, desconocía esa obsesion del rey por el sexo, jaja. Gracias por este estupenda entrevista. Besos

    ResponderEliminar
  3. Leí ya algo de esta Autora y me gusto.

    ResponderEliminar
  4. Interesante entrevista, Marisa, para variar. No leí nada sobre este rey ni de la autora, así que esta sería una buena novela para congraciarme con ella. Besos.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por la entrevista, Marisa. La verdad es que el libro, aunque la historia me atrae, no creo que lo lea, pero más que nada porque otra novela de la autora no me convenció demasiado su forma de narrar.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. De esta autora he leído otra novela que me gustó, gracias por la entrevista
    Besos

    ResponderEliminar
  7. PUes parece que éste podría ser un buen libro para estrenarme con la autora. Muy buena entrevista!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. No he leído nada de la autora aún. Una buena entrevista como siempre, aunque esta novela la tengo descartada.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Otra entrevista más que empiezo a leer sin tenerla todas conmigo y acabo casi con ganas de comprarme el libro. ¡Cuántas curiosidades! Y acabo de enterarme de lo que era el juego del impávido, madre mía. jeje

    ResponderEliminar
  10. La entrevista ya es todo un abrir de boca, aunque no es de los libros que más me tiran me ha gustado conocer algunos de sus entresijos.
    Besos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...