Este blog se visualiza mejor con... Chrome (V.20.0)

CSS3 Properties

viernes, 23 de septiembre de 2016

VENGO SIN CITA. HISTORIAS INCONFESABLES DE UN MÉDICO DE FAMILIA de Fernando Fabiani.

Resultado de imagen de vengo sin cita


Editorial: Aguilar.
Fecha publicación: septiembre, 2016
Precio: 14,90 €
Género: Humor.
Nª Páginas: 192
Edición: Flexibook.
ISBN: 97884103515550
[Disponible en eBook]


Autores

Fernando Fabiani (@FernandoFabiani). Sevilla 1975. Es licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Sevilla y especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. Trabajó en urgencias hospitalarias y, desde hace 10 años en un centro de salud. Subido a las tablas de los escenarios desde hace 25 años, a partir de 2003 se hace cargo de la dirección artística de la compañía Síndrome Clown. Experto en coaching. Apasionado de la docencia y la comunicación, imparte cursos de cómo hacer presentaciones creativas y participa en diferentes congresos y eventos, como #EBE15. Amante del chocolate negro. Y de la vida. ¿Cambiamos el mundo?

Laura Santolaya del Burgo (www.p8ladas.com, @p8ladas) Pamplona, 1982. Es licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas por la Universidad de Navarra. Ha desarrollado su formación en el mundo de la comunicación, el marketing y la publicidad. En 2008 comenzó su blog Prohibido escuchar canciones ñoñas en el que dio vida a P8ladas (Pocholadas). En 2013 fue seleccionada por el diario El País en su sección «Se busca talento» y en marzo de 2014 publicó su primer libro, Los lunes me odian. Crónicas de la adolestreinta es su libro (Aguilar, 2016). Su sueño es trabajar en pijama y que sus dibujos sean tan conocidos como los sanfermines.

Sinopsis

¿Imaginas lo que es ejercer la medicina hoy en día a la sombra de Google, sin el caché de House, el látigo de Grey ni el glamour de Clooney?

Teodoro Jarcia, Teo para los amigos, es médico de familia. Acaba de cumplir cuarenta y se siente en el ecuador de su vida. Si echa la vista atrás no solo es consciente del paso del tiempo, también de lo que la medicina ha influido en su manera de vivir. Para el doctor Teo, una persona normal tirando a hippie, no es fácil ser médico en la actualidad, pero lo sobrelleva como puede. Y es que la profesión ha cambiado mucho. Antes el médico era una persona respetable junto al alcalde y el cura. Ahora el alcalde es corrupto, el cura no tiene fieles y el médico se llama #Google.

Fernando Fabiani, @FernandoFabiani, médico de profesión, construye un relato sobre divertidas y sorprendentes anécdotas del mundo de la medicina, desde la carrera hasta la consulta diaria, partiendo de experiencias propias y de colegas del gremio. Ilustrado por Laura Santolaya, @P8ladas, y con sección invitada de @dijoelpaciente, Vengo sin cita es un libro que, sin perder en ningún momento el sentido del humor, aprovecha para abordar temas sanitarios de modo sencillo y que te arrancarán una sonrisa.

[Biografía y sinopsis tomadas directamente del ejemplar] 

************************************

El martes pasado os relataba mi encuentro con Fernando Fabiani, autor del libro Vengo sin cita. Historias inconfesables de un médico de familia. En aquella entrevista el autor nos explicó los motivos que lo habían impulsado a escribir este libro, cuáles eran sus intenciones y qué mensaje pretendía transmitir a los lectores. De igual modo, hicimos un repaso al sector sanitario, hablamos del sistema o de la homeopatía que tan de moda está. Pues bien, hoy vengo a comentaros cuáles han sido mis impresiones tras la lectura de este simpático libro que me ha hecho pasar un rato muy divertido. Y digo rato porque, al tratarse de un libro de humor, los lectores tendemos a consumirlo de manera compulsiva, de tal manera que, entre el principio y el final de la lectura, apenas transcurren unas horas. 

Vengo sin cita surte efecto desde el primer instante, como esas cajas de medicamentos llamativas con grandes letras de colores que, con tan solo verlas o tocarlas y sin haber ingerido una sola píldora, nos hacen sentir que nuestro mal comienza a desaparecer. Así funciona este libro de Fernando Fabiani, un antídoto perfecto contra el desánimo.

El humorista andaluz Manu Sánchez es el encargado de abrir las puertas de esta consulta, a través de un prólogo lleno de genialidad en el que nos cuenta una experiencia médica propia, a la que le quita hierro con ese humor socarrón que le caracteriza. 

Y en esa consulta que ha construido Fabiani para nosotros nos atenderá el doctor Teodoro Jarcia, el personaje que pondrá voz a todo lo que el autor quiere contarnos, abarcando desde lo que es el entorno de los profesionales de la salud hasta el complicado mundo de los pacientes.

Teo es un médico de familia de unos cuarenta años que quiere explicarnos «hasta que punto la medicina ha cambiado mi forma de vivir». Es ese doctor que te puedes encontrar en tu centro de salud, donde las batas blancas difícilmente cubren cuerpos esculturales como el de los médicos de la tele, y que cuenta con un numeroso grupo de pacientes asignados que se lanzan a buscar información sobre su mal hasta debajo de las piedras y si hay que recurrir a Internet pues se recurre, aunque sepamos que ahí lo que vamos a encontrar nos va a desalentar aún más. 

Pero para que Teo esté hoy sentado tras la mesa de esa consulta ha tenido que pasar por diversas etapas en su vida, empezando por tomar un día la decisión de estudiar Medicina lo que implica pasarse un montón de años escuchando hablar de enfermedades de todo tipo y realizar unas prácticas a las que inicialmente cuesta acostumbrarse, especialmente si son de anatomía patológica. Si no debe ser muy agradable ver un hígado, imaginaos lo que debe ser ver un hígado enfermo, tocarlo y diseccionarlo. Mejor ni me lo imagino, que acabo de almozar.

Especialmente divertido es escuchar a Teo contar sus experiencias siendo un médico residente, superar los años de MIR, esas tres temidas letras que te ponen en la parrilla de salida, sin casco pero con un fonendoscopio al que todavía te cuesta controlar. A su vez nos contará por qué la primera guardia en un hospital no se te olvidará en la vida pero, entre tanto humor, también habrá momento para que nos expliqué qué es realmente un médico de familia. Aquí hago un inciso y os redirecciono a la entrevista que realicé a Fernando Fabiani (puedes leerla aquí) porque es realmente interesante las explicaciones que nos da al respecto y estoy segura de que os sacará de muchas dudas. Como me ha pasado a mí, creo que la mayoría de la población cree que el médico que les atiende en su centro de salud tiene menor prestigio, -por decirlo de alguna manera-, que el especialista en neurología y los tiros no van por ahí.

Pero claro, cuando de problemas de salud hablamos, el médico no es el único elemento de la ecuación. En Vengo sin cita tendremos algunos capítulos que hablarán de los pacientes, de los que van acompañados a consulta, de nuestra reacción a los medicamentos o a nuestra manera de ingerirlos o de la tendencia a acumular cajas y cajas de pastillas en casa porque «sin ir al médico yo sé que si me tomo  esta pastillita verde se me quita la verruga de la espalda». 

Por supuesto no hay que frivolizar más de la cuenta, y por ello, Teo se pondrá serio en algún momento y nos narrará algunas experiencias duras. Por mucho humor que se le quiera echar a ciertos asuntos, lo cierto es que no todas las historias acaban con un final feliz. Esto es la vida y tiene su cara y su cruz. En cualquier caso, la esencia del libro es del todo humorística y pretende hacernos pasar un rato divertido. Si a la forma de narrar se le unen las ilustraciones de Laura Santolaya, preciosas viñetas llenas de colores pasteles muy  vistosos, el resultado no puede ser más alentador. Y si encima, a la vez que nuestro médico nos va relatando sus experiencias, vamos encontrando una recopilación de frases casi surrealistas, no cabe otra más que reírse porque, ¿a quién no le hace gracia las que os dejo a continuación?

«Póngame de marca, no de los genéticos» 
«El Espidifen mándemelo de marca que el de melocotón no me hace nada».

Son frases que los médicos escuchan en sus consultas y que @dijoelpaciente se encarga de transmitir por Twitter. Sin duda, la relación paciente-médico debe ser fluida y basada en la confianza y esto genera naturalidad en el lenguaje, que se traduce en frases como las que os acabo de poner. 

Y por si todo esto fuera poco, Vengo sin cita es además un libro con el que se aprende un montón y que saca de dudas. Por ejemplo, ¿habéis visto alguna vez la palabra «anamnesis» en un informe médico? A mí este tipo de palabras me dan mucho miedo porque suenan a algo malísimo, vamos que es leerla y sentir inmediatamente cómo se te escapa la vida. Pues bien Fernando Fabiani o mejor, Teo, se encarga de aclarárnoslo. Un misterio más resuelto.

En fin que todo esto y más es lo que puedes encontrar en Vengo sin cita, un libro que nos acerca al mundo sanitario con mucho humor pero que también quiere transmitirnos importantes mensajes, romper tópicos o aclarar dudas. 

Y ahora me vais a permitir que ocupe el papel de ese vecino metomentodo que, enterado de que os aqueja alguna enfermedad, se acerca a vuestra casa cargado con una bolsa llena de medicinas hasta arriba y sin contemplaciones te ofrece una pastilla enorme y te anima a tomarla porque «esto es muy bueno para lo que tú tienes y a un primo mio es lo que le recetó su médico cuando le pasó lo que a ti». Pues hoy voy a ser yo la que os prescriba Vengo sin cita para que lo toméis no solo tres veces al día y tras las comidas sino en cada momento y a todas horas porque no tiene efectos secundarios, es eficaz y combate una larga lista de enfermedades. 

Os dejo con un magnífico consejo, de los muchos que podemos encontrar en el libro:

«Si quieres controlar el colesterol limita las grasas; si tienes la tensión alta evita precocinados y quita el salero de la mesa; si no quieres romperte la cadera disfruta del sol y evita caerte al suelo; regula tu intestino tomando frutas y verduras, bebe agua, haz ejercicio... Y ante la eterna duda, ¿margarina o mantequilla?, está claro, aceite de oliva». [Pág. 137]

Y el booktrailer:




[Algunas imágenes e ilustraciones tomadas de Google]


Retos:

- 100 libros



Puedes adquirirlo aquí:



35 comentarios:

  1. Por lo que nos cuentas en tu reseña, parece una lectura entretenida. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Manuel. Espero que si finalmente te decides a leerlo, lo disfrutes. Un saludo.

      Eliminar
  2. Tiene pinta de ser muy divertido, y seguro que los médicos también podemos aprender cosas de los pacientes que no sabíamos, por ejemplo eso de que os asusta la palabra "anamnesis" jeje
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje es que la palabrita se las trae... y con "palabros" así cualquiera se entera de lo que pone en el informe jeje.

      Eliminar
    2. Hola Caminante. Efectivamente, es un libro dirigido a pacientes pero creo que es interesante para los sanitarios. Seguro te verás reflejado/a en muchos momentos.
      Un saludo

      Eliminar
  3. Pues seguro que se pasa un buen rato. Y alguno se verá reflejado, jaja. Siempre los demás, claro. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ana. Espero que si finalmente te decides a leerlo, lo disfrutes. Todos nos vemos algo reflejados, seguro. Un saludo.

      Eliminar
  4. Nada, nada, que me estáis picando con este libro.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margari... ¡Pues nada, que te va a tocar leerlo! ;)
      Si te decides, espero que lo disfrutes.
      Un saludo.

      Eliminar
  5. Un libro que he disfrutado mucho , pensaba que tenía más humor pero creo que tiene el justo y necesario para luego dar paso a grandes dosis pedagogicas.

    ResponderEliminar
  6. Parece simpático para echar el rato, voy a ver que se cuenta en la entrevista :)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, CuEnTaLiBrOs. Espero que si finalmente te decides a leerlo, lo disfrutes. ¡Y que te guste la preciosa entrevista que me hizo Marisa!. Un saludo.

      Eliminar
  7. No suelo leer humor, pero a lo mejor debería probar. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Prueba! ;) Estoy deseando conocer vuestras impresiones.
      Un saludo

      Eliminar
  8. Compartimos profesión y especialidad con el autor así que me siento identificada. Lo anoto.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Natalia. Ya contarás qué te ha parecido...
      Saludos

      Eliminar
  9. Me encantan este tipo de libros sobre anécdotas en determinados círculos.
    Tengo unos amigos que llevan años diciéndome que debería hacer algo así xD
    Lo apunto.

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Shorby. Si te gustan las anécdotas, te gustará, aunque el libro tiene (espero) bastante más cosas que esas anécdotas...
      Espero que te guste.

      Un saludo

      Eliminar
  10. Hola! No es mi estilo de lectura pero desde luego parece muy entretenido. Muchas gracias por esta magnífica reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Beatriz!
      Te animo a ojearlo un día en la librería... Está escrito para cualquiera que no sea sanitario y creo que puede aportar mensajes muy útiles en salud, con humor.
      Si te animas, ya contarás ;)
      Un saludo

      Eliminar
  11. Hola! Tiene pinta de ser muy entretenido pero ahora mismo no quiero anotarme más libros, a no ser que me llamen mucho, así que de momento lo voy a dejar pasar.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro! Dosifica... Te animo a ojearlo en una visita a la librería por si te decides. Espero que te arranque sonrisas y, con humor, hacerte llegar mensajes de salud...
      Un saludo.

      Eliminar
  12. Tiene que ser divertido. El tema seguro que da para mucho.

    ResponderEliminar
  13. Este no es para mi, en general los anecdotarios no me van, pero si encima son médicos... apaga y vámonos jajaja
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mientras Leo!
      Permíteme pedirte que ojees el libro en tu próxima visita a la librería de cabecera... Mi objetivo con él es llegar al máximo de personas posibles con diferentes mensajes de salud que, eso sí, van cargados de humor y salpicados con anécdotas. ¿Te digo un secreto? A mí tampoco me gustan los anecdotarios.
      De cualquier forma, un placer saludarte.

      Eliminar
  14. Aunque no me prodigo en este tipo de libros la verdad es que cuando caen en mis manos lo agradezco, unas risas nunca vienen mal y si además están acompañadas de buenos consejos, mejor que mejor.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Manuela.. Espero que te arranque sonrisas y, con humor, hacerte llegar mensajes de salud...
      Un saludo.

      Eliminar
  15. Si las anécdotas son divertidas y te arrancan alguna que otra sonrisa, bienvenido sea este libro. La médica de cabecera de mis padres tiene material de sobra para escribir una novela de terror cada vez que ellos aparecen por allí, jeje. Gracias por tu recomendación, la tendré en cuenta. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estupendo, Marina!
      Estoy seguro de que si te animas a leerlo pasarás un buen rato ¡y que sacarás información sutil para tu salud!
      Un saludo

      Eliminar
  16. Yo con los libros de anécdotas me parto: son ideales para leer así, de a poquitos, cuando te apetezcan unas risas... Este parece ser una buena terapia contra el aburrimiento. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tiziare!
      Si te gustan las anécdotas, disfrutarás el libro. En él, aparecen salpicadas junto a diferentes relatos que seguro te hacen pasar un rato divertido ¡y espero que provechoso!
      Un saludo

      Eliminar
  17. Pues parece original y diferente, no lo descarto!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  18. Ya sabes que es de los míos así que me lo apunto.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...