Este blog se visualiza mejor con... Chrome (V.20.0)

CSS3 Properties

miércoles, 16 de noviembre de 2016

7 AÑOS (DRAMA - 2016)


Año: 2016

Nacionalidad: Española.

Director: Roger Gual.

Reparto: Alex Brendemühl, Juana Acosta, Paco León, Juan Pablo Raba, Manuel Morón.

Género: Drama.

Sinopsis: Cuatro socios, fundadores de una exitosa empresa de diseño de aplicaciones tecnológicas, son pillados desviando fondos a un paraíso fiscal. Un mediador tratará de ayudarles a decidir a quién echarán la culpa del fraude.


[Información facilitada por Filmaffinity]


************************************

7 años es una de las películas que ofrece el catálogo de Netflix, ya sabéis esa plataforma de televisión online en la que tú eliges qué ver y cuándo hacerlo. 

Aunque no tengo mucho tiempo para ver televisión, y mucho menos las cadenas de libre emisión, especialmente porque su contenido me aburre soberanamente, Netflix tiene la ventaja para mí, fundamental, de ver lo que quieras cuando tú decidas. Nada de llevarte hasta las tantas de la noche para ver una serie o una película. Eso para los que trabajamos es un gran inconveniente. Pues bien, de entre todo el catálogo que ofrecen, 7 años es una de esas película a la que llegué sin muchas expectativas y, sin embargo, me ha sorprendido gratamente. Os cuento un poco su argumento. 



Un sábado cualquiera en el que la inmensa mayoría de la gente está descansando o disfrutando de su tiempo de ocio, Luis, Carlos y Vero son convocados de manera urgente por Marcel. Los cuatros son socios a partes iguales de una empresa de tecnología de la que ni siquiera sabremos el nombre por ser totalmente irrelevante. Natalia, la abogada de la empresa, ha contactado con Marcel para comunicarle una mala noticia. Durante los primeros diez minutos no sabremos muy bien qué temen, a qué se enfrentan, hasta que la palabra Hacienda sale a relucir. La empresa está siendo investigada por fraude fiscal y se prevé que el lunes se persone en la sede social la policía judicial para recabar toda la documentación y ponerla a disposición del juez. La situación es muy complicada. Apenas tienen unas horas para decidir qué hacer. Se enfrentan a un delito que conlleva la cárcel por un periodo de 7 años y es fundamental encontrar la manera de minimizar los daños. Después de varias horas de discusión sin llegar a un acuerdo, deciden contratar a José, un técnico de Hacienda, como mediador. Todo se hace deprisa y corriendo, a horas intempestivas pero cuando se pone una importante cantidad de dinero sobre la mesa nada importa. La misión de José será ayudar al grupo a decidir quién de los cuatro debe sacrificarse por el resto, señalarse como el culpable del fraude, salvar la empresa y perder siete años de su vida en la cárcel.  Será entonces cuando, con la tensión y los nervios a flor de piel, cada uno de ellos se quite la máscara, surjan las fricciones y los reproches y se digan las verdades a la cara, entrando incluso en el terreno personal. Todo vale con tal de salvar el pellejo. No obstante, y cuando la decisión esté tomada, una nueva llamada de la abogada dará un giro a la situación. Lamentablemente el sendero recorrido hasta esa llamada habrá dejado figuradamente a más de un cadáver por el camino.

7 años cuenta con una introducción, un nudo y un desenlace, siendo la primera muy escueta y poniéndonos en circunstancias sin apenas preámbulo. Obviamente el meollo de la cuestión estará en el nudo, en esa situación peliaguda y compleja en la que todo vale pero también es importante conducir al espectador a un desenlace coherente con los hechos, que impacte al público. ¿Se consigue en la película? Bueno, bajo mi punto de vista y en el hipotético caso de que yo fuera guionista, le hubiera dado otra vuelta de tuerca más al final, le hubiera metido más presión, hubiera ideado una trama basándome en una pantomima para conocer al que tengo enfrente. No obstante, el guion nos ofrece un final que vale más por lo que se calla y por lo que se queda en el ambiente que por lo que ocurre realmente. He leído algunas opiniones que catalogan el desenlace como descafeinado y que no está a la altura de los hechos, sin embargo yo lo veo desde otro punto de vista. ¿Qué pasa cuando le dices a una persona todo lo que piensas?


Las interpretaciones son fantásticas, cada uno de ellos encarnando un rol específico. Paco León da vida a Luis, el que, desde el principio, parece el más débil e irresponsable y sin embargo, nunca hubo un alfil (ya lo entenderéis si veis la película) que tenga más protagonismo que el rey en esta partida de ajedrez. Luis, el de aspecto desaliñado y sin lazos familiares, parece el candidato idóneo a perder siete años de su vida entre rejas. Paco León aporta esa incredulidad al personaje que no puede creer lo que oyen sus oídos y ven sus ojos.

Vero (Juana Acosta) es una mujer muy inteligente y bella. Dentro de un entorno de hombres tiene que andar con siete ojos para darse a valer. Si somos objetivos ella es la culpable de la situación que están viviendo en estos momentos pero ¿se atreverán a señalarla? 

Marcel (Alex Brendemühl) el SEO que las mata a la chita callando, el que viene de buena familia, el que tiene los contactos pero al que le pueden sus instintos. Y por otro lado su rival más inmediato Carlos (Juan Pablo Raba) el que tiene la parte más divertida en la empresa, el que tiene arrestos para dar un golpe en la mesa y exponer los hechos con toda crueldad. Es el que tiene menos escrúpulos de todos.

Y como un convidado de piedra estará  José (Manuel Morón) el tirititero de este teatro de marionetas que en más de una ocasión está a punto de contar los hilos de sus muñecos. José es un personaje que me intriga por su actitud del final. Siento que el director de la película está intentando decirme algo, intento visualizarlo pero no estoy segura... ¿Por qué parece escurrirse cuando llega la llamada final de Natalia? Probablemente no vea más que fantasmas pero no deja de ser curioso su comportamiento en los últimos minutos de la película.

Marcel, Carlos, Vero y Luis, los cuatro con sus argumentos a favor y en contra consiguen que el espectador se quede enganchado. Aquí no hay cambio de escenario, todo transcurre entre las cuatro paredes de la empresa, que todavía conservan restos de lo que fue antaño, parece que un antiguo taller de reparaciones de vehículos, rehabilitado y acondicionado en empresa moderna, con espacios diáfanos y zonas de esparcimiento para descansar las mentes pensantes. Resulta difícil desviar nuestra atención de lo que ocurre en la pantalla, de las discusiones entre los cuatro , de las arremetidas y las dentelladas. Es como asistir a un striptease psicológico y emocional de cada uno de ellos, lobos que hasta ahora no han tenido necesidad de enseñar los dientes o bien han vestido pieles de cordero. 



En las interpretaciones, priman los silencios, tan incómodos y tan cargados de peso que se pueden materializar los pensamientos de los personajes en el ambiente. 

7 años es una buena película. Sin demasiado recursos narrativos, sin excesivos giros ni un reparto extenso, plantea una situación en la que el ser humano sacará su verdadera cara, así que el planteamiento no puede ser más interesante. A mí me ha gustado mucho esta película, más allá de ese otro desenlace que yo ideé. El que ofrece la película no está mal si, como espectadores, nos hacemos la preguntas pertinentes. No hay más que mirar la expresión con la que los cuatro se quedan y que la cámara en círculo, nos va a mostrar. Así que, si tenéis opción, no dudéis en verla.




Trailer:








[Imágenes e ilustraciones tomadas de Google]



 



10 comentarios:

  1. La he visto por Netflix y le tengo muchas ganas :)

    ResponderEliminar
  2. Pues no se. Por argumento no me va mucho.

    ResponderEliminar
  3. Pues no la conocía y me ha picado muchísimo la curiosidad. La veré seguro en cuanto pueda.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  4. Cuando traes estas pelis que te han gustado tanto cuesta resistirse, pero me pasa como a Albanta, que el argumento no es muy atractivo. La sutilidad del final tampoco sé si me convencería del todo. Si viene al DVD ya veré. Siempre es mejor opción que la TV pública. En los privados están TCM y algunos más que te salvan el día.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Así en principio no me ha llamado mucho.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Pues también tenemos Netflix así que si coincide que tengo tiempo igual me animo
    Besos

    ResponderEliminar
  7. No es la primera opinión positiva que leo de esta película. Por su argumento en principio no me llamaba mucho, pero vuestras valoraciones me están picando la curiosidad.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. Hola! La verdad es que tiene muy buena pinta y me gustan los actores así que no creo que tarde en verla. Muchas gracias por la crítica.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  9. Chica, mira que me haces sentir culpable por el poco cine español que veo, al final me harás volver a cogerle afición. tendré en cuenta este título
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Pues me gusta lo que cuentas, no me importaría verla.
    Besos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...