Este blog se visualiza mejor con... Chrome (V.20.0)

CSS3 Properties

lunes, 22 de mayo de 2017

CUANDO APARECEN LOS HOMBRES de Marian Izaguirre.

Resultado de imagen de CUANDO APARECEN LOS HOMBRES de Marián Izaguirre.

Editorial: Lumen.
Fecha publicación: febrero, 2017
Precio: 21,90 €
Género: Narrativa.
Nª Páginas: 392
Edición: Tapa blando con solapas.
ISBN: 9788426404060
[Disponible en ePub;
puedes empezar a leer aquí]

Autora


Marian Izaguirre nació en Bilbao y reside en Madrid. En 1991 vio la luz La vida elíptica, obra con la que obtuvo el histórico Premio Sésamo. Desde entonces ha publicado un ensayo, Las damas de Shanghai. En busca de Doris Lessing (2013), y seis novelas más: Para toda la vida (1991), El ópalo y la serpiente (1996, Premio Andalucía de Novela), La Bolivia (2003, Premio Salvador García Aguilar), El león dormido (publicado inicialmente en 2005 y reeditado en 2015 por la editorial Lumen), La parte de los ángeles (2011, Premio Ateneo de Valladolid), La vida cuando era nuestra (2013) y Los pasos que nos separan (2014). Es también autora del libro de relatos La reina de Chipre, publicado originalmente bajo el título Nadie es la patria, ni siquiera el tiempo (1999, Premio Caja España). Cuando aparecen los hombres es su novela más reciente.

Sinopsis

Si veis a un hombre mayor haciendo preguntas indiscretas, que nadie se sorprenda. Su nombre es Philippe, y hace años era maestro de esgrima en Perpiñán. Ahora dedica su tiempo a una búsqueda que se ha vuelto obsesiva: quiere saber qué fue de Teresa Mendieta, una alumna muy hábil con el florete, pero torpe a la hora de gobernar sus sentimientos.

Philippe investiga, y poco a poco va entregando al lector un retrato de Teresa en que los datos reales y la imaginación van de la mano: esa mujer hermosa y distante vivía sola en un caserón cerca de la Costa Brava; por su mente desfilaban los días de infancia al lado de su madre Ángela, un ser hermoso y siempre dispuesto para el amor, y en un armario escondía una vieja caja de dulce de membrillo llena de cartas y recetas escritas a principios del siglo XX por una pariente lejana de nombre Elizabeth.

¿Dónde está ahora Teresa? Es fácil imaginarla cabizbaja, leyendo esas viejas cartas de Elizabeth, recordando a Ángela y sus locuras, pero hay un nudo oscuro que une a estas tres mujeres, y solo lo soltaremos cuando esta espléndida novela de Marian Izaguirre llegue a su punto final.


[Biografía y sinopsis tomadas directamente del ejemplar]

************************************

Desde el mes de marzo tenía pendiente la reseña de la nueva novela de Marian Izaguirre, con quien estuvimos charlando hace unos meses cuando visitó Sevilla (puedes leer la entrevista aquí). La intención de publicar mis sensaciones tras la lectura lleva acompañándome todo este tiempo pero hasta este día no he encontrado el momento para ponerme a ello. De hecho, viendo cómo pasaban los días, he llegado a dudar si me saldría una reseña más o menos aceptable y que fuera fiel a mis impresiones pero ha bastado con leer los apuntes que tomé durante la lectura para volver a recrear la trama en mi mente y ahora me alegro de no haber abandonado mi idea pues sin duda, Cuando aparecen los hombres es una novela que ha gustado y por ende, tengo que recomendar.

Cuando aparecen los hombres es de esas historias que se adentran en las familias y llega hasta el tuétano familiar, o hasta las cocinas, como se suele decir, y nunca mejor dicho en este caso. Luego os explicaré por qué. Construida en dos hilos temporales y argumentales, Izaguirre vertebra el eje de la trama alrededor de dos mujeres. Por un lado Teresa Mendienta y por otro Elizabeth Babel, dos mujeres que han vivido en dos épocas distintas, que proceden de dos culturas distintas y que aparentemente no tienen ningún tipo de vinculación salvo una vieja casa. No obstante, la vida despliega sus tentáculos hasta mucho más lejos de lo que imaginamos, enredando unas historias con otras y enlazando unos personajes con otros, de tal manera que todo irá encajando poco a poco, a modo de puzle, mientras avanzamos en la lectura.

En la actualidad Teresa Mendieta es una mujer de mediana edad que se ve obligada a cerrar temporalmente su negocio, un hotel en Port de l'Alba, situado en el noreste de España. La crisis no solo muerde a las personas de carne y hueso, sino que traspasa los límites de la ficción y por eso, sin un solo cliente, Teresa decide dar carpetazo al negocio por un tiempo. Después de despedir a sus empleados, opta por permanecer en el hotel una temporada, abandonarse al recuerdo, ordenar sus pensamientos e intentar dilucidar qué hacer con su vida. Serán días de pasear por la vieja y solitaria casa, visitar a algunos amigos de la zona, rememorar el pasado, pero también descubrirá una nueva vida y conocerá a nuevos personajes que darán a la novela su punto de suspense.

Por otro lado, Izaguirre hará viajar al lector a principios del siglo XX para conocer a Elizabeth Babel. Es una joven de origen inglés que, tras la muerte de su padre, ve cómo su madre vuelve a contraer matrimonio. Su padrastro tiene dos hijos -Pye y Gertrude-, y junto a ellos se trasladará al norte de España para instalarse en lo que ella llega a definir como la Casa de los Cuatro Relojes. La idea de empezar una nueva vida con una nueva familia no hace mucha gracia a Elizabeth inicialmente, especialmente porque ella se siente diferente a los demás. Sordomuda de nacimiento, Elizabeth se mueve en un mundo lleno de sonidos que ella no alcanza a oír. Sin embargo, con el paso del tiempo, se irá acostumbrando a su nueva vida ya su nueva familia.

En la manera en la que los hilos argumentales confluyen en un punto tendrá mucho que ver una vieja lata de membrillo La Tropical, una caja que encierra toda una vida narrada en las cartas que Elizabeth fue escribiendo año tras año. Desde diciembre de 1915 y que llegan hasta la II Guerra Mundial, las cartas que lee Teresa y que han permanecido guardadas en esta lata serán el vehículo a través del cual el lector conocerá la vida de Elizabeth, como la llegada a la Casa de los Cuatro Relojes, su relación con su madre, su padrastro o sus hermanastros,... Y por su parte, entre carta y carta, Teresa nos irá desvelando cómo transcurre su día a día, en qué emplea las horas de su tiempo o con quién se relaciona. Pero todo esto será en la primera parte de la novela puesto que, el segundo bloque constituye toda una explosión argumental, un apabullante giro provocado por la desaparición de un personaje que hará virar en otra dirección la trama de la novela.

Bajo mi punto de vista Cuando aparecen los hombres es una novela que a su vez contiene dos, o una dentro de otra. Cuando el lector anda transitando por unas aguas más o menos tranquilas, con dominio de la situación en la primera parte, de repente, algo lo atrapa y lo hunde en las profundidades del océano en la segunda. Los acontecimientos se precipitan hasta tal punto que suponen un auténtico gancho de derecha para el lector. Y lo más brillante no es solo los giros que se producen sino la aparición de un narrador del que prácticamente nos habíamos olvidado y cuya identidad no pienso desvelar. Esta nueva voz será la encargada de colocarnos ante el personaje de Teresa para que la veamos desde fuera, desde otro ángulo, y sepamos mucho más de ella que lo que ella nos ha contado de sí misma.

Y así, poco a poco, lo que parecía una saga familiar se va tornando prácticamente en una novela de misterio - de ahí que antes mencionara que parece dos novelas en una- hasta llegar a un desenlace que a mí me ha resultado esperanzador, que deja una puerta abierta por la que el tormento pueda salir huyendo.
Sobre los personajes.

viernes, 19 de mayo de 2017

PERCIBO AZUL de Fernando Ángel Lumbreras García.


Editorial: Ediciones Alfar.
Fecha publicación: 2016
Precio: 14,00 €
Género: Narrativa.
Nª Páginas: 256
Edición: Rústica con solapas.
ISBN: 9788478987030

Autor

Fernando Ángel Lumbreras García nació en la ciudad de Cáceres, Patrimonio de la Humanidad, el 30 de mayo de 1963. Es licenciado en Derecho por la Universidad de Extremadura. Vive en Tomares (Sevilla) pero sin romper nunca y bajo ningún concepto su vinculación con la tierra que lo vio nacer. Desarrolla su carrera profesional en la capital andaluza vinculado a entidades de ámbito de los impagados, departamentos de recuperaciones y recobro. Co Percibo azul culmina su trilogía azul siendo cinco libros que ha editado, todos ellos por Ediciones Alfar.

Sinopsis

Percibo azul, una novela diferente.

Un escritor, una asistenta del hogar y un jardinero unidos por la soledad, una enfermedad y un pasado turbulento. 

Siempre hay una luz al final del camino.
[Biografía y sinopsis tomadas directamente del ejemplar] 

************************************

Hace unos meses os hablé de la presentación de este libro, Percibo Azul, de Fernando Ángel Lumbreras García, que tuvo lugar en la Casa de Extremadura en Sevilla (puedes leer sobre el acto aquí). Pues bien, hoy vengo a contaros mis impresiones de esta novela que me ha parecido sencilla y cercana, con unos personajes muy humanos pero a la vez muy entrañables.

Resultado de imagen de cáceresPercibo azul nos traslada a la ciudad de Cáceres donde tendrán lugar los hechos que se narran. En un edificio de viviendas reside Salvador, un hombre que en su tiempo fue profesor de literatura y escritor de novelas, pero que ahora vive ajeno a la docencia y prácticamente ajeno a la vida. Solitario, Salvador vive encerrado en sí mismo y entre las cuatro paredes de su casa, sin apenas contacto con otro ser humano, nada más que su asistenta Manolita, una mujer de sesenta años que le hace las tareas de la casa y le prepara la comida. Con muchos días ociosos, Salvador invierte su tiempo en plasmar en papel sus memorias y esto, que parece a priori una cuestión de puro entretenimiento, tiene tras de sí un sentido casi terapéutico. 

Los primeros capítulos son un preámbulo de lo que será el verdadero argumento de la novela, que no es otro que la narración de la vida de Salvador, su pasado hasta llegar a un duro golpe que lo azotó de pies a cabeza y lo convirtió en lo que hoy es. Lo que le ocurrió no es algo que se especifique hasta bien adentrados en la lectura y eso conseguirá que mantengamos una cierta intriga de manera muy liviana pues Percibo azul no es una novela que se sustente en el suspense sino más bien en los personajes, en las emociones, en los sentimientos. Lo que está claro que es Salvador lo ha pasado mal y lo sigue pasando mal, de ahí que se hable de heridas, de la necesidad de curarse y de despertar de nuevo a la vida, algo en lo que Manolita, su asistenta, se empeñará una y otra vez. 

Entre diálogos con Manolita, Salvador da paso a sus memorias que abarcan desde su infancia hasta el momento dramático que la vida le había reservado. A través de sus palabras conocernos cómo eran sus años más tiernos, su familia, sus amigos, cómo se vivía la Navidad, qué reveses vivió la familia, etc, etc... Y así hasta hacerse adulto. Todo ello aderezado por una serie de poemas que serán un reflejo cristalino de su sentir.

Y no queda ahí la cosa. Las memorias de don Salvador suponen un vehículo para adentrarse en reflexiones de interés. En ocasiones, las evocaciones del protagonista nos conducirán a una especie de análisis en el que Salvador establece comparaciones. La juventud de antaño no es la de ahora, los amores se viven de otro modo, las pandillas de amigos antiguamente eran casi una institución, y constituían una unión inquebrantable en la que el compañerismo y la solidaridad eran las principales leyes. Todo esto es fruto de echar la vista atrás y ver cómo ha evolucionado la vida y las personas.

En Percibo azul todo es emoción y remembranza, un cúmulo de emociones que van desde la culpabilidad al remordimiento, pasando por un amplio abanico de sentimientos, que quedan plasmados en estas páginas con suma delicadeza y cuidado. Pero la historia no calaría de igual modo si no fuera por la presencia de unos personajes que son tan de carne y hueso como nosotros.

jueves, 18 de mayo de 2017

ENTREVISTA a JAVIER LASHERAS (Las mujeres de la calle Luna).

Resultado de imagen de javier lasheras las mujeres de la calle lunaAutor

Javier Lasheras nació en Don Benito (Badajoz) en 1963. Vivió en Avilés, Cartagena y Sevilla y, en la actualidad, reside en Oviedo.

Licenciado en Geografía e Historia por la Universidad de Oviedo, Lasheras es autor de varios libros de poemas y una novela. De entre ellos, La paz definitiva de la nada le valió el IX Premio de la Feria del Libro de Madrid en 1999. Posteriormente publicó Fundición (Algaida, 2008). Su primera novela, El amor inútil, apareció en 2004.

En el año 2008 comisarió la exposición Lúcido Ángel (1925-2008) Exposición bibliográfica, así como el catálogo de la misma, dedicada al poeta Ángel González. 

Fue responsable del programa Literástura destinado a la promoción de la lectura y de la obra y sus autores, fruto del cual se organizaron más de un centenar de actividades literarias en Asturias, así como varios encuentros de carácter nacional e internacional, con sus correspondientes publicaciones.

Además, fue presidente de la Asociación de Escritores de Asturias -de la que es socio fundador-, y director de la revista digital LITERARIAS.   


Sinopsis

Una noche de invierno, aprovechando unas obras de restauración en el Museo de Orsay en París, un todoterreno irrumpe en una de las salas para robar el cuadro El origen del mundo, de Gustave Courbet. Casi al mismo tiempo aparece el cadáver de una mujer salvajemente mutilada en el puerto de Bercy. Ambos hechos, en apariencia inconexos, unirán las investigaciones del comisario Orazio Danglade y la teniente Isabelle Millet, especializada en la lucha contra el tráfico de bienes culturales. Las diferencias de edad y sus diferentes concepciones de la vida no serán obstáculo para compartir el peso de sus propios pecados, que podrán redimirles o condenarles. Las mujeres de la calle Luna, sobrepasando las fronteras del género, es un thriller en el que el arte y una serie de asesinatos comparten protagonismo con el extremismo religioso, las relaciones familiares o el extrañamiento en una ciudad alejada de su imagen turística. Una narración en la que se indagan las relaciones entre la mirada y el deseo, el sexo y el pudor o la frontera entre ficción y realidad. La última novela de Javier Lasheras nos sumerge, a través de las interpretaciones de un cuadro que aún hoy sigue escandalizando a muchos, en un mundo donde los abismos de la naturaleza humana y sus consecuencias son impredecibles.

[Biografía y sinopsis tomadas directamente del ejemplar]

************************************

La semana pasada estuvimos charlando con Javier Lasheras, el reciente ganador del Premio de Novela Ateneo Ciudad de Valladolid, un galardón que ya va por su sesenta y tres edición y por el que han pasado nombres como Marian Izaguirre o Alfonso Domingo, entre otros muchos. Con una cubierta cuidada y provocadora a la vez, Lasheras centra esta historia que recoge en Las mujeres de la calle Luna, alrededor de un cuadro no exento de polémica, el que el artista Gustave Courbet pintó en 1866 por encargo de... y que hoy en día se conoce como El origen del mundo. Un robo, varios asesinatos y unos personajes con un entramado interior complicado son los pilares de esta novela que además, navega entre cuestiones de total actualidad. Esto es lo que Javier Lasheras nos contó.


Marisa G.- Javier, está usted licenciado en Geografía e Historia pero prácticamente toda su vida ha estado vinculada con la literatura y no solamente como escritor. Ha dirigido revistas digitales, programas literarios, asociaciones,... La literatura le tira a usted más que aquello que estudió.

Javier L.- Sí pero la Historia tiene mucho que ver con la Literatura. Fíjate que leyendo novelas, en ocasiones, uno puede aprender más de ciertos hechos históricos que si te lo cuenta un historiador. En la carrera la Literatura se estudiaba como una ciencia auxiliar de la Historia. Además es una forma de salvarse uno mismo.

Al terminar la carrera, me di cuenta de que no tenía muchas posibilidades en el mundo de la Historia y aunque impartí clases en un instituto, sentí que no era lo mío. Así que cambié de rumbo y por casualidades tuve la oportunidad de crear un programa de promoción y de difusión de los autores y de su obra, así como de la lectura. Fue  muy hermoso trabajar en eso. De este modo empecé a conocer a autores, empecé a escribir esos versos que al principio dejaba guardados en mi cajón por vergüenza. Más tarde y poco a poco, me fui dando cuenta que, como soldado de la literatura, podía aportar algo y de este modo me vinculé primero a la poesía y luego a la novela.

M.G.- Ha escrito usted varios poemarios, esta es su segunda novela si no me equivoco y entre una y otra han transcurrido bastantes años.

J.L.- Efectivamente. Desde el 2004 que publiqué mi primera novela han transcurrido nada menos que trece años. Aunque entre medio hay otro libro de poemas y otro más que está en el cajón... Y además en estos años me he casado que según dice un amigo mío, ese es el mejor libro y el mejor verso, (risas).

De todos modos yo soy un escritor lento que me gusta hacer las cosas con tiempo. Y si la novela anterior era una continuación en prosa de un libro de poemas, La paz definitiva de la nada, en Las mujeres de la calle Luna paso a otro tipo de elementos, con otro tipo de enjundia, otro tipo de raigambres e incluso territoriales. Si aquello ocurría en España, esto ocurre en París. No es un París turístico, sino un París como si aquí hablamos de las Tres mil viviendas en Sevilla, por ponerte un ejemplo. 

En realidad, la novela es un gran homenaje literario a la cultura francesa, que además es universal.
 
M.G.- Con Las mujeres de la  calle Luna gana usted la 63ª edición del Premio de Novela Ateneo de Valladolid. ¿Qué implica haber recibido este galardón tanto profesional como personalmente?



J.L.- Mentiría como un bellaco si digo que nada. Representa una de las cosas que todo autor quiere. Yo no me presento de forma gratuita al premio Ateneo de Valladolid, que además es el más antiguo de este país, después del Nadal,... Por ahí han pasado muy buenas firmas y lógicamente tiene un impacto nacional que de otra forma yo no hubiera conseguido. Luego está la editorial Algaida, del grupo Anaya, que te coloca de inmediato en toda la red de librerías de este país. 

Desde el punto de vista personal es un gusto ambiguo o doble, paradójico. Por un lado crees que te lo has merecido pero por otro también piensa que lo que te queda por delante es mucho y hay que seguir trabajando muy duro. Así por supuesto siento gratitud pero también exigencia máxima.

M.G.- Estamos ante un thriller. No sé si usted cree que es el género por excelencia actualmente, lo que más demandan los lectores.

J.L.-  No, no creo que sea así. He escrito un thriller porque me ha salido así. Cuando conozco la historia del gran personaje matérico de esta novela, El origen del mundo, ese cuadro de Gustave Courbert, lo que descubro es que tengo una necesidad imperiosa de verlo en persona. Entonces, cojo un vuelo a París, en pleno febrero, y me planto delante del cuadro. Según me siento en la sala 7 del Museo de Orsay, me entran ganas de llevármelo, de robarlo, e imagino el robo, me llevo el cuadro. Obviamente me llevé una reproducción que compro en la tienda (risas). 

Pues bien, he convivido con este cuerpo y esta mujer no menos de diez años. Con ella he reído, he llorado, me he deprimido,... hasta el punto que mi otra mujer me llamó la atención más de una vez.


En resumen, me ha salido un thriller pero también es una novela que cuenta con digresiones, con reflexiones. Los británicos hablan de libros metafísicos de detectives y a mí me parece una definición acertada porque mi novela es un libro donde hay policías pero es un libro más de personajes que un thriller, porque estos policías, que son gente de orden, lo que les ocurre como personajes es que están desordenados. Sus vidas están hechas unos zorros y tienen que ordenarlas. Por lo tanto, hay como un viaje moral a través del libro. En ese sentido, y tal y como reza la portada, se dice que la novela traspasa las fronteras del género. Y esto es cierto. Quién vaya buscando una novela de género lo va a encontrar pero que sepa también que va a tener que hacer frente a una serie de preguntas y reflexiones que como lector le van a surgir. En esta novela hay un montón de debates. 

M.G.-Y este sentido que usted comenta, ¿se podría decir que todos los elementos característicos de la novela policíaca que figuran en su libro en realidad solo es un camino hacia otro tipo de novela en el que usted retrata la actualidad o la esencia del ser humano?

J.L.- Bueno, sí y no. La novela comienza con el robo del cuadro de Courbet, una obra que muestra el cuerpo desnudo de una mujer con su sexo abierto en primer término. Lo bueno es que el rostro de la mujer no lo conocemos con lo cual su pudor queda a salvo perfectamente pero nos lanza preguntas. El robo del cuadro, al mismo tiempo, se combina con tres asesinatos en los que tres mujeres son salvajemente mutiladas. Las investigaciones se van a cruzar y al frente de las mismas estará Isabelle Millet, una mujer joven, ambiciosa y felizmente promiscua, y un comisario, Orazio Danglade, a punto de jubilarse, hosco y sin embargo desvalido. A partir de este momento es cuando surge quizá lo más negro, y lo más negro es el alma humana, nuestro propio desamparo, nuestros propios muertos, nuestro propio pasado y ese es el que se va a dilucidar, y el que va a tener que dilucidar también los lectores porque se van a enfrentar sí o sí con su propio pasado, un pasado que muchas veces nos está engañando.  

M.G.- Comenta usted que conoció el cuadro de Gustave Courbet y decidió viajar a París para verlo in situ  pero en qué momento llega usted a tener noticias de la existencia de este cuadro. Al fin y al cabo el cuadro es la chispa que enciende la idea de la novela, ¿no?

J.L.-Pues mire fue algo muy prosaico. Asistí a la consulta de un médico con el que tengo cierta confianza en el año 1999 o 2000 y hablando de desnudos y de arte me menciona la existencia de este cuadro. La primera vez que aparece en público este cuadro en Europa es el año 1995. Dese cuenta que yo he estudiado Historia del Arte en la carrera, allá por los años 80, pues bien, en mi época de estudios, nadie conocía la existencia de este cuadro o muy pocos habían oído hablar de él, porque, desde 1865 que se encarga este cuadro al parecer por Khalil Bey, un diplomático turco, este cuadro ha ido pasando por distintas manos pero nunca se mostró públicamente en una sala. Muchos años después, en 1988 se expone por primera vez en el museo de Brooklyn. Y finalmente, los herederos del último propietario, un eminente psicoanalista, lo entregaron al patrimonio del Estado Francés como pago pago por los derechos de sucesión. 

Cuando me coloqué delante del cuadro en el museo de Orsay me fijé en que los visitantes pasaban de manera indiferente delante de él y otros se reían. Claro es un acto reflejo, a veces nos da vergüenza y eso se muestra de mil maneras distintas. En ese momento pensé que en el cuadro había novela, porque además, en el libro lo que hago es contar la historia del cuadro desde 1866 hasta 1995 cuando se expone por  primera vez ante el público con la presencia del Ministro de Cultura francés y todos los medios de comunicación. Y por cierto, el ministro no quiso retrasarse junto al cuadro. Te podrás imaginar por qué. 

M.G.- Está muy claro. Sé que cuando se expuso por primera vez no estuvo exento de polémica. De hecho a día de hoy, que estamos en el siglo XXI, sigue provocando esa sonrisa bobalicona.

J.L.- Así es, inevitable.

M.G.- Pues fíjese que el título de la obra, El origen del mundo, y mostrando un sexo femenino tan directamente, no podía ser más acertado. No sé qué le parece a usted.

J.L.- Sí, sí... Pero le cuento algo. Durante la investigación descubrí que no hay ningún tipo de certificación que acredite que Courbert titulara así el cuadro. En realidad, se piensa que hubo un crítico de la época, que una noche después de haber compartido mesa con otros amigos y comentar que habían visto el cuadro en el estudio del pinto, se referían a él como «ese origen del mundo» o «ese mostacho».... Desde el inicio se utilizan metáforas o circunloquios para nombrar lo que está prohibido, pero en realidad, ¿qué estamos viendo? Pues así a las claras, estamos viendo el coño de una mujer con sus nalgas. ¿Y qué pasa? ¿Hay algún problema? Bueno, el patriarcado lo que ha hecho es criminalizar y hacer enferma a la mujer y todo eso hay que desempolvarlo y empezar a tratarlo de otra manera. Sin duda, y como usted apunta, el título es una metáfora muy hermosa porque no deja de ser cierta pero es además polisémica.

M.G.- Y teniendo en cuanta la temática del cuadro, me gustaría preguntarle qué papel juega la mujer y el sexo en su novela.

J.L.- Juegan un papel principal. Cuando uno se enfrenta al sexo desde el punto de vista de la creación es complicado porque uno puede ser muy ñoño o te puedes pasar y llegar a ser pornográfico. Esto lo he comentado con otros autores y todos están de acuerdo. Ocurre lo mismo en el cine o en el teatro.

Estamos hablando del cuerpo humano que no por ser materia deja de ser alma y esto es complicado  de tratar. Hay que manejar las palabras con mucho acierto, con mucho mimo, con mucho cuidado. Sin embargo, no porque sea difícil voy a orillar su tratamiento. Espero que lo que he hecho en este libro guste a los lectores.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...