Este blog se visualiza mejor con... Chrome (V.20.0)

CSS3 Properties

miércoles, 28 de junio de 2017

LA CAJA 507 (THRILLER - 2002).



Año: 2002

Nacionalidad: Española.

Director: Enrique Urbizu.

Reparto: Antonio Resines, José Coronado, Goya Toledo, Juan Fernández, Luciano Federico, Dafne Fernández, Miriam Montilla, Sancho Gracia, Héctor Colomé, Enrique Martínez.

Género: Thriller.

Sinopsis: Modesto, un hombre honrado y trabajador, dirige una sucursal bancaria en la Costa del Sol. Un día unos atracadores entran en el banco, revientan las atrapado dentro. Casualmente, al mirar el contenido de las caja 507, descubre que la muerte de su hija, ocurrida hace algunos años, no fue accidental. Del contenido de esa caja depende también la vida y la seguridad de Rafael, un ex-policía corrupto y sin escrúpulos que tratará de recuperar esos documentos como sea.


[Información facilitada por Filmaffinity]


************************************



Mucho se está hablando del incendio de Doñana estos días y somos muchos los que nos estamos poniendo las manos en la cabeza por lo que ha ocurrido, compartiendo y retuiteando todo tipo de información, ya sea cierta o no. En cualquier caso, que una zona verde se queme accidentalmente es una putada (permitidme la expresión), que además sea un paraje natural es una putada aún más gorda y que encima mueran especies protegidas es una putada insoportable. Pero si a todo eso le añadimos que el incendio es provocado la putada se convierte en canallada que no debe quedar impune. Todo esto es lo que se ha ido contando del incendio de Doñana estos días, con informaciones que se contradecían unas a otras, con rectificaciones y con declaraciones para calmar los ánimos.


Al momento de prender el primer pino en Doñana saltaron las alarmas en el ciberespacio. Comenzaron a correr como la pólvora todo tipo de mensajes que indicaban que el incendio solo buscaba la recalificación de unos terrenos para un futura inmersión inmobiliaria o de cualquier otro tipo. Se crearon unas cuantas firmas en Charge.org -que yo he firmado por si acaso- y se puso en tela de juicio las palabras de nuestra presidenta, Susana Díaz, que yo también pongo debidamente en cuarentena porque sí, porque como ciudadana ya estoy escarmentada. ¿Qué queréis? Hasta la fecha los políticos, sean de color que sean, solo me han decepcionado y es verdad que se comenta que la famosa Ley de Montes no puede afectar a Doñana (puedes leer un artículo aquí), pero yo no me fío un pelo. Hay gente en los despachos especialmente hábiles en trucos de magia, en sacar conejos de chisteras y en eludir lo establecido por ley y salir de rositas. Pasado un tiempo, unos años, cuando las aguas vuelvan a su cauce, a mí me gustaría ver esa zona reforestada tal y como muestra la imagen inferior extraída de Google Earth y no convertida en una urbanización de lujo con vistas al mar. Cuando vea eso y otras tantas cosas más, quizá recupere la confianza en la clase política y en la integridad de nuestros dirigentes.



La cuestión es que todo este trágico suceso trajo a mi memoria una película española poco conocida pero que tiene un argumento muy acorde con el incendio de Doñana. La caja 507 es del año 2002 y viene a denunciar esos incendios provocados que se producen en verano, aprovechado las altas temperaturas y los pocos escrúpulos de algunos, y en los que, por dinero, hay que lamentar víctimas mortales. El incendio de Doñana, que yo sepa, se ha cobrado la vida de un lince ibérico hembra, -como hay muchos...-, de nombre Homer (puedes leer la noticia aquí). No sido víctima de las llamas pero sí del estrés que le ha producido el traslado desde el centro en cautividad El Acebuche. Una pérdida que hubiera podido llegar a mayores y afectar a los residentes de Mazagón o del Camping Doñana, que ha quedado devastado por el incendio, o a otras tantas personas que pasaban un fin de semana tranquilo junto a las playas de Huelva. "Las llamas se quedaron a cuatro metros", rezan los titulares de los periódicos. No hay daños personales pero sí numerosísimos daños materiales por no hablar de la catástrofe natural que este incendio ha originado. Pero vayamos a la película. 

La caja 507 se inicia con la joven María (Dafne Fernández) preparándose para pasar un fin de semana fuera de casa. A sus padres les ha dicho que se quedará en casa de una amiga pero en realidad su intención es irse de acampada libre con su novio a un paraje tranquilo y solitario en la costa de Málaga. Allí, montarán su tienda de campaña y entre porros y caricias, llegará la noche. En un momento dado, y sin que los jóvenes puedan percatarse, se ven rodeados por las altas llamas, lenguas de fuego que lo van arrasando todo y avanzan inexorablemente hacia la tienda de campaña. La joven pierde la vida. 

Siete años después su padre y su madre, Modesto (Antonio Resines) y Ángela (Miriam Montilla), no pueden levantar cabeza. Él apenas duerme por las noches y ella tiene que recurrir a la química para mantener sus nervios a raya. Un sábado por la mañana, Modesto, director de una sucursal bancaria en una pequeña localidad malagueña, se dirige a su trabajo como cada día. Abandona su casa dejando a su mujer en sus quehaceres mientras se cruza en la puerta del edificio con un individuo al que no presta atención. En el banco otra sorpresa le espera a él. Un atraco a la sucursal sacará a la luz unos papeles por puro azar, los que contenía la caja de seguridad 507, unos documentos comprometedores que demuestran que el incendio de la Finca Las Zarzuelas, en el que falleció su hija, fue provocado. Detrás de esa documentación, gente sin escrúpulos, un puñado de ladrones, un ex-policía corrupto, unos cargos políticos que se enriquecen a costa de las desgracias de los demás y la mafia italiana surcando a sus anchas. La resignación y la mala fortuna dan paso a una venganza premeditada que sacará el lado más frío de Modesto, un humilde padre de familia que solo quiere honrar la memoria de su hija asesinada.


Ya veis que el argumento no deja de ser de actualidad porque desde tiempos inmemoriales a nuestros días, hemos conocido casos de incendios provocados por temas urbanísticos, independientemente de que este sea o no el caso de Doñana. Dicen los periódicos que en verano, el número de incendios provocados aumenta exponencialmente. Por su parte Greenpeace expone en su página web pautas para impedir que se produzcan incendios en nuestros bosques (puedes leer aquí). Pero lo cierto y verdad es que, insisto, provocados o no, todos los veranos vemos como quedan arrasados miles de hectáreas en nuestro país o en el país vecino, que también ha sufrido un duro golpe en estos días. Lo sangrante es que tales incendios se produzcan por manos del hombre, esos hombres a los que el dinero empuja a cometer los actos más viles, sin pararnos a pensar en el bienestar del planeta o en las consecuencias trágicas que nuestra avaricia pueda acarrear. Supuestamente para castigar tales actos están los juzgados y las leyes. Supuestamente.

En fin, volviendo a la película y concretamente al reparto. Los papeles femeninos quedan más en segundo plano. Para empezar, una jovencísima Dafne Fernández solo tendrá protagonismo los primeros minutos de metraje. Tampoco tienen un papel muy determinante la madre de la joven interpretada por Miriam Montilla o la mujer del policía corrupto, Goya Toledo, que son más o menos complementos de los papeles protagonistas masculinos.

Antonio Resines templa el acero en este largometraje. Si hay algo que me gusta de un actor es su versatilidad y su credibilidad lo pongas en la piel que lo pongas. Estamos acostumbrados a ver a Resines en papeles cómicos o en situaciones más relajadas que le permiten algún que otro chascarrillo. No será así en este largometraje. La desgracia que ha caído sobre sus hombres supone una losa que no le arranca ni el esbozo de una sonrisa. Resines imprime a su personaje el tesón y la sangre fría. A  pesar de los nervios que le produce tratar con gente peligrosa aprieta los dientes y tira para adelante. La memoria de su hija es un aliciente demasiado fuerte como para echarse a temblar.

En cuanto a José Coronado, qué se puede decir. Es un actor de los pies a la cabeza. Coronado da vida a Rafael, un ex-policía que se ha pasado al lado de los malos. Con una mirada gélida y un pulso que jamás tiembla, no entiende de lealtades por eso buscará siempre el mejor postor, los beneficios más altos aunque tiene un talón de Aquiles porque el tipo duro, aunque no lo parezca, también tiene corazón. 

No me paro a contaros nada más. Según ya comentó su director, la película La caja 507 no está basado en un hecho real, sino en múltiples hechos reales. Enrique Urbizu comentaba para la revista Cinemagazine: «Nos hemos basado en la realidad para escribir el guión, en infinidad de recortes de prensa». Me pregunto si algún día algún director de cine utilizará el incendio de Doñana, el horror que han tenido que vivir los vecinos, la labor de los bomberos, los miembros de la UME o del Infoca, así como el miedo que han tenido que pasar las distintas especies animales, para llevar esta historia a la gran pantalla. Ojalá todos tomemos conciencia.

Así pues, me gustaría recomendaros esta película si no la habéis visto. No es que sea un largometraje memorable de esos que deben figurar en los anuarios de las mejores películas de la historia, pero pienso que tiene una trama interesante y con buenas interpretaciones.  


 
    
Trailer:



Puedes adquirirla aquí:



[Imágenes e ilustraciones tomadas de Google]

10 comentarios:

  1. Me pareció una peli fabulosa!!!
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. La vi cuando se estrenó en el cine. A pesar de que ha pasado por varios canales de tv no volví a verla por lo que dices, es una más. Pero ahora tristemente la actualidad nos devuelve a ella.
    Yo también desconfío de Susana aunque no la sufro pero pasé unos meses en su tierra y no escuché a nadie decir que estuviera contento con su gobierno. Así que a ver si por una vez hace algo bien y lleva a cabo lo que dice de no permitir que se haga un marina dor en ese paraíso vital que han querido destrozar. Ya nadie se cree tampoco que sean obra de pirómanos, de gente que tenga un trastorno mental real. El trastorno es la avaricia de algunos que no conoce límites.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Pues no la he visto aún. A ver si le hago hueco, que tiene buena pinta.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. No la he visto pero tampoco creo que sea mi estilo.

    ResponderEliminar
  5. No la he visto, para variar, te vengo usando últimamente de filtro a la hora de elegir película
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Esta creo que la vi en su momento, pero tampoco lo tengo muy claro, para esto de las películas soy un desastre
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Pues la vi hace mucho tiempo, y no me acuerdo de casi nada... Creo que no me importaría revisionarla :-)

    ResponderEliminar
  8. Pues no la he visto. Si se cruza me acordaré de tu reseña.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  9. Yo tampoco la he visto. Me la apunto por si la pillo en la tele, un beso

    ResponderEliminar
  10. Gran película, una de las pocas de nuestro cine que pone el dedo en la llaga de la especulación inmobiliaria y como cine de acción si creo que es recomendable, sobre todo porque en España no hay muchas películas de este género tan conseguidas. Urbizu repitió con José Coronado en "No habrá paz para los malvados", aún mejor que "La caja 507".
    Excelente análisis, Marisa.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...