Este blog se visualiza mejor con... Chrome (V.20.0)

CSS3 Properties

miércoles, 5 de julio de 2017

HISTORIA DE LA GAVIOTA (Y DEL GATO QUE LE ENSEÑÓ A VOLAR) (ANIMACIÓN - 1998).






Año: 1998.

Nacionalidad: Italiana.

Director: Enzo d'Alò

Reparto: --

Género: Animación. Infantil.

Sinopsis: Kenga, una gaviota envenenada por una mancha de petróleo, consigue justo antes de morir confiar su huevo al gato Zorbas, obteniendo de él tres promesas: no comerse el huevo, cuidar de él hasta que se abra y enseñar a volar al recién nacido. La gaviota huérfana es bautizada con el nombre de Afortunada por toda la comunidad de los gatos, que se ha visto involucrada por Zorbas en la tarea de criar a esta insólita hija. La pequeña Afortunada, deberá combatir al lado de sus amigos felinos para impedir la llegada del Gran Ratón que, junto con una horda de ratones, espera en las alcantarillas la ocasión para tomar el poder de la ciudad.


[Información facilitada por Filmaffinity]


************************************


Ayer publicaba la entrevista que le hicimos a Luis Sepúlveda hará unas cuantas semanas. En esa charla salió a la luz las adaptaciones al cine que se han hecho de sus novelas. Concretamente en el año 2000, el director Rolf de Heer llevó a la gran pantalla Un viejo que leía novelas de amor con Richard Dreyfuss de protagonista y actualmente se está preparando la adaptación de Nombre de torero. Pero salió a relucir otro título más, Historia de una gaviota y del gato que le enseñó a volar que en 1996 publicó Tusquets y que lleva como subtítulo Una historia para jóvenes de 8 a 88 años. Pues bien, sobre esta adaptación al cine ya me habían hablado algunos amigos, de diferentes edades, con o sin hijos. Todos coincidían que la historia era bellísima y que merecía mucho la pena verla. Así que, aprovechando que ayer hablábamos de Luis Sepúlveda, que hoy es miércoles -toca cine- y que hace mucho que no traigo una película de animación, me ha parecido  que era el momento idóneo para mostraros esta joya que es apta tanto para los niños como para los adultos.

Como dice la sinopsis que aporta Filmaffinity, Historia de una gaviota (y del gato que la enseñó a volar) relata las vivencias de unos gatos con una cría de gaviota. En principio la historia se desglosa en dos partes que convergerán en un punto. Por un lado, en una ciudad portuaria, residen un poeta y su hija Nina. Mientras ella juega, el hombre va construyendo hermosos versos que estimulan la imaginación de la pequeña. Y en esa misma ciudad,  vagabundean por las calles un selecto grupo de felinos -Coronel, Secretario, Sabelotodo, Zorbas y el pequeño Yoyo-, cuya misión principal es librar las inmediaciones del puerto de la presencia de unas terribles ratas lideradas por el Gran Ratón.



Por otro lado, sobre los cielos, y de vuelta de su primera emigración, conoceremos a Kenga, una joven gaviota que vuela a casa con la ilusión de poner su primer huevo. Sin embargo, un terrible suceso se produce cuando se lanza a pescar sobre un banco de arenques. Mientras se sumerge en las cristalinas aguas en busca de su presa, una enorme marea negra lo cubre todo y Kenga queda atrapada en el petróleo. Con mucha dificultad conseguirá remontar el vuelo y sobrevolar la ciudad pero apenas le quedan fuerzas para planear. Lamentablemente caerá en picado pero lo hará sobre el gato Zorbas que intentará salvarla sin conseguirlo. Antes de morir Kenga pone un huevo que Zorbas prometerá cuidar y proteger.

Y digo que no estoy muy de acuerdo con la sinopsis de Filmaffinity porque el objetivo principal de la relación entre Zorbas y el polluelo no será luchar para librar las calles de las nauseabundas ratas sino conseguir que la pequeña gaviota aprenda a volar, vuelva con los suyos y recupere su propia naturaleza. Es un acto de amor que se impone al instinto propio de los gatos.

Generalmente las películas infantiles tienden a aleccionar y cuentan con una moraleja final. Lo mismo ocurre con esta película. Historia de la gaviota (y el gato que le enseñó a volar) no es solamente una película de animación para entretener a los pequeños sino que posee un propósito muy  importante, el de enseñar a amar a la naturaleza y a las especies animales, crear principios o tomar conciencia. A través de los hechos en sí y los diálogos, los niños deben de extraer sus propias conclusiones, sus propias valoraciones y aprender una lección. Y si no es así, al menos los padres deberían ayudarlos a llegar a ciertas deducciones. Por ejemplo, el vertido de petróleo deja en evidencia al ser humano, un individuo depravado que no tiene respecto por el mundo en el que vive. «Ha muerto por la locura de los humanos que algún día acabarán por destruir el mundo salvaje y maravilloso que la madre naturaleza nos ha dado», dirá uno de los gatos cuando entierran a Kenga. Aunque también habrá humanos buenos y con buenos sentimientos, como el poeta y su hija. Ellos son el ejemplo a seguir.

El hecho de que un gato ayude a una gaviota, cuando su instinto lo incitaría a comerse al ave, demuestra que la especie animal tiene más nobleza que el ser humano y que su nivel de compromiso es muy superior al nuestro. Por o hablar de la bondad, de la lealtad o incluso del amor. Los gatos terminan por amar a la gaviota, a verla como un igual que solo necesita ayuda y la gaviota se siente segura entre las afiladas garras de sus amigos, que por naturaleza deberían ser enemigos. ¿Qué humano puede decir eso?

Pero esta historia también tiene un lado más triste. La gaviota se ve abocada a reconocer una realidad que no quisiera asumir. ¿Dónde está su madre? ¿Qué le ocurrió? El polluelo sabe que su destino es otro y que debe tomar una decisión, lo que le producirá dolor y tristeza porque la vida también tiene ese lado más amargo.


Siempre con toques de humor, la película al ser infantil viene acompañada de diversos temas musicales que yo no me esperaba, la verdad. Algunas letras son algo tristes pero verdaderamente bonitas. Como bonitos son también los dibujos y las animaciones. No estamos ante una película de Disney con unas sorprendentes efectos y una técnica que supera la realidad pero ni falta que hace. Historia de una gaviota (y el gato que le enseñó a volar) recuerda en su estética a las películas de animación de antaño y que tanto nos gustaron a todos.

En cuanto a los personajes, todos tienen un papel muy definido. Por un lado, los gatos que forman un clan y se apoyan en todo momento. No deja de ser curioso que este libro plantea una especie de mundo al revés, donde los gatos ayudan a los pájaros, dominan a los perros pero huyen despavoridos por miedo a las ratas. De entre los gatos, resaltar especialmente al pequeño Yoyo. Es un delicia, un joven gatito bravucón que se cree muy valiente pero a la hora de la verdad sucumbirá ante el miedo. De todos modos, tendrá un final acto heroico en el que sacará lo mejor de sí mismo.

Las ratas poseen un aspecto diabólico. Son las que encarnan el mal, las que trastean en la basura y deben ser eliminadas pues cada vez son más numerosas y si los gatos no hacen algo terminarán por adueñarse de la ciudad.


¿Y qué os puedo contar del polluelo? Al ser hembra, recibirá el nombre de Afortunada aunque ocasionalmente lo llamarán Fifí. El gato-pollo como también lo apodan las ratas es divertidísimo. Protagoniza los momentos más cómicos de la película con unas ocurrencias geniales que me han hecho reír de lo lindo. ¿Dónde se ha visto que una gaviota se crea un gato y maúlle? Lo dicho, es fantástico.

Pues bien, ahora que es verano y los niños no tienen vacaciones, ¿no creéis que sería un momento perfecto para que vieran esta película y aprendieran una importante lección? Yo os la recomiendo mucho, no solo para el público infantil sino también para los adultos. Os va a gustar mucho esta preciosa fábula con un bello e importante mensaje. O si lo preferís, casi mejor sería que leyeran el libro. A estas niñas que salieron en Página 2 les encantó.

¡Ah!, como curiosidad, la voz del poeta, del que jamás sabremos su nombre, la pone el propio Luis Sepúlveda.

Lo dicho, no os la perdáis.





    
Trailer:





Puedes adquirirla aquí:





[Imágenes e ilustraciones tomadas de Google]

7 comentarios:

  1. La vi hace muchísimo tiempo. Bueno, casi veinte años ahora que me fijo en la fecha... Es de esas pelis entrañables, con su punto de realismo. ¿Estuvo nominada a los Oscar o algo así? Igual lo confundo con el Viejo y el mar, no sé, una de las dos tuvo algún premio. Luego busco.
    El caso es que aunque prefiero otro tipo de animación desde el punto de vista visual, esta merece la pena sobre todo por la historia . Lo de la sinopsis me imagino que filmafinnity pondrá la que le da la productora y la productora prefirió vender lo de los gatos y ratones que le parecería más comercial.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Me la apunto ya que a mi niña le gustaría mucho, besotes

    ResponderEliminar
  3. Me la apunto, cuanto se descubre de un simple encuentro.

    ResponderEliminar
  4. No me la perderé, pero antes leeré el ibro :-)
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. No me la perderé, pero antes leeré el ibro :-)
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. son muy tiernos! gracias, marisa y abrazosbuhos para ti!

    ResponderEliminar
  7. leí hace años el libro y me gustó mucho. La película también parece muy bonita
    Besos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...