Este blog se visualiza mejor con... Chrome (V.20.0)

CSS3 Properties

miércoles, 11 de octubre de 2017

MI HIJA HILDEGART (DRAMA - 1977).


Año: 1977

Nacionalidad: Española.

Director: Fernando Fernán Gómez.

Reparto: Amparo Soler Leal, Carmen Roldán, Manuel Galiana, Carles Velat, Pedro Díez del Corral, José María Mompín, Guillermo Martín, Martín Garrido Ramis.

Género: Drama.

Sinopsis: Madrid, 1933. Tras haber asesinado a su hija Hildegart, Aurora Rodríguez se entrega a la justicia. En la cárcel, rememora las circunstancias que la movieron a cometer un crimen tan atroz. En su primera infancia, Aurora Rodríguez, testigo de frecuentes desavenencias matrimoniales y de la indiscutible supeditación de las mujeres a los hombres, concibió la idea de tener una hija a la que educaría para que se consagrara a luchar por la liberación de la mujer. Buscó un hombre sano, inteligente y que aceptara renunciar a la paternidad de la niña. Hildegart resultó ser tal y como su madre la había imaginado: siendo casi una niña ingresó en el Partido Socialista, a los 16 años, tras concluir la carrera de Derecho, empezaba Medicina, y ya escribía artículos y libros. A los 18 era ya muy popular en los círculos intelectuales y revolucionarios. Y a esa edad, una madrugada, su madre la mató.

[Información facilitada por Filmaffinity]


************************************

 «Durante los primeros días del mes de Mayo del año 1934 tuvo lugar ante los Tribunales de Justicia de Madrid, la vista de la causa contra Doña Aurora Rodríguez Carballeira.

Los hechos que se narran en esta película se refieren a dicho proceso y a las circunstancias que lo precedieron».

Así comienza este largometraje, Mi hija Hildegart, estrenada en el año 1977 y con la dirección de Fernando Fernán Gómez. Llegué a esta historia después de oír hablar a Almudena Grandes sobre Aurora Rodríguez Carballeira durante la presentación de su última novela Los pacientes del doctor García en Sevilla, de cuyo acto puedes leer aquí. La autora nos desveló que Aurora sería una de las protagonistas de su próxima novela, el quinto episodio de su guerra interminable. Aurora, una mujer gallega con una personalidad peculiar, asesina a sangre fría a su hija Hildegart la mañana del 9 de junio de 1933. Posteriormente se entregará, será juzgada y condenada a reclusión en un manicomio. 

Las pequeñas pinceladas que sobre la vida de esta mujer nos desveló Almudena Grandes durante aquella presentación encendieron en mi interior todas las alarmas. Jamás había oído el nombre de esa mujer y su historia era para mí total y absolutamente desconocida pero llamaba mi atención poderosamente. Indagando un poco sobre aquella historia, de la que los periódicos se hicieron eco, he encontrado bastante material desde artículos periodísticos, a documentales, pasando por un libro y esta película de la que os hablo hoy. 

Resultado de imagen de aurora de sangreCon un guion de Fernando Fernán Gómez y Rafael Azcona y la música de Luis Eduardo Aute, Mi hija Hildegart es una adaptación del libro escrito por el periodista Eduardo de  Guzmán y que puso por título Aurora de sangre. Vida y muerte de Hildegart, un volumen que he encontrado recientemente en la biblioteca y que no me resisto a ojear. 

El presente de la película tiene lugar años después de los sucesos narrados. En lo que parece un club nocturno, el periodista Eduardo de Guzmán (Manuel Galiana), avejentado como consecuencia del paso de los años, narra a la camarera de turno la historia de Aurora e Hildegart, de la que él fue testigo y que le ha perseguido desde que los hechos ocurrieron. 

Los recuerdos de Eduardo dan paso al pasado, a la mañana en la que Aurora comete el asesinato, como digo un 9 de junio de 1933. Se inicia la acción con la propia Aurora abandonando el portal de la vivienda minutos después de haberse escuchado desde la calle el sonido de unos disparos. La siguiente parada será el bufete del abogado Botella Asensi, donde confesará el crimen. Inmediatamente pasará a disposición judicial donde se le tomará declaración y que servirá para narrar el verdadero argumento de la película. 

El espectador será testigo de parte de la infancia de la propia Aurora, su fijación por la liberación de la mujer, en una época en la que se ve sometida a la voluntad del hombre, ya fuera en la figura del padre, hermano o esposo. Recluida en la cárcel de mujeres, recibirá la visita de su abogado en diversas ocasiones con la intención de recabar la información necesaria para preparar la defensa de la acusada. Así mismo, conoceremos cómo se llevó a cabo la gestación de Hildegart, sus primeros años, la educación que recibió siempre dentro de las doctrinas revolucionarias, una niña prodigio que con 14 años publica su primer artículo, con 16 años su primer libro, El problema Eugénico, y antes de cumplir los 18 años había acabado la carrera de Derecho y comenzaba estudios de Medicina. Afiliada a las Juventudes Socialistas desde muy joven, comienza a hacer carrera política y a dar mítines sobre la igualdad del hombre y la mujer hasta el punto de tener problemas con la justicia. Sin embargo, la vida que Aurora había preparado, perfilado, maquetado y dibujado con asombrosa meticulosidad para su hija se tambalea cuando los pensamientos de Hildegart parecen apartarse del ideario político del socialismo, cuando su atención se desvía hacía otros puntos de interés y especialmente cuando aparece en escena un abogado catalán, Antonio Villena. A ello hay que sumar la auténtica realidad del padre de Hildegart, un mero portador de semen en el que Aurora había puesto toda su esperanza. A partir de este momento todo comienza a complicarse y Aurora se sumerge en un delirio constante, ideando tramas conspiratorias y conjuras internacionales contra ambas mujeres. ¿Estaba Aurora Rodríguez Carballeira loca? ¿Tenía razón en sus sospechas? ¿Por qué mató a su hija? Los rumores se desatan y comienzan a circular habladurías de índole escabrosa que repugnan a la madre y la convierten en un monstruo. ¿Qué pasó realmente entre la madre y la hija?

Resultado de imagen de amparo soler y aurora rodríguezLa película nos permite asomarnos a un contexto político y social donde la mujer tenía un papel muy secundario. A punto de proclamarse la II República este largometraje retrata a una Aurora Rodríguez muy diferente al resto de mujeres de su época, totalmente alejada de las pautas y normas sociales, contraria a los convencionalismos y al matrimonio que, a su juicio, solo supone otra forma de esclavitud para la mujer. Con un carácter férreo que raya en la arrogancia, Aurora pretende crear una sociedad distinta y lo intentará a través de su hija a la que inculca sus ideas y en la que vuelca unas aspiraciones que ella no ha podido llevar a cabo por su falta de preparación. La misión de su hija será consagrarse a luchar por la liberación de la mujer, abolir la prostitución y reeducar a la mujer como un igual al hombre pero la vida de Hildegart se trunca una mañana cercana al verano con tan solo 18 años de edad. Una mente brillante que, tras pasar toda su vida al amparo de una madre híper protectora y controladora, solo quería hacer las cosas propias de su edad. «No soy un autómata», le llegará a decir la hija a la madre. No deja de ser paradójico que la libertad que Aurora quería para el resto de las mujeres le supusiera un obstáculo en el caso de su hija.


En cuanto a las interpretaciones, Amparo Soler se mueve con bastante dominio a lo largo de todo el metraje, resaltando a partir del momento en el que comienza con sus delirios conspiratorios. La rabia, la ira, la soberbia se apodera de su rostro y de su mirada para retornar a la mesura y a la resignación tras asesinar a su hija.

No puedo decir lo mismo de Carmen Roldán, una bella mujer a la que le toca un peso pesado dentro del reparto pues encarna a la joven Hildegart y que, sin embargo, no llega a transmitirme absolutamente nada. Flaco favor le hace la caracterización en una determinada escena como una niña de 14 años que más parece una muñeca, quizá la muñeca que tenía la madre de pequeña, y a la que tantas veces se refiere tras el asesinato. Probablemente esa era la idea pero choca bastante.

Lo que no se cuenta, y esto es algo que me a mí me ha dejado con gran duda es de qué vivían estas mujeres. ¿De los libros que publicaba Hildegart? ¿De su carrera política? Refleja la película que gozaban de buena salud económica pero no sé muy bien cuál era el origen de su situación, una duda menor que espero poder resolver cuando lea el libro de Eduardo de Guzmán.

Y en cuanto a la estética de la película está bastante bien. Se nota el cuidado en los detalles más nimios, algunos planos pretenden impactar al espectador, consiguiéndolo en algunas ocasiones, y la inclusión de escenas reales cuando se declara la II República, aunque chirrían un poco, ayudan a generar ambiente. Pero quisiera destacar la elección del blanco y negro para aquellas escenas en las que el personaje se pierde en su memoria. Creo que es un recurso evocador que nos sumerge en el mundo de los sueños. 

Sin duda, y aunque no te guste el cine español y menos de esta década, considero que acercarse a este episodio de la Historia de este país no deja de ser un ejercicio interesante. Resulta un curioso relato que inevitablemente te lleva a pensar en la leyenda de Frankenstein pues las similitudes entre una historia y otra, salvando las distancias, son sustanciales. De ahí la elección del título para la próxima novela de Almudena Grandes, La madre de Frankenstein. Al fin y al cabo, Aurora quería  modelar un ser a su antojo, con unas características concretas y que actuara según su criterio. Ella optó por el papel del creador y cuidó de su criatura hasta que esta quiso cortar los hilos de la marioneta en la que se había convertido. 

Resultado de imagen de amparo soler y aurora rodríguez

Sin ser una obra maestra, señalando como única pega que, a veces me ha parecido algo lenta y haciendo hincapié en el atractivo que despiertan los hechos reales, Mi hija Hildegart me ha parecido una película interesante que ha conseguido saciar la curiosidad que despertó en mí la figura de Aurora Rodríguez Carballeira. No creo que olvide jamás esta historia y ahora solo me queda leer el libro de Eduardo de Guzmán y esperar a la publicación de la próxima novela de Almudena Grandes que estoy segura de que me desvelará muchos más detalles.


Fragmento película:


[Documental de Cuarto Milenio, aquí]





[Imágenes e ilustraciones tomadas de Google]

8 comentarios:

  1. No la conocía, pero me ha picado la curiosidad :)

    ResponderEliminar
  2. Me parece interesante y si me la cruzo la vería, pero tampoco iré a buscarla.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  3. No la he visto y aunque no sea una obra maestra, como indicas, me has picado la curiosidad por este personaje. Tendré que verla.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. Yo también tengo ganas de meterle mano al libro de Almudena, me gustaron mucho los anteriores. Esta historia pinta muy bien a pesar de que pueda ser lenta.

    Bs.

    ResponderEliminar
  5. La historia, que no conocía, me parece interesante. Pero l película no me llama la atención, creo que le falta empaque, no sé, la pega sobre todo de la actriz y de la falta de datos no me anima.
    Besos
    No vayas a ver La cordillera, ni siquiera gastes luz en casa para verla en dvd en el futuro.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Cuando he comenzado a leer tu sinopsis me imaginaba que llegaría un momento en que dijeras eso de algo lenta.

    ResponderEliminar
  7. Jo pues tampoco esta la he visto. Indagaré, por supuesto.
    Besos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...