Este blog se visualiza mejor con... Chrome (V.20.0)

CSS3 Properties

jueves, 6 de junio de 2013

AMOR SE ESCRIBE SIN HACHE de Enrique Jardiel Poncela.



Autor

Enrique Jardiel Poncela (1901 - 1952) fue un escritor y dramaturgo español. Su obra, relacionada con el teatro del absurdo, se alejó del humor tradicional acercándose a otro más intelectual, inverosímil e ilógico. Su humor hería los sentimientos más sensibles y fue muy criticado. Además tuvo varios percances con la censura franquista. A día de hoy se considera un maestro en su género y un gran literato.

Sinopsis

Ya lo dijo el propio Jardiel en el prólogo a esta antinovela que tienen en las manos:

Hay que reírse de las novelas «de amor» al uso.
Riámonos.
Lancemos una carcajada de cuatrocientas cuartillas.

Y hemos pensado hacerle caso, aunque para reír con Jardiel no tengamos que esforzarnos.

Para según qué cosas, habría que esforzarse menos.

«Si queréis los mayores elogios, moríos». Eso pone en su epitafio, pero hace bastante que Jardiel murió y no muchos van por allí gritando «¡viva!».

Y deberían. Aunque eso contradiga la idea de esforzarse menos.

Al fin y al cabo, y citemos de nuevo al autor, «el que hace humorismo piensa, sabe, observa y siente», y quien lo entienda es persona inteligente.

Así que desde Blackie Books les decimos que se lleven este libro y se entreguen a él. Sin prejuicios, sin historias. Pueden reír (pensar y sentir) tanto como quieran. Lo hemos impreso en un papel resistente a las lágrimas.



–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—




Amor se escribe sin hache es otra de las propuestas del club de lectura, cuyas reuniones andan ya dando los últimos coletazos. 

Enrique Jardiel Poncela fue un dramaturgo caracterizado por un estilo muy peculiar que le valió alguna que otra crítica, además de ser perseguido por la censura franquista que, sin cortapisas, suprimió fragmentos de sus obras hasta llegar incluso a prohibir toda su producción literaria. Entre sus obras de teatro destacan Blanca por fuera, Rosa por dentro, Los ladrones somos gente honrada y Eloísa está debajo de un almendro,... entre otras, algunas de ellas llevadas también a la gran pantalla.

Todo en este libro es novedoso y todo choca al lector desde primer momento. Esto último supone un gran riesgo por parte del autor pues si el lector se topa de bruces con elementos literarios a los que no acostumbra, su reacción puede ser contraria a la esperada.

El libro comienza con un Ruego al lector que no deja indiferente a nadie. Jardiel Poncela en cuatro líneas perfila la solución a la crisis por la que atraviesa el sector editorial a día de hoy. Su propuesta es bien sencilla. Anima al lector a prestar su libro, por muy doloroso que nos pueda resultar. Como suele ocurrir el receptor del préstamo jamás devolverá el libro lo que obligará al prestador a volver a adquirir un ejemplar. Nuevamente hemos de prestar el libro y así la espiral gira ad infinitum y autor y editorial harán su agosto. El ingenio de Poncela asoma pronto.

A continuación encontramos dos prólogos, uno que la editorial Blackie Books encarga a David Trueba, en el que equipara al autor con otro de su mismo ingenio como fue Miguel Mihura y a los que engloba en lo que él llamaría la Generación del 28 por su hilaridad en claro contraste con la tragedia que se respira en la Generación del 27.

Seguidamente el que el mismo autor escribió. De este último hay que destacar que no se trata de un prólogo al uso sino de un ejercicio de miramiento ombligal en el que Poncela, a través de 8.985 palabras (sic) nos informa sobre  su nacimiento, retrato físico, retrato moral, costumbres y creencias, el amor y las mujeres, su hija Evangelina y el motivo por el que se ha escrito el libro.

Ya que la sinopsis no aclara mucho os contaré por encima el argumento. Sylvia Brums es una mujer glamurosa, a la vez que descocada. Su vida transcurre entre algodones llenando su cama de amantes variopintos. Para mantener el status familiar, la obligan a casarse con un señor que podría ser su abuelo. Pero Sylvia también es una mujer afortunada y en el mismo día pasa de soltera a casada, y de casada a viuda, cuando su recién estrenado marido decide pasar a mejor vida. La fortuna que le deja el difunto la induce a una vida más desenfrenada aún. Varios son los hombres que yacen con ella, algunos incluso se suicidarán por no soportar el desplante de la bella Sylvia, hasta que aparece en su vida Paco Arencibia, justo la horma de su zapato, y don Elías Pérez Seltz, alias Zambombo. 

A partir de este punto todo comienza a desarrollarse de manera vertiginosa. Se producen mil y un acontecimientos, situaciones grotescas y ridículas subrayadas por notas al pie también tejidas con un humor de hilo fino.

En la puesta en común que hicimos el día 22 de abril en el club de lectura, se alzaron voces a favor y en contra (estas últimas ganaron por goleada) porque Amor se escribe sin hache levantó alguna que otra ampolla en el sector femenino. Enrique Jardiel Poncela quedó dibujado como un misógino redomado, un gracioso sin gracia, un mal educado, mal compañero de otros autores a los que atraviesa con su lanza emponzoñada, un engreído, un... etc. ¡A la hoguera con él! No nos cansaremos de repetir que a cada lector le queda una impresión muy sui generis tras la lectura de un libro. Precisamente eso es lo realmente interesante. Las distintas perspectivas que una misma novela puede ofrecer, la diversidad de opiniones, el intercambio de pareceres. Todas, absolutamente todas, respetables, oídas y escuchadas (oír no es lo mismo que escuchar), y por supuesto, nadie, absolutamente nadie, puede ser tachado de tal o cual en función de sus gustos literarios ni de sus impresiones. 

En lo que a mí respecta, Amor se escribe sin hache es un libro que me ha gustado sin llevarme al disloque. Para mí ha sido una lectura muy interesante desde varios puntos de vista que paso a detallar. 

Por un lado me llamó la atención la estructura quijotesca de la que goza. Cuenta con tres libros (Terceto - El marido, la mujer y el amante; Dúo - La mujer y el amante; Romanza - El amante), todos ellos divididos en capítulos y subcapítulos. Imagino la intención del autor al componer su libro bajo esta forma, pues esta novela es a las novelas de amor, lo mismo que El Quijote a las novelas de caballería.

Por otro lado, la trama rezuma humor, ironía, cinismo, sarcasmo llevado a un extremo exorbitante. Se trata de un sentido del humor que roza el absurdo, muy del estilo del que luego veríamos en las películas de los Hermanos Marx, con unos diálogos que me han parecido de lo más ingenioso. Es cierto que la imagen que el autor ofrece de la mujer puede resultar hiriente en según que lector pero yo concibo que tales afrentas deben ser tomadas bajo el prisma del sentido humorístico imperante en la obra.


A su vez encontramos alusiones directas al lector también  cargadas de un ingenio brillante. El uso de este recurso no nos es ajeno pues a veces es un elemento recurrente. Sin embargo Poncela va mucho más allá y construye diálogos entre lector-autor en los que ambos interactúan como si de una conversación en vivo se tratara. 

Para incrementar la originalidad de la obra, el autor adorna el texto con un sin fin de dibujos, viñetas y gráficos que contribuyen a mantener la línea estilística. 



En su contra tengo que decir que hacia el ecuador del libro, habiéndo traspasado el umbral del Libro 2, encontramos pasajes que son un poco cargantes y que hacen inclinar ligeramente la balanza hacia al cansancio. Me atrevo a decir que tal cambio no viene provocado por la pérdida de riqueza de la narración sino que se trata de algo mucho más sencillo. El abuso.

Amor se escribe sin hache es un continuo apunte jocoso e hilarante línea sí y línea también. Al principio todo nos parece muy divertido, todo es ingenioso, todo nos asombra pero llegamos a un punto en el que, sobre todo si la lectura se hace de corrido, tanto humor termina por aburrir. Es como si tuviéramos al lado a una persona que se pasa las 24 horas del día contándonos chistes. Al principio todo sería una risa tras otra, pero después de varios días en ese plan, los chistes ya no nos parecerían tan divertidos porque nadie puede vivir constantemente en la risa ni constantemente en la lágrima.

En cuanto a los personajes, no podría pararme a hablar de cada uno de ellos. Aunque los principales sean solo tres  -Sylvia, Zambombo y Arencibia- también hay mucho secundario con fuerza. De todos lo que aparecen en la novela me quedo con Paco Arencibia, el último marido de Sylvia, cuya descripción del amor, y las relaciones hombre - mujer tiene su aquel:


«No hay más que un amor: el amor del padre al hijo. El amor entre hombres y mujeres no es sino un conglomerado de pequeños resortes: el roce de la epidermis, la vanidad mutua; el trato social, la lucha por la vida, la costumbre de verse a diario, y un poco de tesón, y otro poco de necesidad de hablar con alguien en la cama y en la mesa. El amor es tan necio, que debiendo andar por el mundo desnudo, se afana por vestirse de púrpura. La atracción de los sexos por orden de la Especia es una verdad; el amor, como sentimiento puro y noble, es una inmensa y desoladora mentira». [pág. 152]

Sobre la conclusión del libro no os voy a revelar nada porque si habéis leído la reseña hasta aquí y tenéis cierto interés en esta obra de Poncela, es mucho mejor que os deje con la intriga total. Aunque os adelanto que la explicación que se da sobre el título del libro no tiene desperdicio alguno y recalca el ingenio del que el autor ha hecho gala a lo largo de las más de 300 páginas.

En cuanto a la edición que nos ofrece Blackie Books, al margen de aportarnos el prólogo de David Trueba, también juega con una cubierta que no pasa indiferente. Fijaos en la imagen...



Lo del centro de color rojizo es un corazón, aunque quién lo diría, del que dependen diferentes elementos. No se aprecia bien, pero tenemos un sobrero, un tren, una pistola, una carta,... así hasta 20 elementos. Pues bien todos ellos, de un modo u otro, son objetos que surgen en la novela y que tienen su importancia. Para que el lector no tenga que quebrarse mucho la cabeza, la editorial pone a nuestra disposición una hoja de ruta ilustrada por Jonathan Millán que coloca al final del libro y en el que se nos explica qué significado tiene cada uno de esos elementos. Cuando decía al principio de la reseña que todo en este libro es novedoso, era por algo. 

En conclusión, Amor se escribe sin hache es un libro que recomiendo con observaciones. Hay que enfrentarse a esta obra sin prejuicios morales ni sociales, teniendo siempre presente que en cada línea subyace el humor y que para no sentirse abrumado por tanta hilaridad, se recomienda una lectura sin sobredosis, pausada y tranquila. Algunos lectores encontrarán que el autor se pasa de la raya en cuanto al tratamiento que se hace del amor y de la mujer pero no olvidemos la siguiente ecuación:


Novelas de caballería ------------------> El Quijote
Novelas de amor  ------------> X

X = Amor se escribe sin hache.


37 comentarios:

  1. Me gustó mucho en su día. Ahora se me hace díficil leer teatro. Pero es un autor que tiene mucha imaginación y entretiene.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, esto no es teatro propiamente aunque en este género tiene unas obras magnificas. Besitos Albanta

      Eliminar
  2. Me encanta Jardiel Poncela. Habré leído un par de obras suyas y son divertidísimas.
    Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienen un estilo muy particular Quilu. Besos

      Eliminar
  3. No la he leído, pero cada vez que la tengo delante me llama mucho. Me tiraba un poco para atrás lo que comentas sobre las mujeres, que ya me lo habían dicho, pero después de leer tu reseña, creo que me lo replantearé.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dorothy, te advierto que hubo amigas que se lo tomaron muy mal eh?? En mi caso, yo no lo acucié tanto. Besos

      Eliminar
  4. Qué reseña más buena ^^
    Pues he empezado pensando que no, pero si me la voy a anotar, creo que la puedo disfrutar. Lo del mensaje de la mujer...hombre tomándonoslo con humor que parece que e slo que quiere la obra...no hay problema jeje
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lesincele. Espero que te guste. Besos

      Eliminar
  5. siempre se ha dicho que todo en exceso es malo incluido el humor, quizá este libro sea más bien para ser leido a ratos de cuando en cuando para no saturarse de tanto humor. Me lo anoto!

    Saludos y gracias por esta gran reseña me encanta como escribes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es para leerlo con tiempo Rosana porque de otro modo te satura. Besos

      Eliminar
  6. Yo leí este autor cuándo estaba en el instituto, realmente ya casi ni me acordaba.
    Gracias por tu reseña.
    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Un título sugerente...
    Gracias por tu reseña

    ¡¡Nos leemos!!

    ResponderEliminar
  8. Reconozco que todo el mundo me habla de este libro y que aún no lo he leído. Tendré que ponerle remedio pronto.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  9. Hola guapa!!!!

    Conocía el libro, pero confieso que no sabía de que iba jejeje ^^ Gracias por tu reseña, me has convencido :) Al principio no confiaba mucho, pero estaba equivocada, creo que merece la pena :D

    Un besote!!!

    ResponderEliminar
  10. No soy yo mucho de teatro, pero de vez en cuando le doy su oportunidad. Me lo llevo apuntado para cuando vuelva al género :-)

    Un beso shakiano!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Shaka no se teatro, es prosa pero merece la pena leerlo con las indicaciones que hago. Besos.

      Eliminar
  11. Pues a mí me has enganchado desde el principio Marisa, ya sabes que siemrpe pongo en la balanza tus peros y eso hago ahora también. Mira que no me ha gustado el título pero al ir leyendo la reseña, no sé, me gusta. Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La explicación del título Yossi es tremenda. Es la guinda del pastel. No la dejes pasar. Besos

      Eliminar
  12. No me acaba de convencer y ya que no te ha dislocado, jaja, me lo paso.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. No sé yo si este libro me gustaría, con tu reseña me he hecho una idea bastante clara de lo que voy a encontrar y creo que no me animaré
    besos

    ResponderEliminar
  14. Lo del humor que roza lo absurdo no está hecho para mi.
    En esta ocasión voy a pasar.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  15. Me ha encantado la reseña!!
    Lo buscaré, no lo conocía y creo que podría gustarme =)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra Shorby. Espero que te guste mucho. Besos

      Eliminar
  16. No lo tengo claro, mira que me gusta lo del humor, pero no sé si terminaría de entenderle del todo. Besos

    ResponderEliminar
  17. Has hecho una reseña muy pormenorizada que me ha dejado embobada! Pero los peros que pones no me animan a leerlo de inmediato: quizás para otro momento no lo dude, pero ahora mismo lo dejo estar. Gracias! 1beso!

    ResponderEliminar
  18. Cuando leo el título me acuerdo de una canción de Alvaro Urquijo que se títula Amor se escribe con llanto jejeje

    ResponderEliminar
  19. Tengo este libro apuntado desde hace tiempo, me ha venido bien que me lo traigas a la memoria:) A ver cuando hago hueco, está claro que no hay suficiente tiempo para leer todo lo que nos gustaría...
    1beso:)

    ResponderEliminar
  20. Lo tengo en el ebook desde hace tiempo pero aún no le he hincado el diente. En cuanto a leerlo tranquilamente, yo con el tiempo que tengo, no tendré problema con eso!! jejeje
    Besos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...