Este blog se visualiza mejor con... Chrome (V.20.0)

CSS3 Properties

jueves, 2 de enero de 2014

YO FUI A EGB de Javier Ikaz y Jorge Díaz.





Editorial: Plaza & Janés.
Fecha publicación: Noviembre, 2013
Precio. 18,90 €
Nº Páginas: 255
Formato: Tapa dura.
Género: Humor; Nostalgia /Añoranza.
ISBN: 9788401346712



Autores

Javier Ikaz nació siendo aún muy pequeño, concretamente un abril de 1978, pero con la total convicción de que no le gustaría ir a clase. Cuando llegó el momento de ponerse la bata y acarrear una pesada mochila descubrió que aquello tampoco estaba tan mal, a pesar de las matemáticas. Hizo muchos amigos de los que se alejaba cuando se ponían a jugar al fútbol, ocasión que aprovechaba para leer y escribir. De hecho la afición la mantiene y le ha permitido publicar varios libros y gracias a su cinefilia ha dirigido numerosos cortometrajes y un documental. No era mal estudiante y mucho menos bueno, pero finalmente acabó con el libro de escolaridad en un cajón del mueble del salón, junto a un montón de cartas del banco sin abrir y un título de informático sin ejercer.

Desde bien joven desarrolló un oído musical nefasto, a pesar de tener la casa llena de cassettes de todo tipo. Una vez se encontró una moneda de cien pesetas en la calle y descubrió que la vida merece la pena. Desde entonces lee y escribe como si no hubiese mañana. A veces hasta de manera profesional.



Jorge Díaz nació en Bilbao en abril de 1971 y hubiera pasado totalmente desapercibido durante los ocho años de su EGB de no ser por aquellos cuadernos de matemáticas en los que utilizaba la regla hasta para hacer el símbolo «más» y aquella dichosa canción que un profe les mandó inventar y que a punto estuvo de convertirse en el himno del colegio. Siempre suspendía gimnasia, calcaba los dibujos y se ponía rojo como un tomate cuando tenía que  hablar en público. ¡Imaginaos  el día que tuvo que pasar por todas las clases cantando su canción! 

Se aficionó a llegar tarde por las mañanas y enseguida descubrió que el pasillo no eran ningún castigo. No ganó ni una sola medalla, pero sí un montón de amigos que todavía conserva y a los que sigue llamando por su mote del cole.

De la Universidad salió con el título en Ciencias de la Información (Publicidad) que le permitió trabajar como creativo en varias agencias de publicidad hasta que hace un par de años decidió montar la suya propia, Pentsaleku, ese lugar al que mandan a los niños a pensar cuando se portan mal. Además de diseñar, bloguea y, durante los últimos ocho años, ha escrito en un montón de publicaciones hasta hacer de los blogs su profesión y conseguir hablar de música sin necesidad de tener que cantar. Hace muy poco descubrió que ya no se pone colorado.


Sinopsis

Si te aprendiste los ríos y las cordilleras mientras mordisqueabas una goma Milán, si comiste empanadillas en Móstoles, si estabas entre dos tierras y no encontrabas el sitio de tu recreo, si para ti el tiempo era oro y jugabas al Precio Justo, seguro que fuiste a EGB. Si llevabas hombreras o te echabas laca Nelly, si lo primero que leíste fue El libro gordo de Petete, si tu primera lágrima fue porque Marco no encontraba a su madre, si el primer pollo que te comiste fue un Frigodedo, no hay duda de que tú también fuiste a EGB. Los pitufos, Naranjito, Parchís, ET, las chapas, el Seiscientos, Orzowei, los minerales, los gusanos de seda, los Rotring, la Teleindiscreta, la abeja Maya, los lagartos de V, la Botilde, The Final Countdown.

Todos los que fuimos a EGB sabemos que hay mil historias que contar, y estamos deseando retroceder en el tiempo para recordarlas todas en un libro totalmente ilustrado y escrito por los autores del exitoso blog Yo fui a EGB.

Este es el libro que celebra el fenómeno de internet Yo fui a EGB, seguido por más de medio millón de personas y ganador del Mejor Blog Personal y Mejor Blog del Público en los Premios Bitácoras, y Mejor Blog Personal y Mejor Blog del Año en los Premios 20Blogs.

Ficha del libro: www.megustaleer.com

[Información facilitada por la editorial]



–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—˜™–—


Hace unos días os traje la entrevista que realicé a los autores del mágico libro Yo fui a EGB, Javier Ikaz y Jorge Díaz (puedes leerla aquí), culpables ambos de haber conseguido que me retrotrajera en el tiempo para vestir mi horrible uniforme del colegio, ponerme los calcetines hasta las rodillas, cargar con una mochila de unos 20 kilos, y verme ahogada por múltiples deberes sin fin. Ahora eso sí, los días previos al inicio del colegio eran una fiesta y más aún ese primer día en el que estrenaba cuadernos y bolis, llevaba mis libros inmaculados, recién forrados y olían tan bien... Desde entonces, lo primero que hago cuando me compro un libro es abrirlo y olerlo. Manías que tiene una. 

Desde la publicación de Yo fui a EGB, son muchas las opiniones que han ido surgiendo estas semanas atrás y todas coinciden en lo mismo. Yo fui a EGB es un libro ameno y entretenido, pero sobre todo muy divertido con el que regresamos a nuestra más tierna infancia para rememorar detalles de la niñez que tanto nos marcaron.

Con este libro he vuelto a masticar los famosos chicles Cheiw de fresa ácida, que se ponían duros como una piedra y me dejaban un espantoso dolor de mandíbula. También me ha permitido volver a saborear los cortes de helado aunque esos los sigo degustando porque me encantan junto con los flag, que no eran más que agua coloreada y congelada. ¿Os acordáis? El kioskero de mi barrio se parecía a Fofó el de los payasos y mi hermana pequeña Isabel llegaba con una moneda (ni me acuerdo de qué valor) y le decía: Fofóooooooooo, dame un flá. Aquí os dejo el anuncio televisivo de aquel producto:





Levantarse de la cama en los meses de invierno sigue siendo una crueldad pero cuando era pequeña mi madre sabía cómo mantener mi cuerpo calentito sin sufrir el calvario de desvestirme para colocarme el uniforme. Solución: me dejaba el pantalón de pijama bajo el chándal o bien la camiseta si tenía que ponerme la falda del uniforme. Si hoy analizo fríamente aquellas prácticas me parecen espantosas e incluso un tanto antihigiénicas pero como dice el refrán: Ande yo caliente...  La lucha contra el frío se remataba con el uso de unos pasamontañas que tan solo te dejaban al aire los ojos... Cuando llegaba al colegio y empezaba a quitarme cosas de encima me sentía liberada y volvía a respirar. 

En cuestión de juegos, los recortables y los cromos eran mi mayor tesoro. Aún tengo mis cromos guardados en una caja de madera. Podía pasarme las horas vistiendo a aquellas muñecas de papel de ojos grandes y vestiditos de cuello bebé o bien intentando ganarle a mis amigas algún que otro cromo con purpurina. Luego vinieron el elástico, el tejo,... y la lima. Mira que éramos burros. Pocas desgracias ocurrieron para las horas y horas que nos tirábamos en la calle jugando Al cielo voy. No me extrañaría que la escoliosis que sufro hoy se debiera a ese juego, en el que tenías que soportar los kilos de tus amigos sobre los riñones y la espalda. Bueno, seguro que el maletón lleno de libros hasta arriba también tuvo que ver con mi desviación de columna. 


 

Hace un par de años me dio por comprarme una Nancy, pero yo no quería las que venden hoy en las tiendas, cuya cara es sustancialmente distinta a la que yo tenía de pequeña. Yo quería la Nancy original cuya cara recuerdo. Tenía tanta fijación por la muñeca en cuestión que estuve buscando por internet y sí, en Ebay la encuentras pero su precio astronómico rompió mi ilusión. La de los años 70 ronda los 150 euros. No estoy tan nostálgica como para gastarme esa pasta, la verdad.

De los programas de la tele, guardo un cariño especial por La bola de cristal y su bruja Avería. Allí fue donde conocimos a Alaska, a Kiko Veneno, a Santiago Auserón,... Las mañanas de los sábados tenían un sabor muy distinto.



Y en cuanto a las series de animación mis preferidas eran La Abeja Maya y El bosque de Tallac con los ositos Jackie y Nuca. Hace unos años, en otro de mis arranques nostálgicos, me hice con la colección completa de la simpática abeja y sus amigos. La vi enterita, dvd tras dvd y me lo pasé pipa. 

¿Quién no se ha pintado alguna vez un reloj en la muñeca? Estabas deseando que alguien te preguntara la hora para responder: Las carne menos hueso. De esta expresión no me he vuelto a acordar hasta que no he leído el libro y es que nuestra mente está llena de recuerdos que solo salen a flote si alguien te habla de ellos. 

También recuerdo con nostalgia aquellos días en la playa. Cuando mis padres me llevaban a Matalascañas en Huelva, había que salir casi de madrugada para transitar durante horas por carreteras estrechas y en mal estado. No había amanecido aún y ya estábamos con el zafarrancho de bolsas para arriba y para abajo. La sombrilla que no se olvide, ni los flotadores de patito que tenían unos rebordes de plástico duro que menudas rozaduras te hacían en los costados. 




Importantísimo los tuppers con los filetes empanados y la tortilla de patatas. La sandia y el melón para el postre y las meriendas para los niños. Seguro que entonces el día tenía más de 24 horas porque nos daba tiempo a hacer mil cosas. Yo creo que nos han ido robando minutos poco a poco y con el paso de los años, porque si no, no me explico cómo ahora no tengo tiempo de nada y los días se pasan volando.

El libro Yo fui a EGB toca todos estos temas y muchos más desde los productos de alimentación típicos de aquellos años, pasando por las chuches más variopintas, las tendencias en ropa y calzados (uso de las hombreras y calentadores,...), los juegos de mesa en los que invertíamos horas (Tragabolas, Cluedo,...), los famosos dos rombos que nos amargaban las noches televisivas, los primeros reproductores de vídeo y películas que alquilábamos en los videoclubs, los trabajos de manualidades que teníamos que hacer para el colegio (confieso que mi padre hacía el 80% de la manualidad y aún así me suspendían alguna vez; con lo «apañao» que es mi padre y que lo suspendieran...), las revistas que leíamos (Superpop, Vale,...), y las horas que nos pasábamos escuchando la radio e intentando grabar una cinta con nuestras canciones preferidas sin que se oyera la voz del locutor. 




Mi primer poema: 


Con un seis y un cuatro
esta es la cara de tu retrato. 




Yo fui a EGB es terapéutico para el espíritu. Es inevitable reírte con este libro. Allá donde mires surge repentinamente un recuerdo sobre algún amigo, algún profesor, algún juguete,... Experiencias de vida que nos han ido conformando en lo que somos hoy.

Uno de los elementos de este libro que primeramente salta a la vista es el cuidado y el mimo con el que se ha editado. La cubierta muestra aquel papel milimetrado que a veces usábamos y que a mí me provocaba una letra minúscula y casi inelegible, pero era una chulada pasar del cuaderno de una raya, de dos rayas o el de «a cuadritos» a este papel pautado. 


Las gualdas enseñan la típica foto en grupo que se hacían en muchos colegios a mediados de curso.

A ver los de 5ºA que se estén quietos que van a estropear la foto. 

Alguna que otra vez, cuando me ha entrado algún ataque de nostalgitis aguda, me he visto rebuscando entre los cajones de los muebles de casa de mis padres para recuperar aquella foto desde la que me miraban los ojos inocentes y pueriles de mis compañeros de clase. 

En cuanto a su estructura, Yo fui a EGB consta de diez capítulos, cada uno dedicado a una parcela de nuestra vida (alimentación, moda, juguetes, televisión, revistas,...). 255 páginas a todo color, llenas de fotografías y textos que nos ayudan a repasar nuestra infancia. También incluye algunos test con sus soluciones, como por ejemplo preguntas sobre uno de los concursos de televisión más famoso, Un, dos, tres. ¿Hasta dónde eres capaz de recordar?

En definitiva, si naciste en los años 70 - 80, este libro te ayudará a ser un poco más feliz. Se lee en un suspiro pero no es un libro para abandonar tras la lectura sino que más bien, es un libro para guardar con el mismo cariño que le tenemos a aquellos años y para volver a él cuando deseemos recuperar lo que entonces fuimos. Es muy recomendable porque te hace pasar unas horas de pura diversión y entretenimiento, dejándote una sonrisa en los labios para el resto del día.






Fotos tomadas de Imágenes Google.

Retos:


 
  



42 comentarios:

  1. Parece un libro curioso e interesante.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Tengo que conseguir este libro sí o sí. Cuando veo las reseñas, vuelvo veinte años atrás y saco una gran sonrisa.
    Gracias. Besotes.

    ResponderEliminar
  3. Hahahahah esto lo dejo pasar... porque yo no fui a EGB!
    Gracias por la reseña!
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que eres muuuuuuu joven Trota jejeje. Besos

      Eliminar
  4. Me gustó muchísimo este libro y me sentí identificada con muchas de las situaciones y anécdotas que cuentan. Yo guardo mi Nancy con mucho cariño y ya hace un tiempo me comentaron que tenía bastante valor, bueno, supongo que la mía al estar usada no tanto :)
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te creas Tatty. Las que venden en ebay están también usadas., Valen un dineral!!! Besos.

      Eliminar
  5. Tengo que leerlo *_* Lo vi en la librería hace unos días, y ya le había echado el ojo... no sé por qué no lo compré, que tonta jajajaja Pero caerá ^^

    Un besote guapa!!

    ResponderEliminar
  6. Yo soy de la época y de la práctica un tanto guarra de dejarse el pijama debajo del uniforme. Y sí, éramos unos bestias jugando, nos colgábamos boca abajo de los barrotes de la canasta del patio. La verdad es que estamos aquí porque nadie muere la víspera no porque hayamos tenido cuidado. El otro día estuve hojeando este libro en La casa del libro, la edición es chulísima pero no me gusta mucho revolver el pasado aunque sí recuerdo chupar los flash hasta que de les quitaba el color y quedaba sólo hielo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejej Norah... es que el frío se lleva mal.. Besines.

      Eliminar
  7. Se lo he pedido a los reyes a ver que tal se portan!!Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Susana pues ya me dirás si te lo dejaron esta noche. Besos.

      Eliminar
  8. Tengo que leer este libro! Lo del pijama debajo del uniforme no lo he tenido que sufrir, pero sí que sufría lo del pasamontañas. Qué agobio! Y también me encantaba jugar a los recortables y a los cromos. Aún tengo guardadito estos últimos en un pequeño estuche de aquellos tiempos...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también tengo mis cromos!! Me encanta mirarlos jejeje. Besos.

      Eliminar
  9. Me gusta lo que voy leyendo de él, además por lo que veo la edición también merece la pena.

    Esta bien reencontrarse con esta nostalgia no sólo para lo malo, sino también para las buenas cosas vividas. A mí lo de la EGB me pilló muy ya en las últimas, pero estoy seguro de que disfrutaría con alguno de estos pasajes.

    Besines, Marisa!

    ResponderEliminar
  10. Era muy fan de los recortables, de mis favoritos, los muñecos de goma, mi debilidad (más que Nacys, Chabeles, etc. la Barbie no entraba en casa, a mi madre no le gustaba mucho, jajaja, solo entro una por una tía mía. Ese juego rompe riñones... jejeje, yo también jugaba, este libro es un viaje a los recuerdos. La edición estupenda. Me ha gustado mucho leerte.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chabeli???? yo creo que había guerras entre niñas.. Nancys vs. Chabelis.. jejejeej. No he tenido una Barbie en mi vida ni la quiero.. A mí su novio me caía mal, prefiero el de la Nancy, Lucas, un morenazo de ojos claros jejejeje. Besos madrina.

      Eliminar
  11. He probado con libros similares y no me han acabado de gustar. Quizás es que no soy mucho de añoranzas, creo que lo dejaré pasar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohhh Enzo, pues a mi me han resultado de lo más divertiido... Besitos.

      Eliminar
  12. Jo pues yo colecciono barbies y nancys y no sabía que las segundas costaran tanto (me las compro cuando me voy de vacaciones al pueblo en una tienda de juguetes antigua que por desgracia cerró hace dos años).
    Un beso!

    ResponderEliminar
  13. Ayer lo acabé y me quedé con la pena de que no tuviera más páginas. Ya están hablando de una segunda parte (y hasta de una tercera, porque esto podría dar lugar a una enciclopedia, como las que usabamos para los trabajos del cole). Yo tb jugaba a churro y es un milagro que mi espalda esté perfecta, pero sí, tienes razón, mucha gente (sobre todo chicas) de esa época padecéis lesiones en la columna. Yo hace poco estuve tentada en comprar todas las revistas Jana en e-bay, quién sabe si algún día lo haré. Gran libro , sin duda. Dentro de nada pulbico la reseña y ya aviso que va a ser muy especial. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegrará leer tu reseña Leira. Besos.

      Eliminar
  14. ¡Ay! Tocaya, cuantos recuerdos... ¡Qué nostálgica me he puesto! Recortables, Nancys, el pasamontañas maldito (que me picaba como un condenado) entre tantas otras cosas. Nada, que no tengo más remedio que leer este libro, aunque solo sea por "nostalgear" un rato. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje siiiiii.. que fueron unos años de los que se guardan bonitos recuerdos tocaya jejeje. Besos.

      Eliminar
  15. Quiero leerlo, seguro que me trae muchos recuerdos y risas. Esas maletas pesadas, el jugar todo el día en la calle, la Superpop y la habitación llena de posters...Y qué bien lo pasamos, jaja
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verdad Marga... tooooodo el día jugando en la calle jejeje.. Besos.

      Eliminar
  16. Todavía no tengo el libro porque tengo la ligera y certera sospecha de que me lo van a traer los reyes en casa de mamá jejeje pero de no ser así, ya me lo hubiera comprado. Sigo a estos chicos en facebook hace tiempo y me encantan, cada post es una historia de infancia, como cada página de su libro. Estoy deseando tenerlo entre las manos.
    Besos, guapa
    Cita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cita pues ya me dirás si te lo trajeron. Besos.

      Eliminar
  17. Qué entrada más nostálgica te ha quedado, me ha gustado leerla. Porque ir a EGB no fui, pero con alguna cosa sí que me identifico.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  18. La verdad es que tengo muchas ganas de pillar este libro para recordar aquellos tiempos... aunque sin ir más lejos, ayer mi hermana y yo estuvimos recordando esos interminables viajes a (en mi caso) Mazagón en la parte de atrás de la Renault Express que teníamos, turnándonos para sentarnos en la minisillita de plástico o en la rueda jejeje.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje Ro. aquellos viajes a la playa para echar el día eran muyyyyyyy largos y resulta que ahora se llega en hora y poco. Besos

      Eliminar
  19. Tengo que hacerme con este libro. Yo también he querido recuperar alguna muñeca de las de antaño, cde las que tenía y hoy día han cambiado de cara. De la Nancy ha salido una edición especial de aniversario, con la cara antigua, a 50 €. Ains, qué recuerdos... Un besote!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Meg, que mi cumple es el mes que viene. Voy a dejar caer lo de la Nancy jejeje. Besos.

      Eliminar
  20. Este libro se lo he pedido a los Reyes Magos y como he sido muuuuuy buena supongo que no me fallarán. Besos.

    ResponderEliminar
  21. Yo no fui a EGB, pero a lo mejor es un buen regalo para mi padre..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si tu padre fue a EGB este libro le encantará Nuno

      Eliminar
  22. Yo no soy de EGB pero tengo muchas ganas de leerme este libro. Creo que tiene que ser divertidísimo, seguro que a mi madre le encanta. La verdad es que está teniendo mucho éxito. Un besazo Marisa

    ResponderEliminar
  23. No sé yo tanta nostalgia... Mi Nancy negra- afroamericana que decimos ahora- está guardadita, eso sí, con mucho cariño...
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen, ojalá hubiera guardado la mía... aims. Besos.

      Eliminar
  24. Igone, te digo lo mismo que a Nuno. Si tu madre fue a EGB este libro le gustará mucho. Besos.

    ResponderEliminar
  25. Este tengo muchas ganas de leerlo, que el de "Generación EGB" me encanta y es del mismo estilo =)

    Besotes

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...